Si tienes esa inevitable tentación de encender el horno y buscas alguna receta sin complicaciones, te traigo la receta ideal: te invito encarecidamente a preparar esta gallete rústica de tomate y queso feta. Rapidísima de preparar, y a la misma velocidad va a desaparecer. Está deliciosa, ¡Palabra! ¿Te animas a que sea la cena de hoy?

Si puedo hacerte un par de recomendaciones, te diría que: 

  • Es sin duda importante que uses tomates sabrosos, de calidad y firmes, para que aguanten bien el tiempo de horno y que la galette resulte rica.
  • En esta receta es muy interesante usar una bandeja perforada (también puedes usar un molde perforado De Buyer, yo los uso mucho para este tipo de recetas y masas, como para hacer quiches, tienen un tamaño ideal para ello). Así cocerás la masa rápidamente y quedará crujiente.
  • Al sacar la galette del horno, déjala en una rejilla enfriadora, para que se vaya la humedad de la masa y quede crujiente de verdad, también de la base.

Ingredientes

  • 1 lámina de masa brisa redonda*
  • 3 tomates grandes
  • 2 chalotas
  • Queso feta
  • Albahaca fresca
  • Tomillo fresco
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Huevo para pincelar
*Si quieres hacer la masa casera, puedes seguir la receta que encontrarás aquí.
Receta de galette de tomate y ricotta

Preparación

  1. Precalienta el horno a 200º
  2. Pica la chalota, que quede finita.
  3. Extiende la masa quebrada en una bandeja para horno (si es una bandeja o molde perforado mejor, van estupendo para estas masas)
  4. Distribuye la chalota picada, el queso feta desmenuzado por encima, dejando los bordes libres.
  5. Sal pimienta y aplica un poco de albahaca y el tomillo.
  6. Corta los tomates en rodajas finitas (con mandolina o procesador de alimentos mucho mejor para no espachurrarlos y que los cortes sean homogéneos).
  7. Coloca el tomate encima del queso.
  8. Dobla los bordes de la masa, cerrando parcialmente la gallette.
  9. Esparce más tomillo y albahaca por encima.
  10. Pincela la masa con huevo batido, sin tocar el tomate.
  11. Hornea unos 40 o 45 minutos hasta que la masa esté hecha.
  12. Saca del horno y deja que enfríe diez minutos en una rejilla enfriadora, te asegurarás asíque quede crujiente también por la base.

¡Espero que os animéis a probarla! Si en casa tenéis amantes del tomate os encantará. La encuentro ideal para las cenas de invierno y una opción facilona y riquísima en verano, con los tomates tan riquísimos que nos da la tierra.

 

Receta de galette de toate y ricotta

Claudia Ferrer

Comentarios

Claudia dijo:

Hola Ingrid, con las chalotas y la mostaza de base tiene que estar deliciosa también. ¡Gracias por las ideas! Saludos, Claudia

Claudia&Julia dijo:

Se puede sustituir el queso feta por mozarella

Ingrid dijo:

Esta genial. Yo hago la misma version tuneada. El fondo antes de la chalota añado moutarde …y el contraste es ummm. Gracias x siempre compartir recetas interesantes.

Enrique dijo:

Luce buenísima, pero con que otro queso podría sustituir el feta? Muchas gracias.

Dejar un comentario