Recetas tradicionales y saludables



Pudding de limón y merengue

Publicado el Jul 06, 2017. 1 comentario

Vuelve Carmen, autora de Tia Alia, para traernos un pudin de limón y merengue de lo más rico y fácil de preparar. ¡Cualquier excusa será buena para preparar este delicioso postre!

Seguir leyendo »

Lasaña vegetal

Publicado el Jun 29, 2017. 14 comentarios

Receta de lasaña vegetal

Carmen, autora de Yerbabuena en la cocina, nos trae una receta de lasaña vegetal de las más clásicas, a base de espinacas, ricotta y una buena dosis de calabacín. La pasta, que sea fresca y casera, y ya verás...!!

Seguir leyendo »

Baguettes con harina de aceitunas

Publicado el May 26, 2017. 2 comentarios

Eva, autora de Bake-Street, nos trae la receta para preparar unas baguettes de aceitunas perfectas. Si os gusta poneros manos a la masa y sois panarras, no dejéis de prepararlas: ¡En casa volarán!

Seguir leyendo »

Pie de fresas

Publicado el May 07, 2017. 6 comentarios

Las fresas son uno de los frutos que más juego dan en la cocina. Dulces y jugosas, sin duda un estupendo acompañante de las tartas. Por eso antes de que termine la temporada, Carmen (Yerbabuena en la Cocina) nos trae una tarta de fresas fácil y deliciosa: un pie de fresas, con su masa quebrada y el relleno de fresas que tan bien combinan. ¡Que lo disfrutes!

Seguir leyendo »

Crumble de peras y moras

Publicado el Mar 23, 2017. 0 comentarios



¡Este fin de semana es perfecto para preparar este delicioso crumble de peras y moras! Patricia, autora de Sabores&Momentos, te cuenta el paso a paso de esta receta que sorprenderá por su deliciosa textura y sabor, ¡Además resulta de lo más fácil elaborarlo!

Seguir leyendo »

Spaghetti de calabacín con pesto de aguacate

Publicado el Mar 12, 2017. 1 comentario

Receta de espaguetis de calabacín

¡Esta receta de spaghettis de calabacín salteados (¡que no pasta con calabacín!) la tendrás lista en unos poquísimos minutos! Es una propuesta perfecta para el día a día. Carmen (Yerbabuena en la Cocina) los acompaña de una salsa pesto que les sienta de maravilla. ¡A disfrutar!

Seguir leyendo »

Pan de molde con centeno

Publicado el Mar 09, 2017. 10 comentarios

Pan de centeno

El pan de molde es de los panes más fáciles de hacer, y hoy Miriam (El Invitado de Invierno) nos trae uno con centeno, perfecto para disfrutar en el desayuno de una forma saludable y de lo más deliciosa. ¿Te animas a probar?

Seguir leyendo »

Fabada asturiana

Publicado el Mar 02, 2017. 8 comentarios

Fabada asturiana en cazuela

¡Es un buen día para recordar un clásico de nuestra cocina! Hoy Luisa Morón (Cocinando con mi Carmela) nos trae la receta de la tradicional fabada asturiana, un plato de cuchara, cuchillo y tenedor, lleno de sabor y energía.

Seguir leyendo »

La nueva cacerola "Faitout" de Emile Henry

Publicado el Feb 28, 2017. 6 comentarios

Cacerola Faitout Emile Henry

Hace unos pocos días que Emile Henry ha presentado una nueva cacerola. Se llama "Faitout", y al inglés se ha traducido como "One Pot". La han llamado así para resumir todo lo que significa: está pensada para cocinar toda la receta que vayas a preparar en ella. ¡Es fabulosa!

Seguir leyendo »

Ossobuco a la milanesa

Publicado el Jan 22, 2017. 6 comentarios

Ossobuco a la milanesa

La receta de hoy nos la trae Juana, autora de La Cocina de Babel. Se trata de una receta típica italiana de la que muchos habéis oído a hablar, la receta de osobuco de ternera a la milanesa, o como un buen italiano diría "Ossobuco alla milanese". Si te gusta la carne, ¡Esta receta te encantará!

Seguir leyendo »

Mug cakes de cacao y coco en horno

Publicado el Jan 19, 2017. 4 comentarios

mug cakes de cacao y coco

Si te gusta la repostería sin complicaciones la receta de hoy es ideal. Se trata de unos mug cakes de coco y cacao (¡una combinación ganadora!) que Beatriz, autora de To Be Gourmet, ha preparado de una forma tradicional: mezclando los ingredientes en un bol y cocinando los mug cakes en el horno. Te animo a probarlos, el resultado es un bizcocho delicioso y una presentación de lo más original.

Seguir leyendo »

Sopa Panade con tomate

Publicado el Jan 08, 2017. 2 comentarios

Sopa panada de tomate

Estamos en pleno invierno y Raquel (autora de Los Tragaldabas) nos trae una sopa panade con tomate, un plato de cuchara lleno de sabor y que seguro apreciaréis en casa. ¡Es hora de entrar en calor con esta receta 100% natural!

Seguir leyendo »

Cómo hacer patatas asadas tradicionales

Publicado el Jan 03, 2017. 7 comentarios

patatas asadas con el potato pot

Las patatas asadas se han popularizado mucho, dado que son perfectas para acompañar todo tipo de platos (se adaptan tanto a carnes como a pescados y verduras), son tremendamente fáciles de preparar ¡Y están riquísimas!

Hay muchas formas de preparar patatas asadas, pero hoy queremos hablaros de cómo preparar unas patatas asadas perfectas. La forma tradicional de prepararlas es jugando con baja temperatura y durante un largo periodo de tiempo, y lo que buscas es conseguir una patata tierna y sabrosa, y con la piel bien asada.

Seguir leyendo »

Tarta tatín de pera

Publicado el Dec 11, 2016. 4 comentarios

tarta tatín de pera

Carmen, autora de Yerbabuena en la cocina, nos trae una de las recetas francesas más populares, la tarta tatin, esta vez de pera. Te invito a probarla, ¡Verás lo fácil que es prepararla y lo deliciosa que está!

Seguir leyendo »

10 ideas para sacar el máximo partido a los ramequines

Publicado el Dec 06, 2016. 0 comentarios

El ramequín (o ramekin) es un utensilio versátil, bonito y económico, que muchos tenemos en casa pero muchas veces solo lo usamos para preparar unas natillas o yogur, preparar un soufflé o para servir unos aperitivos. Como los usos que podemos darles son muchos y variados, Beatriz (autora de To Be Gourmet) nos trae 10 ideas para aprovechar los ramequines al máximo. ¡A partir de hoy miraréis estas mini-preciosidades con brillo en los ojos! Os dejo con ella:

Seguir leyendo »

Fricandó de ternera

Publicado el Nov 27, 2016. 2 comentarios

fricandó de ternera

¡La receta de hoy es un clásico que no puedes perderte! Juana Guindilla, autora de La Cocina de Babel, nos trae la receta tradicional de fricandó de ternera, acompañada de unas ricas setas y preparada en cocotte. Una receta perfecta para fines de semana y celebraciones en familia. ¡Te encantará!

Seguir leyendo »

Pan brioche trenzado con chocolate

Publicado el Nov 24, 2016. 7 comentarios

pan brioche trenzado con chocolate

El pan brioche es un tipo de pan que nos trae recuerdos de infancia. Su textura y sabor no tiene igual, y si la haces en casa el placer y satisfacción sin duda es doble. Por ello Rosa, autora de Pemberley Cup&Cakes, nos trae la receta para hacer la masa de pan brioche en casa, con una peculiaridad que aún la hace más atractiva: ¡Trenzada y con chocolate! ¿A que no puedes resistirte?

Seguir leyendo »

Pollo al horno con romero y verduras glaseadas

Publicado el Nov 15, 2016. 0 comentarios

pollo al horno con romero

Preparar pollo al horno es una de la recetas más fáciles y socorridas que hay: dispones en un momento los ingredientes en la bandeja y sólo tienes que esperar a que el horno haga su trabajo. Si bien en el horno de Emile Henry puedes preparar el pollo a tu manera, te dejamos una receta que encontramos realmente sabrosa, pollo asado con romero y verduras glaseadas. ¡Que la disfrutes!

Seguir leyendo »

Crema de calabaza

Publicado el Oct 23, 2016. 2 comentarios

receta de crema de calabaza

No hay nada como los platos calientes de cuchara para entrar en calor. Como el frío ya está llamando a nuestras puertas, Luisa (autora de Cocinando con mi Carmela) nos trae una receta tradicional y muy otoñal, cómo hacer crema de calabaza. Se trata de una receta muy fácil y rápida de preparar, que además acompaña de algunos consejos para hacer las cremas más atractivas. ¡No te los pierdas!

Seguir leyendo »

Lasaña de carne

Publicado el Oct 02, 2016. 0 comentarios

receta de lasaña de carne

Creo que podremos estar de acuerdo en que hay recetas que son clásicos de los domingos o de las comidas familiares: las recetas tradicionales son las que nunca fallan, por eso hoy os recordamos cómo preparar una rica lasaña de carne tradicional.

Seguir leyendo »

Tarta de leche, receta de Jamie Oliver

Publicado el Sep 29, 2016. 11 comentarios

tarta de leche

Fácil, rica y vistosa, así es la receta de tarta de leche de Jamie Oliver que hoy nos trae Raquel, autora de Los Tragaldabas. Seguro que no queréis perdérosla, ¡Así que a por ella!

Seguir leyendo »

Cómo hacer pan casero fácilmente

Publicado el Sep 13, 2016. 0 comentarios

pan en panificadora

Porque os quiero transmitir lo mucho que merece la pena hacer pan en casa, os cuento cómo hacer pan casero fácilmente, pues hoy día disponemos de montones de utensilios que nos facilitan mucho todas las etapas del proceso.

Seguir leyendo »

Semifrío de chocolate negro

Publicado el Aug 18, 2016. 0 comentarios

semifrío de chocolate

En esta ocasión, Miriam, autora de El Invitado de Invierno, nos trae una receta que adorarás: se trata de un semifrío con el ingrediente más adictivo que puede haber, ¡el chocolate! Además este semifrío es de los más fáciles de preparar, así que te animamos a probar... ¡Y a disfrutar!

Seguir leyendo »

Pizza con berenjenas a la plancha, jamón, mozzarella y salsa pesto

Publicado el Aug 14, 2016. 0 comentarios

Receta de pizza con ase emile henry

Hacer nuestra propia pizza en casa es todo un acontecimiento. La pizza es un plato que acostumbramos a comer en días especiales, fines de semanas, comidas con amigos o en esos días que nos apetece comer frente a la tele para ver por séptima vez un par de episodios de Sexo en Nueva York.

Seguir leyendo »

Receta tarta de Santiago

Publicado el Jul 28, 2016. 4 comentarios

 receta de tarta de santiago

Aquí va un clásico que no puede faltar en tu recetario: Virginia (autora de Sweet&Sour) nos trae los consejos y secretos para preparar una auténtica y riquísima tarta de santiago. ¡Qué disfrutéis!

Seguir leyendo »

Cómo hacer pizza casera

Publicado el Jul 26, 2016. 0 comentarios

bases para hornear pizza le creuset y emile henry

Hacer pizza en casa es de esas cosas que dan miedo por puro desconocimiento. Preparar pizza casera no es tan difícil como uno pueda imaginar si se tienen en cuenta algunas cuestiones que os vamos a contar en este artículo. Y el resultado es fantástico.

Seguir leyendo »

Ensalada de remolacha cruda y manzana con vinagreta de naranja y nueces pecanas

Publicado el Jun 12, 2016. 0 comentarios

ensalada de remolacha

Como el verano es la mejor época para disfrutar de las ensaladas, hoy Loreto, autora de Sabores de Colores, nos invita a preparar una que no sólo está deliciosa y es ligera, sino que le da un toque divertido con la manzana cortada en espirales sin fin y la remolacha en juliana. Solo queda una cosa: ¡Decir "Buen provecho"!

Seguir leyendo »

Hacer pan en casa: Mi opinión y recetas para el horno para pan Emile Henry

Publicado el May 03, 2016. 5 comentarios

Creo que no hay mejor satisfacción que la de comer el pan que uno mismo ha hecho. Poder probar el resultado tras tanto cariño puesto en la elección de los ingredientes, el amasado, la observación durante la fermentación... Ver la evolución que experimenta la masa durante el proceso es una experiencia realmente emocionante... y sin duda, tras probar el pan, ¡Deliciosa! Hoy quiero hablarte de los hornos para pan Emile Henry, y ofrecerte alguna receta con ellos.

Seguir leyendo »

Tarta de queso casera

Publicado el Apr 28, 2016. 19 comentarios

Carmen, autora de Yerbabuena en la cocina, nos muestra hoy una receta que ha elaborado toda la vida en casa: una tarta de queso muy fácil de preparar, pero con unos resultados excelentes -con esta receta conseguirás una clásica tarta de queso en su punto más cremoso y delicioso.

Seguir leyendo »

Receta de pizza a la carbonara

Publicado el Apr 24, 2016. 6 comentarios

pizza casera

Hoy Luisa Morón, autora de Cocinando con mi Carmela, nos trae una receta para disfrutar en familia: la clásica receta de pizza carbonara. Elaborada en casa, es de lo más rica. ¡Ya intuyo una sonrisa en vuestros labios sólo imaginaros de incarle el diente!

Seguir leyendo »

Panecillos de Viena

Publicado el Apr 03, 2016. 10 comentarios

panecillos de Viena

¿Cómo resulta tan delicioso algo tan simple como un buen trozo de pan con chocolate? Seguro que muchos recordaréis tomarlo a menudo en las meriendas de la infancia. Hoy Miriam, de El Invitado de Invierno, nos invita a volver a hacerlo, pero con unos delicioso panecillos de Viena caseros. ¿Resistirás la tentación?

Seguir leyendo »

Pescado rebozado con quinoa y salsa tártara de yogur con boniato al horno

Publicado el Mar 24, 2016. 9 comentarios

pescado rebozado en quinoa

Carolina, de La Cocina de Carolina, nos trae una receta para el día a día que disfrutarás por su sencillez y toque distinto: elabora un tronco de merluza rebozada con quinoa, una forma saludable de traer un rebozado a la mesa; y lo acompaña de boniato al horno. Fácil y resultón, te encantará junto al toque de la salsa tártara.

Seguir leyendo »

Tarta tatin de manzana

Publicado el Jan 31, 2016. 9 comentarios

receta de tarta tatin

Carmen, a quien conoces de Yerbabuena en la Cocina, nos trae un clásico de la repostería francesa que ha llegado a popularizarse en todo el mundo. Como dice ella, la tarta tatin es la reina de las tartas de manzana. Delicada, rica en sabor y, además y al contrario de lo que puede parecer, ¡Muy fácil de preparar!

Seguir leyendo »

Korma de cordero (Guiso hindú en cocotte)

Publicado el Jan 24, 2016. 9 comentarios

guiso hindú en cocotte korma

Loreto, autora de Sabores de Colores, nos traslada al mundo de las especies y los sabores intensos. El Korma es un guiso hindú que puedes preparar como ella ha hecho, con cordero, o con otras carnes como pollo, ternera o cerdo. Los pasos a seguir serán los mismos, por lo que te animo a prepararlo con lo que más vayas a disfrutar tu, y descubrir lo delicioso que queda!

Seguir leyendo »

Duck pie (pastel de pato)

Publicado el Jan 17, 2016. 2 comentarios

duck pie en molde cerámico

Hoy presentamos un plato que es tan contundente como atrevido, sabroso y sorprendente. Nos lo trae Eva, autora de Bake-Street, que nos prepara un Duck Pie (o pastel de pato) en una masa de sésamo negro que te servirá para tantas otras tartas.
El duck pie es un pastel con un sabor único, además distinto ya que el pato no lo acostumbramos a tomar en el día a día. Esta receta tiene todas las características para que sea una receta ideal para los encuentros familiares!

Seguir leyendo »

Fondue de queso (auténtica receta suiza)

Publicado el Dec 24, 2015. 6 comentarios

La fondue es un regalo ideal: es un utensilio muy bonito que puedes utilizar tanto en el día a día -cuando no tienes ganas de grandes complicaciones y sólo quieres disfrutar-, como en encuentros con familiares y amigos, siendo la fondue un elemento que invita a compartir y divertirse en familia.

Carolina, de La Cocina de Carolina, nos trae hoy la auténtica receta de fondue de queso suiza, una receta muy fácil de preparar que te aseguro que resultará todo un éxito. 

  

auténtica fondue de queso

Fondue Savoyarde cerámica de Emile Henry

 

Hoy te propongo una receta auténtica suiza, la fondue de queso hecha en la clásica fondue con fogón para la mesa. Existen infinidad de versiones de fondue, la de chocolate, la de carne o la fondue china; y de cada una salen cientos de versiones también.

Vamos a preparar la fondue de queso, a partir de la cual nacieron las otras versiones. Para hacer esta receta es indispensable que el recipiente sea lo más auténtico posible, conocido como caquelon o marmita, puede ser cerámico o de hierro fundido, debe ser ancho y no demasiado profundo, y debe llevar un mango corto para poderlo transportar de la cocina a la mesa sin quemarse.

Se puede acompañar la fondue de queso de diferentes ingredientes, aunque el más habitual es el pan con corteza (es de los alimentos al que más se le pega el queso); aunque también podéis tomar la fondue con patatas hervidas, salchichas, tomates cherry, pepinillos e incluso manzana.

 

Ingredientes

1 diente de ajo
½ litro de vino blanco seco
500 g de queso Gruyere
200 g de queso Emmental
300 g de queso de montaña (un Manchego por ejemplo)
2 cucharaditas de maicena
100 ml de licor Kirsh
Nuez moscada molida
Pimienta negra recién molida
Acompañamientos (pan, pepinillos, tomates cherry, patata hervida, manzana…)

 

Preparación

Empezamos frotando la fondue de cerámica Emile Henry con el ajo para que se impregne bien del sabor. La ponemos al fuego medio y calentamos. 

Una vez caliente, agregamos el vino blanco seco. Cuando empiece a humear añadiremos los quesos rallados y mezclados, poco a poco, removiendo continuamente con una cuchara de madera sin parar, hasta que se haya fundido del todo.

 

fondue de queso

 

Mezclaremos el licor Kirsh junto con la maicena, una pizca de nuez moscada y la pimienta en un vaso, y se lo añadimos al queso una vez empieza a hervir, seguimos removiendo hasta que tenga la textura que queramos.

Si se os cortase el queso, podéis agregar un poco más de Kirsh con maicena y un chorrito de limón. En el caso de que os quedara demasiado espesa, podéis añadir más vino y si por lo contrario os queda demasiado líquida, podéis añadir más queso o maicena disuelta en vino o Kirsh.

Cuando está lista, la llevamos a la mesa y encendemos el fogón para mantenerla caliente; y ya podéis ir cogiendo los tenedores de la fondue, ¡La disfrutaréis al máximo!

 

auténtica fondue de queso

 

¡Feliz Navidad!

Seguir leyendo »

Suflé de queso castellano y hierbas

Publicado el Dec 13, 2015. 7 comentarios

Preparar souflé (suflé, como bien dice Miriam) es una opción ideal cuando se tienen invitados... y ahora se acercan fechas en que, quien más quien menos, ¡Algún compromiso tendrá! Prepararlo está al alcance de todos, pero se tienen que seguir ciertas pautas para que quede bien. Así que os dejo con los consejos de la autora de El invitado de Invierno, y con este delicioso suflé de queso y hierbas.

 

El suflé… ese arcano. O esa es la idea que tenemos de los suflés, de una elaboración difícil reservada solo a los chefs más pijos y sabiondos, vedada a los simples mortales. Y algo viejuna, suena un poco pasado de moda, ¿no? Confesad que sí.

Pues nosotros vamos a volverla a poner de moda, repámpanos, porque es mucho más fácil de hacer de lo que creéis, es un invento vistosísimo porque a los comensales se les salen los ojos de las órbitas cuando la sacamos a la mesa, y lo más importante: un suflé bien condimentado está muy rico. Y es una idea fantástica de entrante para las fiestas de Navidad. No me lo agradezcáis, no tiene importancia.

 

souflé de queso

 

A lo que íbamos, dentro de los suflés salados (porque también los hay dulces) los que llevan queso son un clásico, porque la combinación de los huevos con el queso es ir sobre seguro siempre.

Por cierto, sí, se escribe suflé porque se ha adaptado la grafía. Que siempre habrá algún petardo que se pregunte por qué lo escribo mal. Sí, tú, no disimules.

Los suflés salados consisten en una base que es la que da el sabor, que habitualmente es una bechamel o un puré de patata más o menos fluido. Pueden llevar tropezones sólidos o no, pero lo que es imprescindible es la incorporación de una espuma de claras de huevo, batidas a punto de nieve, que es lo que hace que suban, esponjan y resulten suaves y aéreos. Vamos con la receta.


Ingredientes

3 cdas. de mantequilla
3 cdas. de harina corriente
180 ml de leche entera
1 pellizco de nuez moscada
4 yemas
6 claras
1 pellizco de sal
1 pellizco de crémor tártaro
110 g de queso castellano o manchego (curado o semicurado, según de fuerte nos guste el sabor)
1 cda. de kirsch
cebollino o albahaca picados al gusto
un poco de pan rallado

 

Elaboración

Antes de ponernos manos a la obra es imprescindible una buena mise en place, es decir, dejar todos los ingredientes medidos y los utensilios necesarios a mano, y haberse leído la receta de arriba abajo, porque una vez que tenemos la bechamel lista hay que agregarle enseguida el resto de los ingredientes y en cuanto tengamos los ramequines llenos hay que meterlos de inmediato en el horno para que no se baje la mezcla. 

De modo que pondremos a calentar el horno a 190° (sin aire, con calor arriba y abajo) con una bandeja en el nivel más bajo y con una fuente donde agregaremos más adelante el agua del baño maría. Así nos aseguramos de que el horno esté a la temperatura justa cuando acabemos la elaboración previa.

También pondremos agua a calentar, para añadirla a la fuente del baño maría en cuanto metamos los ramequines en el horno.

Untamos cuatro ramequins con mantequilla, cubriéndolos bien, y los espolvoreamos de pan rallado o del mismo queso rallado.

Rallamos el queso y la nuez moscada, y los reservamos. Picamos las hierbas y reservamos tapaditas para que no se nos sequen.

 

souflé de queso

Cuchillo de acero carbono Pallarès, cazo de cobre De Buyer y conjunto de cuatro ramequines Emile Henry

 

Habremos tenido previamente los huevos y las claras a temperatura ambiente por lo menos una hora; crecen mucho más al montarlos que si están fríos. Separamos las yemas de las claras. A las claras les agregamos el cremor tártaro y el pellizco de sal, añadimos las dos claras extra y las dejamos reservadas.

Hacemos la bechamel: ponemos en un cazo o sartén pequeña la mantequilla y la fundimos.

Agregamos la harina y la cocemos con la mantequilla hasta que se tueste, dando vueltas con una cuchara de madera durante un par de minutos. Agregamos la leche tibia de golpe y batimos con unas varillas rápidamente para que no se hagan grumos.

Añadimos las yemas, el kirsch y algo de sal, y mezclamos muy bien. Dejamos que se temple un poco la mezcla y empezamos a batir las claras. Las batiremos a punto de nieve, pero no muy firme, para que sea más fácil mezclarlas con la bechamel.

Justo antes de que estén listas las claras mezclamos el queso y las hierbas con la bechamel con yemas, homogeneizando bien. No se debe mezclar el queso cuando la bechamel esté aun demasiado caliente para que no se funda antes de tiempo.

Cuando las claras estén montadas tomamos solo un cucharón y lo mezclamos con la bechamel, para hacerla un poco más fluida, con una espátula y movimientos suaves y envolventes. Entonces volcamos la mezcla de la bechamel sobre las claras montadas y mezclamos otra vez con movimientos suaves y envolventes, pero firmes. El objeto es que las claras se bajen lo menos posible antes de llegar al horno.

Cuando la mezcla esté bastante homogénea la distribuimos en los ramequins. Se llenan hasta arriba. Metemos los ramequins de inmediato en el horno sobre la fuente preparada y agregamos el agua hirviendo en la fuente, hasta una altura de un par de dedos, no hace falta más.

Cocemos los suflés de queso unos 15-17 minutos, aunque el tiempo exacto depende de cada horno; hay que ir vigilándolos, siempre sin abrir la puerta del horno hasta que hayan subido bien. Veréis que casi parece que van a saltar de los ramequins.
Probamos con una brocheta que estén cuajados y los servimos de inmediato, porque se bajan a ojos vistas. Buen provecho.

Seguir leyendo »

Guía de utensilios básicos para la cocina (II)

Publicado el Nov 17, 2015. 0 comentarios

El otro día os hablaba de qué utensilios son los básicos e imprescindibles a la hora de equipar una cocina, y que de hecho son también básicos a tener en cuenta a la hora de ir renovando los utensilios que uno tiene. Podéis ver el post aquí.

Una vez cubiertos los básicos, uno puede tener las ganas o, por cuestiones de tiempo o practicidad, la necesidad de incorporar otros utensilios a la cocina. Así que de esto va a ir hoy: de utensilios que compraríamos en una segunda ronda para equipar la cocina.

Creo que de los más imprescindibles a mencionar es una olla a presión: todo lo que con ella hagas podrías hacerlo en una olla o en una cazuela o cocotte, pero con la olla a presión consigues unos resultados óptimos en muy poco tiempo (y de eso no vamos sobrados, ¿verdad?). Además, los alimentos cocinados en poco tiempo y con poca cantidad de agua como hacemos en una olla a presión, conservan todas sus propiedades nutritivas, vitaminas y un aspecto delicioso, especialmente las verduras. Así que con una olla a presión, la verdad es que se gana mucho!

Todos sabemos que las ollas a presión no son económicas, pero vale la pena comprarlas buenas: primero, porque las de mejor calidad cierran mejor y consiguen unas condiciones con las que realmente cocinas más rápido que con una olla a presión convencional; y segundo, porque cogen mucha presión en su interior, y por ello vale la pena que sean de confianza. 

 

ollas a presión

Olla a presión Duromatik Ergo de Kuhn Rikon, set Perfect Plus de WMF y Olla a presión Fissler

 

En la tienda, disponemos de una varidad importante de ollas a presión. Podríamos destacar las clásicas Duromatic de Kuhn Rikon, o el set Perfect Plus de WMF, que incluye dos tamaños de cuerpo que funcionan con la misma tapa. Otra que vale la pena ver es la Fissler, que tiene la ventaja de ofrecer muchos tamaños, incluso de 10L, ideal para hacer una buena cantidad de caldo! Puedes ver todas las que tenemos en la tienda y que sin duda recomendamos aquí.

Si seguimos con otros utensilios que son de gran ayuda en la cocina para complementar los básicos, te recomendaría tener una cocotte baja, una cocotte tipo cacerola (sea de hierro como la de Le Creuset, o una antiadherente tipo la de Bra): tanto para risottos como para asar carne al horno, o hacer un suquet de pescado o cocinar unas albóndigas... una cacerola más baja que una olla convencional da mucho juego y la acabas usando sin duda en tu día a día, y en el caso del hierro consigues unos resultados en sabor y cocción superiores.

 

cacerola

Cocotte tipo cacerola de hierro Le Creuset y cacerola antiadherente con tapa Bra

 

Si nos movemos en el ámbito de las sartenes, claro está que éstas son básicas y estaban incluídas en el post del otro día... pero un tipo de sartén que complementará tu día a día es un wok: tanto para cocinar verduras, tofu o salmón en trocitos, consiguiendo los resultados de cocción rápidos que esperas en la cocina asiática, como para aprovechar sus paredes altas para freír evitando salpicaduras indeseadas... la verdad es que acabas sacando mucho partido a un wok! 

No dejaré hoy de mencionar lo que para mi es imprescindible, aunque por el carácter de básico del otro día no lo mencioné: ¡una buena fuente para horno! Tanto para canelones o lasañas como para hacer repostería o asar una buena pieza de pollo o cordero al horno... mmmmhh! Una buena fuente te dará mucho juego, cocinarás cómodamente en ella si aciertas con el tamaño, no cogerá sabor ni olor, la harás limpia fácilmente y te durará toda la vida! 

Si quieres ver algunas de las bandejas de las que más contenta estoy, sin duda debo hablarte de la de Emile Henry, de preciosa y buenísima cerámica a la que estoy convencida sacarás mucho partido; otra que me tiene enamorada es la de hierro de Le Creuset (es como una cocotte, pero en forma de bandeja con asas); o la alternativa menos pesada pero más delicada porque se puede rallar son las antiadherentes, en este caso te invitaría a ver la bandeja asadora de Le Creuset (esta no te será tan útil para repostería por el tema de las asas), o la bandeja antiadherente para horno básica y de toda la vida, también de Le Creuset. Puedes verlas todas en "Fuentes de horno".

 

 bandejas para horno

(Parte superior) Fuente cerámica para horno Emile Henry y bandeja de hierro fundido Le Creuset
(Parte inferior) Bandeja asadora antiadherente y bandeja antiadherente para horno, ambas Le Creuset

 

 Si los asados prefieres hacerlos siempre en la cocotte, entonces te recomendaría que como mínimo tuvieras un molde cerámico, que tanto te servirá para hacer pasteles como para servir ensaladas y otras comidas que prepares, con buena presentación en la mesa. Hay algunos de preciosos, y tanto los de Le Creuset como los de Emile Henry tienen una calidad de cerámica excelentes (no porosos, no se rallan, no absorven olores...). 

Si aún tienes espacio para un pequeño extra, y eres de los que les gusta compartir mesa con amigos y familiares, no puede faltar en tu cocina una fondue! Da mucho juego, tanto para fondues saladas como dulces, y te permite servir una comida o cena divertida y sin ninguna dificultad ni tiempo de preparación!

 

Fondue Savoyarde y molde cerámico alto, ambos de Emile Henry

 

Siguiendo mi lista de recomendaciones, tener una paellera será interesante si eres de los que celebra cada domingo con una paella o una fideuá. 

Para acabar, no puede haber una buena comida o cena sin un buen vino o champán, así que si abres la botella con un sacacorchos de calidad, darás el toque perfecto a la mesa... y seguro que dará de qué hablar a tus comensales. ¡A mi siempre me da buen resultado enseñar un sacacorchos de Screwpull!

Seguir leyendo »

Plum cake de higos, pistachos y miel

Publicado el Sep 09, 2015. 2 comentarios

Ya sabéis que estamos súper a favor de aprovechar siempre los alimentos que nos brinda cada temporada. Rosa, autora de Pemberley Cup&Cakes, les saca también el máximo partido. En esta ocasión no deja escapar los deliciosos higos para preparar una receta que huele a otoño: os dejo con este delicioso plum cake de higos y pistachos!

 

Cuando una historia arranca con ingredientes y herramientas como los utilizados en esta receta, no cabe la menor duda de que el resultado va a ser memorable. Incluso antes de llegar ahí, a esa deseada culminación, también se deduce otra certeza: el transcurso de dicha historia va a ser no menos placentero. Para empezar, el molde cerámico rectangular de Emile Henry, así como el resto de su colección, no sólo me parece una pieza de incomparable belleza, sino que es perfecto para preparar este tipo de bizcocho o plum cake que tanto disfrutamos haciendo en casa y compartiendo con familia y amigos.

 

Receta de plum cake de higos



Su cerámica vitrificada, además de ser altamente resistente a pequeños golpes y utensilios de corte, garantiza una reparto gradual y uniforme del calor a lo largo de todo el proceso de horneado, proporcionando así una cocción saludable y deliciosa, pues los alimentos no sufren cambios bruscos de temperatura y mantienen un óptimo nivel de humedad. Cada pieza es fabricada artesanalmente con unas dimensiones y profundidad precisas para asegurar la cocción perfecta de cada receta. Emile Henry consigue así unir tradición, calidad y respeto por la cocina. Y con esa impecable presentación podremos, además, llevar nuestro bizcocho directamente del horno a la mesa en el mismo molde. ¿No os parece sencillamente arrebatador?

Y como no podía ser de otra manera dadas las fechas en las que estamos, el ingrediente estrella de la receta de hoy tenía que ser un buen puñado de fabulosos higos. A pesar de ser originaria del Mediterráneo, se trata de una fruta muy apreciada desde tiempos muy remotos por muchas y muy distintas culturas repartidas por todo el globo. Además de un alto contenido en fibra y agua, es la fruta más rica en calcio. Pero no queda ahí la cosa, también constituye un aporte importante de magnesio, hierro, selenio, potasio, vitaminas A, C, grupo B (sobre todo, ácido fólico B9) y E y flavonoides, por lo que ayuda a eliminar las toxinas de nuestro organismo. Aun así, los higos poseen un valor calórico bastante elevado pues son una fuente considerable de carbohidratos, por lo que, a pesar de todo, se recomienda un consumo moderado.

Con todo, la temporada de este anhelado fruto toca a su fin, por lo que este jugoso y exquisito plum cake de higos me ha parecido el broche final perfecto para despedirla. Así que no lo dudes ni un momento o tendrás que esperar todo un año entero. O como mínimo hasta el próximo junio, cuando podrás empezar a disfrutar de la próxima cosecha de brevas –aunque, pese a que su aspecto sea muy similar al de los higos, no se trata verdaderamente del mismo fruto. De hecho, tanto los unos como las otras son en realidad el “falso” fruto de una misma especie, procedentes ambos de las higueras denominadas bíferas (que tienen dos cosechas anuales), siendo las brevas aquellos “frutos” de la temporada anterior (higos en potencia) que no llegaron a madurar en su momento y se mantienen a la espera en una especie de estado de latencia hasta el inicio de la temporada siguiente.

¿Qué, te animas? Con la energía extra que supone volver a la rutina, a los madrugones, a las prisas y carreras del día a día no te vendrá nada mal tener uno de estos a mano…

 

INGREDIENTES (para 10-12 raciones)

(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)

300gr de harina de trigo normal
2 ¼ cucharaditas de levadura química
½ cucharadita de canela de Ceilán molida
½ cucharadita de sal
Ralladura de ½ naranja grande
170 g de azúcar moreno integral de caña
3 huevos (L)
120 ml de aceite de girasol o de oliva suave (según preferencia personal)
120 ml de leche entera o semidesnatada
1 cucharada de zumo de naranja, recién exprimido
60gr de pistachos, pelados
325gr aprox. de higos frescos (verdales o negros)
Miel de azahar y 2-3 higos frescos para decorar

*1 cucharada equivale a 15 ml; 1 cucharadita equivale a 5 ml*

Receta de plum cake de higos en molde plum cake

ELABORACIÓN


1. Precalentamos el horno (sin ventilador) a 180°C con calor arriba y abajo y colocamos la rejilla en la posición central.
2. Con ayuda de un pincel de repostería, engrasamos ligeramente el interior de un molde rectangular para bizcochos de unos 25,5 - 7,5 cm (base), como este precioso molde cerámico para plum cakes de Emile Henry. Seguidamente, espolvoreamos con una fina capa de harina y eliminamos el exceso dando unos golpecitos al molde con la palma de la mano. Reservamos.
3. Por un lado, lavamos, pelamos y troceamos los higos. Por otro, trituramos los pistachos en trocitos irregulares. Reservamos ambos.
4. En un cuenco grande, tamizamos juntos la harina, la levadura química, la canela y la sal con ayuda de un tamizador (o un colador grande, en su defecto) y terminamos mezclando con unas varillas para combinar bien todos los ingredientes. Reservamos.
5. En otro cuenco grande, friccionamos con la yema de los dedos la ralladura de naranja junto con el azúcar moreno, así ayudamos a que se liberen todos los aceites contenidos en la piel de la fruta y aprovechamos su aroma al máximo.
6. Añadimos los huevos al azúcar aromatizado y batimos enérgicamente con unas varillas (a mano o con la ayuda de una batidora/amasadora) durante unos 3-5 minutos hasta conseguir una mezcla esponjosa y visiblemente más pálida.
7. A continuación, incorporamos el aceite a la mezcla anterior progresivamente en un hilillo y sin dejar de remover, mezclando ahora ya con más suavidad hasta integrar por completo.
8. Seguidamente, añadimos la leche, el zumo de naranja y el extracto de vainilla y mezclamos hasta combinar.
9. Agregamos los ingredientes secos que teníamos reservados (punto 4) en 2 tandas, mezclando suavemente después de cada adición, lo justo para que queden hidratados (no importa si aún queda algún resto visible de harina pues aún quedan ingredientes por incorporar).
10. Añadimos ahora los pistachos triturados y mezclamos lo justo hasta que queden bien repartidos por toda la masa.
11. Finalmente, agregamos los higos troceados y repartimos igualmente pero sin excedernos para que no se desmenucen demasiado.
12. Vertemos la mezcla en el molde que teníamos preparado, lo movemos con suavidad en todas las direcciones para que se asiente bien la masa en cada rincón y se deshagan las posibles burbujas de aire de su interior y, si fuera necesario, alisamos la superficie con una espátula. Horneamos durante unos 60-65 minutos o hasta que al insertar una brocheta o similar en el centro salga perfectamente limpia.
13. Retiramos del horno y dejamos enfriar dentro del molde. No es necesario desmoldar; el molde es perfecto para servir nuestro plum cake en él directamente del horno a la mesa. Además, gracias a la calidad y manufactura de la pieza, resistirá perfectamente los cortes del bizcocho en su interior.
14. Como acompañamiento, un par de higos o tres, cortados en mitades, y poco de miel de azahar encajarán a la perfección.

Se conserva durante unos 3 días bien cubierto a temperatura ambiente.


NOTAS:

- Desafortunadamente, la temporada de higos dura poco, demasiado poco. Sin embargo, te gustará saber que este plum cake queda igualmente perfecto si los sustituyes por higos deshidratados, así podrás disfrutar de él en cualquier momento. En este caso, lo que sí has de observar es la cantidad de azúcar empleada en la receta; los higos deshidratados son mucho más dulces que los frescos, así que con 125 g de azúcar será más que suficiente.
- En lugar de pistachos, puedes utilizar cualquier tipo de fruto seco de tu elección; con nueces, avellanas, almendras… queda igualmente delicioso.
- No dudes en congelar este tipo de bizcochos. Envuélvelo en film transparente primero y en papel de aluminio después para evitar que el frío lo deteriore. Se conserva congelado perfectamente durante unos 2-3 meses (dependiendo del congelador).

Feliz fin de semana y un saludo.
Rosa

Seguir leyendo »

Pastel de frutos del bosque y melocotón

Publicado el Aug 27, 2015. 2 comentarios

¿Qué más apetecible que disfrutar de los frutos de temporada con una deliciosa tarta? Hoy Eva, autora de Bake-Street, nos trae una propuesta que te animará a salir a buscar los frutos silvestres y melocotones para prepararla. Porqué sí, ¡esta tarta está tan deliciosa como parece!

 

 

Llegando esta época del año podemos empezar a disfrutar de frutos de temporada como las moras y arándanos, aquellos que tengáis cerca la sierra tenéis la suerte de cogerlos directamente de la mata.
Los que vivimos rodeados de asfalto y edificios tendremos que conformarnos con comprarlos en los mercados a un precio más razonable que el resto del año.

Personalmente son mis frutos preferidos, por ese motivo en cuanto llega su temporada los consumimos en casa más que en otros meses. Son muy versátiles y podemos consumirlos desde con yogurt, en ensalada, bizcochos… hasta hacer un relleno para un pastel.

 



Siempre me han enamorado los moldes con bordes rizados, como este cerámico de Emile Henry, que te permite ajustar la masa a ellos y darle ese aspecto tan elegante sabiendo que no va a perder la forma por el calor durante el horneado. Otra cosa que me encanta es poder hacer un relleno con mucha altura acorde al diseño del molde, de modo que podríamos decir que fue un flechazo en toda regla.

Nada puede fascinarme más que un pastel con un gran relleno de frutas, y sin son moras y arándanos… mucho mejor. En casa adoran los melocotones, así que decidí añadir uno y un poco de queso ricotta, el contraste y combinación quedó estupenda. No esperéis encontrar un pastel dulce, en su sabor prevalecen las frutas, ligeramente dulces y ácidas. De modo que si sois más dulceros os recomiendo añadir un poco más de azúcar.

El resultado será un pastel perfecto para comenzar a primera hora de la mañana o para finalizar el día en estas tardes de verano.


INGREDIENTES


PARA LA MASA:

315 g de harina de trigo
227 g de mantequilla fría
90 g de crema de queso
45 g de agua fría
1 cucharada de azúcar granulado
1 cucharadita de sal

 

PARA EL RELLENO:

375 g de moras
375 g de arándanos
1 melocotón grande
3-4 cucharadas de azúcar granulado
100 g de queso ricota


PARA DECORAR:

1 huevo batido con una pizca de sal
flores

 

ELABORACIÓN


Preparamos la masa

- Si lo hacemos en una amasadora:

En el bol de la amasadora añadimos la harina junto con el azúcar, la sal y la mantequilla cortada en cuadrados pequeños. Mezclamos con ayuda de la pala hasta obtener una mezcla arenosa.

Incorporamos la crema de queso y el agua, volvemos a mezclar hasta obtener una masa homogénea.

Volcamos la masa a una superficie de trabajo y dividimos en dos partes, una ligeramente superior a la otra. Formamos dos discos, envolvemos en film de manera individual y guardamos en el frigorífico al menos 2 horas.

Podemos elaborarlo de un día para otro y dejar que repose en el frigorífico durante toda la noche.

- Si lo hacemos a mano:

Con ayuda de un rallador, por los agujeros más amplios, rallamos la mantequilla. Reservamos.

En un bol amplio añadimos la harina junto con el azúcar, la sal y la mantequilla rallada. Mezclamos con las palmas de las manos frotando la masa entre ellas, obtendremos una mezcla arenosa.

Incorporamos la crema de queso y el agua, mezclamos con las manos hasta obtener una masa homogénea.

Formamos los discos y guardamos en frío de la misma forma que en la descripción anterior.


Preparamos el pastel

Si hemos dejado reposar la masa toda la noche en el frigorífico deberemos atemperarla unos 30-40 minutos antes para que nos permita estirarla con facilidad. La masa debe seguir fría para manipularla, de lo contrario será muy difícil trabajar con ella.

Para estirar la masa y no tener problemas, tanto al moverla o que se nos adhiera a la superficie de trabajo, lo realizaremos entre dos láminas de papel de horno.

Comenzaremos por el disco con mayor cantidad de masa que será el que utilicemos para la base del pastel.
Colocamos entre dos papeles y estiramos con ayuda de un rodillo (hay varios en la tienda que puedes ver aquí). Deberemos superar 3cm el diámetro del molde, no la base sino la parte superior.
Para saber si hemos alcanzado el tamaño adecuado tan solo tendremos que colocar el molde, superpuesto, sobre la masa.

Retiramos la hoja de papel superior y nos ayudamos con la otra lámina para mover la masa y colocarla sobre el molde ajustándola a la forma de este. Antes de colocar la masa espolvoreamos el molde, ligeramente, con un poco de harina.

Si habéis tardado mucho en manipular la masa es probable que al tomar temperatura no os permita separar el papel sin rasgar la masa, se quedará adherida. En ese caso introducimos el molde en el frío, con la masa y la lámina de papel, y dejamos unos minutos para que enfríe. Una vez que la masa haya enfriado podréis retirar el papel sin problemas.

 

 



Rellenamos:
Lavamos y secamos bien las moras y los arándanos, volcamos en un bol.

Pelamos y troceamos el melocotón, unimos con los otros frutos, añadimos el azúcar y mezclamos.

Volcamos la mezcla de frutas sobre el molde forrado con la masa y disponemos pequeñas cantidades de queso ricotta.



Decoramos la superficie:

Introducimos el pastel en el frigorífico mientras estiramos la masa.

Procedemos a hacerlo del mismo modo que el anterior. Colocamos el disco entre dos láminas de papel, podemos reutilizar las anteriores, y estiramos con ayuda de un rodillo. En esta ocasión lo haremos hasta dejarla con un grosor de unos 2-3 mm.

Una vez que esté estirada, retiramos la hoja de papel superior y nos disponemos a cortar. Podemos hacerlo con ayuda de cortadores en forma de hoja o flor, o bien hacerlo con ayuda de un cuchillo afilado simulando su forma. En mi caso lo hice de este último de modo.

Cuando tengamos cortadas las hojas por toda la superficie, sacamos el pastel del frío y procedemos a decorar por toda la superficie.
Con el resto de masa formaremos una bola y estiramos de nuevo. Si la masa se vuelve difícil de trabajar, introducimos en el frigorífico o el congelador para poder cortarla fácilmente de nuevo.

Una vez que esté decorada introducimos en el frigorífico alrededor de 2 horas antes de hornear, de este modo la masa se endurecerá y tras el horneado mantendrá mejor la forma.



Horneamos:

Precalentamos el horno a 190ºC con calor arriba y abajo.

Sacamos el pastel del frío, pintamos la superficie con el huevo batido e introducimos en el horno alrededor de 60 minutos o hasta que la parte superior tome un bonito color dorado.

En caso de que comience a dorarse demasiado rápido, podemos taparlo a mitad de cocción con una hoja de papel de aluminio y terminar de hornear de este modo.

Sacamos y dejamos enfriar por completo antes de consumir.

En el momento de servir podemos decorarlo con pequeñas flores y acompañarlo de una bola de helado.

CONSERVACIÓN: Una vez frío podemos guardarlo en el frigorífico en el propio molde cubierto con film o bien desmoldarlo e introducirlo en un recipiente hermético. Aguanta en perfecto estado de 5-6 días.


 

Seguir leyendo »

Mi opinión sobre los utensilios de cocina cerámicos de Emile Henry

Publicado el Aug 25, 2015. 0 comentarios

Me gustaría hablaros de un fabricante que me tiene totalmente enamorada: Emile Henry. Es uno de los fabricantes de productos de cerámica para la cocina más conocidos en Francia y posiblemente en todo el mundo.

Emile Henry es una empresa familiar que fabrica utensilios para cocinar de forma artesanal usando la excelente tierra caliza que se encuentra en el sur de la Borgoña. Esta misma tierra, y la arcilla que produce, es la que Jacques Henry usaba en el pequeño taller cerámico que fundó en 1850 en Marcigny, donde sigue establecida la empresa.

 

 

Mi familia lleva un montón de años vendiendo productos de este fabricante en España, incluso mucho antes que tuvieran distribución en nuestro país, por lo que cuando empezamos con Claudia&Julia, fue uno de los primeros proveedores que incorporamos.

Algunos de los productos más apreciados de Emile Henry son las fuentes y moldes para hornear, sus cazuelas y los preciosos hornos para hacer pan. Pero esta marca también fabrica algunos pequeños utensilios que considero imprescindibles a la hora de equipar una cocina. En estos pequeños utensilios se suma una gran funcionalidad con un diseño muy cuidado y la calidad de fabricación a la que nos tiene acostumbrados la marca.

Uno de mis productos favoritos es su salero cerámico. Tiene un diseño muy cómodo a la hora de usar la sal en la cocina que nos invita a cocinar sin parar tal y como nos indica uno de los comentarios de nuestros clientes. Su interior no está esmaltado evita que la sal se solidifique por lo que siempre la tenemos perfecta. Es uno de esos productos que merece la pena probar, es un básico que funciona de manera excelente.

Otro producto que me encanta es la aceitera cerámica con tapón de corcho. Es una aceitera muy bonita con unas medidas perfectas, ni muy grande ni muy pequeña. Se nota su calidad sólo sujetarla en la mano y además tiene un tapón de corcho con un sistema auto cierre que funciona estupendamente. La gran ventaja de esta aceitera sobre otras alternativa, a parte de su preciosos diseño, es que mantiene el aceite alejado de la luz, por lo que mantiene el aceite en perfecto estado durante mucho más tiempo.

 

(derecha) Aceitera cerámica y reposa-cucharas; (izquierda) aceitera, mortero, salero y ensaladera de Emile Henry.

 

Un complemento ideal en la cocina es el reposa cucharas cerámico. Tiene un diseño muy elegante y funcional que queda bien en cualquier cocina. Parece una tontería, pero a la que te acostumbras a usarlo, se hace imprescindible para mantener la cocina limpia y ordenada. Además incluye la cuchara de madera, lo que lo hace un regalo ideal para los que nos gusta la cocina.

No quiero acabar este post sin mencionar el mortero cerámico Emile Henry. Es tan bonito que parece simplemente un objeto decorativo, pero te aseguro que es robusto y funciona a las mil maravillas. Tiene el tamaño ideal para poder picar sujetándolo con comodidad y además su interior es áspero para mantener los alimentos en el fondo cuando estamos picando. Es uno de esos utensilios que quedan estupendamente en la cocina pero siempre nos saca una sonrisa cuando lo volvemos a usar.

Si eres un enamorado de la marca, seguro que te gustará descubrir otros utensilios y accesorios que ofrecen, desde sus bonitos tarros herméticos l'épicerie o los ramequines,  a los accesorios para la mesa como la ensaladera o los platos cerámicos. Y tantos otros bonitos y prácticos accesorios, que puedes cotillear aquí

 

 

 

Seguir leyendo »

Torta rústica arcobaleno

Publicado el Aug 23, 2015. 7 comentarios

Beatriz, la autora del blog To Be Gourmet, nos hace la boca agua con una torta que tanto disfrutaréis caliente como servida fría. Ha seguido una de las recetas que se encuentran en un libro conocido por todos los amantes de la gastronomía italiana, La Cuchara de Plata. ¡Qué disfrutéis de esta deliciosa torta!

 

La cocina italiana es mucho más que pasta y pizza. El año pasado Italia fue país invitado en el congreso San Sebastián Gastronomika y tuve oportunidad de comprobarlo. Massimiliano Alajmo, Massimo Bottura o Niko Romito ofrecen unas cocinas increíbles con esa inspiración mediterránea que hace su cocina tan apetecible.

 

 

Así que cuando supe de la existencia de libro La Cuchara de plata, “Il cucchiaio d’argento”, conocida como la biblia de la auténtica cocina italiana, enseguida supe que tarde o temprano pasaría a formar parte de mi biblioteca culinaria. Este libro incorpora más de dos mil recetas y es una verdadera fuente de inspiración. Incluye además una sección donde se incorporan recetas auténticas de chefs de prestigio, como los dos primeros.

Esas son algunas de las razones por las que adoro este gran libro rojo, y tras hacer alguna de sus recetas como esta deliciosa “Torta rustica arcobaleno” o tarta rustica arcoíris, sé que será uno de esos libros que no se van a quedar en la estantería sino que va a estar permanentemente en mi cocina.

Me encantan las tartas saladas que se pueden preparar con antelación y comer templadas o frías. La torta arcobaleno debe su nombre a sus ingredientes coloridos. Una receta deliciosa y muy nutritiva.


Ingredientes

300gr de harina
200 ml de vino blanco seco
Una cucharada de aceite de oliva para la masa
300gr de espinacas
25gr de mantequilla
100 ml de nata líquida 35% mg
Un pequeño trozo de queso Parmesano
200gr de jamón cocido
2 pimientos rojos
2 pimientos amarillos
200gr de queso en lonchas
1 yema de huevo
Sal
Aceite de oliva virgen extra

En la foto, cuchillo con mango de boj Pallarès y libro La cuchara de plata

 

Preparación

En primer lugar vamos a asar los pimientos, que además de que lleva un tiempo, se tienen que enfriar para que los podamos pelar y cortar en tiras. Así pues los lavamos y los secamos, y luego los embadurnamos de aceite de oliva y los colocamos en una bandeja de horno y ponemos a 150º hasta que la piel se chamusque, (los giramos en mitad del proceso que puede durar unos 45 minutos).

Los dejamos enfriar y nos ponemos con la masa. Para ello tamizamos la harina, la mezclamos con el vino blanco y un poco de sal, y comenzamos amasar. Si es necesario, incorporamos un poco de agua para que al final nos quede una bola elástica y que no se pegue a las manos.

La envolvemos en film transparente y la dejamos treinta minutos en el frigorífico. Mientras tanto en una cacerola, con un poco de agua, hervimos las espinacas unos 5 minutos. Las escurrimos, las cortamos para que estén más pequeñas, y las salteamos otros cinco minutos en una sartén con mantequilla. Añadimos después la nata y el queso Parmesano rallado, removemos para integrar todo bien y salamos.

Pelamos los pimientos que teníamos apartados y los cortamos en tiras separándolos por colores. Para trabajar en casa me gustan los cuchillos de hierro de Pallarès, duran más tiempo afilados y van de maravilla.

Sacamos la masa del frigo, la dividimos en dos y extendemos la primera mitad. La colocamos sobre un molde. Yo he elegido un molde cerámico que me encanta para presentar en la mesa y es comodísimo no tener que trasladar la torta a otro plato diferente, con el riesgo de que se nos estropee al moverla.

 

 

Sobre la masa colocamos el jamón cocido en lonchas, sobre él las espinacas y encima una capa de pimiento por ejemplo el rojo. Sobre él otra capa, ésta de queso en lonchas. El libro recomienda un queso italiano que es el de Fontina, yo he utilizado la variedad Edam y le va muy bien también. La siguiente capa será de pimiento amarillo y luego de nuevo otra vez queso.

Para acabar extendemos la segunda parte de la masa y la cortamos con ayuda de un cuchillo en tiras largas sobre la torta para cerrarla. En la receta las colocan entrelazadas, pero yo he sido un poco comodona y simplemente primero he colocado una hilera y luego otra cruzada por encima.

Para acabar untamos la masa con yema batida para que quede de un bonito color dorado y horneamos a 180º durante unos 45 minutos.

 



Una delicia!

Beatriz

 

Seguir leyendo »

Flaugnarde de frambuesas y nectarinas

Publicado el Aug 02, 2015. 6 comentarios

Cuando Loreto, autora de Sabores de Colores, me presentó la receta que hoy encontrás aquí, me dijo "Claudia, anímate a prepararla porque está súper-rica!". Tras verla, no dudé de sus palabras, porque con las fotos ya queda claro que es una receta que sin duda todos debemos probar. Yo ya lo he hecho, ¡Y confirmo que tiene toda la razón!

 

En la foto, cuchillo con mango de boj Pallarès, y molde cerámico ondulado de Emile Henry

 

El flaugnarde es una receta típica francesa de la región de Limousin, se podría decir que es como el clafoutis con frutas que no sean cerezas. Parece ser que el nombre de clafoutis es sólo para las cerezas, aunque nosotros lo utilicemos para combinaciones varias…

Así que hoy le haremos un hueco al flaugnarde, en esta ocasión de frambuesas y nectarinas, frutas de verano que se encuentran en su mejor momento y que combinan deliciosamente ofreciéndonos un postre realmente delicioso, no excesivamente dulce y con un toque ácido refrescante. Y si además lo prepararemos en uno de los moldes cerámicos de Emile Henry, conseguiremos una cocción perfecta y una presentación de diez, por lo que, casi casi se podría decir que del horno a la mesa.

En casa nos gusta muchísimo preparar este tipo de recetas, y muchos otros, en la variedad de moldes que nos ofrece la marca, y es que además de ser geniales para hornear, para presentar son ideales. ¿O no me diréis que no os encantan para presentar una ensalada, una pasta o un estofado en la mesa?

 

INGREDIENTES (para 6 personas)

3 nectarinas cortadas en láminas
150 gr frambuesas
1 lima (zumo y ralladura)
100 gr azúcar + 2 cucharadas
1 cucharadita esencia de vainilla
4 huevos
150 ml leche entera
150 ml nata
100 gr harina tamizada
1 pizca sal
Mantequilla para el molde
Azúcar glas para decorar

 

En la foto, mortero cerámico Emile Henry, y molde cerámico onldulado Emile Henry

 

ELABORACIÓN

1. Precalentamos el horno a 175º C.

2. Untamos con mantequilla el molde cerámico de Emile Henry y lo espolvoreamos con una de las cucharadas de azúcar. Reservamos.

3. En un bol amplio dispondremos las nectarinas cortadas en láminas, las frambuesas, la ralladura, el zumo de lima y una cucharada de azúcar. Mezclamos con cuidado de no romper las frambuesas y dejamos macerar unos minutos mientras preparamos la crema.

4. Para la crema simplemente disponemos los huevos, los 100 gramos de azúcar, la esencia de vainilla, la harina, la nata, la leche y la pizca de sal en el vaso de la batidora. Batimos hasta conseguir una crema uniforme.

5. Una vez lista la crema distribuimos la fruta en el molde y la cubrimos con la crema.

6. Por último, horneamos durante 40-50 minutos o hasta que la crema esté totalmente cuajada, lo podremos comprobar pinchando en el centro con un palillo para ver si éste sale limpio.

7. Una vez ha cuajado el flaugnarde lo retiramos del horno, lo dejamos templar unos minutos y lo espolvoreamos con azúcar glas.

El flaugnarde, al igual que el clafoutis, se puede tomar frío o templado, ¡cómo más te guste!

 

Seguir leyendo »

Baguettes de tradition

Publicado el Jul 12, 2015. 3 comentarios

¡Empezamos la semana con muy buenas noticias! Dado que muchos de vosotros tenéis ganas de aprender a hacer pan en casa, Eva, autora de Bake-Street, ha aceptado participar en nuestro blog para animaros a emprender este delicioso viaje al mundo panadero: nos trae una receta básica para hacer baguettes en casa. Os animo a leerla, a seguir los consejos que nos da y a saborear un delicioso pan hecho en casa!

 

Hacer pan en casa es una de las cosas más agradecidas y satisfactorias que conozco. No solo es un proceso que nos relaja, sino que además, nos permite disfrutar de pan artesano y recién hecho cada día.


Al principio de empezar esta maravillosa aventura en vuestras casas, os recomiendo que os iniciéis con panes de levadura o prefermentos sencillos tipo poolish o esponja. Una vez que os encontréis cómodos con este tipo de panes, ya podréis dar paso a los de masa madre.

Vamos a ver como elaborar unas baguettes de tradition, las más sencillas en cuanto a proceso y uso de ingredientes.

La baguette es un pan que gusta a todo el mundo, de corteza muy fina y crujiente, con un sabor y aroma muy característico, además de una miga muy suave y esponjosa. Si a todo esto le sumamos que en unas 5 horas máximo podremos disfrutar de ellas, creo que poco más podemos decir… sin duda merece la pena ¡y mucho!

Observaréis que la receta que os dejo a continuación posee poca cantidad de levadura, no la aumentéis para poder terminar antes el proceso. Un pan elaborado con poca levadura se mantiene más tiempo fresco que uno que lleve mucha cantidad, además de hacerlo mucho más saludable y sabroso.

El proceso de formado quizás no quede perfecto en la primera elaboración, pero recordad que el pan es práctica y cuantos más panes hagáis, mejores os saldrán.

Para hornear las baguettes he utilizado el horno cerámico Emile Henry, se trata de un horno muy semejante a un Dutch Oven. En él podemos crear un ambiente perfecto para obtener unas baguettes de miga suave y esponjosa con una corteza muy fina y crujiente.

Al estar elaborado en cerámica, durante el precalentado del horno, permite que el horno de Emile Henry tome mucha temperatura -este paso es fundamental para obtener una gran expansión del pan, volumen, junto con una corteza muy fina y crujiente. Además, al hornearlo en un recipiente cerrado favorecemos la formación de vapor, junto con una previa pulverización sobre el pan, que nos ayudará a obtener mayor volumen y abertura de los cortes.

Si elaboráis la receta con este horno, os recomiendo seguir los pasos que os doy en la receta. Es muy importante que el horno Emile Henry esté previamente precalentado para favorecer un buen horneado de las baguettes además de conseguir una buena expansión del pan y una corteza fina y crujiente.

Este horno cerámico tiene otra peculiaridad, y es que cuando está muy caliente cambia ligeramente de color, pasa de ser rojo a un granate muy oscuro. De este modo podremos saber, cuando lo dejemos enfriar, si sigue caliente.

El resultado son unas baguettes de un sabor y textura extraordinario, ¡ya me lo diréis! Ahora vamos con el proceso.

 

En la foto, horno cerámico para baguettes d'Emile Henry



Ingredientes (para 3 baguettes)

300 g de harina panadera con una fuerza W=180-190
50 g de harina floja de repostería
245 g de agua
0,8 - 1 g de levadura seca ó 2,4 - 3 g de levadura fresca
6,3 g de sal marina
1,7 g de malta tostada


Elaboración

Preparamos la masa de nuestras baguettes:

En un bol amplio añadimos los dos tipos de harina y mezclamos con ayuda de una espátula de silicona. Incorporamos el agua y mezclamos hasta amalgamar completamente ambos ingredientes, no debe quedar ninguna parte de harina seca.

Para mezclarlo podemos hacerlo de manera manual o bien en una amasadora y utilizando el gancho, mezclaremos siempre a la velocidad más baja durante 2 minutos máximo.

Tapamos la masa con un paño de algodón y dejamos realizar la autolisis durante 60 minutos.

Este paso permitirá que la proteína de la harina se hidrate facilitándonos el amasado posterior, además de ayudarnos a obtener un mayor volumen de nuestros panes.

Pasado este tiempo de reposo añadimos la levadura. Os recomiendo utilizar la levadura seca de panadera, se integra mucho mejor en la masa y cuesta menos desleírla. Amasamos bien, realizando el amasado francés, procurando integrarla completamente. Luego incorporamos la sal y procedemos a amasar de nuevo hasta que se integre por completo.

 

¿Cómo se realiza el amasado francés?

Colocamos las manos como palas, con los dedos juntos, de este modo evitaremos dejar huecos por los que se pueda colar la masa. Cogemos parte de la masa por uno de los extremos, como si fuésemos a coger un bocadillo, y apoyando ligeramente los pulgares sobre esta, levantamos la masa hacia arriba y soltamos la masa sobre la superficie de trabajo plegando hacia delante y soltando el extremo que teníamos cogido. Repetimos este proceso varias veces.



El amasado entre la incorporación de la levadura y la sal no deben ser extensos, los justo para distribuirlos en la masa y que no se dispersen por la mesa de trabajo. Para elaborar este pan no debemos amasar concienzudamente, debemos realizar un amasado corto.

Una vez que tenemos integrados ambos ingredientes en la masa, realizamos 3-4 plegados más con el amasado francés e introducimos la masa en un recipiente hermético o bol previamente engrasado con aceite de oliva. Tapamos con su tapa correspondiente o film, para evitar que la masa se encostre, y dejamos hacer una primera fermentación de 3 horas en bloque.

Durante estas 3 horas tendremos que hacer plegados en la masa durante la primera hora cada 20 minutos. Las siguientes 2 horas dejaremos levar la masa sin necesidad de tocarla a unos 27-28ºC máximo.

 

¿Cómo se realiza un plegado?

Pasados los primeros 20 minutos, destapamos nuestro reciente/bol y nos humedecemos las manos con agua fría, de este modo podremos manipular la masa sin que se nos adhiera en exceso.

Con los plegados formaremos una especie de cuadrado con nuestra masa. Imaginemos que nuestro recipiente es cuadrado, es más fácil de visualizar, cogemos uno de los extremos de la masa, levantamos ligeramente hacia arriba y plegamos sobre la masa. Giramos el recipiente 180º, cogemos el otro extremos de la masa y plegamos sobre sí misma.
Giramos el recipiente 90ºC, cogemos el extremo de la masa y plegamos dejando caer la masa sobre sí misma. Finalmente, giramos el recipiente 180ºC, cogemos el último extremos de la masa y plegamos sobre sí misma.

Tapamos y dejamos reposar otros 20 minutos.

Una vez pasado el tiempo de la fermentación en bloque, la primera fermentación, tendremos que preformar nuestras baguettes.



Preformamos y formamos las baguettes:


Enharinamos la superficie de trabajo, no debemos hacerlo muy ligeramente pero tampoco en exceso!, podrán quedar restos de harina entre los pliegues de masa, y volcamos la masa.

Dividimos en tres porciones iguales, serán alrededor de 200 g cada una, y preformamos. Para ello cogeremos cada pieza, serán como pequeños rectángulos, y plegaremos el extremo derecho sobre la masa y después el extremo izquierdo. No debemos ejercer demasiada tensión en las piezas porque se desgasificarían demasiado y el trabajo realizado hasta ahora lo echaríamos a perder.

Tapamos las piezas con un paño de algodón y dejamos reposar de 15-20 minutos.

 

 

Pasado este tiempo, procedemos a formar nuestras baguettes.


Tendremos preparado una couche de lino o en su defecto un mantel de lino o algodón muy amplio, enharinamos generosamente. Reservamos.

Para formar las baguettes es muy importante que, antes de nada, tengamos presente la longitud que nos permite dar el horno Emile Henry a nuestras baguettes, de lo contrario sobresaldrían por fuera y no podríamos hornearlas bien.

Cogemos una de las piezas, dejamos tapadas el resto, y la colocamos frente a nosotros. La masa será, más o menos rectangular y la parte más larga será horizontal a nosotros.

Debemos “enrollar” la masa en tres ocasiones para formar la baguette entera. La mano derecha nos servirá de guía y la mano izquierda irá sellando la masa que “enrollamos”.

Colocamos el dedo pulgar derecho en el extremos superior izquierdo de la pieza de masa, con el resto de los dedos ayudaremos a levantar la masa para enrollarla sobre sí misma.

Debéis tener presente que este paso debemos hacerlo 3 veces, de modo que calculéis visualmente cuanto debéis enrollar.

La mano izquierda irá sellando, nos ayudaremos del dedo índice y corazón, la masa que está siendo enrollada para favorecer el formado y ejercer tensión. Haremos este paso hasta enrollar toda la pieza por primera vez.

Una vez que tenemos realizada esta primera parte debemos repetir el proceso con una segunda vuelta y, finalmente, con una tercera. Al terminar este paso obtendremos un cilindro de masa con el plegado de la última unión mirando hacia nosotros.

Deslizamos suavemente sobre la base de la baguette una rasqueta para separar la masa de la superficie de trabajo en caso de que se haya adherido.

Ahora tendremos que dar algo de longitud a la baguette, recordar no sobrepasar el largo que nos permite el horno.

Colocamos ambas manos sobre el cilindro de masa y, con movimientos suaves y de balanceo, iremos deslizando cada una de las manos hacia los extremos. No debemos insistir demasiado en este paso, podríamos desgasificar la masa y perjudicar el formado.

Cogemos la baguette y colocamos sobre la couche. Repetimos este paso con las otras dos piezas.

Al colocar las baguettes en el lino debemos crear unas huecos levantando la couche entre baguette y baguette. Espolvoreamos un poco de harina por la superficie, tapamos y dejamos levar alrededor de 60-75 minutos.

Si no tenemos pala para trasportar las baguettes de la couche al horno podremos hacer lo siguiente. Colocamos una tira de papel de horno sobre la couche y sobre estas colocaremos la baguette, de modo que una vez que haya levado nos permitirá desplazarla al horno sin tener que manipularla con las manos, ya que corremos el riesgo de estropearla.

No tenemos que dejar levar las baguettes en el horno de baguettes, como se especifica en el manual, porque necesitamos precalentarlo bien antes de utilizarlo para poder obtener buenos resultados tras el horneado.

Cuando queden 45 minutos para hornear las baguettes, precalentaremos el horno de Emile Henry: introducimos el horno cerámico, base y tapadera, sobre la rejilla y en la parte más baja, precalentamos a 250ºC.

 


Pasado el tiempo de levado preparamos nuestras baguettes para hornearlas:

Una vez que hemos precalentado el horno y vayamos a introducir las baguettes, lo ideal es transportarlas sobre tiras de papel sulfurizado o de horno. Será muy cómodo para nosotros poder moverlas sin quemarnos. En caso de que tengas una pala, puedes transportarlas en ella y deslizar sobre el horno de Emile. En ese caso te recomiendo engrasar ligeramente con aceite de oliva y espolvorear harina sobre las cavidades del horno, antes de calentarlo siempre! (a medida que vayas dando uso al horno, los huecos dejarán de adherirse a las barras).

Destapamos las baguettes y procedemos a realizar los cortes antes de pasarlas al horno. Lo haremos con una cuchilla o lame ligeramente humedecida.

Este paso debemos hacerlo justo en el momento previo a hornear, no podemos greñar las baguettes y dejarlas así unos minutos antes de introducirlas en el horno.

Los cortes no deben ser inclinados, son prácticamente rectos y debemos hacer de 3 a 4 cortes en la baguette. Realizamos el primer corte, más o menos en el centro de la baguette con un movimiento rápido y seguro, no debemos dudar ni volver a cortar sobre un corte.
El siguiente deberemos hacerlo a partir de la tercera parte del primero, podríamos decir que más o menos se solapan en altura.

 

En la foto, panes presentados en la cesta de alambre de Kitchen Craft (izquierda), y cuchillo con mango de boj Pallarès.


Una vez que hayamos greñado las tres baguettes, pulverizamos con un poco de agua sobre ellas y las introducimos en el horno cerámico: con mucho cuidado retiramos la tapa del horno cerámico, con unos guantes de horno, y la dejamos sobre una superficie que no pueda dañar, la vitrocerámica por ejemplo. Pasamos las baguettes, lo más rápido posible, al horno de Emile Henry, y los dejamos sobre los huecos. Tapamos de nuevo con la tapa del horno cerámico, cerramos nuestro horno y horneamos durante 10 minutos a 250ºC.

Transcurrido este tiempo, bajamos la temperatura a 240ºC y horneamos 10 minutos más. Finalmente retiramos la tapadera del horno cerámico, siempre con ayuda de unos guantes, y horneamos alrededor de 4-5 minutos con aire a una temperatura de 220ºC.

Es importante que estos minutos finales sean con aire porque nos favorece el dorado homogéneo de las baguettes además de retirar el exceso de humedad favoreciendo obtener una corteza fina y muy crujiente.

Pasado el tiempo de horneado, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


CONSERVACIÓN: Este pan tiene poca vida útil, lo ideal es consumirlo el mismo día que lo elaboramos o congelarlo, muy bien envuelto en film, una vez que ha enfriado por completo. 

 

Seguir leyendo »

Tajine de boquerones

Publicado el Apr 24, 2015. 8 comentarios

Carmen, autora de Yerbabuena en la Cocina, nos transporta hoy al mundo de las especies y la cocción lenta. Lo hace con sus recuerdos y con la receta que hoy nos presenta, preparada en tajine. Estoy convencida que la facilidad y sabor de esta receta os cautivará!

 

 

Hace unos años tuve la suerte de viajar a Marrakech, todavía conservo en mi memoria los colores tan intensos, el olor a especias, y la sensación de vida de aquella ciudad.
Todo Marrakech gira en torno a la plaza Yamaa el Fna, durante el día se llena de gente de lo más variopinta, desde encantadores de serpientes o adiestradores de monos, pasando por dentistas, contadores de cuentos, vendedores de los más dulces zumos de fruta y de los más ricos frutos secos, etc. De noche la plaza se transforma, de repente se llena de color con las miles de lucecitas y cientos puestos de comida inundan Yamaa el Fna, llenando cada rincón con multitud de olores. ¡Realmente todo un espectáculo!

El tajine es un plato tradicional de la cocina del norte de África en especial de Marruecos, Túnez y Argelia, se prepara en un recipiente poco hondo de barro cocido y barnizado cuya tapa cónica, hace que se mantenga el calor y el vapor durante y después de la cocción, ya al condensarse éste en la parte superior de la tapa, cae de nuevo en forma de agua sobre los alimentos, evitando de ésta manera que se resequen y aportando todo su sabor al cocinarse con sus propios jugos.

Existen gran variedad de tajines, tanto de carnes como los de cordero, pollo, ternera, como de pescados, siendo los más habituales los tajine de sardinas o boquerones, o los de verduras. Dependiendo de cada uno se condimentan distintos ingredientes, tanto dulces como salados, miel, frutos secos y especias.

Los tajines de pescado se suelen condimentar con un marinado llamado Chermoula cuyos ingredientes son el cilantro, perejil, ajo, pimienta negra, comino, pimentón, zumo de limón y aceite de oliva. Como imagináis toda una sensación de sabores en un bocado.

Además si como yo, os decidís por ésta tajine de Emile Henry, estaréis apostando no solo por la mejor y más sabrosa de las cocciones, además lo haréis por la manera más saludable y elegante posible gracias al diseño, color y esmaltado. ¡Todo un capricho al alcance de cualquiera!

¡Vamos a por la receta!

 

 

 

Ingredientes

• 1 Kg. Boquerones limpios y quitada la espina central
• 4 Tomates rallados
• ½ Pimiento rojo
• 4 Dientes de ajo machacados
• ½ Cucharadita de pimentón
• ½ Cucharadita de pimienta negra
• ½ Cucharadita de comino molido
• El zumo de medio limón, otro medio para decorar
• Cilantro fresco
• Perejil
• Un chorrito de aceite de oliva virgen
• Sal


Elaboración

Limpiamos, sacamos la espina a los boquerones de modo queden abiertos y secamos. Preparamos la marinada o chermoula mezclando en un recipiente, los dientes de ajo machacados, el pimentón, si os gusta podéis utilizar un poco de picante, la pimienta negra, el comino, el cilantro y perejil bien picado, el zumo de medio limón, la sal y un chorrito de aceite de oliva. Removemos bien.
Ponemos un boquerón abierto y sin espina en la palma de la mano con la parte de la piel hacía abajo, y la parte de donde iba la espina hacia arriba, impregnamos ésta última con un poco de la mezcla anterior, cubrimos con otro boquerón a modo de libro, de manera que la parte de la pieles de los boquerones quede afuera y la de las espinas hacia dentro. Al ir en contacto y ser muy potente de sabor solo añadimos la marinada en uno de los dos boquerones. Pasamos a un plato y reservamos. Así hasta terminar con todos los boquerones.
Rallamos los tomates y colocamos en el tajine, añadimos la chermoula sobrante y removemos para integrar bien. Con cuidado colocamos sobre el tomate los boquerones de la manera más estética posible. Cortamos el pimiento en tiras y el limón en medias rodajas y decoramos alrededor del pescado.
Colocamos la tapa al tajine y llevamos al fuego, primero a fuego medio y a continuación más fuerte. Dejamos cocinar el pescado 15 minutos. Servimos presentado en el mismo tajine.

 

Seguir leyendo »

Ratatouille

Publicado el Mar 26, 2015. 13 comentarios

Tenemos el buen tiempo a la vista, y con él un montón de vegetales de temporada que llenarán nuestra cocina de color y nuestra mesa de comida sana y sabrosa sin grandes complicaciones.

Carmen, autora de Yerbabuena en la Cocina, nos propone una receta tradicional y saludable que estoy convencida os encantará. Propone presentarla con salsa romesco, un acompañamiento ideal para este plato. ¡Buen provecho!

 

 

Cuando pienso en Ratatouille, lo primero que me viene a la mente es la famosa película: recuerdo cuando mis hijos eran más pequeños y cada estreno de Disney suponía todo un acontecimiento en casa. ¿Quién me iba a decir a mí, mientras veía ésta película comiendo palomitas con mis niños, que algunos años después el argumento iba a tener tanto que ver con mi vida actual y la de mis hijos, y que nuestro mundo iba a girar tanto en torno a la cocina?

Pero volviendo a la receta, Ratatouille es un plato procedente de la gastronomía tradicional francesa a base de berenjenas, tomates, calabacín y otras hortalizas, viene a ser el equivalente a nuestro pisto manchego y está muy extendida por gran parte del mundo.

Es un plato nutritivo, saludable y delicioso, que por si solo constituye un excelente primer plato o entrante, una maravillosa cena, o el mejor acompañante de una carne o pescado.

Hay distintas variantes, pero en esta ocasión he optado por la más sencilla, utilizando tan solo vegetales y hierbas aromáticas; eso sí, no he podido resistirme a darle un toque personal y lo he acompañado de una salsa tan rica y nuestra como la romesco.

¿Queréis sorprender a vuestros invitados con un plato rico, sano y colorido? Tan solo necesitaréis unas hortalizas bien frescas, un buen aceite de oliva extra virgen, unas hierbas aromáticas y un poco de gracia a la hora de colocar los ingredientes… Si además tenéis la suerte de hacerlo en una fuente tan bonita y versátil como ésta de Emile Henry, mejor que mejor, ya que disfrutaréis de una cocción lenta y uniforme, de una presentación excelente y mantendréis la comida caliente durante más tiempo. ¡Para mi Emile Henry es sinónimo de calidad y de buen gusto!¡Vamos a por la receta!

 

Ingredientes

2 Berenjenas

2 Calabacines

 2 Tomates

2 Cebolletas

1 Pimiento rojo

1 Pimiento verde

Aceite de oliva virgen extra

Tomillo fresco

Sal

Pimienta negra

Salsa romesco

 

En la foto, la cesta de fruta de Kitchen Craft y la tabla de cortar de madera de olivo de Bérard.

Elaboración

Lavamos muy bien las hortalizas para no correr ningún riesgo ya que las vamos a utilizar con su piel.

Cortamos las berenjenas en rodajas, añadimos un poco de sal y las colocamos en un escurridor para evitar que amargue, mientras seguimos con el resto de las hortalizas. Para cortar en rodajas, podemos ayudarnos de una mandolina para conseguir cortes homogéneos.

Cortamos los calabacines, los tomates y los pimientos en rodajas del intentando que todo sea del mismo grosor que las berenjenas.

Quitamos la primera capa de las cebolletas y las cortamos de igual manera que lo anterior. Lavamos la berenjena y secamos con papel de cocina.

Precalentamos el horno a 180º. Engrasamos la bandeja con aceite de oliva, y disponemos las hortalizas por capas alternándolas de manera que queden un poco levantadas y procurando que resulten armónicas de colorido.

 

 

Una vez colocadas, salpimentamos, añadimos el tomillo fresco y un chorrito de aceite de oliva virgen extra por toda la superficie. Horneamos a 180º durante 25 minutos.

Presentamos en la propia bandeja, montamos el plato poniendo las verduras en forma de milhojas y acompañamos con un poco de salsa romesco.

¡Nuestra Ratatouille ya está lista para degustar!

 

  

Esta es una receta totalmente sana y saludable, si suprimimos la salsa romesco y no abusamos del aceite y la sal, éste ratatouille se convertirá en un aliado ideal para personas con algún tipo de limitación en la alimentación, por ejemplo con hipertensión, sin dejar de disfrutar por ello.

Seguir leyendo »

Quiche de Bacalao, Puerros y Cebolla

Publicado el Mar 19, 2015. 10 comentarios

 Hoy Patri, autora de Sabores y Momentos, nos trae una receta muy versátil, ya que esta deliciosa quiche de bacalao, puerros y cebolla tanto puede valer como parte de un aperitivo o primero plato en una comida familiar, como podrá ser la cena perfecta. Pero además de versátil, resulta muy fácil de elaborar. Dejo que lo descubras tu mismo. ¡A por la receta!

 

 

Ahora que me vais conociendo, os habréis dado cuenta de mi pasión por las tartas saladas, ¿A que sí? Pues es que todos son ventajas cuando de este plato se refiere....Puedes meterles una infinita variedad de ingredientes, es una receta que gusta a todos, se hace de manera sencilla y sin complicaciones, es barata y está deliciosa... ¿alguien da más?

Cuando Claudia y yo organizábamos la agenda de recetas para mi colaboración de este mes, sabíamos que al estar en plena temporada de Cuaresma y en puertas de la Semana Santa, apetecían ingredientes tradicionales de estos días, como es el bacalao. Además, yo personalmente estaba deseando traer una receta horneada en el precioso molde rectangular con base extraible de De Buyer, me fascina su presentación en la mesa pues, de la tarta más humilde, hace un plato estrella en la mesa.

Y así fue como decidí que esta receta de hoy era la más acertada. Y para que la receta fuera perfecta, nada mejor que con la masa quebrada hecha en casa. De verdad creedme, la diferencia es muy considerable entre una quiche elaborada con la masa quebrada del súper y la hecha en casa. Cierto es que a veces solo pensarlo nos da pereza, pero de verdad que se hace en un momento, o la puedes dejar hecha la noche anterior y guardarla en el frigorífico. Así al día siguiente solo tienes que estirar con el rodillo, forrar el molde y hornear 10 minutos antes de rellenar con tus ingredientes preferidos, y en menos de media hora ya tienes una comida sana, rica y llena de propiedades! Dicho esto, os traigo una receta que en casa ha sido un triunfo absoluto.

Además del molde rectangular De Buyer, en estas fotos podéis ver también otros artículos que se han convertido en imprescindibles en mi cocina, como la Skillet de Le Creuset, la tabla de madera de olivo Berard, el cuenco del mortero Emile Henry, y para servir mi quiche a la mesa, la preciosa bandeja cerámica de Emile Henry.

 

 

Ingredientes (para dos tartas en molde rectangular)

Para la Masa Quebrada:

220g de mantequilla sin sal

390g de harina

1 cucharita de azúcar

½ cucharita de sal

50 ml de agua bien fría

 

Para el relleno:

200g de cebolla cortada en juliana

300g de puerro cortado en rodajas finas

2 dientes de ajo

400g de bacalao desalado y desmigado (que sea de buena calidad)

80ml de vino blanco

Aceite oliva virgen

1 nuez de mantequilla

Sal y pimienta a gusto

3 huevos “L”

200ml de nata fresca (15-17% MG)

 

 

Elaboración

Comenzamos desalando el bacalao que en mi caso, como eran trozos limpios de lomo, los tuve 48 horas en agua, cambiando el agua dos/tres veces al día. Seguidamente los desmigamos y revisamos que no lleven espinas.

Vamos a elaborar la masa quebrada, que ya veréis que es de lo más sencillo. En un bol o cuenco grande tamizamos la harina y añadimos el azúcar y la sal. Con un rallador de agujero grande, rallamos la mantequilla cuando aún está bien fría. Con las manos mezclamos hasta conseguir una textura como de migas en la que no queden grumos grandes, esto nos llevará tan solo unos minutos. Seguidamente y muy poco a poco, vamos vertiendo el agua fría con una mano y mezclando con la otra. Y terminamos haciendo una bola lisa (si es para molde redondo) o con forma de rulo (si es para después forrar un molde como el mío). Envolvemos en film transparente y metemos en el frigorífico un par de horas o, como yo, lo dejamos hasta el día siguiente.

En una sartén profunda o cocotte echamos un fondo de aceite de oliva y la nuez de mantequilla y comenzamos a rehogar la cebolla y el puerro a fuego medio durante unos 10-12 minutos. Añadimos el ajo y a los dos minutos vertemos el vino subiendo el fuego para que evapore. Seguidamente añadimos el bacalao desmigado y rehogamos hasta que veamos que el bacalao está hecho. Probamos y rectificamos sal y pimienta. Veremos que el bacalao suelta líquidos, los cuales desechamos pues si dejamos que reduzcan, el bacalao podría quedar muy seco. Apartamos y reservamos mientras batimos los huevos con la nata y pizca de sal y pimienta.

Las cantidades proporcionadas son para elaborar dos quiches. Así que cogemos la mitad de la masa quebrada, la estiramos sobre un papel sulfurado con la ayuda de un rodillo y una vez tenemos el grosor deseado, volcamos sobre nuestro molde y vamos colocando la masa apretando suavemente sobre el fondo y las paredes. Pinchamos con un tenedor y cubrimos con el papel de horno. Colocamos sobre éste unos garbanzos o pesos de cerámica para evitar que se suba y horneamos durante unos 10-12 minutos o hasta que la superficie de la masa esté seca.

 

  

Con la otra mitad de la masa haríamos lo mismo: estirar, pasar rodillo y poner en el molde para hornear. Una idea que os doy es que, si queréis, en lugar de usar ahora un molde rectangular podéis hacer un quiche redondo: yo tengo el de Emile Henry para quiches, pero cualquiera bajito u parecido os servirá. Y sino, también podéis guardar la masa en el congelador para hacer otro quiche otro día, muy bien envuelta en film de plástico durante un mes.

Seguimos con la receta! Una vez horneada la masa, retiramos del horno y rellenamos repartiendo poco a poco con el sofrito de puerro, cebolla y bacalao con la ayuda de una espumadera para no traernos el jugo que quedó en el fondo de la sartén. Seguidamente vertemos el batido de huevo y nata, colocando todo de manera homogénea para que quede bien repartido. Horneamos durante unos 25- 30 minutos o hasta que veamos que el relleno está bien cuajado.

Al sacarla, la dejamos reposar unos minutos antes de servir a la mesa. Espero que os guste!

 

Seguir leyendo »

Garbanzos con arroz y sofrito de pimentón

Publicado el Mar 08, 2015. 2 comentarios

¡Traigo una noticia que de seguro os gustará! Hoy damos la bienvenida como colaboradora en el blog a Beatriz, autora del blog gastronómico To Be Gourmet. Para llegar a todos de la forma más cálida y cotidiana, ha preparado una receta con los ingredientes de a diario y sin excentricidades: nos trae un plato sin dificultad para preparar, pero con un toque especial, sabroso y sano. ¡Bienvenida Beatriz! Disfrutad de la receta! 

 

 

Este es un plato muy cómodo, se prepara rápido y además se puede servir como único ya que las legumbres unidas a los cereales, en este caso el arroz, constituyen una combinación perfecta, pues consiguen formar una proteína de alto valor biológico.

Se trata de una receta de casa de toda la vida, y que siempre me encanta volver a comer. El intenso sabor de la majada de ajo en combinación con el pimentón hacen de este plato un cocido delicioso y que siempre es bien recibido por todos en los días de frío en que apetece comer de cuchara.

En esta ocasión lo he presentado en un recipiente que me parece ideal para emplatar y servir directamente en la mesa. Se trata del molde cerámico de Emile Henry.

 

 

 

Aunque es un molde previsto para hacer deliciosas quiches, me parece precioso como recipiente para utilizar con otro tipo de preparaciones. Al ser cerámico mantiene el calor y evitamos que se enfríe la comida, y así podemos lucir nuestros platos o guisos sobre el mantel y que cada cual se sirva la cantidad que le apetezca.

 

 

Ingredientes

- 350 g de garbanzos

- Una cabeza de ajos

- 120 g de arroz

- Un cubito de caldo de ave concentrado

- Unas ramitas de perejil

- Un par de hojas de laurel

- Aceite de oliva virgen extra

- Sal

 

Preparación

La noche anterior dejamos los garbanzos a remojo en un bol con agua. Al día siguiente los escurrimos y los colocamos en la olla rápida, yo uso de toda la vida la de WMF.

Añadimos un poco de agua, un par de dedos por encima de los garbanzos, y ponemos a fuego medio sin tapar del todo.

Mientras en un mortero majamos el ajo y el perejil con un poco de sal. El de Emilie Henry me gusta mucho porque tiene gran capacidad, es más higiénico que los de madera, y sujeta muy bien el contenido.

 

 

Con una espumadera si la tenéis, y sino con una cuchara, desespumamos el agua en que cuecen los garbanzos para retirar impurezas y vertemos la majada. Añadimos el cubito de caldo concentrado y cerramos la olla. Cuando hayan subido los añillos contamos 7 ú 8 minutos. Apagamos y esperamos a que bajen los añillos del todo antes de abrir.

Abrimos la olla, añadimos el arroz y mantenemos a fuego medio. En una pequeña sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y añadimos dos o tres cucharadas de pimentón. Dejamos que se caliente con cuidado de que no se queme, con uno o dos minutos más que suficiente, y añadimos al cocido.

Esperamos unos quince minutos a que se haga el arroz con la olla destapada. En el último momento rectificamos de sal.

Llevamos los garbanzos al molde de quiche para presentarlos en la mesa. Previamente podemos dejarlo unos minutos dentro del horno a 50º para que esté templado y mantenga aún mejor el calorcito del cocido.

 

 

Un plato suculento y muy completo que va a gustar seguro.

Beatriz

 

Seguir leyendo »

Tarta tatín de fresas y ruibarbo

Publicado el Feb 26, 2015. 5 comentarios

 Para saborear de una forma distinta los frutos que pronto inundarán los mercados y tiendas de frutas, Carmen, autora de Yerbabuena en la Cocina, nos presenta una deliciosa tarta tatín de fresas: se aleja de la típica tarta que incluye manzana, y nos acerca al color y esencia de la romántica primavera. ¡Os recomiendo probar!

 

 

Seguro que casi todos ya habéis oído hablar del origen la famosa Tarta Tatín, que es una variante más de la de manzana. Su peculiaridad reside que es una tarta inversa, es decir, la fruta va en la parte inferior y se cubre con una masa encima, que puede ser quebrada, hojaldre, etc.

El origen se atribuye a las hermanas Tatín, que regentaban el hotel con el mismo nombre en Lamotte-Beuvron. Según la tradición más aceptada, el despiste de una ellas hizo que cocinase más de la cuenta las manzanas y para no desaprovecharlas, las cubrió con una masa encima, las horneó y posteriormente dio la vuelta, dando lugar a ésta variante tan conocida y exquisita de la cocina francesa.

Tanto por sus ingredientes como por su elaboración, la tarta Tatín resulta de lo más sencilla de preparar, con solo azúcar, mantequilla, hojaldre y vuestras frutas favoritas, darán la nota sobresaliente a esa comida, merienda o incluso cena.

En esta ocasión, me he decantado por fresas, disfruto un montón cuando llega ésta época del año y los mercados se llenan de un rojo intenso con ellas, casi se puede respirar que la primavera está a la vuelta de la esquina.

El otro ingrediente que he utilizado ha sido el ruibarbo: su sabor ácido combina a la perfección con las fresas y, aunque no muy conocido en nuestro país, comienza a ser cada día más frecuente encontrarlo en fruterías especializadas, aunque un poco caro; os animo a probarlo, seguro que os sorprenderá.

Y como no podía ser de otra manera tratándose la Tatín de una de mis tartas favoritas, y de tradición francesa, para su preparación he utilizado éste precioso molde de Emilie Henry, tanto por la calidad de sus terminados como por sus diseños a cada cual más bonito, ésta firma de moldes cerámicos es una de mis favoritas. Además con él tendréis dos en uno, ya que en él podréis preparar el caramelo, seguidamente llevarlo al horno y como colofón presentar ésta magnífica tarta en la bandeja incluida… ¡IMPOSIBLE RESISTIRSE A TANTA GENIALIDAD!

 

En la foto, la cesta para fruta de Kitchen Craft

 

Ingredientes: (Molde 30 cm)

500 g. Fresas

300 g. Ruibarbo

200 g. Azúcar

50 g. Mantequilla

1 Plancha de hojaldre comprada

 

Elaboración:

Lavamos las fresas, las secamos y las cortamos longitudinalmente. Lavamos el ruibarbo y lo cortamos en trozos de unos 4 centímetros (no hace falta quitar las hebras, al cocinarse se deshacen y son imperceptibles).

Ponemos el molde en el fuego y añadimos el azúcar reservando un par de cucharadas y la mantequilla cortada en trocitos, dejamos cocinar a temperatura media hasta que veamos que el conjunto se vuelve de un tono dorado o color toffe. Retiramos del fuego y dejamos entibiar.

Precalentamos el horno a 180º. Colocamos las fresas en el molde de manera que la parte lisa de las fresas quede hacia arriba, y la curvada en contacto con el caramelo. Alternamos con el ruibarbo de forma decorativa. No os importe que queden un poco montados, al cocinarse, mermarán un poco y es conveniente que no haya huecos.

 

 

Horneamos a 170º durante 20 minutos, cuando haya pasado la mitad del tiempo, espolvoreamos el azúcar reservado y continuamos la cocción.

Pasado este tiempo, estiramos un poco el hojaldre con el rodillo. Sacamos el molde del horno y adaptamos el hojaldre en él, remetiéndolo alrededor cuidando de no mover la fruta. Con el excedente del hojaldre hacemos un reborde alrededor.

Horneamos a 170º alrededor de 20 minutos o hasta que veamos que el hojaldre está dorado. Apagamos el horno y dejamos la tarta unos 10 minutos dentro del horno con la puerta entreabierta para que el caramelo y los jugos de las fresas al templarse un poco se concentren.

Sacamos y damos la vuelta a la tarta con cuidado de no quemarnos con el caramelo. Presentamos tal cual o acompañada de creme fraîche o helado y servimos inmediatamente.

 

Seguir leyendo »

Quiche de endivias y puerros, inspirado en el libro de Julia Child

Publicado el Jan 18, 2015. 8 comentarios

Patricia, autora del blog gastronómico Sabores y Momentos, nos presenta una receta que gustará a pequeños y mayores: un quiche muy saludable de endivias y puerros. Se ha inspirado en las recetas de Julia Child, a quien como bien sabéis tenemos en gran admiración. Así que sólo queda una cosa por decir: bon appétit!

  

 

Acabo de cumplir 3 años como bloguera, parece que fue ayer. Se me ha pasado volando, lo que significa que lo he disfrutado y vaya que si lo he disfrutado y lo saboreo cada día, con cada receta que comparto con vosotros. Y compartiendo a través del blog de Claudia & Julia sois muchos más los que me conocéis y probáis mis recetas, así es que desde aquí os doy las gracias también!

Hace frío, bastante frío por aquí y por muchas otras zonas del norte de nuestro país. Y un plato que cocino mucho estos días es la Quiche. Admite muchos rellenos y es muy versátil, pero lo que más me reconforta es que prepararla significa tener el horno encendido y que mi cocina huela a verdura y a masa horneada.

He publicado varias recetas de estas deliciosas tartas saladas a lo largo de estos tres años, pues en casa nos encantan, así cuando el maravilloso libro de Julia Child cayó en mis manos, unas de las recetas que sabía que ella bordaría eran las de las quiches. Así cuando vi la de puerros pensé en el delicioso sabor del puerro junto con la mantequilla, pochado y después horneado…mmmm….Pero cuando vi la de endivias ya no pude resistirme! Con lo cual, como no podía ser de otra manera, os traigo la de endivias pero con ese toque irresistible del puerro.

 

 

No sé si muchos de vosotros conocéis algo de la historia de Julia Child, tengo que reconocer que es fascinante, os recomiendo ver la película basada en su vida "Julie & Julia" (protagonizada por Meryl Streep y Amy Adams), pero lo que seguro os recomiendo, si os gusta la cocina, es que os hagáis con su libro "El arte de la cocina Francesa" pues es una de esas joyas de la cocina que se disfruta página a página y que, en mi caso, me lo estoy leyendo como si fuera una novela por la maravillosa forma que tiene de hacer sencillas las recetas que pueden no parecerlo. Reconozco que estoy enganchada y que disfruto con cada receta que pruebo de él, aunque como en ésta, después le de mi toque.

Para esta receta he elegido por supuesto, uno de los preciosos moldes de Emile Henry, el molde cerámico ondulado para pasteles Emile Henry. Quienes tenéis las suerte de tener alguno en vuestras manos, sabéis que no hay nada comparable, son joyas para toda la vida. Tengo la suerte de tener ya varias piezas que he ido atesorando con los años y no sólo es un lujo cocinar con ellas, sino que llevar nuestros platos a la mesa servidos en ellas hace que nuestros platos luzcan mucho más! Vuestra mesa quedará preciosa con una sencilla receta horneada en estas preciosas joyas!!

Vamos entonces con la receta que estoy segura de que os encantará! Para la quiche necesitamos una buena pasta brisa, tierna y crujiente que tenga sabor a mantequilla que aconsejo realizar en casa, aunque si vamos mal de tiempo siempre podemos utilizar la masa brisa que venden en el supermercado. Yo igualmente os dejo la receta para el día que os apetezca probarla.

 

 

Ingredientes para la pasta brisa:

2 tazas de harina

1 cucharadita de sal

1/4 cucharadita de azúcar

170g de mantequilla bien fría y cortada en cubitos

4 cucharadas de margarina vegetal bien fría

1/2 taza de agua fría.

 

Ingredientes para el relleno de la quiche:

3 endivias laminadas en aros finos

1 puerro laminado en aros finos

1/2 taza de agua

1 cucharadita de sal

40g de mantequilla

4 huevos M

200 ml nata líquida

Una pizca de nuez moscada

Una pizca de pimienta recién molida

100g de queso gruyer o emmental

 

Elaboración:

Para elaborar la pasta brisa a mano, hay que trabajar con rapidez ya que no queremos que la mantequilla se ablande. Ponemos la harina, sal, azúcar, mantequilla y margarina en un cuenco grande y mezclamos con la punta de los dedos con rapidez hasta que la mezcla queda desmenuzada en fragmentos pequeños. Añadimos el agua y mezclamos deprisa con la mano (si vemos que necesitamos una cucharada más de agua, la añadimos). Apretamos con firmeza la masa (tiene que quedar junta, maleable pero no pegajosa) y le damos forma de bola.

Ponemos la masa en la mesa previamente enharinada y con la base de la mano apretamos rápidamente la masa deslizándola hacia delante, con lo que la grasa y la harina terminarán de mezclarse completamente. Volvemos a juntar la masa y volvemos a dar forma de bola. La espolvoreamos de harina y envolvemos con un papel encerado para meter al congelador durante una hora, o si se prefiere podemos dejarla en la nevera toda la noche.

Es importante estirar la masa con mucha rapidez, así pondremos la masa en la mesa donde vamos a trabajarla previamente enharinada y con un rodillo vamos golpeando si está muy fría y estirando para formar un círculo mas o menos plano. Ayudándonos de harina vamos estirando con el rodillo en el centro desplazando la masa hacia delante y hacia atrás con firmeza pero con suavidad. Vamos levantando la masa y dando vueltas, girándola y pasándole el rodillo hasta darle forma de un círculo de unos 2mm de grosor. Debemos utilizar la masa en cuanto se haya estirado para que no se ablande.

Enrollamos la masa con el rodillo y la desenrollamos encima del molde, apretamos ligeramente la masa en el fondo del molde y vamos cubriendo las paredes dejando que las sobrepase unos 3-4mm para que éstas queden más sólidas. Recortamos el exceso de masa pasando el rodillo por la parte superior del molde y con los pulgares vamos apretando la masa para crear un borde uniforme. Para que las paredes no se nos desmoronen, podemos utilizar un papel de horno lleno de un puñado de legumbres secas, así el peso de estas mantendrá la base bien sujeta al molde durante el tiempo de cocción. En el horno precalentado a 200º horneamos durante unos 7-10 minutos o hasta que se haya dorado un poco. Sacamos, retiramos el papel con las legumbres y volvemos a meter un par de minutos más. Sacamos y sin apagar el horno, preparamos nuestro relleno.

 

 

 En una olla hervimos las endivias y puerros con el agua, la sal y la mantequilla a fuego moderado hasta que casi no quede líquido. Reducimos el fuego y dejamos unos 20 minutos más hasta que la verdura está muy tierna.

En un cuenco, batimos los huevos junto con la nata y los demás ingredientes. Añadimos poco a poco el puerro y la endivia ya tiernas, probamos de sal y extendemos sobre la base ya horneada. Horneamos durante 25-30 minutos en la parte superior del horno a 180º hasta que haya subido y se haya dorado.

 

 

 Esta quiche está tan rica caliente como fría, con lo que os servirá tanto para invierno como para un picnic de verano!! Espero que os haya gustado!

 

 

Seguir leyendo »

Brioche del pobre

Publicado el Jan 01, 2015. 7 comentarios

Muchos nos hacemos el pan en casa, o acostumbramos a elaborar distintas recetas de repostería. Pero pocos hemos probado de preparar nuestros propios brioches. Miriam, bloguera gastronómica de El Invitado de Invierno y experta en todo lo que el pan se refiere, nos propone hoy prepararlo. Ha usado en esta ocasión el molde cerámico ideal para brioche de Emile Henry. A continuación os cuenta cómo hacerlo.

 

Quizá no deberíais pensar que el brioche es lo que os venden en la mayoría de las tiendas, no, no, no. El brioche es un bollo maravilloso con toneladas de huevos y mantequilla, que si está hecho con cariño y corrección huele que alimenta, y tiene un gusto fantástico. Y no necesita estar cubierto de pringosos glaseados ni nada parecido para lucir como debe. Unas pinceladas de huevo para que brille, quizá un poco de azúcar granulado y listo.

Esto de brioche del pobre viene de que según la cantidad de huevos y mantequilla con que se enriquezca la base nos costará más o menos dinero el bollo. Y nos costará más o menos amasarlo también, porque cuanta más grasa lleve la masa menos manejable es. Por lo tanto este es el brioche más fácil que podemos hacer; la receta procede del libro de Peter Reinhart El aprendiz de panadero.

 

 

 

Ingredientes

Prefermento: 65 g de harina panificable, 5 g de levadura seca de panadería (o 15 g de levadura fresca), 120 ml de leche entera.

Masa final: Prefermento, 3 huevos grandes (unos 190-200 g), 30 g de azúcar, 10 g de sal, 400- 420 g de harina panificable, 120 g de mantequilla ablandada, 1 huevo para pintar.

 

Elaboración

Empezamos por preparar el prefermento. Mezclamos todos los ingredientes, tapamos y dejamos que fermente. Al cabo de un tiempo estará levado y burbujeante (el tiempo para que lo veáis listo dependerá mucho de la temperatura de la cocina y del estado de la levadura, pero con esa cantidad de levadura puede tardar alrededor de una hora aproximadamente).

Cuando el prefermento esté listo le agregamos los huevos, el azúcar y la sal, y mezclamos bien. Seguidamente ponemos la harina (empezando por los 400 g) y mezclamos bien. Empezamos a amasar, a mano o con un robot o panificadora; obtendremos una masa más bien dura, pero no temáis porque luego al añadir la mantequilla se afina mucho. Si la masa está demasiado pegajosa le añadiremos algo más de harina.

Amasamos un minuto y dejamos reposar la masa, siempre tapada, unos 10 minutos. Repetimos el amasado corto y otro reposo igual. Entonces empezamos a añadir la mantequilla ablandada (ojo, ni derretida ni pomada) en trozos, hasta que la masa la haya absorbido toda.

A partir de aquí amasamos en periodos de 1-2 minutos, con descansos entre ellos de 10-15 minutos, tantas veces como sean necesarias para obtener una masa lisa y elástica, por lo menos cuatro. Hacemos una bola con la masa, la pasamos a un cuenco aceitado, la tapamos y dejamos que doble el volumen.

Cuando haya doblado la pasamos a la encimera, la apretamos bien con la mano para quitarle las burbujas y la dividimos en dos porciones iguales. Moldeamos las porciones según el molde que vayamos a usar; podemos moldear en forma de brioche à tête como el de las fotos (aunque a mí esta vez la tête o cabecita me ha quedado un poco desparramada), para lo cual hacemos una bola con 2/3 de la masa, que pondremos en el molde. Con el tercio restante hacemos la bolita pequeña, que moldearemos en forma de lágrima. Para unir ambas porciones de masa hundimos un dedo en la bola grande, haciéndole un hueco en el centro donde introduciremos el pico de la lágrima, casi hasta tocar el fondo del molde. De nuevo dejamos que fermente la masa; en este segundo fermentado debe casi triplicar su volumen.

Cuando la masa esté bien levada pincelamos con huevo batido y metemos los moldes en el horno precalentado a 210° (sin aire) con calor inferior y cocemos los brioches 20 minutos. Al cabo de ese tiempo habrán subido y bajamos la temperatura a 180°; cocemos otros 15 minutos. Si se nos doran en exceso podemos taparlos con un papel de aluminio.

Cuando estén hechos los sacamos y cuando los moldes se puedan manejar los desmoldamos y los ponemos a enfriar sobre una rejilla.

 

Seguir leyendo »

Tajine de pollo con limones confitados, hinojo y aceitunas

Publicado el Dec 18, 2014. 1 comentario

Cuando estás preparando una comida familiar, a veces cuesta salirse de los platos habituales de estas fechas. Si quieres una propuesta original, Virginia, autora del blog gastronómico Sweet&Sour, nos hace una para ese día que resultará económica pero bien sabrosa. Se trata de un tajine de pollo al limón muy especial, con limones confitados.  

Ya sabes que cocinar en tajine es sinónimo de un resultado jugoso, tierno y con un estallido de sabores. Virginia le da su toque especial gracias al limón, pero también al hinojo y las aceitunas. ¡No os perdáis su propuestas!

 

 

 

Estamos casi a las puertas de Navidad, y yo al menos, sin haberlas comenzado, ya estoy saturada de recetas típicamente Navideñas, llenas de frutos secos, foie y grandes piezas como pavo, salmón, mariscos... Así que aquí os va otra propuesta mucho más novedosa, pero no por ello menos sabrosa, ya que tiene el toque marroquí que le dan los limones confitados y las especies, junto al punto anisado del hinojo. Un tajine de Pollo, pero no uno cualquiera, un clásico de la cocina marroquí, que lo mismo os servirá para presentar en una comida o cena navideña menos convencional, como para una de esas reuniones de amigos en que os queráis lucir con algo especial, pero nada caro.

 

 

El Tajine de pollo con limones confitados y aceitunas, como os digo, es un clásico de la cocina marroquí. Y que mejor forma de preparar este clásico, que haciendo uso del Tajine cerámico de Emile Henry, que además de proporcionarnos una cocción con los productos en sus propios jugos, y a fuego lento, permite llevarlo a la mesa en el propio Tajine, conservando el calor durante mucho tiempo y con una presentación de 10.

De hecho hay muchos Tajines que sirven para cocinar, pero a la hora de presentarlos en la mesa, se quedan un poco “cojos”. Esto no nos ocurrirá con el Tajine de Emile Henry, porque combina a la perfección tradición y modernidad. Conservando la forma tradicional del Tajine, pero introduciendo unos materiales y colores modernos y actuales, que además garantizan su uso en distintas fuentes de calor sin sufrir desperfectos.

Vamos con la receta que es sencilla.

 

 

Ingredientes

  • 1 pollo de granja cortado en octavos
  • 300gr de aceitunas moradas
  • 1kg de hinojos
  • 2 limones confitados pequeños
  • 2 cebollas (yo añado cebollas moradas de Zalla)
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 250ml de agua
  • 1/2 cucharadita de azafrán
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo o fresco rallado
  • 1 cucharadita de semillas de anís verde
  • 1 cucharadita de sal (si es necesario)

 

Preparación

 

  1. En primer lugar cortamos el pollo en octavos, si no lo ha hecho ya el carnicero. Limpiamos el hinojo, le retiramos las hojas y lo cortamos primero en dos y luego en cuartos. Cortamos la cebolla en láminas finas, pelamos, machacamos el ajo y finalmente cortamos los limones confitados en cuartos.
  2. Ponemos nuestro tajine a fuego bajo, para que vaya tomando calor poco a poco, como si se tratara de una cocotte. Añadimos el aceite de oliva y cuando esté bien caliente, añadimos los trozos de pollo para que se doren. Cuando estén a medio dorar, añadimos las láminas de cebolla, el ajo machacado y un limón confitado cortado en cuartos.
  3. Cuando esté todo bien doradito, añadimos los 250ml de agua (1 taza) alrededor de los ingredientes, el azafrán, el jengibre y el anís.
  4. Llevamos a ebullición, probamos y rectificamos de sal. Si está muy salado añadimos un pelín más de agua, y si está soso un pelín de sal. Esto tiene su razón de ser, ya que los limones confitados son salados de por sí, y aportan esa sal al guiso.
  5. Tapamos nuestro tajine y dejamos cocer a fuego lento durante unos 35 minutos.
  6. Pasado ese tiempo agregamos el hinojo, el resto del limón confitado y las aceitunas. Cubrimos y dejamos cocer otros 20 minutos más.
  7. Servimos caliente, acompañado de más aceitunas y limones confitados.

     

    Un plato sencillo y muy mediterráneo, con el punto marroquí que le aportan los limones confitados, que sorprenderá a vuestros comensales porque ni os imagináis el punto tan especial y rico que aporta esta mezcla de sabores. Si os gusta la gastronomía marroquí, este es un plato que no debéis dejar de probar.

     

     

     

    Consejos:

    - A la hora de calentar el tajine hacedlo como si se tratara de una cocotte, a fuego lento hasta que alcance temperatura. El tajine es un útil de cocina que, cambiando el material y la forma que le aporta sus peculiaridades, viene a tener características similares a una cocotte; tened en cuenta que en el Norte de África no abundaba precisamente el hierro, pero si el barro, económico y al alcance de todos los bolsillos. Con esa tapa cónica, que permite mantener el calor y regresar fácilmente los jugos al guiso, consiguen cocinar los alimentos sin prácticamente agua, en sus propios jugos y a fuego lento. Esta cocción le da un sabor y textura especial a los platos.

    - Si tenéis vitrocerámica os aconsejo usar el difusor, yo he usado este tajine sin él y no se me ha resquebrajado, es de calidad y se nota. No es una simple cerámica, pero es una precaución que suelo tomar, porque le tengo mucho cariño y no me gustaría llevarme sorpresas.

    - Los limones confitados marroquíes los podéis preparar vosotros mismos, en breve os daré la receta, pero sino en las tiendas árabes o regentadas por marroquíes, son fáciles de conseguir.

    - En caso de no conseguirlos, sustituirlo por el zumo de un limón y la corteza de limón hervida por tres veces, retirando cada vez el agua, para quitar el amargor que pudiera aportar. No es lo mismo, pero dará ese toque sutil a aroma de limón, que este plato agradece tanto. Eso sí, al no incorporar los limones confitados que son salados, no os olvidéis añadir sal al guiso.

    - Es importante utilizar aceitunas moradas -son más jugosas, se mantienen bien durante la cocción y dan un sabor característico. Otras aceitunas que podéis utilizar son la aceitunas griegas Kalamata, dan un resultado fabuloso.

     

    A disfrutar.

    Seguir leyendo »

    Origen y curiosidades de la tarta Tatin

    Publicado el Feb 21, 2014. 0 comentarios

    ¿Quién no ha disfrutado con una deliciosa tarta Tatin? Es una variante de la tarta de manzana, en que las manzanas han sido caramelizadas antes de incorporar la masa. Lo más peculiar es que es una tarta que se prepara al revés: las manzanas se colocan debajo y se cubren con la masa.

    ¿Cómo surgió la idea de esta tarta? La historia dice que fue creada por accidente en el ‘Hotel Tatin’ en Francia en el año 1889. El hotel era propiedad de dos hermanas, Stéphanie Tatin y Caroline Tatin. Una de ellas cocinó más manzanas de la cuenta y para no desperdiciarlas, colocó la pasta encima y la horneó. Seguidamente le dio la vuelta con cuidado y de esta forma surgió esta tarta tan especial.

    Este postre triunfó entre todos los clientes del hotel. Uno de ellos, un repostero parisino, se quedó maravillado con el sabor de aquella tarta y pidió a la cocinera que le contara la receta.

    Un tiempo después la tarta se encontraba en la carta del restaurante de París donde trabajaba el pastelero que en homenaje a las hermanas que le contaron el secreto de su preparación, le puso el nombre de tarta Tatin.

    Hoy en día, la tarta Tatin es un clásico de la gastronomía francesa.

                                                                Foto: Molde tarta Tatin de Emile Henry

    Este postre es uno de los que más preparo porque es fácil de hacer y gusta mucho. Lo hago con el molde de Emile Henry, especial para tarta Tatin, que me permite hacer la receta completa.

    En primer lugar hago el caramelo directamente en el fuego y después horneo en el mismo plato. Finalmente desmoldo y presento la tarta incluida en la bandeja. ¡Todo en uno!

    Además este molde me permite cocinar otras recetas como arroces, porque puedo mantener las propiedades de difusión del calor de la cerámica y consigo una presentación genial en la mesa. Se puede usar en todo tipo de fuego o sistema de calor, y lo puedo limpiar en el lavavajillas.

    En mi sección de recetas encontraréis cómo preparo la tarta Tatin original, la de manzana. Cabe decir que es una de las recetas más versionadas: existen muchísimas variedades con todo tipo de frutas e incluso saladas. En el blog de Los Tragaldabas, he encontrado esta fantástica versión: Tarta Tatin de tomates cherry que me parece una idea genial y pinta que tiene que ser una auténtica delicia.

    ¿Tenéis alguna versión de la tarta Tatin? Me encantaría conocer vuestras recetas o algunos trucos para darle un toque diferente a este postre tan mítico.

     

    Fuentes: Wikipedia y El blog 'Los Tragaldabas'.

    Seguir leyendo »

    Hacer pan en casa, más fácil de lo que parece

    Publicado el Feb 05, 2014. 0 comentarios

    No hay nada como empezar el día despertándome por la mañana y sentir el aroma del café acabado de preparar. ¿Cómo hago de este momento un auténtico sueño? Preparándome un buen desayuno con pan recién hecho en casa. ¡Pan casero, crujiente y hecho en un plis!

    La satisfacción que me provoca el hecho de comer el pan que he amasado con mis propias manos, es indescriptible. 

    Yo utilizo el horno cerámico para pan de Emile Henry y los resultados son magníficos:  Un pan con una corteza firme y crujiente con unas rebanadas súper esponjosas, suaves y el aroma... ¡es totalmente irresistible! 

    El secreto de este horno está en su horneado: la tapa en forma de cúpula recrea las mismas condiciones de un horno tradicional de pan. Os dejo una pequeña muestra de esta genialidad de la cocina.

                                                 Foto: Horno cerámico para pan de Emile Henry

    Hay otras opciones muy fáciles y prácticas para preparar nuestro pan. Con una panificadora: sólo tenemos que introducir los ingredientes en la cubeta e indicar la hora que queremos tener el pan hecho. La panificadora amasa el pan, deja reposar la masa y finalmente lo cocina dentro de la misma panificadora para que esté listo a la hora prevista. 

    He probado la panificadora Princess, con la que también he amasado pasta o he hecho melmelada y la panificadora Moulinex, que tiene un accesorio especial para cocinar baguettes. Tengo que decir que las dos me han dado excelentes resultados. 

    ¿Sabéis qué además se puede hacer pan con nuestras cocottes? Cómo ya os he contado en otras ocasiones, la cocotte tiene la virtud de repartir uniformemente el calor a los alimentos, lo que favorece una cocción homogénea de éstos. De manera que la cocotte reproduce las condiciones de un horno para el pan. Cada día estoy más y más contenta con mi cocotte y con todo lo que puedo cocinar con ella.

     

                                                           Foto: Pan en cocotte

    Os recomiendo un libro: Pan Casero, dónde encontraréis recetas de pan casero. El autor nos explica de una manera muy sencilla todo lo que ha aprendido en estos años dedicados a elaborar pan en casa, mientras enseñaba a cientos de personas a hacerlo.  

    Podéis preparar todo tipo de pan, con semillas, con aromas, con diferentes sabores... Además para las personas alérgicas a algun alimento o quién sea celíaco puede tener toda la seguridad que come pan totalmente natural y sin ningún aditivo.

    Cómo podéis ver, hacer pan en casa es algo que podéis hacer en casa en muy poco tiempo y sin ninguna dificultad. 

    Me fascina experimentar y cocinar nuevas recetas. Tener en casa todo tipo de panes caseros al gusto de mi familia es todo un lujo. Os adjunto una de mis recetas favoritas que preparo con mi horno Emile Henry. ¡Ya me diréis qué tal os ha salido!   

     

     

    Fuentes: Mi propia experiencia y el blog Per Sucar-hi pa.

    Seguir leyendo »

    Cocinar con cerámica Emile Henry

    Publicado el Nov 27, 2013. 4 comentarios

    La borgoña es una preciosa región francesa famosa por los excelentes vinos que se cultivan en su tierra caliza, rica en minerales. Esta misma tierra, y la arcilla que produce, es la que Jacques Henry usaba en el pequeño taller cerámico que fundó en 1850 en Marcigny, en el sur de la Borgoña.

    Hoy en día, Emile Henry sigue produciendo cerámica usando la misma arcilla en Marcigny. La empresa es mundialmente reconocida como el mejor productor de Francia de utensilios de cerámica para la cocina de Francia pero se mantiene en manos de la familia Henry y sigue un proceso de fabricación artesanal que deja su sello en todos sus productos.

    En el vídeo que te invito a ver para conocer mejor cómo se fabrican los utensilios de Emile Henry, puedes ver (justo al principio) la sexta generación de Emile Henry. Jean-Baptiste Henry, un joven de 34 años que actualmente le da un carácter elegante y muy próximo a la empresa. He tratado en varias ocasiones con Jean-Baptiste y realmente es una persona culta, muy capaz y con las ideas muy claras de dónde quiere llevar a Emile Henry.

     

     

    ¿Qué te ha parecido el video? Precioso. Es una muestra del cariño que pone Emile Henry a todas sus creaciones y piezas. A veces nos preguntamos qué hace diferente una receta de otra cuando usamos los mismos ingredientes, el mismo tiempo de cocción, los mismos pasos. Con cariño y usando utensilios de cocina verdaderamente auténticos se consiguen los mejores resultados. Emile Henry consigue unir tradición, calidad y respeto por la cocina.

    Cada pieza es fabricada artesanalmente con las dimensiones correctas, la profundidad correcta para cocinar y hornear perfectamente nuestras recetas. Además, la cerámica reparte de forma gradual y homogénea el calor garantizando una cocción saludable y deliciosa ya que los alimentos no sufren cambios bruscos de temperatura conservando mejor sus sabores y propiedades nutricionales.

     

     

    Gracias a su proceso de fabricación único con una cocción a 1100ºC, los utensilios de cerámica Emile Henry tienen un acabado muy resistente a los golpes que se producen en la cocina y a los cambios de temperatura. Podemos llevar un utensilio Emile Henry del congelador a nuestro horno precalentado a 250ºC o directamente al microondas. Su vitrificado es tan duro que podemos cortar nuestras preparaciones directamente en una fuente o cacerola Emile Henry.

    Emile Henry también ha desarrollado una gama de cocottes, cazuelas y tajines denominada "Flame" con una base termo-difusora que se puede usar en cualquier tipo de fuego: gas,electricidad, vitrocerámica o incluso inducción con el disco especial Emile Henry. Además siguen siendo utensilios ligeros, de fácil manipulación que pueden incluso limpiarse en el lavavajillas.

     

     

    También me gustaría destacar los utensilios de cocina de Emile Henry como el reposa cucharas, el salero, el mortero o la aceitera. Son piezas preciosas, muy resistentes y mucha funcionalidad. El mortero Emile Henry, con su acabado interior rugoso, es uno de los mejores morteros que hemos probado. La aceitera,aparte de preciosa, tiene la gran ventaja de que conserva todo el sabor y propiedades del aceite ya que evita que le de la luz, uno de los principales enemigos del aceite.

     

     

    Y para mis reposteras... ¡Cómo me voy a olvidar de los moldes para tartas y pasteles! Más de una que está leyendo este post ya lo tiene en casa y me gustaría que nos explicaras tu experiencia. ¡Me encanta cuando me enviáis vuestras recetas! Es un gusto y un placer enorme trabajar con estos utensilios ya que además cocinan perfectamente nuestros pasteles ya que mantienen un perfecto nivel de humedad al contrario de los moldes de silicona o aluminio.

     

     

     

    Otra de las caracteristicas de Emile Henry es la innovación y su interés en diseñar utensilios que nos ayuden a conseguir resultados perfectos en la cocina. Emile Henry dispone de utensilios específicos para hacer fondants, flanes, tarta tatin, crema catalana, caramelo, soufflé o cocinar pizza casera¡Mi hijo mayor siempre me pide mi famosa pizza 4 quesos que ni os imagináis como me queda! Podéis oler el roquefort desde aquí. La última creación de Emile Henry es una campana para cocer pan en nuestro propio horno. Esta campana recrea las condiciones de humedad de un horno tradicional por lo que nos quedará un pan perfecto, tierno por dentro y crujiente por fuera.

     

     

    Por el momento estas son algunas de las bondades que quería explicaros sobre la cerámica de Emile Henry. Si tienes cualquier pregunta puedes escribirme bajo este post, en Facebook o Twitter @ClaudiaAndJulia

    Seguir leyendo »