¿Qué hay más rico que una tarta de queso? Pues hoy estáis de suerte, ya que os traigo una tarta que queso que acompañada con fresas os va a encantar. Se trata de una tarta de queso sin horno, de lo más cremosa y suave, y que haremos a base de requesón.

Es una tarta ideal para estos días que hace tanto calor, ya que la puedes comer fresquita, refresca mucho y está deliciosa. Es una buena opción tanto para comerla en el postre como para merendar, o los más dulzones quizás también les guste para desayunar. 

No sé si a vosotros os pasa lo mismo, pero a mí me cuesta encontrar tartas para hacer en verano, ya que con esta calor poco me apetece encender el horno. Por este motivo me fascina tanto esta tarta, ya que con los ingredientes que lleva no es necesario hornearla, cuaja directamente en la nevera y se toma fresquita. ¡Toda una delicia! Te animo a probarla. Estoy segura de que te va a gustar tanto como a mí. ¿Qué me dices? ¡Vamos a ello!

Ingredientes

  • 150 g de galletas con sabor a caramelo tostado, finamente desmenuzadas

  • 100 g de mantequilla derretida

  • El jugo de 2 limones (aprox. 75 ml)

  • El jugo de 1 naranja (aprox.75 ml)

  • 7 hojas de gelatina, empapadas en un recipiente con agua

  • 500 g de nata 35% m.g 

  • 150 g de azúcar en polvo

  • 500 g de queso quark o requesón

  • 500 g de fresas frescas

 

Preparación

  1. Para hacer la base de galletas: mezcla las galletas desmenuzadas con la mantequilla derretida. Para este paso, te puede ayudar el uso de un procesador de alimentos, con el que tanto picarás las galletas como mezclarás con la mantequilla. A falta de él, te resultará práctico introducirlas en una bolsa de plástico con zip y pasar por encima un rodillo o machacarlas con una mano de mortero. Una vez trituradas las galletas, pásalas a un bol y mézclalas con la mantequilla con ayuda de una cuchara o espátula.

  2. Vierte la mezcla de galletas en el molde antiadherente Le Creuset desmontable y extiende de manera uniforme. Apriétala con una cuchara para compactarla. Reserva en la nevera.

  3. Vierte el jugo de naranja y el jugo de limón en un cazo, y calienta suavemente. Agrega la gelatina hidratada (habiéndola dejado en un plato con agua unos minutos). Mezcla hasta diluir la gelatina y deja enfriar la mezcla.

  4. Para hacer el relleno de tarta de queso: Bate la nata con el azúcar y añade el queso quark o requesón. Seguidamente agrega un tercio de la mezcla de nata y queso al jugo de cítricos y mézclalo bien. Agrega esta mezcla a los dos tercios restantes de la nata y el queso y mézclalo durante unos segundos.

  5. Vierte la mezcla sobre la base de galletas y colócala en la nevera.

  6. Deja la tarta en reposo durante 4 horas en la nevera.

  7. Retira la tarta del molde redondo antiadherente desmontable de Le Creuset y colócala en un plato o stand.

  8. Para terminar, decora la tarta con las fresas. También te puedes animar y poner unos cuantos frutos rojos. ¡Ya puedes disfrutarla!

                  Cazo de hierro Le Creuset y gama de moldes antiadherentes Le Creuset 

Claudia Ferrer
Etiquetas: LE CREUSET postres

Comentarios

Angels dijo:

Yo utilizo agar-agar en lugar de gelatina.
Gracias por la receta!!

Jesús dijo:

Seguramente se ha colado un 0 de más en la cantidad de fresas de los ingredientes. 1/2 kg de fresas para decorar parece demasiado. Probablemente sean 50 gr.

Annie dijo:

Se puede sustituir la gelatina por otra cosa?
Gracias!!

Dejar un comentario