10 ideas para sacar el máximo partido a los ramequines

Publicado el Dec 06, 2016. 0 comentarios

El ramequín (o ramekin) es un utensilio versátil, bonito y económico, que muchos tenemos en casa pero muchas veces solo lo usamos para preparar unas natillas o yogur, preparar un soufflé o para servir unos aperitivos. Como los usos que podemos darles son muchos y variados, Beatriz (autora de To Be Gourmet) nos trae 10 ideas para aprovechar los ramequines al máximo. ¡A partir de hoy miraréis estas mini-preciosidades con brillo en los ojos! Os dejo con ella:

 

Me gustan especialmente los utensilios de cocina de Emile Henry, no sólo por su calidad y durabilidad, sino también por su estética. El bote para guardar utensilios, el reconocido salero en forma de chimenea, las bandejas tan versátiles para el horno... Todo tiene un encanto especial.

Pero cuando me hice con los ramequines no imaginaba la cantidad de usos diferentes que iba a darles. La idea inicial, fue en verano, era utilizarlos para servir helados. Pensé que al ser de cerámica conservarían mucho mejor el frío que cualquier otro tipo de copa o vaso, e incluso irían genial para tomar el helado de pie sin miedo a que se derrame, cosa que podría suceder en recipientes más bajos y abiertos.

Siguiendo ese mismo razonamiento de mantener temperaturas comencé a usarlos también para el café. Tienen un tamaño ideal, ni demasiado grande, ni demasiado pequeño. Luego para el chocolate caliente… un día una infusión muy concentrada…. Y a partir de ahí, para un montón de cosas más.

Yo dispongo de los ramequines nº8 Emile Henry, pero están otros formatos a los que puedes darles los mismos usos. Vienen en set de 2 (puedes verlos todos aquí), y por estar pensados para durar siempre en la cocina resultan en una inversión muy rentable.

Nunca imaginé lo versátiles que podían ser, así que voy a compartir con vosotros diez ideas para sacarles el máximo partido: 

1. Para servir un chocolate caliente, el café o un té: cada día se estila más lo de servir el café en vasos sin asa (que es la forma que tienen los ramequines de Emile Henry, especialmente el nº8), pero además lo mantiene más tiempo caliente por ser cerámica. Hay un modelo precisamente de color moka que me encanta y lo utilizo mucho con invitados. Siempre sorprende y me preguntan dónde pueden encontrarlo.

 

ramequines Emile Henry

 

2. Para presentar pastas o grissini: Un día los utilicé para ofrecer “cigarrillos de Tolosa” (son unos cigarrillo de mantequilla) en el momento de la sobremesa o unos barquillos acompañando el café. Y si queremos acompañar la pasta de los típicos Grissini y mantequilla, los rompo por la mitad y los presento también en estos recipientes. 

3. Si sois de los que hacéis vuestras propias mermeladas, quedan fenomenal para presentar dos o tres sabores en un desayuno o merienda. Tienen ese aire de lo “hecho en casa” que les aporta un encanto especial.

 

Ramequines Emile Henry

 

4. Para presentar postres sencillos: los ramequines van fenomenal para presentar yogures (¡lo rico y bonito que queda un yogur con frambuesas allí presentados!), unas natillas o un arroz  con leche.

5. Como recipiente, en el amplio concepto que ello conlleva: En casa los usamos para guardar el queso azul que fácilmente se desmiga, y nos servimos de ahí. También es perfecto para guardar restos de algún ingrediente que te ha sobrado al realizar alguna preparación, o va genial como recipiente para servir parte de un pica-pica (unos cacahuetes u otros frutos secos, unos taquitos de queso o aceitunas...).

6. Para presentar helados, como hemos dicho al inicio… Los mantiene más tiempo fríos por ser de cerámica. Y se les puede colocar como topping unas oreo mini, unas nubes dulces… Mis hijos los customizan como si fueran los vasitos de esas tiendas que todos conocemos de  yogures helados. También pueden ir al congelador, así que puedes hacer también tus propios helados en ellos, añadiéndoles yogur y directo al frigo.

 

Ideas para los ramequines Emile Henry

 

7. Para llevar mahonesa, la salsa rosa o cualquier otra salsa a la mesa. Y si se trata de una mesa larga o ofreces varias salsas a la vez,  sirve cada una en varios vasitos para que queden a mano de todos los comensales. Nada impide usar los ramequines también para salsas calientes.

8. Como pequeños tiestos para plantar aromáticas y adornar en la cocina. Os los imagináis? Me parece una idea buenísima, una amiga tiene 6 en su cocina, en hilera, con tomillo, romero, cilantro… y queda ideal. Eso sí, hay que tener cuidado con el agua porque no drena por abajo, así que hay que poner muy poca.

9. Se pueden usar para hacer mug cakes, los típicos bizcochos en vasito que les encantan a los niños, y a los mayores también; no deja de ser una forma muy original de presentar un bizcocho o un coulant. Basta con verter la masa (hasta ¾ partes del vaso, porque sube) y hornear como siempre hasta que la aguja salga limpia.

10. Para una pequeña crema como entrante en un menú largo, adornada con huevas, o croutons, e igualmente para un pequeño gazpacho en verano coronado con aove. 

Y estas son mis diez ideas, pero estoy segura de que mientras habéis ido leyendo se os a ocurrido alguna más, así que si la compartís en comentarios fenomenal! Y así la incorporamos a nuestra lista y los disfrutamos aun más.

 

NOTA: Los ramequines son unos utensilios o recipientes cerámicos que pueden ir al horno, al frigorífico y al microondas y hay de variados tamaños y formas, si bien acostumbran a ser redondos y no muy altos. Lo que diferencia los ramequines de Emile Henry del resto es la calidad de la cerámica: Emile Henry los hace a partir de arcilla de la Borgoña (con grandes cualidades) y es cocida a más de 2000 ºC; tiene una colección de ramequines preciosos y variados en colores y formas, y ofrece 10 años de garantía. 





¡Nos gustaría saber tu opinión!