Helado de arroz con leche

Publicado el Jun 25, 2017. 3 comentarios

El rey del verano es sin duda el helado, y la receta que nos trae Rosa, autora de Pemberley Cup&Cakes, te va a encantar: un sabor de siempre, el del arroz con leche, convertido en refrescante helado casero. Ve sacando la cuchara, ¡En casa no quedará ni pizca!

 

Estrenamos un nuevo verano y no podía faltar un rico helado casero en el blog para recibirlo de la mejor manera posible. El primer paso estaba claro, helado sería, pero después de solventar la cuestión inicial surge el inevitable dilema ¿qué sabor será el elegido para el momento tan esperado por muchos? Ante la duda yo lo tengo claro, un sabor tradicional, de siempre, nunca falla. Y así fue como comenzó a tomar forma este helado de arroz con leche que tanta ilusión me hace presentaros.

Para empezar, y pese a que se trata de una receta sencillísima de hacer con ingredientes de lo más común, permitidme que haga hincapié en un aspecto que me parece muy importante. Y es que contar con materia prima de buena calidad marcará definitivamente la diferencia en el resultado final de nuestro helado. Así que veréis que os indico con detalle el tipo de ingredientes que yo he utilizado para conseguir ese sabor tan entrañable y reconocible que esperamos de un postre tan nuestro.

Cierto es que para llegar a disfrutar de este fabuloso helado de arroz con leche, primero habremos de preparar el arroz con leche propiamente dicho. Para facilitar y abreviar las cosas, en este primer paso he optado por utilizar mi olla rápida WMF Perfect (aun así os dejo también las indicaciones para hacerlo en una olla convencional o incluso en cocotte). Si además disponemos de heladera, acortaremos de nuevo la tarea y el proceso se simplificará considerablemente. Yo he utilizado el accesorio para helados KitchenAid y he quedado encantada con el resultado; un helado cremoso y suave como pocos sin prácticamente esfuerzo.

Antes de pasar a la receta he de advertiros de que, con las cantidades indicadas para preparar el arroz con leche, saldrá más cantidad de la que realmente necesitaremos para nuestro helado, pero una vez que nos ponemos a ello, merece la pena hacer de más y aprovechar para tomarlo al estilo tradicional, en ramequines individuales y espolvoreado con un poco de canela molida mientras, por ejemplo, esperamos a que nuestro helado termine de estar listo. ¡Allá vamos!

 

Olla rápida WMF Perfect, cuchillo de acero carbono Pallarès, ramequines cerámicos Emile Henry, cucharas medidoras Kitchen Craft y balanza mecánica Tellier.

 

Ingredientes (para 1 L de helado aprox.)

Para el arroz con leche*:

  • 1 ¼ litro de leche fresca o entera
  • 1 rama de canela de Ceilán (Sri Lanka)
  • Piel de ½ limón orgánico mediano (sólo la parte amarilla; evitamos la membrana blanca)
  • 125gr de arroz redondo o bomba
  • 100gr de azúcar blanco

Para el helado:

  • 500gr de arroz con leche
  • 50gr de miel suave o azúcar invertido** (según preferencia personal)
  • 350ml de nata líquida para montar (mín. 35% MG), muy fría
  • Canela en polvo, para decorar

 

Elaboración:

Preparación del arroz con leche (en olla rápida):

  1. Calentamos la leche en la olla rápida sin tapar a fuego medio junto con la rama de canela y la piel de limón.
  2. Justo antes de que empiece a hervir la leche (se empezará a formar una fina película de nata sobre la superficie de la leche e irán apareciendo pequeñas burbujas bajo ésta y alrededor de los bordes), añadimos el arroz, removemos con una espátula de silicona o cuchara de madera y cerramos la olla. Una vez haya alcanzado la presión correcta (en la olla rápida WMF Perfect esto sucederá cuando quede visible el 2º anillo naranja), bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocer unos 10 minutos. Apagamos entonces el fuego y dejamos que se libere toda la presión antes de continuar (han de ocultarse todos los anillos del indicador de presión antes de destaparla).
  3. A continuación, desbloqueamos el cierre de seguridad, agitamos ligeramente la olla, abrimos la tapa, retiramos la rama de canela y la piel del limón con unas pinzas de cocina y añadimos el azúcar. Mezclamos y volvemos a cocer a fuego suave, ya sin tapar, unos 5-6 minutos más (según los tipos de leche y arroz elegidos) hasta que el azúcar se disuelva bien y obtengamos una textura algo más cremosa, removiendo con frecuencia para evitar que se pegue en el fondo. En este punto, la consistencia de nuestro arroz con leche será aún un tanto ligera.
  4. Apagamos definitivamente el fuego y dejamos enfriar por completo; hay que tener en cuenta que mientras quede calor en el interior de la olla, el arroz seguirá absorbiendo líquido, así que conforme se vaya enfriando irá adquiriendo una consistencia más densa y cremosa. Iremos removiendo de vez en cuando para que se enfríe más rápidamente, evitando así también que se forme una película reseca de nata en la superficie.

Preparación del arroz con leche (en olla convencional o cocotte):

  1. Vertemos ½ litro de agua (filtrada o mineral) en un cazo mediano a fuego medio-suave y llevamos a ebullición. Nada más empiece a hervir, agregamos el arroz, damos un par de vueltas con una espátula de silicona o una cuchara de madera y dejamos cocer durante unos 10 minutos hasta que absorba prácticamente toda el agua (no ha de quedar seco). Si fuera necesario, removeremos de tanto en tanto para asegurarnos de que no queda pegado.
  2. Mientras tanto, en otra cazuela o cocotte amplia a fuego suave vamos calentando la leche junto con la rama de canela y la piel de limón.
  3. En cuanto esté listo el arroz, lo añadimos a la cazuela con la leche, la canela y el limón (que estará a punto de hervir también) y dejamos cocer a fuego muy suave durante unos 35-40 minutos (según los tipos de leche y arroz elegidos), removiendo a menudo hasta que empiece a adquirir una textura algo más cremosa.
  4. Pasado este tiempo, retiramos la rama de canela y la piel de limón con unas pinzas de cocina, añadimos el azúcar y dejamos cocer unos 10 minutos más, removiendo con frecuencia hasta que éste se disuelva bien y la mezcla espese sensiblemente. En este punto, la consistencia de nuestro arroz con leche será aún un tanto fluida.
  5. Apagamos el fuego y dejamos enfriar por completo; hay que tener en cuenta que mientras quede calor en el interior del recipiente, el arroz seguirá absorbiendo líquido, así que conforme se vaya enfriando irá adquiriendo una consistencia más densa. Iremos removiendo de vez en cuando para que se enfríe más rápidamente, evitando así también que se forme una película reseca de nata en la superficie.

Preparación del helado:

  1. Una vez enfriado nuestro arroz con leche separamos 500gr, los colocamos en un cuenco amplio, añadimos la miel o el azúcar invertido y trituramos con la batidora de mano hasta obtener una crema más o menos homogénea (según preferencia personal). Cubrimos con film transparente y refrigeramos durante al menos 4 horas (o toda la noche; el arroz con leche bien reposado no hace más que mejorar en todos los aspectos, ¡Si es que podemos esperar tanto!).
  2. En otro cuenco amplio aparte montamos la nata con una batidora de varillas a velocidad alta hasta empezar a obtener una consistencia algo firme, pero principalmente cremosa. Es muy importante no excedernos montando la nata, pues de lo contrario acabaría cortándose.
  3. A continuación, añadimos la nata montada a la crema de arroz con leche (punto 1) y mezclamos suavemente empleando movimientos envolventes con ayuda de una espátula de silicona para conservar el máximo del volumen conseguido.
  4. Si vamos a usar una heladera, como el accesorio para helados KitchenAid que he usado para esta receta, es muy importante seguir al pie de la letra las indicaciones del fabricante. Generalmente, podremos disfrutar de nuestro helado nada más terminar con el proceso, unos 15-20 minutos (la máquina nos indicará cuándo está listo, así que no podemos quitarle la vista de encima), aunque si preferimos una textura algo más firme, una vez terminado sólo habremos de introducir el helado en un recipiente hermético en el congelador durante 2-4 horas antes de consumir. Retiraremos del congelador unos 15 minutos antes de servir.
  5. Si no disponemos de heladera, vertemos la crema de helado en un recipiente hermético y lo congelamos, removiendo con las varillas cada 30 minutos durante al menos un par de horas antes de dejar que termine de congelarse correctamente, es decir, al menos 12 horas más antes de consumir. Retiraremos del congelador unos 15 minutos antes de servir.
Para disfrutar de un helado de arroz con leche como es debido, nada como espolvorear un poco de canela molida por encima, pero esto ya lo dejo a vuestra elección personal.

     

    Robot de cocina KitchenAid Artisan, accesorio heladera KitchenAid, cuchillo de acero carbono Pallarès, cucharas medidoras Kitchen Craft, ramequines cerámicos Emile Henry y balanza mecánica Tellier.

     

    Notas

    • *Con estas cantidades, una vez hayamos pesado el arroz con leche necesario para seguir con nuestro helado, veremos que nos sobrará prácticamente la mitad. Si no queremos preparar arroz con leche de más, sólo habremos de usar la mitad de la cantidad indicada para cada ingrediente.
    • **Tanto la miel como el azúcar invertido añadidos a nuestros helados, además de endulzar, previenen la cristalización durante el proceso de congelación, obteniendo así una textura mucho más cremosa. La miel, por su parte, añade un sutil matiz de sabor, pero si no somos demasiado aficionados a este ingrediente podemos optar por la primera opción, de sabor más neutro. En caso de no encontrar con facilidad una versión comercial de azúcar invertido, podemos prepararlo fácilmente en casa. Para la receta de azúcar invertido:
    1. En un cazo pequeño a fuego medio colocamos 35gr de azúcar blanco, 15ml (1 cucharada) de agua mineral o filtrada y ⅛ cucharadita (0,5ml aprox.) de zumo de limón y llevamos a ebullición. Cuando empiece a hervir retiramos inmediatamente del fuego y dejamos templar hasta que alcance unos 50ºC aprox. Añadimos entonces ⅛ cucharadita de bicarbonato sódico, esperamos a que se disuelva un poco por sí mismo y mezclamos bien con unas varillas.
    2. Dejamos enfriar por completo antes de usar. Mientras no lo vayamos a utilizar, lo mantendremos siempre refrigerado en un tarro de cristal con cierre hermético.
    3. Puesto que el azúcar invertido se conserva durante meses refrigerado, no es mala idea preparar una cantidad mayor de cara a posibles futuros helados (tan sólo habremos de multiplicar todas las cantidades por 10, por ejemplo). También podremos utilizarlo en bizcochos y bollería caseros, sustituyendo una parte del azúcar empleado por el azúcar invertido (el 10% en el primer caso y hasta el 50% en el segundo), lo que les aportará una mayor frescura y duración.
    • Para que la nata se monte sin dificultad, además de asegurarnos de utilizar una variedad con un mínimo del 35% de MG (materia grasa), es muy importante que esté muy fría en el momento de empezar a montarla, así como los utensilios que empleemos (varillas y cuenco).

    ¿No os parece una forma estupenda de inaugurar el verano?

    Un abrazo,

    Rosa

       

    Balanza mecánica Tellier, cuchara para helado WMF, molde cerámico para plumcake Emile Henry, cuchillo de acero carbono Pallarès, cucharas medidoras Kitchen Craft y ramequines cerámicos Emile Henry.





    Comentarios

    • Publicado por Carmis el Mar 06, 2018

      Hola! Recien estoy entrando en el mundillo del helado con kitchenaid. He visto esta receta y me encanto! La voy hacer…
      Consulta, he visto en otros lados que le agregan claras punto nieve y crema montada al arroz con leche. Que me recomiendas?
      Saludos.

    • Publicado por Claudia el Jul 03, 2017

      Hola Mónica,
      muchas gracias por tu mensaje!! Sí, la verdad es que Rosa nos lo ha dejado muy claro y fácil para preparar este delicioso postre!! Te animo a prepararlo, verás que sale bien o sale bien :) Saludos y de nuevo gracias por tus palabras!

    • Publicado por Monica Chávez el Jun 26, 2017

      gracias por ser tan detallistas al momentos de indicar la receta, esto facilista e incentiva la voluntad de preparar esos ricos helados de arroz y también gracias por los tips, especialmente por que soy principiante en este arte.
      gracias por compartir sus conocimientos y habilidades culinarias,
      un abrazo

    ¡Nos gustaría saber tu opinión!