Leche frita (receta tradicional)

marzo 31, 2020

3 Comentarios

Tenía muchas ganas de traer un postre casero, de los que gustan mucho y curiosamente se está perdiendo en muchos hogares en los que no hay cerca una abuelita; aunque, sin embargo, sea uno de los postres más populares de nuestro país. ¡Vamos a poner nuestro granito de arena para que esta exquisitez, la receta auténtica de leche frita, no desaparezca! Que vuelva a estar entre las recetas de nuestra generación y que nuestros niños nos la pidan.

Si te planteas cómo hacer leche frita (¡y debes, créeme!), tienes que saber que es un plato sano y uno de sus múltiples atractivos está en su bajo aporte calórico para su condición de “dulce”. Tiene un sabor aromatizado y una textura cremosa y fundente en boca, aunque manteniendo consistencia para cogerla con los dedos. Para su presentación, sencillamente la espolvoreamos de azúcar y canela en polvo. Para los más atrevidos, se puede flamear con un buen licor, lo que le da un toque muy especial.

 

Cocotte redonda Evolution Le Creuset, batidor de acero inoxidable WMF, plato de porcelana Caractère Revol y plato redondo de porcelana Revol

  

Ingredientes

  • 750 ml de leche entera
  • 2 yemas de huevo
  • 75 g harina fina de maíz (Maizena)
  • 75 g azúcar
  • 30 g mantequilla sin sal
  • 1 cáscara de limón (a ser posible orgánico pues el sabor es increíble)
  • 1 cáscara de naranja bien limpia
  • 1 rama de canela
  • 1 cdita. extracto de vainilla puro
  • Aceite de oliva suave para freír
  • Harina y 2 huevos para rebozar
  • Canela en polvo y azúcar glas para espolvorear

 

Elaboración: Cómo hacer leche frita

  1. Empezamos poniendo toda la leche (menos una taza que reservamos) en una olla o cazo (en mi caso he usado una cocotte), junto con las cáscaras del limón y naranjas (previamente bien limpias y sacadas las cáscaras con un pelador evitando la parte blanca), la ramita de canela, la mantequilla y el extracto de vainilla. Lo ponemos a calentar a fuego medio hasta que hierva.

  2. A continuación, apartamos y lo reservamos, dejando que infusione durante unos minutos.
  3. La taza de leche fría que habíamos reservado la mezclaremos con la Maizena, removiendo bien para que no queden grumos (que evitarás si viertes la leche sobre la Maizena y no al revés, y es de gran ayuda el batidor con puntas de bolas).
  4. Mientras, en otra olla batimos, con ayuda de las varillas eléctricas en velocidad mínima, las yemas y el azúcar hasta que la mezcla blanquea. Le añadimos la taza de leche con la harina de maíz, batiendo bien, y a continuación volcaremos, a través de un colador, la leche aromatizada. Pondremos a fuego medio removiendo de manera constante, durante unos 10-12 minutos hasta que espese.
  5. Engrasamos con un poco de aceite vegetal el molde o fuente* que vayamos a utilizar, y lo cubrimos con film transparente (cubrimos con el film todo el fondo y paredes, para facilitar después sacar los cortes del molde). 
  6. Volcamos la crema en el molde y extendemos, de manera que la superficie quede lo más lisa posible. Cubrimos con un film transparente a ras de la crema, para que no cree costra, y lo dejamos enfriar completamente. A continuación lo meteremos el el frigorífico durante varias horas (2 ó 3 mínimo), o incluso hasta el día siguiente.
  7. Pasado ese tiempo, tenemos que freír la preparación. Para freír*, volcaremos (con cuidado de no romperla) la crema ya cuajada en un plato o bandeja, cortaremos en rectángulos o cuadrados, pasaremos cada trozo por harina (de trigo normal) y huevo batido; freiremos en una sarténcon abundante aceite, a fuego medio para que no se nos queme el huevo. Los iremos sacando cuando ya estén dorados y los pondremos en papel absorbente para quitarles cualquier exceso de aceite.
  8. Cuando hayamos terminado de freírlos, los dejamos enfriar un poco y espolvoreamos, con un colador, azúcar mezclado con una cucharita de canela en polvo. ¡Y ya están listas estas delicias!

NOTAS (*):

  • El molde a utilizar es una elección que va a gustos. A mi, la leche frita me gusta más finita, pero hay quien prefieren los cortes de leche frita más gruesos, pues en función de esto elegiremos la fuente.

  • Para freír, recomendamos utilizar una sartén de hierro. Cogen y retienen mucha temperatura, ideal para hacer fritos. Además, no incorporan antiadherentes (no recomendables para las cocciónes a altas temperaturas), son 100% naturales y durables años y años en la cocina.

  • Recordad que debéis ir cambiando el aceite cada varios trozos fritos, pues no queremos que los cuadrados de leche frita nos queden tostados de color por los restos de huevo en el aceite.

 

Plato redondo de porcelana Revol y sartén de hierro Mineral B De Buyer

 

    Autora de la receta: Patry de Sabores & Momentos

     


    3 Respuestas

    Teodoro

    marzo 31, 2020

    La presentación parece que tiene dos porciones superpuestas y en medio… En medio qué: es una galleta… una tercera porción muy fina… no, es superdulcicora… No me queda claro. Las porciones no parecen lisas, sino que tienen como un copete. ¿Copete contra copete de dos porciones? Y si es así, ¿cómo se forma al freir?

    Yolanda

    marzo 31, 2020

    Pon una cáscara de huevo y verás la diferencia

    justy

    marzo 31, 2020

    Muy buena pinta , y tengo una pregunta … Que hacer para que el aceite no haga espuma , a mi me hace siempre que frio la leche frita

    Dejar un comentario


    Artículos relacionados

    Tarta dulce de chocolate
    Tarta dulce de chocolate

    mayo 25, 2020 7 Comentarios

    Si te gusta el chocolate y tienes ganas de sorprender en casa con una pastel de chocolate de lo más rico en cacao, esta receta es ideal para tí. Se trata de una receta muy simple pero con unos resultados en apariencia y sabor de lo más deliciosos: de base un bizcocho lleno de sabor a cacao, y recubierto con una glasa de chocolate muy fácil de hacer, pero que resulta de lo más vistosa.
    Ver artículo completo
    ¡Recetas en quesera! Descubre otra forma de enamorar en el aperitivo
    ¡Recetas en quesera! Descubre otra forma de enamorar en el aperitivo

    mayo 21, 2020

    Emile Henry ha sacado una quesera cerámica preciosa y pensada para traernos muchas alegrías en la mesa. Lo llaman Cheese Baker, y aparte de poder guardar en él los quesos tipo brie o camembert una vez los has abierto, lo que resulta realmente gratificante es aprovecharlo para cocinar tus quesos. Sí, cocinarlos, de forma que obtienes unos quesos derritidos y condimentados deliciosos y en el punto perfecto para dipear o disfrutarlos con un poco de pan.
    Ver artículo completo
    Rancho canario de pulpo
    Rancho canario de pulpo

    mayo 18, 2020 7 Comentarios

    Hay platos de cuchara que son mágicos, platos que hacen viajar a la infancia y a las comidas de casa de la abuela. Este rancho canario que os traigo hoy es uno de ellos, un plato de cuchara sencillo y, aunque el más conocido se prepara con carne, a mí me apasiona la versión con pulpo. Se trata de una preparación típica de las Islas Canarias, un plato humilde realmente delicioso.
    Ver artículo completo

    ¡Apúntate y recibe tu libro de recetas gratis!