Pan de espelta y nueces

Publicado el Sep 21, 2017. 4 comentarios

¡Hoy es el día perfecto para empezar a hacer pan en casa! Miriam, autora de El Invitado de Invierno, nos trae una rica receta de pan de espelta integral y nueces, una receta muy adecuada para iniciarte en lo de hacer pan en casa. ¡Manos a la masa!

 

Nada hay más reconfortante para hacer en casa cuando se acerca el fresquete que un buen pan de molde. Y para colmo esta receta no solo lleva tropezones de nueces para alegrar nuestros desayunos, sino que utilizamos harina de espelta, un cereal similar al trigo común con un sabor excelente.

Este pan en realidad lleva solo un 50% de espelta, además integral por aquello de ser saludable, porque el gluten de la espelta es flojillo y le ayudamos con una harina de fuerza. A esta harina le van muy bien los prefermentos, por eso usaremos un poolish, un fermento hecho con igual cantidad de harina y agua, además de una pizca de levadura.

Para hacer este pan usamos un excelente horno cerámico de Emile Henry, que recoge y transmite el calor estupendamente y además, al tener tapa, guarda la propia humedad del pan y ayuda a que éste crezca lo máximo posible.

 

Horno cerámico rectangular Emile Henry y platos de vidrio reciclado Triana

 

Ingredientes (para ¾ kg de pan aprox.)

  • 215gr de harina de espelta integral
  • 215gr de harina de fuerza blanca
  • 285gr de agua
  • 9gr de sal
  • 10gr de miel
  • 1 pellizco de levadura de panadería deshidratada
  • 50gr de nueces picadas o enteras

 

Elaboración

  1. Preparamos el prefermento la noche anterior con 80gr de agua, 80gr de harina de fuerza y el pellizco de levadura. Mezclamos, tapamos y dejamos fermentar hasta el día siguiente a temperatura ambiente.
  2. Añadimos entonces el resto de los ingredientes de la lista que nos han quedado. Amasamos a mano o con robot amasador, con amasados cortos de 1-2 minutos y reposos intermedios de 10-15 minutos.
  3. Cuando la masa esté fina y elástica (más o menos, pues las masas integrales nunca quedan tan finas como las masas blancas) hacemos una bola y la ponemos en un recipiente engrasado. Tapamos y dejamos que doble el volumen.
  4. Una vez fermentada la pasamos a la encimera y aplastamos bien con las manos para quitarle el gas. Dividimos en dos porciones de igual tamaño, las estiramos en forma de cuadrado y ponemos las nueces encima de una de ellas. Colocamos la segunda porción encima, como haciendo un sándwich, y amasamos ligeramente para distribuir los frutos secos.
  5. Estiramos la masa en forma de rectángulo y lo enrollamos.
  6. Engrasamos y enharinamos a conciencia el horno para pan y colocamos el rollo de masa, con la unión hacia abajo. Colocamos la tapa del horno y dejamos fermentar de nuevo, hasta que casi doble el volumen.
  7. Metemos el horno cerámico con la tapa en nuestro horno y cocemos el pan a 230º durante 15 minutos, sin aire, solo con calor arriba y abajo; no es necesario meter ninguna bandeja con agua ni vaporizar puesto que el horno con tapa mantiene en el interior la humedad que desprende el propio pan.
  8. Después bajamos la temperatura a 180º y proseguimos la cocción otros 20 minutos, hasta que el pan esté dorado.
  9. Sacamos el pan, lo desmoldamos con cuidado de no quemarnos y lo dejamos enfriar por completo sobre rejilla.

 

Horno cerámico rectangular Emile Henry y cafetera Bra Bella

 

Y ya tenemos un magnífico pan para el desayuno con un montón de sabor y de esa fibra que nos dicen que es tan necesaria. A disfrutar de las cosas bien hechas.





Comentarios

  • Publicado por Raquel Galin el Feb 06, 2018

    Un pellizco de levadura cuantos gramos son?
    Gracias.

  • Publicado por Nina el Nov 05, 2017

    ¿Se podría hacer este pan en un molde de metal sin tapa? Gracias!

  • Publicado por María el Sep 25, 2017

    Lo he hecho y de lo bueno que está ha sido visto y no visto, ya estoy preparando otro!!

    Gracias por la receta, esta pasa a la sección de panes habituales :)

  • Publicado por Mati el Sep 22, 2017

    ¡Sois la caña, lo pruebo este fin de semana sin falta! Una vez hice un bizcocho de espelta, pero no me creció casi y se quedó compacto (o “relleno”, como dice una amiga mía, jejeje)

¡Nos gustaría saber tu opinión!