Mac&Cheese con ragú de ternera

Publicado el Jun 08, 2017. 0 comentarios

Si la popular receta de Mac&Cheese (macarrones con queso) la combinas con un ragú de ternera, terminas con una receta tan sabrosa como la que hoy nos trae Juana, de La Cocina de Babel. ¡Te aseguro que triunfarás!

 

Aunque en esta época nuestros cuerpos nos van pidiendo comidas más frescas y ligeras, en mi casa no renunciamos a otro tipo de plato más contundente. Cocina “comfort” para toda la familia porque gusta por igual a pequeños y mayores. Platos que requieren de fuego lento y que con el ritmo de vida que llevamos la gran mayoría, en ocasiones se nos hacen difíciles preparar por falta de tiempo.

Hoy os presento el archiconocido y clásico Mac & cheese, pero con un pequeño giro, un delicioso ragú de ternera que se esconde bajo la gruesa capa de pasta con salsa de queso que hará las delicias de toda la familia y, además, con la gran ventaja de que el ragú, que es un plato que pide tiempos de cocción largos, esta vez lo he preparado en mi olla rápida WMF.

Sabores de hogar, comidas sencillas y todo listo en muy poco tiempo, porque tener prisa no significa tener que renunciar a comer bonito, ¿verdad?

 

Olla rápida WMF Perfect y cacerola de cobre Rösle

Ingredientes (para unas seis personas)

Para el ragú:

  • 1Kg de ternera de guiso. Yo empleé morcillo, una de las partes que más me gustan y me resultan más tiernas para guisar, aunque en alguna ocasión lo he preparado con aguja
  • 200gr de harina
  • Aceite de oliva
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 3 cucharadas de tomate concentrado
  • 200ml de caldo de carne
  • 200ml de vino tinto
  • 200ml de passata de tomate
  • Sal y pimienta

Para el Mac & Cheese:

  • 50gr de mantequilla
  • 50gr de harina
  • 1 litro de leche
  • 1 cucharadita de mostaza en polvo
  • 200gr de cheddar rallado
  • 200gr de emmental rallado
  • 250gr de macaroni o cualquier pasta corta

 

Receta de M&C

Cacerola de cobre RösleOlla rápida WMF Perfect y cuchillo de acero carbono Pallarès

 

Preparación

  1. Disponemos la harina en un bol suficientemente grande. Sobre una tabla de madera y con un cuchillo muy afilado, cortamos la carne en pedazos de unos tres centímetros, pelamos y cortamos las zanahorias en rodajas y picamos la cebolla finamente. Reservamos todo en cuencos individuales o mini-cocottes.
  2. Calentamos un poco de aceite en nuestra olla rápida WMF, lo justo para cubrir la base de ésta. Enharinamos la carne sacudiendo el exceso y doramos por tandas en el aceite caliente.
  3. Una vez toda la carne dorada, la volvemos a introducir en nuestra olla WMF junto con la cebolla y la zanahoria. Rehogamos todo durante unos minutos y añadimos el concentrado de tomate, caldo, vino y passata. Salpimentamos y cerramos la olla.
  4. Ponemos la olla a fuego fuerte  y esperamos a que los dos anillos de la olla sean visibles, a partir de ese instante la olla deberá mantenerse al fuego durante 20 minutos, momento en que finalizará la cocción. Es importante que los dos anillos sean visibles durante todo ese tiempo, si viésemos que bajan, puede ser que el fuego no sea lo suficientemente fuerte.
  5. Mientras, preparamos la salsa de queso fundiendo la mantequilla en una olla de fondo grueso. Una vez fundida incorporamos la harina a la vez que removemos con una cuchara de madera para que no se formen grumos durante unos tres minutos. Añadimos la leche poco a poco hasta que quede bien integrada con la mezcla de harina y mantequilla. Llevamos la salsa a ebullición y cuando comience a espesar ligeramente (esta salsa es muy ligera) incorporamos la mostaza y los quesos removiendo el conjunto para que estos se fundan completamente. Reservamos.
  6. En una olla calentamos bastante agua y cocemos nuestra pasta “al dente” según las instrucciones del fabricante, escurrimos e introducimos dentro de la salsa de queso que hemos reservado.
  7. Una vez pasado el tiempo de cocción del ragú, apagamos el fuego y esperamos a que los anillos de control de la olla hayan bajado por completo. Si tenemos mucha prisa una opción para liberar la presión es deslizar la corredera de cocción muy poco a poco hacia la posición de abierto y una vez los anillos hayan bajado y no sale más vapor, sacudir la olla y abrirla.
  8. En una fuente apta para el horno introducimos el ragú y lo cubrimos con los macarrones con salsa de queso. Horneamos a 180º durante unos 20 minutos, o hasta que la superficie se vea bien dorada y burbujeante.

 

(Izq.) Bol de porcelana Tokyo Studio y olla rápida WMF Perfect; (Dcha.) Cacerola de cobre Rösle

 





¡Nos gustaría saber tu opinión!