Cómo hacer pizza casera

Publicado el Jul 26, 2016. 0 comentarios

Hacer pizza en casa es de esas cosas que dan miedo por puro desconocimiento. Preparar pizza casera no es tan difícil como uno pueda imaginar si se tienen en cuenta algunas cuestiones que os vamos a contar en este artículo. Y el resultado es fantástico.

Hacer una pizza excelente en casa precisa cuidar dos aspectos: los utensilios y el método. Y para ambos os vamos a aconsejar las mejores opciones.

Los ingredientes ideales para la masa de pizza

La masa de pizza, como la de cualquier pan sencillo, no lleva más que unos pocos ingredientes: harina, agua, sal y levadura de panadería; hay a quien le gusta añadir algo de aceite de oliva igualmente. A pesar de lo que digan, usad harina de fuerza: le da una liga a la masa que permite estirarla sin que se rompa y hace posible que quede aireada al cocerla.

Ni el agua ni la sal admiten mucha variación y en cuanto a la levadura, ésta puede ser fresca o seca, pero siempre de panadería, nunca tipo Royal, ojo. Que hay quien se confunde.

Receta básica de pizza

Para 4 pizzas pequeñas:

  • 300gr de harina de fuerza
  • 200gr de agua
  • 5gr de levadura de panadería liofilizada (15 g de levadura fresca)
  • 6gr de sal
  • 20gr de buen aceite de oliva (opcional)

El amasado

Tengo una buena noticia para vosotros: no es imprescindible amasar para conseguir una buena pizza. Y no lo digo yo, lo dice el maestro Ibán Yarza en su libro Pan Casero, donde podéis encontrar la receta completa de la pizza sin amasado.

Eso sí, hacer pizza sin amasado requiere un poco de paciencia o planificación o ambas cosas, porque tendremos que juntar los ingredientes y dejar la masa reposar en la nevera hasta dos días.

Por supuesto que siempre podemos amasar a mano con paciencia y dedicación, pero una masa bastante hidratada como es ésta y con mucho gluten tiene su dificultad, no os lo voy a negar. En el amasado a mano también os aconsejo amasar en intervalos de 2-3 minutos con reposos intermedios de 10 minutos. Los reposos hacen milagros.

Por contra, si lo que queremos es tener una masa amasada y lista para fermentar rápidamente os recordamos que siempre se puede usar una panificadora o un robot amasador con gancho para masas.

Un buen amasado, o un reposo prolongado en su defecto, es imprescindible para que la masa tenga estructura, la miga salga perfecta y la corteza crujiente.

Después del amasado o el reposo hay que dividir la masa en tantas porciones como queramos y estirarlas, lo que podemos hacer con la mano o con un rodillo. Dejamos reposar las masas una vez estiradas y solo nos queda untarlas con un buen tomate frito o passata, añadir el queso y alguna otra cosilla que nos motive.

Los mejores utensilios para hornear pizza casera

Ya hemos hablado de los ingredientes y del amasado, así que vamos con el método y los utensilios para hornear una pizza. Porque ahora que hemos preparado una masa excelente no podemos estropearla con una cocción mediocre.

Lo fundamental para conseguir una pizza bien crecida y con la base crujiente es poner el horno a toda pastilla (por lo menos a 250º si vuestro horno llega) y después usar una base para pizza que conduzca bien el calor.

 

bases para hornear pizza le creuset y emile henry

 

¿Es imprescindible una base de pizza? A no ser que tengáis un supermegahorno de la muerte, que no suele ser el caso de los hornos domésticos, usar una buena base marca la diferencia.

Una base para pizza metálica antiadherente con perforaciones como la de Le Creuset permite que el aire caliente llegue perfectamente a la base de la pizza y da muy buenos resultados. Las bases cerámicas como la de Emile Henry transmiten el calor de maravilla y se consigue una corteza extraordinaria calentando esta base previamente en el horno, mientras preparamos la pizza para meterla. Asimismo, sirven para presentar la pizza en la mesa porque mantienen el calor y no se rallan si cortamos sobre ellas.

Acabado: hierbas y un buen aceite para pizza

A mí particularmente me gusta añadir las hierbas, sobre todo si son frescas, hacia el final de la cocción o directamente al sacar la pizza del horno, para que no se requemen. Igualmente es muy buena idea añadir un toque picante con un aceite de oliva aromatizado con guindilla o un aceite de oliva especial para pizza.

Y ahora solo nos queda trocear nuestra pizza casera con un buen cortador y... disfrutar.

acabado de la pizza

Aceite piccante para pizza La Tourangelle, aceite con guindilla, laurel y pimienta La chinata, cortador de pizza Gefu y pala rústica para pizza T&G





¡Nos gustaría saber tu opinión!