Recetas tradicionales y saludables



Galletas de avellanas y chocolate

Publicado el Feb 12, 2017. 4 comentarios

receta de galletas de chocolate y avellanas

Preparar galletas en casa es un gran placer, ¡aparte de ser realmente fácil! La receta que nos propone hoy Virginia (de Sweet&Sour), galletas de chocolate y avellanas con un toque de naranja, es triunfo asegurado. ¡Adelante con ellas!

 

Seguir leyendo »

Bundt cake de naranja

Publicado el Feb 02, 2017. 7 comentarios

receta de bundt cake de naranja

¡Qué delicioso bundt cake nos trae hoy Leti, de Revelando Sabores! Se trata de una receta tradicional de bizcocho de naranja, que prepara en el precioso molde Kugelhopf de Nordic Ware. Seguro que en casa será un éxito, ¡Porqué por algo será que los clásicos nunca mueren!

Seguir leyendo »

Bundt cake de jengibre, limón y pimienta blanca

Publicado el Dec 04, 2016. 7 comentarios

bundt cake de jengibre

Hoy Beatriz, autora de To Be Gourmet, nos trae una receta de bizcocho de jengibre fácil y deliciosa, y una presentación con un molde bundt que triunfará dónde vaya. Toma nota, ¡Este bundt cake es perfecto para estas Navidades!

Seguir leyendo »

Bundt cake de limón

Publicado el Nov 10, 2016. 16 comentarios

receta de bundt cake de limón

El bizcocho que nos trae Carmen (Yerbabuena en la cocina) no puede ser más tradicional: un delicioso bundt cake de limón, sin complicaciones pero esponjoso y muy rico. Un básico que no puede faltar en tu recetario, que Carmen acompaña con un glaseado de limón.

Seguir leyendo »

¡Sorteo! Gana un lote de 120€

Publicado el Oct 27, 2016. 11 comentarios

sorteo #claudiaandjulia

Queremos muchas ideas para el día Internacional del Bundt, ¡Que está muy cerca! Por eso abrimos un sorteo: te pedimos la foto y título de tu bundt, y podrás ganar un precioso lote de productos para seguir preparando riquísimos bizcochos en casa.

 

Seguir leyendo »

Bundt cake de calabaza especiado

Publicado el Sep 25, 2016. 11 comentarios

bundt cake de calabaza

¡Empezamos otoño de la mejor forma! Rosa, autora de Pemberley Cup&Cakes, nos trae un esponjoso y riquísimo bizcocho de calabaza especiado al que le ha dado forma de bundt cake con uno de los preciosos moldes de Nordic Ware. No te pierdas la receta, ¡Te encantará!

Seguir leyendo »

Semifrío de nectarinas en molde Nordic Ware

Publicado el Jun 23, 2016. 6 comentarios

semifrío de nectarinas en molde bundt nordic ware

La receta de hoy es ideal: ¡deliciosa, refrescante y sin necesidad de encender el horno! Beatriz, autora de To Be Gourmet, nos presenta un semi-frío de nectarinas con una presentación muy original gracias al usos a los moldes Nordic Ware. ¡No te la pierdas!

Seguir leyendo »

¡Ganadora del sorteo de mayo!

Publicado el Jun 12, 2016. 0 comentarios

La ganadora del sorteo realizado entre todas las opiniones recibidas en Claudia&Julia durante el pasado mes de marzo ha sido Concha de la Hoz que ha dejado su opinión sobre el molde Heritage Bundt de Nordic Ware. Ya le hemos mandado un correo para informarle que le mandamos un molde cerámico corazón para tarta Le Creuset.

Seguir leyendo »

Bundt Cake de café

Publicado el Apr 14, 2016. 9 comentarios

bundt cake de café

Raquel, autora de Los Tragaldabas, nos trae hoy una receta muy especial: una tarta en el formato que tanto nos gusta, la genial y deliciosa forma de un bundt, al que se suma el sabor de un aroma que muchos disfrutáis cada día, el café. ¡Una propuesta fabulosa para empezar el día!

Seguir leyendo »

Trucos para desmoldar tu molde bundt Nordic Ware

Publicado el Feb 10, 2016. 7 comentarios

El gran éxito de los moldes tipo bundt viene dado por el hecho de que, incluso la receta que llevas haciendo toda la vida en un molde tradicional, cambia por completo en el momento en que toma una forma elegante y bonita, la forma de un bundt cake; además, sin ninguna dificultad añadida, sólo por el hecho de cambiar de molde.

Seguir leyendo »

Mini bundtcakes de Navidad

Publicado el Dec 20, 2015. 2 comentarios

¡Estos mini-pastelitos con un toque de coñac, nueces y pasas serán un éxito estas Navidades! Nos los propone Beatriz, de To Be Gourmet, y serán el desayuno o merienda perfecta... o los pastelitos que todos saborearán en las largas sobremesas de los festivos en familia.

 

En Navidad no sólo hacemos comidas y cenas especiales, en ocasiones también desayunos, como cuando tenemos huéspedes, o meriendas, como la víspera de Reyes. Los moldes de Nordic Ware son siempre una opción fantástica para presentar un bizcocho de una forma más festiva o elegante sin tener que preocuparnos de hacer dulces complicados para sorprender.

El molde mini anniversary bundt es fantástico para llevar a la mesa un surtido de pequeños bizcochos en esas ocasiones en que queremos lucirnos con algo casero y de aspecto atractivo.

Con las medidas que os doy a continuación nos salen 6 unidades.

mini-bundts anniversary de nordic ware


Ingredientes

230 g de harina
50 ml de brandy o coñac
225 de mantequilla
200 g de azúcar
3 huevos L y una yema
100 g de nueces peladas y troceadas
60 g de pasas
1 cucharada de levadura química
Sal
Azúcar glas y grosellas para adornar

NOTA: Las mismas cantidades te servirán para elaborar 6 mini-bundts con el molde mini-heritage o puedes también elaborar las 6 mini-baskets con el molde shortcake basket, y poner la decoración encima para un bonito acabado.

 

Preparación

En primer lugar batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar hasta que blanquee.

A continuación añadimos los huevos uno a uno y vamos batiendo cada vez hasta integrar.

Incorporamos el licor y batimos de nuevo.

Tamizamos la harina y la mezclamos con la levadura. Lo añadimos a la mezcla anterior poco a poco mientras removemos.

Humedecemos levemente las nueces picadas y las pasas y las rebozamos con un poco de harina. Podemos hacerlo echándola en una taza, metiendo las nueces y pasas dentro y removiendo con una cucharita. Lo hacemos para que se queden repartidas en la masa de forma uniforme y no se vayan al fondo del molde.

Precalentamos el horno a 180º, engrasamos nuestro molde de mini bundt de Nordic Ware (hacedlo con mantequilla o con spray desmoldante, no recomendamos hacerlo con aceite porque si quedan restos hará que se pegue la masa en futuras horneadas) y repartimos la masa entre ellos.

 

mini-anniversary de nordic ware

Molde mini-anniversary de Nordic Ware

 

Metemos en el horno y lo dejamos unos 45 minutos, o hasta que la aguja salga limpia. Cuando lo sacamos, lo dejamos enfriar 10 minutos antes de desmoldar.

Los podemos adornar espolvoreando sobre ellos azúcar glas con la ayuda de un colador de malla y adornándolos con grosellas. 

No sé si porque llené mucho los moldes, o por efecto de la temperatura del horno que modifiqué a la baja a mitad del proceso, me han quedado unos bundt ideales con una especie de falta que les da un aspecto más casero y diferente. En cualquiera de los caso, desmoldarlos es facilísimo y el resultado siempre es espectacular. Una receta para lucirse esta Navidad!

Beatriz

 

Seguir leyendo »

Receta Bundt de Rollo Húngaro con Crema de Nueces

Publicado el Dec 06, 2015. 6 comentarios

 Patri, autora de Sabores&Momentos, nos trae hoy una receta deliciosa y sorprendente para preparar en tu molde bundt: se trata de un rollo húngaro, una masa suave tipo brioche (¡Deliciosa!), que además rellena con una crema de nueces que le queda espectacular. Seguro que te encantará probarla, así que te dejo con la receta:

 

Ya tenemos la Navidad en puertas y en casa no solo me gusta que se sienta en la decoración, sino que me encanta que se huela y que se saboree la Navidad! Ya tengo a mis hijos ayudándome a elaborar galletas navideñas con ese olor tan característico a vainilla y especias, para regalar a nuestros amigos, vecinos y profes del cole. Pero a parte del clásico Gingerbread bundt cake, este año me apetecía algo mas suave, esponjoso y que los peques también quisieran disfrutar mojado en leche para merendar! Pero eso si, ¡¡Con un intenso olor a Navidad!!

 

receta para molde bundt

 

Así es que aquí os traigo una tradicional receta húngara navideña que os va a entusiasmar. Además presentada en un molde de bundt cake, aún queda más original que el sencillamente enrollado. Podéis utilizar el molde que más os guste y que tengáis a mano, yo he utilizado éste cuadrado por experimentar con una forma diferente!


Ingredientes

Para la masa:

300gr de harina de fuerza
7gr de levadura seca (un sobre)
125ml de leche entera
pizca de sal
50gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
80gr de azúcar
1 cucharadita de mix de especias molidas (canela, clavo, jengibre, cardamomo),
1 huevo + 1 yema (reservar la clara para la crema del relleno)


Para el relleno:

50ml de leche entera
100g de nueces
100g de mantequilla sin sal
Ralladura de un limón orgánico (cuidando de no rallar la parte blanca)
½ cucharadita de canela molida
1 cucharadita de extracto de vainilla puro
50g de azúcar
1 clara (reservada del huevo usado en la masa)
Glaseado (opcional):
1 clara de huevo
250g de azúcar glas
½ cucharadita de zumo de limón

 

receta de bundt cake cuadrado

Extracto de vainilla de Madagascar y rallador Zester de Microplane


Elaboración

Comenzamos preparando todos nuestros ingredientes para la masa en primer lugar. Calentamos la leche hasta que esté solo caliente. En el bol de la K.A. (o en un cuenco profundo si vamos a utilizar una batidora de mango horizontal) añadimos la leche con el sobre de levadura y una cucharada de azúcar. Batimos bien y reservamos unos 10 minutos o hasta que la levadura haya creado una capa superficial espumosa.

Batimos suavemente en un cuenco a parte, el huevo con la yema y se lo añadimos al bol grande con la leche y la levadura. Seguidamente cambiamos las varillas y colocamos el/los ganchos de amasar y volcamos el azúcar restante, la harina, la mezcla de especias, la mantequilla y la pizca de sal. Amasamos durante unos 5 minutos o hasta que veamos que la masa es elástica y suave. Desconectamos el procesador de alimentos/batidora y sacamos el cuenco que cubrimos con un film transparente. Dejamos levar durante una o dos horas en un sitio cálido y sin corrientes hasta que doble su volumen.

Mientras, podemos empezar a preparar la crema de nueces que será el relleno de nuestro bizcocho enrollado. Preparamos bien los ingredientes. Empezando por picar las nueces en trocitos muy pequeños si te gustan los tropezones (o molidas si prefieres texturas suaves) y reservamos. En un cazo vertemos la leche, la ralladura de limón, el extracto de vainilla, la canela molida y ponemos a fuego lento un par de minutos. En un vaso de batidora y con las varillas eléctricas montamos la clara a punto de nieve y la añadimos al cazo junto con las nueces picadas/molidas, el azúcar y 75g de los 100 de mantequilla a temperatura ambiente. Dejamos que siga cocinándose a fuego lento sin dejar de remover durante unos 3 ó 4 minutos o hasta que veamos que comienza a espesar y apartamos del fuego para dejarlo reposar hasta que enfríe.

Una vez transcurrido el tiempo de levado de la masa, enharinamos una superficie de trabajo sobre la encimera y amasamos ligeramente la masa para comenzar a estirarla con un rodillo hasta conseguir un rectángulo.

Yo lo estiré mucho para conseguir un rulo lo suficientemente largo para dar dos vueltas a mi molde bundt, pero pienso que no es necesario y que con estirarlo y conseguir un rectángulo de unos 45 x 30cm será suficiente para dar una sola vuelta y que así corras menos riesgos de roturas y de agujeros de aire dentro del bundt.

Una vez estirado, fundimos los 25cm restantes de mantequilla y con un pincel de cocina pintamos toda la superficie de la masa. A continuación, ayudándonos de una pala para untar, vamos cubriendo toda la superficie con la crema de nueces hasta gastarla toda.

Seguidamente comenzamos a enrollar la masa con el lado más largo del rectángulo pegado a nosotros, desde ahí hacia fuera apretando bien por todas partes para no dejar huecos hasta conseguir una especie de brazo de gitano. Con mucho cuidado lo colocamos en el molde (previamente untado con un poco de mantequilla fundida, incidiendo especialmente entre las esquinas de los pliegues) con la junta de unión de la masa hacia arriba. Nos aseguramos que queda bien colocado uniendo el principio y el final del rulo para que no nos queden juntas abiertas una vez horneado. Cubrimos el molde con un film transparente holgado y dejamos levar en un sitio cálido y cerrado, otra horita o dos o hasta que veamos que ha vuelto a doblar su volumen.

 

bundt cake con crema de nueces

Molde bundt cake squared de Nordic Ware 

 

Precalentamos el horno a 180ºC (sin aire), retiramos el film transparente y horneamos posicionando el molde en la tercera bandeja contando desde arriba durante unos 40 minutos. Podemos cubrir con papel de plata durante los primeros 20 minutos para que no se nos tueste la parte superior en exceso. Y retirándolo a los últimos 20 para que termine de hacerse.

Al sacarlo del horno, debe sonar hueco al tocar la corteza superior. Dejamos que enfríe unos minutos y luego desmoldamos y dejamos que enfríe completamente sobre una rejilla.
El glaseado es opcional para decorar por encima, aunque queda más atractivo, podéis prescindir de él. Pues el bizcocho ya de por si tiene una textura tipo brioche, suave y muy aromatizada con la humedad y cremosidad que le aporta el relleno de crema de nueces. Os dejo la receta igualmente por si os animáis: para el glaseado, sencillamente batir con las varillas, el azúcar glas en un cuenco con la clara de huevo y las gotas de zumo de limón, y obtendréis un glaseado untuoso y blanco que hará vuestro bizcocho aún más atractivo!

Seguir leyendo »

El día internacional del bundt: el bundt cake day

Publicado el Nov 14, 2015. 6 comentarios

Mañana es el día en que millones de americanos sacan sus moldes tipo bundt a trabajar, porque el Bundt Cake Day, el día del bundt, se ha popularizado de una forma inimaginable en los últimos años. 

Tanto es el éxito del día del bundt que la celebración ha llegado hasta aquí, así que he querido dedicarle un espacio para dar a conocer un poco más este día y estos moldes.

He mencionado que habría millones de americanos celebrando este día, y no exagero: Nordic Ware ha vendido en todos estos años más de 60 millones de moldes tipo bundt. Pero empecemos por el principio...

En los años 1950 y '60, los moldes tipo bundt se dieron a conocer y se popularizaron cuando Nordic Ware registró como marca el "Bundt" y empezó a vender sus característicos moldes.

Los bundts estaban inspirados en las tartas de fruta europeas llamadas Gugelhupf o Kugelhupf. Lo gracioso del caso es que ni mucho menos imaginaba Nordic Ware que tendrían tanto éxito: al principio las ventas eran pocas, y estuvieron incluso a punto de dejar de producirlos. Pero de pronto, en 1963, hubo un libro que los mencionó, ni más ni menos que el New Good Housekeeping Cookbook (traducido literalmente "el libro de cocina de los nuevos y buenos utensilios"), y las ventas se dispararon. 

 

Molde kugelhopf de Nordic Ware

 

Le siguieron otras casualidades, como que en 1966  el segundo premio de un concurso muy importante de repostería fue para el llamado Tunnel of Fudge, y el éxito y popularidad de estos moldes no dejó de aumentar, hasta el punto en que fijaron un día para celebrar el día del bundt, y que quedó en el 15 de noviembre.

En mi opinión, puede parecer demasiado que llegue a popularizarse tanto un día que ha sido fijado por una marca, pero no es exagerado que haya tantas personas enamoradas de estos moldes: sólo cuando tienes uno en tus manos puedes ver el aplomo que tienen y aprecias la calidad de su material, entendiendo la diferencia con muchos otros moldes; y cuando lo pruebas y haces un pastel bundt con él, te enamoras de lo bien definidas que quedan sus formas y de los maravillosos bizcochos que te permiten hacer en casa... bizcochos que, a pesar de no tener fondants (de los que sabéis no soy muy fan) son cien por cien decorativos y atractivos.

También hay una cosa que sólo entiendes cuando tienes un bundt, y es porqué la gente quiere más de uno: quedas tan prendado de lo que con un simple molde eres capaz de hacer, que te apetece poder variar de forma, y por eso ocurre que quien tiene uno normalmente acaba queriendo otro... ¡O más! Hay tantos distintos y todos tan bonitos! 

Por eso me ha gustado tanto esta foto que me ha mandado Carmen, autora de Yerbabuena en la cocina, porque creo que con ella define muy bien lo que estos moldes significan para muchos: un tesoro. 

 

Moldes Nordic Ware - Foto de Carmen Millán, Yerbabuena en la cocina

 

Los moldes bundt tienen una "chimenea" en el medio para poder ayudar a hornear correctamente toda la masa, asegurando que el interior también queda bien. Dan mucho juego no solo en formas, sino en recetas: tanto puedes hacer en ellos una simple, básica y tradicional receta de bizcocho para que tome una bonita forma, como elaboradas una de muy elaborada resultando en un pastel espectacular. 

Usarlos no tiene grandes secretos, pero sí hay unas pocas pautas importantes a seguir. Personalmente quiero destacar: 

 - Para desmoldar correctamente, es muy importante la temperatura y el tiempo del horneado. Si no está lo suficientemente horneado, la masa aún estará pegada al molde... Se despega correctamente si la tarta está bien hecha (incluso puede que aprecies que la masa está separada del molde unos milímetros cuando está ya bien hecho). 

- Untar muy bien el molde con mantequilla o spray desmoldante, asegurando con un pincel de cocina que quedan los recovecos untados. A mi me encanta el spray, porque no deja ni olor ni sabor y el bundt siempre desmolda a la perfección. No recomiendo ya untarlo con aceite, porque hace unos pocos días leía un artículo que los restos de aceite en el molde es lo que provoca muchas veces que segundas horneadas se queden pegados.

 

spray desmoldante

 

- Cuando insertes la masa en el molde, levántalo y suéltalo varias veces sobre el mármol o mesa, dando golpecitos en la parte inferior del molde. Así aseguras que se llena correctamente el molde y sus rincones, y que sale el aire contenido en la masa. 

- Cuando saques el bizcocho del horno, déjalo reposar 10 minutos. Ni más, ni menos, sino estará demasiado blando y se romperá, o al contrario quedará pegado.

- Sobretodo, no insertes ningún utensilio duro para desprenderlo, ¡Podría dañar el molde!

Puedes ver todas las recomendaciones que hizo Noelia en el post Un bundt cake perfecto, o también las de Virginia, aquí.  

 

Recetas bundt

Pero en un día como el de mañana, con ganas de hornear un delicioso bundt, lo que no puede faltar son recetas, así que aquí os dejo algunas, todas ellas deliciosas:

Gingerbread Bundt Cake
Bundt cake de chocolate glaseado
Orange chiffon cake con glaseado de naranjas confitadas
Hummingbird Bundt Cake
Bundt cake de chocolate
Bundt cake de limón y yogur con glaseado de queso y tomillo
Bundt de castañas y chocolate
Angel bundt cake
Bundt cake de calabaza y mandarina
Bundt cake de naranja
Bundt cake de calabaza especiado
Bundt cake de café
Bundt cake de limón
Bundt cake de jengibre, limón y pimienta blanca


Que disfrutes del día, ¡Y especialmente de tu bundt! 

Seguir leyendo »

Bundt cake de calabaza y mandarina

Publicado el Nov 08, 2015. 7 comentarios

Dentro de una semana, el próximo domingo 15 de Noviembre, se celebra el día del Bundt Cake. De hecho empezó como el día Nacional del Bundt Cake en EE.UU, cuando Nordic Ware lo fijó para celebrar su 60ª aniversario, pero la fecha cruzó fronteras y océanos (no es extraño cuando el uso del bundt cake se ha llegado a extender tantísimo!), y ha pasado a ser el día oficial del bundt cake en todo el mundo.

Si te apetece preparar un delicioso bundt para ese día, te animo a preparar el bundt de calabaza y mandarina que nos trae hoy Virginia de Sweet&Sour. Es una receta muy fácil de seguir y que sin duda resultará todo un éxito. Tienes unos días para ir a buscar todos los ingredientes, así que a por ellos y... ¡A disfrutar!

 

El próximo 15 de Noviembre se celebra el "National Bundt Cake Day", y todos los que somos fans de estos moldes de "10", estoy convencida que acabaremos sacando los nuestros a pasear. ¿O me equivoco?

Os tengo que reconocer que en casa no esperamos a ningún día especial, soy tan fan que tengo tantos modelos adquiridos a lo largo de los años, que siempre encuentro uno especial para cada preparación. Te permiten una presentación espectacular, aun cuando lo que sirvas sea uno sencillo bizcocho, y tienes el éxito asegurado, porque son de tantísima calidad que parece mágico. El cake sale perfectamente, con cada uno de sus líneas marcadas de forma perfecta. Así que no me extraña que estos americanos le hayan dedicado un día especial.

Aquí os dejo una propuesta más para que vosotros también os animéis. En este caso, un cake de temporada a base de calabaza y mandarinas, y con un clásico de entre sus modelos, el Heritage.

 

receta para bundt cake heritage nordic ware

  


INGREDIENTES (Para un molde Bundt Cake de 25 cm)

300 gr de puré de calabaza
300 gr de azúcar común
300 gr de harina común tamizada
1 pizca de sal
25 gr de gasificante tipo Royal (1 sobre y medio)
5 huevos
100 ml de zumo de mandarina
150 ml de aceite de girasol u oliva suave
85 gr de Creme Fraiche o Sour Cream
1 cucharilla de ralladura de mandarina
1 cucharada de mermelada de Mandarina

 


PREPARACIÓN

El día anterior preparamos el puré de calabaza:
Abrimos la calabaza por la mitad. Con ayuda de una cuchara retiramos las hebras y las pepitas, barnizamos el interior toda la superficie de la pulpa con un poco de aceite y colocamos en una fuente refractaria con un culín de agua.

Horneamos en horno precalentado a 200ºC, hasta que al introducir la punta de un cuchillo no ofrezca resistencia. Extraemos del horno y dejamos enfriar.

Con ayuda de una cuchara retiramos la pulpa de la calabaza, la trituramos bien y listo nuestro puré.

Por cierto he utilizado la variedad butternut, pero podeis hacerlo también con las variedades potimarron o moscada de la Provenza.

Vamos con el Bundt Cake:
Precalentamos el horno a 190ºC, calor arriba y abajo.

Preparamos nuestro molde Nordic Ware, rociándolo con spray desmoldante Antiadherente y repartiéndolo bien por todos los recovecos con un pincel. En este caso yo he utilizado el modelo Heritage, que es uno de los clásicos de toda la vida de la marca, que me parece más elegante por sus líneas sinuosas y armónicas.

 

molde heritage de nordic ware

 

Separamos las yemas de las claras, y montamos las claras a punto de nieve con el accesorio de globo de nuestra Kitchen Aid, o con la batidora de mano provista de las varillas. Reservamos.

En un bol grande mezclamos la harina tamizada, el gasificante y la sal. Reservamos.

En un bol pequeño mezclamos el aceite, el zumo de naranja y la ralladura. Reservamos.

Con el accesorio de globo de nuestra Kitchen Aid, o con la batidora de mano provista de las varillas, mezclamos bien las yemas de huevo y el azúcar. Añadimos la creme fraiche y volvemos a mezclar. A continuación añadimos la mezcla de ingredientes líquidos. Mezclamos.

Añadimos el puré de calabaza y la mermelada y mezclamos de nuevo. A continuación, y con ayuda de un colador de malla fina, agregamos en tres veces la mezcla de harina sobre esta masa, mientras la tamizamos. En cada incorporación mezclaremos todo hasta integrarlo.

Por último, añadimos en tres veces las claras montadas, con movimientos envolventes.
Lista nuestra masa, la volcamos sobre el molde, la igualamos con ayuda de una espátula o el dorso de una cuchara húmeda. Golpeamos varias veces el molde lleno contra la encimera, para que salgan las bolsas de aire que hayan podido quedar atrapadas.

Llevamos al horno y cocemos por espacio de unos 40-45 minutos o hasta que al introducir una aguja en la parte más cercana al tubo interior, esta salga limpia. Si transcurrida la primera media hora vemos que la superficie se dora demasiado, cubrimos con papel de aluminio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar 15 minutos sobre la encimera boca arriba. Transcurrido este tiempo, desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar nuestro cake sobre una rejilla enfriadora.

 

molde heritage nordic ware

Molde heritage de Nordic Ware y rejilla enfriadora Birkmann

 

Servimos espolvoreado con azúcar glass.

Sencillo, ligeramente húmedo y esponjoso. Es ideal para para acompañar los desayunos o tardes de otoño. 

 

NOTAS:

- Si queréis saber los consejos para hornear con éxito un Bundt Cake, pincha aquí.

- Otras recetas de Bundt Cakes que os pueden interesar, aquí.

- Puedes ver todos los moldes tipo bundt aquí.

 

A disfrutar,
Virginia

Seguir leyendo »

Galletas de té matcha y chocolate con sellos de Navidad

Publicado el Oct 22, 2015. 0 comentarios

A las puertas de noviembre ya vemos las Navidades cerca. Como somos muchos los que queremos ir pensando y recogiendo ideas para disfrutar al máximo de las Fiestas, Carolina, del blog La cocina de Carolina, nos va abriendo boca con estas galletas ¡con 100% de aire navideño! Aunque sabes tan bien como yo que estas galletas las puedes empezar a hacer desde ya, porque son tan distintas como deliciosas. ¡No te resistas!

 

 

Cuando pensamos en hacer galletas de Navidad lo primero que se nos ocurre es hacer galletas con formas de árbol de navidad, de estrella, copo de nieve… pero cuando veas los sellos de galletas de Navidad de Nordic Ware ya solo querrás hacer tus galletas con ellos.

Podéis utilizar cualquier receta de galletas de mantequilla para darles forma con los sellos, añadirles aromas diferentes como vainilla, almendra, naranja… Para éstas de Navidad he querido darles un toque todavía más navideño, haciendo que las galletas sean de color verde y como los que me conocéis ya sabéis que casi nunca utilizo colorantes artificiales en mis recetas, pensé que lo mejor era hacerlas de té verde matcha, un colorante natural que además dará un sabor especial muy diferente a nuestras galletas.

Además, si les ponemos unas pepitas de chocolate blanco, el resultado ya es exquisito, ¡Seguro que estas navidades las preparáis más de una vez!


Receta de galletas con sellos nordic ware

 

 

INGREDIENTES

150 g de mantequilla (pomada)
2 y 1/2 cucharadas de té verde matcha
120 g de azúcar glas
Una pizca de sal
2 yemas de huevo
250 g de harina de trigo
70 g de pepitas de chocolate

 

receta de galletas

Sellos de galletas Holiday Cookie de Nordic Ware y Batidora amasadora Kitchen Aid


PREPARACIÓN

Empezamos tamizando la harina junto con el té matcha.

Batimos la mantequilla (debe estar a temperatura ambiente, pomada) junto con el azúcar y la pizca de sal hasta que quede una mezcla cremosa y suave. Para ello podemos utilizar el robot de cocina con el accesorio de la pala o bien una batidora de varillas eléctrica.

Añadimos las yemas de huevo y batimos bien.

Poco a poco vamos añadiendo la harina junto con el té matcha y mezclamos hasta que quede bien integrado. Añadimos las pepitas de chocolate blanco y pasamos a una superficie ligeramente enharinada.

Amasamos con las manos hasta que la masa ya no se nos pegue.

Formamos una bola y reservamos en la nevera una media hora.

Pasamos a un trozo de papel sulfurizado para horno enharinado y estiramos con un rodillo para amasar ajustable a una medida de unos 6 mm de grosor. Reservamos en la nevera media hora más.

Precalentamos el horno a 180ºC sin aire, con calor arriba y abajo.

 

receta con rodillo y sellos

Rodillo para amasar ajustable Joseh Joseph y Sellos para galletas de Nordic War

 

Damos forma a nuestras galletas con los sellos de Nordic Ware de Navidad y terminamos de cortar con un cortador redondo (si no tenemos podemos utilizar un vaso que tenga el mismo diámetro que el sello o bien el mismo sello presionando bien por los lados).

Introducimos en el horno durante unos 7-9 minutos (dependiendo de la fuerza que tenga nuestro horno tardarán más o menos), es importante que vayáis mirando que no se os quemen los bordes de las galletas, en cuanto empiecen a tostarse es que ya están listas.

Dejamos reposar en la bandeja un par de minutos y pasamos a una rejilla de enfriadora hasta que se hayan enfriado y endurecido.

 

receta de galletas

 

NOTA: También están disponibles los sellos para galletas "all seasons" (para todo el año). Puedes verlos aquí.

Seguir leyendo »

Cake con doble capa de Manzana (sin lactosa)

Publicado el Oct 22, 2015. 0 comentarios

Existen muchas recetas de tartas de manzana, cada una con su qué y muchas realmente deliciosas. Creo que no me cansaré nunca de ella, es una de mis preferidas. 

Hay una receta que me ha llamado mucho la atención. Se trata de una tarta con doble capa de manzana, una superior y otra a altura media del bizcocho, que no lleva lácteos y sustituye la mantequilla por aceite. Me da la sensación que tiene que resultar en una tarta húmeda, suave y deliciosa, con el toque de la canela que tan bien queda en combinación con esa fruta. 

La receta la ha presentado en su blog I Love Bundt Cakes, y si bien con lo que comento pensarás que no tiene mucha sorpresa, me ha cautivado la historia que hay detrás: una tarta judía de la que no hay mucho conocimiento. Como eso de que se pierdan o desconozcan recetas de siempre me disgusta, he pensado que sería interesante compartirla con todos vosotros.

La receta la encontrarás en el blog mencionado (aquí). En su caso, han preparado el bizcocho en el nuevo molde Fruit Tartine de Nordic Ware, y lo han decidido invertir para que luzca la forma del bundt, con lo que la capa de manzana superior queda de base. ¡Todo ello resulta en un bundt delicioso! 

 

bundt cake de manzana

Seguir leyendo »

Orange chiffon cake con glaseado de chocolate y naranjas confitadas

Publicado el Oct 18, 2015. 13 comentarios

No podía faltar en nuestro recetario el bizcocho que hoy nos prepara Virginia, autora de Sweet&Sour: el chiffon cake es un bizcocho que, como las buenas modas, vuelve a la carga con mucha fuerza! Se prepara en el molde Angel Food Cake, así que toma nota porque ya tienes otra "receta obligada" para tu lista!

 

Os preguntaréis....¿Qué es un Chiffon Cake? Si parece igual que un Angel Cake.... ¿En qué se parecen? ¿En qué se diferencia? Un Chiffon Cake es un pastel redondo alto y espectacular que al igual que el Angel Cake cuenta con un hueco central, y que al igual que éste se hornea en el mismo molde, sin engrasar. Fue creado en 1920 por un californiano, Henry Baker, que terminó vendiendo la receta a General Mills en 1940 y que se hizo muy popular en la década de los años 50. Desde entonces fue decayendo su interés, hasta la actualidad, que ha vuelto a ponerse de moda.

A pesar de su aspecto exterior, nada tienen que ver con el Angel Cake, salvo que se hornean en el mismo molde sin engrasar. Ambos incorporan harina y azúcar en su preparación, pero… La receta de Chiffon Cake se prepara con huevos enteros y se le añade grasa en forma de aceite vegetal, que le da esa textura jugosa y ligera y que hace que se mantenga en buen estado mucho tiempo. Además para preparar el Chiffon Cake se utiliza gasificante. El Angel Cake se prepara sin gasificante ni grasa alguna, y tan solo se utiliza en su preparación las claras de huevo.

El Chiffon Cake resulta un pastel muy esponjoso, ligero y suave, pero con más cuerpo que el Angel cake, aunque sorprendentemente más delicado en su manipulación una vez horneado.
En concreto esta receta que hoy os traigo, me recuerda a los pastelillos de mi infancia... ¿Os acordáis de los “Bonis”, “bucaneros”....? Pues es un poco esa textura y sabor.

 

 Receta de chiffon cake en molde angel food cake

 

El Chiffon cake no suele recubrirse, salvo con un poco de azúcar glass, pero en este caso, y con esos recuerdos en el paladar, he querido cubrirlo con un glaseado de chocolate divino y unas naranjas confitadas, que le dan el punto festivo. Un acierto en toda regla.

Vamos con la receta:


INGREDIENTES (para un molde Angel Cake de 25 cm)

Para el Chiffon Cake:

  • 6 Huevos "L" + 1 Clara de huevo extra, a temperatura ambiente
  • 225gr de Harina de Repostería
  • 300gr de Azúcar superfino o Caster Sugar*
  • 1 Tbsp (cucharada) de Gasificante de Repostería
  • 1/2 Tsp (cucharita) de Sal común
  • 2 Tbsp (cucharadas) de Ralladura de Naranja
  • 120ml de Aceite de Girasol
  • 180ml de Zumo de Naranja
  • 1 Tsp (cucharita) de Extracto de Vainilla
  • 1/2 Tsp (cucharita) de Cremor Tártaro**

Para el Glaseado de Chocolate:

  • 200gr de Chocolate de calidad 70%.
  • 200gr de Double Cream o nata 35% m.g.
  • 3 cucharadas de Glucosa líquida o Golden Syrup***

Para las naranjas Confitadas:

  • 1 Naranja
  • 200gr de azúcar
  • 100gr de agua

* El Azúcar Superfino o Caster Sugar no es más que azúcar molido sin llegar al punto del glass. Si no lo encontráis, podéis hacerlo vosotros en casa con cualquier robot de cocina o con el molinillo de café.
**El Cremor Tártaro se consigue en tiendas de productos de repostería o en último caso en farmacias.
***La Glucosa líquida o Golden Syrup se consigue en tiendas de productos de repostería.


PREPARACIÓN:

Comenzamos con las naranjas confitadas:

Lavamos bien la naranja y la cortamos en rodajas con un cuchillo bien afilado.
Para retirarles el amargor las hervimos con agua que desecharemos una vez alcancen el hervor. Las enjuagaremos bajo el chorro del agua del grifo, con mucho cuidado de no dañar la forma.
Ponemos el agua y el azúcar a cocer en cazo mediano, y cuando se haya disuelto el azúcar añadimos las rodajas de naranja. Dejamos cocer a fuego suave hasta que veamos que están hechas. Nos puede llevar sobre 1 1/2 hora. Dejamos reposar en el almíbar al menos 2 horas. Listas.

 

naranjas confitadas

Cazo de cobre de De Buyer

 

Podéis guardarlas con este almíbar en un frasco de cristal, o si queremos que se sequen, sacamos las rodajas sobre una rejilla y dejamos que el azúcar endurezca. Guardamos entre papel de horno, en una caja de lata, en sitio fresco. O incluso congelamos envueltas en papel film.

 

Vamos ahora con el Chiffon Cake:

Separamos claras y yemas cuando los huevos están fríos. Es más sencillo y dejamos cubiertos a temperatura ambiente 1 hora más o menos.
Cuando nuestras yemas y claras estén a temperatura ambiente, precalentamos el horno 170ºC, calor arriba y abajo
En un bol mediano, en mi caso en el bol metálico de la Kitchen Aid y provista ésta con el accesorio de pala, mezclamos la harina, 250 gr. de azúcar, el gasificante, la sal y la ralladura de naranja.
Hacemos un hueco en el centro y vertemos las yemas, el aceite, el zumo de naranja y el extracto de vainilla. Mezclamos con la pala a velocidad baja durante 1 minutos, hasta obtener una crema naranja y sin grumos. Si lo hacemos de forma manual, lo mezclamos con ayuda de una espátula de silicona.
En el bol de cristal de la Kitchen Aid provista con el accesorio de globo, o en un bol grande con la batidora de varillas, montamos las claras de huevo. Primero las espumamos ligeramente, añadimos el cremor tártaro y batimos a velocidad media alta hasta que se comiencen a formar picos suaves. Ahora con el motor en marcha vamos añadiendo los 50 gr. restantes de azúcar poco a poco y batimos a velocidad alta hasta que se formen picos duros.

 

Receta de chiffon cake con kitchen aid

 Robot Kitchen Aid con bol de cristal, y espátula de silicona Le Creuset



Para preparaciones de este tipo, me gusta tener un bol extra para mi Kitchen Aid, porque eso me evita tener que andar sacando la mezcla del anterior y limpiando en mitad de la preparación. Yo tengo el bol de cristal que, además de útil, es de lo más bonito.

Una vez listas nuestras dos preparaciones, vertemos en tres veces las claras montadas sobre la mezcla de harina y yemas. Mezclamos con movimientos envolventes, con ayuda de una andamos con espátula de silicona, tratando de que nuestras claras no se bajen.

 

receta de chiffon cake


Vertemos la preparación sobre nuestro molde Angel Cake "sin engrasar" y llevamos al horno durante 55-60 minutos, o hasta que al introducir un palillo en el centro del pastel salga seco.

 

molde angel cake

Molde Angel Food Cake de Nordic Ware


Sacamos del horno y colocamos el pastel boca abajo, sobre las patitas que tiene el molde Angel Cake, para que se enfríe sin que durante este proceso pierda volumen. Dejamos enfriar completamente en esta posición. Una vez frío pasamos un cuchillo o una espátula metálica por el contorno y desmoldamos. Hacemos lo mismo para despegarlo de la tapa.


Vamos ahora con el glaseado de chocolate:

En un cazo de fondo grueso, a mí me gusta utilizar el cazo de cobre de Buyer, mezclamos todos los ingredientes y llevamos a fuego medio, revolviendo bien hasta que todo se haya disuelto y obtengamos una crema densa. Retiramos del fuego y reservamos.

Ojo que este glaseado endurece con el entibiado. Eso sí, no lo vertáis demasiado caliente, pues tenderá a desparramarse; ni tampoco demasiado grueso o no se extenderá fácilmente y quedará más opaco.

Cubrimos el pastel con el glaseado de chocolate y con las naranjas confitadas y servimos con más glaseado de chocolate cerca.

 

 

Consejos:

  • Este pastel se conserva muy bien a temperatura ambiente hasta 3 días, y 10 días en el frigorífico. De hecho se me olvidó colocar la campana y quedó toda la noche en contacto con el aire, y sorprendentemente estaba jugoso no lo siguiente.
  • Así como hay pasteles que tibios están de vicio, este pastel es mejor disfrutarlo a temperatura ambiente o frío.


A disfrutar.
Virginia

Seguir leyendo »

Receta de magret de pato e higos ahumados

Publicado el Sep 17, 2015. 1 comentario

Me encanta que Loreto, autora de Sabores de Colores, me sorprenda con sus creaciones con el ahumador. ¿El motivo? Que muchas veces nos quedamos con la idea de que el ahumador servirá para ahumar salmón y algún otro pescado... y no vamos más allá. Pero sin duda sirve para mucho más, como en otras ocasiones nos ha contado y demostrado. Seguro que estarás conmigo: ¡Este magret de pato que hoy nos presenta es una auténtica exquisitez!

 

 

magret de pato en ahumador nordic ware

 

Reunir a la familia en casa es la excusa perfecta para preparar ahumados, y también la excusa perfecta para probar recetas nuevas. Como es el caso de la receta que os traigo hoy, el magret de pato ahumado, una receta que probé hace tiempo en un restaurante y me enamoró por completo y ya sabéis que no podía ser de otra manera que no os ofreciera mi versión, para que cuanto antes la preparéis en casa.

Desde que tengo el ahumador de Nordic Ware en casa he estado leyendo mucho, investigando y buscando diversas recetas para preparar, y lo que he visto, común a todas a ellas, y cosa que os recomiendo, es que cuando decidamos realizar ahumados lo ideal es buscar ingredientes con contenido en grasa medio-alto ya que serán éstos los que mejor absorban los aromas. De ahí que el magret siempre sea una opción perfecta, siempre manteniendo la piel con toda su grasa, un auténtico manjar. Os recomiendo que lo preparéis cuanto antes y veréis que repetiréis.

 


INGREDIENTES (para 2 personas)

1 magret de pato
6 higos

Mezcla para curar el magret:
150 gr sal gruesa
150 gr azúcar moreno
1 cucharada anís verde en grano
1 rama de canela
10 bolitas pimienta negra

Mezcla para el ahumador:
2 cucharadas de virutas de pacan (o las virutas que escojas para dar el sabor ahumado)
1 cucharadita de anís verde en grano
1 rama de canela


ELABORACIÓN


1. Disponemos los granos de anís verde, la pimienta negra y la canela en un mortero, el mío es el de Emile Henry (fabuloso), y los majamos ligeramente.

2. Seguidamente mezclamos las especias majadas con la sal y el azúcar en un bol amplio y sobre una bandeja, un plato o un molde cerámico, distribuimos un tercio de la mezcla y disponemos el magret con la piel hacia arriba, cubrimos con los dos tercios restantes, presionamos ligeramente y dejamos curar en la nevera durante 2 horas.

3. Pasadas las dos horas retiramos el magret de la nevera, lo lavamos bajo el grifo, secamos con papel absorbente y lo disponemos sobre la bandeja agujereada del ahumador junto con los higos.

4. A continuación, colocamos dos cucharas de virutas de madera, una cucharadita de anís verde y la rama de canela que habremos partido en trozos en el fondo del ahumador. Sobre el fondo colocamos el recipiente para los líquidos, no porque vayamos a añadir ningún líquido sino que el pato al calentarse soltara grasa la cual caerá en este recipiente y será más fácil de limpiar. Por último disponemos la bandeja con el magret de pato y los higos y tapamos. Encendemos el fuego y cocinamos durante 15-20 minutos*, vigilando que el ahumador no pase de los 100ºC, ya sabéis que esto lo podéis controlar en el termómetro que dispone, si se pasara de temperatura podéis controlarla bajando el fuego en el cual está dispuesto el ahumador.

 

Ahumador de alimentos nordic ware

(Izquierda) Bol cerámico ondulado 26cm de Emile Henry; (derecha) Ahumador de alimentos Nordic Ware

 

5. Pasado el tiempo de cocción, abrimos el ahumador y retiramos el magret a un plato, lo cubrimos con papel de aluminio y lo dejamos reposar 5 minutos.

6. Por último, con ayuda de un cuchillo bien afilado, cortamos el magret en láminas finas y servimos acompañado de los higos ahumados.

* El tiempo es orientativo, pasados los 15 minutos podemos comprobar si el punto de cocción es el que nos gusta, piensen que el magret debe estar rosado en el centro para que esté bien jugoso.

 

Ahumador de alimentos nordic ware, y cuchillo de acero carbono Pallarès

 

Seguir leyendo »

Angel food cake o bizcocho de claras

Publicado el Jul 30, 2015. 3 comentarios

Uno de los moldes tipo bundt más clásicos es el molde Angel Bundt de Nordic Ware. Es un molde que gusta mucho porque, al ser un molde redondo, liso y alto, da mucho juego y permite multitud de recetas y combinaciones.

Pero la receta clásica para este tipo de molde es la tarta que lleva su mismo nombre, el Angel Food Cake, y ésa es la deliciosa propuesta que hoy nos trae Miriam, autora de El Invitado de Invierno. Encontrarás en esta tarta un aspecto ligero y esponjoso, blanco interior y suave sabor, y entenderás porque la llaman así!

 

El angel food cake es uno de los dulces con nombre más cursi que conozco: bizcocho de comida de ángeles. Pero vamos a perdonárselo porque está mortal.

Este bizcocho se elabora solo con claras como agente leudante; se prepara con un merengue que es lo que le hace subir en el horno. Lleva pocos ingredientes pues el merengue se mezcla con harina y algún saborizante nada más. El resultado es un bizcocho extremadamente esponjoso y suave.

 

 

Aparentemente nacido en los Estados Unidos, el angel food cake se prepara tradicionalmente en un característico molde troncocónico desmontable que además tiene un agujero en el centro para facilitar la cocción. El molde no se engrasa antes de verter la masa según dicen los sabios para que ésta no se escurra y pueda subir todo lo posible. Por ello una vez frío hay que separarlo del molde con algún cuchillo o espátula, lo que le da un característico aspecto desconchado.

Como es muy habitual en los Estados Unidos este bizcocho se sirve con diversos acompañamientos, como fruta fresca, compotas, nata montada, yogur o incluso se cubre con multitud de glaseados, aunque aquí he optado por lo más fácil, que es espolvorearlo con azúcar glas. Porque seamos sinceros, así disimulamos esa superficie un pelín cochambrosa.


Ingredientes

  • 360 ml de claras (alrededor de 12 huevos)
  • 1 cdta. de cremor tártaro (facultativo)
  • ½ cdta. de sal
  • 1 cda. de zumo de limón
  • 125 g de harina de repostería
  • 300 g de azúcar blanquilla
  • 2 cdtas. de extracto de vainilla


Elaboración

Tendremos las claras a temperatura ambiente; las claras templadas esponjan más que las claras frías.

Tamizamos la harina junto con la mitad del azúcar, 150 g. Si nuestro tamiz tiene los agujeros demasiado pequeños lo podemos hacer en un colador. Reservamos.

Empezamos a montar las claras a velocidad alta y cuando ya estén espumosas agregamos el cremor tártaro, el zumo de limón y la sal, sin dejar de batir. El cremor tártaro sirve para estabilizar las claras, pero no es imprescindible.

Cuando las claras ya estén muy montadas y empiecen a formar picos iremos añadiendo el azúcar restante de cucharada en cucharada, sin apresurarnos y sin dejar de batir. Una vez incorporado todo el azúcar seguimos batiendo hasta que, al tomar una pequeña porción de merengue y frotarla entre los dedos, no se aprecie el granillo del azúcar. Entonces estará listo el merengue.

Agregamos la mezcla tamizada de harina y azúcar en cuatro veces, mezclando cada vez con movimientos envolventes. Cuando esté incorporada toda la mezcla la vertemos en el molde y nivelamos la superficie con una espátula o una cuchara.

 

 

Cocemos el bizcocho en el horno previamente calentado a 180° (sin aire), en un nivel bajo, entre 40 y 45 minutos. Probamos si está hecho con una brocheta y lo sacamos del horno.

Este bizcocho tiene la particularidad de que se deja enfriar ya invertido, para lo cual el molde tiene esas patitas que se ven en la foto. Lo invertimos nada más sacarlo del horno y lo dejamos enfriar por completo.

Una vez frío tendremos que pasar un cuchillo o una espátula entre el bizcocho y el molde para poder despegarlo. Lo invertimos sobre una fuente o un stand, lo adornamos a nuestro gusto y lo servimos. Buen provecho.

 

Seguir leyendo »

Hummingbird Bundt Cake

Publicado el Jul 09, 2015. 2 comentarios

La autora de Pemberley Cup&Cakes, nuestra colaboradora Rosa, nos invita hoy a preparar una tarta con un toque veraniego en forma de bundt cake. ¡No os perdáis este clásico de la repostería!

 

Pocas virtudes quedan por desvelar sobre los siempre sugerentes bundt cakes; su presentación habla por sí misma, la prácticamente infinita variedad de recetas que podemos hacer con ellos es sencillamente todo un reto y las facilidades con que se trabaja cuando cuentas con un artículo excepcional, como son los moldes de Nordic Ware, no hacen más que convertir una tarea, sumamente ya gratificante de por sí, en un auténtico placer.

La presentación tradicional de la ya clásica Hummingbird Cake (“tarta colibrí”) suele ser, en realidad, en forma de tarta de varios pisos con una generosa cobertura de queso crema y un puñado de nueces. Sin embargo, yo he querido recrear esta popular tarta en versión bundt cake, pues como os decía, es una de las presentaciones más atractivas de casi cualquier bizcocho o tarta que se nos pueda ocurrir (¡incluso en versión salada!).

Los orígenes de la susodicha tarta siempre han dado pie a cierta controversia. Su nacimiento se sitúa a finales de la década de los 60 (siglo XX) en el Caribe, de ahí pronto llegó al sur de los Estados Unidos (donde se la llegó a conocer también como the cake that doesn’t last, “la tarta que no dura”) y desde entonces no ha hecho más que ganar adeptos. Las diferentes versiones acerca del por qué de ese nombre tan pintoresco van desde el sonido que emite invariablemente todo aquel que la prueba —una especie de hmmm… — hasta lo irresistible de su aroma y sabor, que atrae incluso a aves tan delicadas y exigentes como son los colibríes, que sólo se alimentan de néctar.

 

En cualquier caso, se trata de un bizcocho realmente exquisito, en mi opinión, perfecto para estas fechas estivales gracias a ese toque inconfundible que le dan tanto la piña como el plátano (o banana, en su preparación original). Aunque no es imprescindible, yo he optado por añadir también un toque de coco rallado como broche final, para acentuar así un poco más ese aire veraniego. En cualquier caso, sea la estación del año que sea, un bizcocho con estas credenciales es un festín para los sentidos.

 

Ingredientes (para 12-14 raciones)

(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
*1 cucharada equivale a 15 ml; 1 cucharadita equivale a 5 ml*

Para el bizcocho:
- 360 g de harina de trigo normal
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1 cucharadita de canela de Ceilán molida
- ½ cucharadita de sal
- 3 huevos (L)
- 300 g de azúcar blanco
- 180 ml de aceite de girasol o de oliva suave (según preferencia personal)
- 1 ½ cucharaditas de extracto puro de vainilla
- 350 g aprox. de plátanos bien maduros, hechos puré (3-4 unidades, según tamaño)
- 200 g aprox. de piña fresca (bien madura) o en almíbar (sin el jugo), cortada en trocitos
- 120 g de nueces, troceadas (más un puñadito extra para decorar)
- Coco rallado, para decorar

Para el glaseado:
- 100 g de queso crema
- 200 g de azúcar glass, tamizado
- ½ cucharadita de extracto puro de vainilla
- 1 – 1 ½ cucharadas de leche

Elaboración

Del bizcocho:
1. Precalentamos el horno a 180°C con calor arriba y abajo y colocamos la rejilla en la posición central.
2. Con ayuda de un pincel de repostería, engrasamos a conciencia un molde para bundt cakes con capacidad para 10-12 cups (2,4 - 2,8 l) de unos 25 cm de diámetro. Seguidamente, espolvoreamos con una fina capa de harina y eliminamos el exceso dando unos golpecitos al molde con la palma de la mano. De forma alternativa, también podéis usar el spray antiadherente. Reservamos.
3. En un cuenco grande, tamizamos juntos la harina, el bicarbonato, la canela y la sal con ayuda de un tamizador (o un colador grande, en su defecto) y terminamos mezclando con unas varillas para combinar bien todos los ingredientes. Reservamos.
4. En otro cuenco grande aparte, batimos los huevos junto con el azúcar enérgicamente con unas varillas (a mano o con la ayuda de una batidora/amasadora) durante unos 3 minutos hasta conseguir una mezcla esponjosa y densa y visiblemente más pálida.
5. A continuación, incorporamos el aceite a la mezcla anterior progresivamente en un hilillo sin dejar de remover, mezclando ahora ya con más suavidad hasta integrar por completo.
6. Seguidamente, añadimos el extracto de vainilla y mezclamos hasta conseguir combinar por completo.
7. Agregamos los ingredientes secos que teníamos reservados (punto 3) en 2 tandas, mezclando suavemente después de cada adición, lo justo para que queden hidratados (no importa si aún queda algún resto visible de harina).
8. Añadimos el puré de plátano, la piña troceada y las nueces y mezclamos con ayuda de una espátula de silicona hasta que quede todo repartido de manera uniforme.
9. Vertemos la masa en el molde, procurando que quede bien repartida y distribuida hasta el último rincón o recodo del diseño del molde. A continuación, golpeamos muy suavemente la base del molde contra la encimera unas cuantas veces (con la precaución de haber colocado con anterioridad un paño para evitar dañar ninguna de las dos superficies) con el fin de que se termine de asentar correctamente la masa y de eliminar las posibles burbujas de aire de su interior. De esta forma, además, se nivelará la superficie por sí misma (si fuera necesario, terminaríamos alisándola con una espátula).
10. Horneamos a 180º durante unos 65-70 minutos o hasta que al insertar una brocheta o similar en el centro ésta salga perfectamente limpia (como cada horno es distinto, os recomiendo ir controlando si está hecha a partir de los 60 minutos).
11. Retiramos del horno y dejamos enfriar dentro del molde durante 10 minutos. Pasado este tiempo, desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar sobre una rejilla enfriadora por completo antes de glasear y decorar.

Del glaseado:
1. Batimos el queso crema enérgicamente durante un par de minutos hasta conseguir una textura suave, cremosa y sin grumos. Podemos utilizar unas varillas, una espátula o una batidora/amasadora para mayor comodidad.
2. Agregamos el azúcar glass, el extracto de vainilla y una cucharada de la leche y seguimos batiendo, primero con suavidad para que se integre bien el azúcar y después con más fuerza, hasta obtener una mezcla uniforme y cremosa. Añadiremos un poco más de leche, muy poco a poco, en caso de necesitar aligerar nuestro glaseado.
3. Aplicamos sobre nuestro bizcocho, ya frío, y dejamos que se solidifique a temperatura ambiente, pero alejado de las corrientes de aire.
4. Como toque final, podemos terminar por espolvorear con un poco de coco rallado y unas cuantas nueces troceadas por encima.

Se conserva durante 3-4 días bien cubierto, preferiblemente refrigerado. Dejaremos que se aclimate fuera del frigorífico unos minutos antes de servir.

 

Notas

- Yo he usado el modelo Heritage de Nordic Ware, por el que siento cierta inclinación, pero cualquiera de los diseños es perfectamente válido; sólo asegúrate de que el elegido tenga la capacidad mínima indicada en la receta.

- Si aún te queda alguna duda sobre cómo preparar un bundt cake infalible, no dejes de consultar estas sencillas e imprescindibles indicaciones.

Feliz semana y un saludo.
Rosa

 

Seguir leyendo »

Mi opinión sobre los sellos para galletas de Nordic Ware

Publicado el Jul 07, 2015. 1 comentario

Hoy Beatriz, autora de To Be Gourmet, nos da su opinión sobre un artículo que es un capricho tan dulce como las galletas que con él elaboras: los sellos para galletas de Nordic Ware! Sé que es difícil hacerse a la idea de lo bien qué van o la buena presencia que tienen sin tenerlos delante, pero creedme, ¡Son unos sellos que enamoran!

 

Desde hace ya mucho tiempo que soy fan de los moldes de Nordic Ware para hacer espectaculares bizcochos gracias a los preciosos diseños que ofrece la marca. Me voy haciendo con uno nuevo cada cierto tiempo y debo confesar que me encantaría tenerlos todos como si de una colección se tratara. De hecho mantengo cierta expectación ante la posibilidad de que presenten alguno nuevo para ver de qué más formas se puede moldear un bizcocho imponente, e incluirlo en la lista de pendientes.


Cuando a través de la tienda on line de Claudia&Julia descubrí los sellos de aluminio me quedé prendada. Era allá por diciembre cuando los conocí gracias a una receta de galletas navideñas hechos con los sellos “Holiday cookie”. Podéis verla AQUÍ.

Enseguida vi que también había unos modelos preciosos para “todo el año” que son los sellos “All season” y me decidí por ellos. 

Lo primero que diría es que me encantó como vienen presentados: en una caja bien armada, donde los sigo guardando, uno tras otro levemente inclinados como si fueran tres joyitas.
Su tamaño fue lo segundo que me sorprendió, no había reparado en la descripción del producto donde indica claramente su diámetro y lo cierto es que son tres buenas piezas y con gran empaque; el mango de madera, la parte de aluminio grabada.…. Me parecieron geniales para regalar porque son un verdadero capricho para los que amamos el mundo de la repostería.

 



Para ver qué tal resultaban, la primera vez utilicé una receta de galletas de mantequilla que tengo dominada y siempre me sale genial. Pasaron la prueba con nota alta! Podéis ver la receta en el blog (aquí).


El procedimiento para obtener una masa en la que se pueda estampar el dibujo y que permanezca inalterable tras el horneado es el de siempre:

1.- Extender la masa sobre papel de horno en una bandeja para galletas (como ésta de De Buyer), o en la misma bandeja de horno (si no es demasiado grande).

2.- Enfriar un poco en la nevera sin que llegue a quedar excesivamente dura para que no cueste hincar el sello.

3.- Grabar el motivo elegido varias veces sobre la masa extendida con una pequeña separación entre ellos.

4.- Como el sello para galletas no corta, sino que marca un dibujo, cortar después con un cortador redondo de galletas del mismo tamaño (también serviría un aro metálico de emplatar), aplicándolo encima de cada uno, y retirar el recorte de los bordes.

5.- Enfriar bien de nuevo para que las galletas estén bien rígidas antes de meter en el horno y que con la breve cocción que precisan mantengan su forma.

Otra opción es hacer pequeñas bolas de masa y extenderlas para obtener círculos del tamaño aproximado de la galleta y luego estampar aunque quede un sobrante de borde. El efecto es bonito porque me recuerda a los sellos lacrados rojos de las cartas antiguas.

 



Podemos cortar primero el círculo una vez extendida la bola (que debe ser mayor que el dibujo para conseguir el efecto) y obtener una galleta redonda perfecta, o no hacerlo y que mantenga la forma irregular. En ambos caso queda precioso.

Se pueden hacer todas las galletas del mismo modelo, y reservar los otros dos para otra ocasión y así dosificando los modelos, o alternar los sellos en la misma hornada y ofrecer un surtido con diferentes formas.

Hay quien me ha comentado que se les ha pegado la masa al sello. En ese caso les he recomendado dos cosas: lo primero, pasar primero el sello por harina, así evitarás en muchos casos que se pegue. Y en segundo lugar, si sigue pegándose, tal vez se debería revisar la proporción de harina/mantequilla para evitar que sea una masa tan pegajosa. Si te interesa, encontrarás una de mis recetas con los sellos aquí, en el blog

 

 

En cuanto a limpieza, los sellos se limpian fenomenal, porque sus hendiduras son lo suficientemente grandes para que no queden restos de masa difíciles de retirar. Lo mejor es utilizar un paño húmedo , importante, a continuación secar!

Las galletas estampadas resultan tan bonitas que es una idea preciosa prepararlas para regalar. Por otra parte, en nuestra cocina, los sellos pueden quedar a la vista en una estantería porque resultan súper decorativos con su aire rústico y vintage.

Seguir leyendo »

Angel Food Cake, receta ideal para el Angel bundt

Publicado el Jun 23, 2015. 0 comentarios

El molde Angel Bundt de Nordic Ware es un molde que gusta mucho porque, al ser un molde redondo, liso y alto, da mucho juego y permite multitud de recetas y combinaciones. Es uno de los clásicos en lo que bundts se refiere.

Una fantástica propuesta es la que ha presentado Virginia en su blog Sweet&Sour: el Angel Food Cake. Su textura te hará entender porque lo llaman así, y es que su ligero aspecto y suave sabor, sumado a su blanco interior, te hace pensar que es comida de ángeles. 

Aparte de ser un clásico entre los americanos, destaca por su aspecto ligero y sobretodo esponjoso. Es ligero, y preparado sólo con claras de huevo, azúcar y harina. Y no, no lleva gasificantes.

Os animo a ver la receta, en la que encontraréis también varias recomendaciones que os serán muy útiles para otras recetas.

 

 

 

Seguir leyendo »

Pasta con coliflor y gratinado de migas en molde bundt

Publicado el Jun 11, 2015. 3 comentarios

 La autora de Sabores y Momentos, Patricia, nos sorprende hoy con una receta que ideal para el día a día pero presentada de la forma más original! Me hubiera gustado ver la cara de los niños al ver que en la mesa, a la hora de comer, había un molde de tarta en lugar de la fuente tradicional. Me los imagino diciendo "Pero mamá, ¡si este molde es para tartas!".

Pues sí, los moldes de bundt cakes son para tartas... pero ¿Por qué no darles otros usos? Son moldes que pueden ir al horno, por lo que pueden usarse para gratinar o acabar cualquier receta; y serían también ideales para dar una forma super-original a las ensaladas frías, por ejemplo, pues servidas en la forma de los bundts, podrían dar un toque muy original en la mesa este verano. 

La receta la ha elaborado en el nuevo molde Square Bundt de Nordic Ware, que tanto nos gusta, y al que con esta receta le damos la bienvenida!

 

 

Hoy os traigo una receta muy sencilla, con verdura de temporada, una salsa cremosa y suave…. Y unas sencillas migas de pan con bacon gratinados ¡que va a entusiasmar a grandes y a pequeños! Y no podía ser más verdad: yo la he disfrutado, pero ha sido un gustazo ver lo bien que los niños se comían la coliflor, que tan escondida quedaba entre el mismo blanco de la salsa y la pasta.

Pero quizás no es la receta lo que más os va a llamar la atención, sino el recipiente donde la he gratinado y servido! ¿Que os parece? Pues mira, que los moldes de bundt de NordicWare no solo nos sirven para elaborar increíbles bizcochos y cakes sino que, dado el caso, podemos sorprender a los nuestros, sobre todo a los peques de la casa, con un maravilloso plato de pasta completo y muy nutritivo, pero con ese guiño divertido que dará mucho juego en la mesa!!!

Para darle el punto a la pasta hervida con la coliflor, nada mejor que en la preciosa cocotte de hierro colado que, a fuego lento, nos dará ese toque que junto a la cremosidad de la salsa será una caricia en el paladar. El gratinado de migas es el punto saladillo y crujiente que sencillamente lo hace irresistible!

La receta está inspirada en una del libro de Jamie Oliver, y cómo él dice, es una receta para disfrutar y compartir. 

En la foto, presentación de los ingredientes en la cocotte redonda de hierro fundido Le Creuset, y cuchillo de cocina de hierro carbono Pallarès

 

Ingredientes

1 coliflor mediana
400g de pasta (macarrón, tiburón, espiral…a gusto)
180g queso Cheddar maduro recién rallado.
6 lonchas de bacon 
2 rebanadas de pan (de campo, cortijo o payés)
2 ramitas de romero fresco
1 diente pequeño de ajo
200ml de nata para cocinar (o crème fraîche)
Queso Parmesano rallado para servir

 

Elaboración

Precalentamos el horno a 200º.

En una olla tipo cocotte con agua hirviendo , sal y un chorrito de aceite de oliva, coceremos la coliflor cortadita en florecitas pequeñas junto con la pasta siguiendo el tiempo de cocción que indica el fabricante a fuego medio y con la tapa entreabierta.

Mientras, vamos poniendo el bacon a tostar en una sartén o skillet sin aceite, hasta que quede dorado pero no crujiente, pues recordad que lo vamos a picar junto con el pan y queremos que el toque crujiente lo aporte el gratinado. Si lo preferís, podéis aprovechar el calor del horno para tostarlo allí en una bandeja con un papel de horno. Una vez listo ponemos el bacon junto con el pan, el romero y un chorrito de aceite de oliva, en el robot de cocina con la cuchilla para picar. Picamos hasta quedar con la consistencia de unas migas muy picaditas y reservamos.

Preparamos un cuenco grande donde escurrimos la pasta con la coliflor, con cuidado de no perder ese líquido, que más tarde utilizaremos para la crema.

En la misma olla o cocotte utilizada anteriormente, vertemos unos 300ml del liquido de hervir la pasta, el diente de ajo machacado, la nata y el queso Cheddar rallado (para rallar, os recomiendo sin duda alguno el rallador Zester de Microplane, no hay uno igual!), todo a fuego medio. Vamos removiendo un par de minutos y añadimos a continuación la pasta y la coliflor removiendo suavemente. Si lo vemos necesario, podemos añadir un poco más de líquido para darle una textura suelta y jugosa. Salpimentamos a gusto y vertemos en el molde Bundt ( o en su defecto, en la fuente apta para horno donde vayamos a gratinar), repartiendo homogéneamente. Cubrimos ahora con la miga y nos vamos directamente al horno durante unos 7-8 minutos, o hasta que veamos que la crema burbujea y las migas comienzan a dorar con textura crujiente. 

Sacamos del horno y directamente a la mesa para disfrutarlo en familia!

 

 

 

 

NOTAS: 

- Recordad usar cucharas de servir de madera (o en su defecto de silicona) para no rallar el molde.

- Para hornear, normalmente recomendaría otro tipo de moldes, pero creo estupendo otorgar versatilidad a los bundts, más cuando hablamos de usarlos, como en este caso, para presentar en la mesa una receta de pasta que sólo hemos tenido que gratinar.

 

Seguir leyendo »

Mi opinión sobre el ahumador de Nordic Ware

Publicado el Jun 09, 2015. 0 comentarios

En varias ocasiones he pedido a Loreto, autora de Sabores de Colores, que nos haga alguna receta con un utensilio que conoce muy bien, el ahumador. En esas ocasiones ha conseguido unos resultados increíbles! Por eso, y como el ahumador es un gran desconocido para muchos, y tantos otros nos pedís información del mismo, hemos creído interesante que sea ella quien os dé su opinión y explicaciones sobre el mismo. Os dejo con el relato de su experiencia.

No puedo negar que todo lo que implique una técnica de cocción diferente a las que usamos normalmente me llama la atención. Fue por eso que cuando descubrí el ahumador fue amor a primera vista.

Me llamó mucho la atención el poder realizar ahumados en casa. Ya había oído hablar de ello y sí que es verdad que en los países del norte se apañan con cualquier cosa, dígase cualquier cosa una lata de galletas y una malla metálica para ahumar, pero yo necesitaba un empujoncito y vino con el ahumador de Nordic Ware.

Sé que muchos estáis asociando el ahumado al que encontramos en los diferentes productos, normalmente pescado, de los supermercados. Ya os digo que nada que ver con eso: con el ahumador conseguimos cocinar los alimentos que más nos gustan, ya sea carne, pescado, aves, huevos o verduras, con o sin vapor, dándoles un sabor ahumado delicioso.

El mayor miedo que tuve mientras pensaba recetas era si los sabores serían demasiado fuertes, pero ni mucho menos es así: siempre dependiendo de las virutas de madera, especias, o incluso té que utilicemos para ahumar nuestros productos, influenciará el aroma del ahumado del resultado final. Por ejemplo, cuando realicé el lomo ahumado de cerdo utilizamos virutas de manzano, éstas desprendían un delicioso olor dulce cuando se quemaban, consiguiendo un sabor ahumado muy suave; y cuando realizamos el ahumado de salmón nos decidimos por virutas de pacano, con un toque a nuez absolutamente delicioso.

 

Receta "Cómo ahumar lomo de cerdo en casa"

 

Características, mantenimiento y funcionamiento del ahumador de Nordic Ware

El ahumador de Nordic Ware es bastante ligero y podemos utilizarlo tanto en interior como en exterior. Sobre vitrocerámica, fuego o incluso sobre la barbacoa. Lo importante es controlar su temperatura interior, para la correcta cocción de los alimentos, gracias al termómetro que incorpora. Y lo mejor de todo es que no molestamos a nadie cuando estamos ahumando ese producto que más nos gusta (a mí me tiene enamorada el magret de pato ahumado, un auténtico manjar) ya que casi no sale humo del ahumador, simplemente disfrutaremos del delicioso olor de las virutas o especias quemándose lentamente para generar el humo.

Cuando diseñaron el ahumador pensaron en todo, y cuando digo en todo es en todo: las bandejas donde dispondremos los alimentos para ahumar o el líquido para crear un ahumado húmedo son antiadherentes, por lo que conseguiremos que no se nos peguen los alimentos y a la hora de limpiarlo será comodísimo, tanto a mano como si somos más de lavavajillas.

Os cuento un poco como funciona, la verdad es que es muy sencillo y no tiene más ciencia que disponer una cucharada de virutas de madera, especias o té en el fondo del ahumador. A partir de ahí debes decidir si quieres realizar un ahumado seco o un ahumado húmedo (éste es más típico de América, se utiliza sobre todo para vegetales o alimentos que tiendan a secarse como pescado). Si optas por el ahumado seco, será el calor interior que adquiere el ahumador al ponerlo en el fuego el que cocerá los alimentos, y los ahumará con el humo que desprenderán las virutas al calentarse.

Si decides que lo que quieres es un ahumado húmedo, introduces el líquido en una bandeja inferior de que dispone el ahumador. Puedes elegir cualquier líquido, ya sea agua, vino, cerveza, zumo,... Al evaporarse ese líquido con el calor, se generará vapor que cocerá los alimentos, mientras el mismo humo aromatizado les proporciona el sabor ahumado que hayas introducido. 

Explicado esto, ya ves que la clave está en decidir qué aroma quieres que adquieran tus ahumados. Una vez has introducido las virutas (y el líquido que aromatizará en caso de hacer el ahumado húmedo), disponemos en el ahumador la bandeja donde irán nuestros ingredientes y tapamos. Encendemos el fuego a temperatura media y controlamos que el termómetro marque 100º C. Es importante que la temperatura interior sea constante, por lo que la regularemos adaptando el fuego. Y listo, ahora a esperar y disfrutar del delicioso olor que invadirá vuestra cocina.

 

 Disposición de las virutas de madera en el fondo en caso de ahumado en seco (izquierda); introducción del líquido en caso de hacer un ahumado húmedo (derecha).

 

Los tiempos dependerán del alimento que vayamos a ahumar. Por ejemplo, 1,5 kg de lomo de cerdo tardaría 1 hora, hora y cuarto, un lomo de salmón previamente marinado tardaría unos 15 minutos, un pollo entero unas 4 horas, unas pechugas de pato o pollo unos 25-30 minutos… Yo siempre digo que es importante que tengáis una referencia de tiempo, pero si dudáis podéis abrir el ahumador y comprobar el punto de cocción ya que no es lo mismo un pollo de 1 kilo que uno de 2; yo lo hago así y no hay problema alguno así que miedos a un lado.

 

Receta "Cómo ahumar salmón especiado"

 

En cuanto a las virutas de madera, en la misma tienda de Claudia&Julia disponen de variedad, en la sección de barbacoas. Descubrir los distintos aromas de cada tipo es una gozada. 

Para mí, el ahumador de Nordic Ware se ha convertido en un utensilio de cocina imprescindible para preparar ese tipo de plato con el que dejar con la boca abierta a los invitados y también con el que disfrutar de ahumados caseros de calidad.

 

Seguir leyendo »

Galletas de mantequilla con los sellos de Nordic Ware

Publicado el May 14, 2015. 5 comentarios

Hoy Beatriz, autora de To Be Gourmet, nos trae una pequeña tentación en forma de galleta, perfecta para acompañar el café, tomar un tentempié a media mañana... o satisfacer un antojo! 

 

 

Me encanta toda la gama para repostería de Nordic Ware. Ya ni sé los moldes que voy acumulando. Pero cuando descubrí que además de bundts fabricaba sellos para galletas enseguida los coloqué en mi lista de “cosas imprescindibles que me tengo que comprar”.

Los sellos en sí son una bonitez absoluta. Dan ganas de tenerlos sobre la cocina, de adorno, en una baldita en formación. El diseño es de aluminio con mango de madera, y tienen un tamaño grande. Cerca de 8 cm de diámetro. Así que es más cómodo el trámite de hacer galletas, una tras otra, sencillamente porque se acaba mucho antes!!!

Por otra parte, los diseños que ofrece la marca son ideales. Vienen en pack de tres modelos. Los de la flor me chiflan; una vez ya entrados en primavera los veo preciosos para ofrecer en casa. Otro de los sellos consigue que la galleta parezca un barquillo, con sus infinitos pequeños cuadraditos. Y el último del lote hace unas ondas preciosas.

 

 

Había muchas recetas de galletas posibles para estrenar mis sellos de Nordic Ware, pero a mí me encantan las de mantequilla, quizá porque las tomaba mucho de niña; mis padres siempre las compraban en Francia y son un vicio; una tras otra, y sin poder parar.

Así que he pensado que ésa podría ser la receta ideal para esta ocasión. He utilizado mantequilla salada, que es otra de mis debilidades. Ahora es fácil encontrarla aquí, pero en Francia siguen habiendo muchas más variedades.

Ingredientes

- 500 g de harina.
- 250 g de mantequilla salada punto pomada.
- 1 huevo.
- 250 g de azúcar.

Preparación

Mezclamos el azúcar con la mantequilla y batimos. Añadimos el huevo y batimos otra vez. Agregamos la harina en tres veces mejor, para que se integre poco a poco. La masa es grasa y se rompe si se estira demasiado, pero no se pega a los dedos.
Envolvemos la masa en film y la refrigeramos unos 15 minutos. Hacemos pequeñas bolas y las reservamos. Cogemos una bola, la extendemos de una en una sobre papel de cocina con ayuda de un rodillo. Hincamos el sello con cuidado de que se estampe la forma en todo la superficie, si es necesario nos ayudamos presionando el aluminio con los dedos.

Despegamos y con una espátula trasladamos la galleta a una bandeja. Cuando tengamos unas cuantas las pasamos al frigo durante media hora antes de hornear, para que no pierdan su bonita forma.

Ponemos el horno a 200º e introducimos las galletas durante unos diez minutos en la parte medio alta, para que nos salgan doraditas.

Como cada horno es un mundo, controlaremos ese tiempo dándole un poco más o un poco menos según veamos el aspecto de las galletas.

Al sacarlas pueden tener una consistencia algo blanda, mejor no manipularlas hasta entonces porque si no se romperán, pero en cuanto se enfrían se endurecen y quedan perfectas.

Unas galletas deliciosas, ideales para acompañar un café o un té en el jardín y…. más bonitas imposible!

Beatriz.

 

 

Seguir leyendo »

Naked Cake, la vuelta a la tarta tradicional

Publicado el May 05, 2015. 9 comentarios

Nunca me he sido gran seguidora de modas, y tal vez por ello nunca he hecho una tarta con fondant o cupcakes con recubrimientos o cremas que no saben a nada, a pesar del éxito que tienen. No habréis visto en la web ni recetas ni productos ni material para ello. Reconozco que es todo un arte hacerlos, pero simplemente no van conmigo. Pero hay una moda a la que sin duda me sumo, y es la moda de los naked cakes.

Literalmente naked cake quiere decir tarta desnuda. Desnuda porque se muestra tal y como es, y sin ninguno de esos recubrimientos que os comentaba. Es una tarta que se caracteriza por mostrar el bizcocho en dos o más pisos y de la forma más tradicional.

Que estén desnudas de tales añadidos no les quita que sean alegres. De hecho, llaman la atención por sus decoraciones naturales y de vivos colores que les aportan las frutas (¿qué más natural?), y pueden estar rellenas de nata, crema o chocolate habitualmente.

 

 

Hay quien las hace más perfectas y bien acabadas, y quien las muestra con un desorden casual que les confiere un carácter propio irresistible (¡éstas son las que me van a mi!). Pueden llegar a tener tal exceso de fruta o un acabado tan poco pulido que parezcan incluso decadentes... aunque ello no les quita su auténtico sabor. Todas tienen su atractivo, su toque, su punto natural y tradicional.

Las naked cakes están pegando muy fuerte en los Estados Unidos. La red se está llenando de creaciones, y es un gustazo verlas. Y no sólo la red: el éxito es tal, que incluso está siendo la moda en muchas bodas, donde la tarta de boda vuelve a su punto de partida tradicional, olvidando los fondants y mostrando las tartas de toda la vida.

Porque claramente, esta nueva moda es una llamada a lo tradicional (sí, ¡aquello que tanto nos gusta a Claudia&Julia!) o, si lo queréis, es una contramoda: es la tendencia a ir contra la corriente de todo lo que es la repostería del fondant y el exceso de azúcar.

Lo mejor de las naked cakes o tartas desnudas es que cualquiera puede hacerlas: sea con un molde estándar redondo o con el molde de un bundt, y cogiendo una receta tan simple como la típica de yogurt o la más básica que conozcas de bizcocho. Puedes entonces elevarla a dos pisos fácilmente, para después decorarla con nata, chocolate o simplemente darle un toque nevado de azúcar glas. ¿El toque final? Unas fresas para decorar de forma discreta, una combinación de dos frutas de distintos colores... o la más variada, colorida y abundante combinación de frutas que tengas para acompañarla! 

 

 

Siempre he pensado que la forma de hacer y presentar un plato dice mucho del cocinero, y aún lo veo más evidente en un naked cake. Por ello, te animo a preparar el tuyo, mientras te digo: "muéstrame como acabas tu naked cake, ¡y te diré cómo eres!".

 

Aquí tienes una muestra de dos acabados distintos: la receta es la misma, pero depende de cada uno acabarla de una forma más atrevida o más sobria (fotos de Pemberley Cup and Cakes).

 

Si quieres ver algunas recetas de naked cakes para inspirarte, puedes visitar:

Victoria sponge cake, para quien busca un básico, delicioso y esponjoso bizcocho

Eton Mess Cake , una buena muestra de naked cake elaborada con el molde Angel Bundt

Selva negra, una receta de naked cake que es pura tentación

Carrot cake, para no sentirse muy mal por comer tarta

Boston cream pie, una receta de naked cake para los que prefieren la crema a la nata 

Café y nueces, especial invierno

Chocolate y agua de rosas , para los más detallistas

 

 

 

 

Seguir leyendo »

Bizcocho Bundt de castañas y chocolate

Publicado el Mar 12, 2015. 1 comentario

Últimamente estamos hablando mucho de los moldes tipo Bundt Cake. Otorgan a un simple bizcocho una apariencia fenomenal. Pero si además el bizcocho lo haces con cariño y unos pocos ingredientes bien escogidos, el resultado será exquisito. Y eso es exactamnete lo que ha hecho Miriam, autora de El invitado de Invierno, al contarnos cómo hacer este delicioso y bonito bundt de castañas y chocolate.

 

 

 

Los bizcochos Bundt son una cosa que han puesto de moda los americanos, como casi todo. Y ahí hemos ido todos detrás. Estos moldes tan bonitos y de diseños tan intrincados los popularizó en los EE. UU. en los años cincuenta y sesenta la firma Nordic Ware y se inspiran en la forma de los moldes del kugelhopf, un pan dulce típico de Alemania y Alsacia. Estos moldes Bundt son de aluminio fundido y difunden el calor de maravilla.

Como estos moldes tienen un dibujo muy intrincado lo que yo hago para engrasarlos bien es derretir la mantequilla y pincelar el molde con un pincel de silicona. Si el ambiente no es muy cálido la fina película de mantequilla se solidifica al instante y así llegamos a todos los recovecos, que no son pocos. Si queréis más consejos sobre cómo utilizar correctamente un molde Bundt os sugiero este artículo del blog.

 

Ingredientes

400 g de azúcar

250 g de harina de repostería

60 g de cacao en polvo sin endulzar

1 ½ cdta. de levadura química

1 ½ cdta. de bicarbonato sódico

½ cdta. de sal

2 huevos grandes

200 g de castañas cocidas

120 ml de agua templada

120 ml de leche

120 ml de aceite de oliva

1 ½ cdta. de extracto de vainilla

azúcar glas para espolvorear

 

Elaboración

Pesamos y tamizamos juntos la harina, el cacao, la levadura y el bicarbonato. Agregamos el azúcar y la sal. Reservamos.

En un bol ponemos los huevos, las castañas cocidas, la leche, el agua, el aceite de oliva y el extracto de vainilla. Batimos para triturar las castañas; no hace falta que queden trituradas del todo, encontrarse algún trocito tiene su encanto.

Preparamos el molde pincelándolo con mantequilla derretida y espolvoreándolo después con algo de cacao adicional; mejor cacao que harina, pues al ser el bizcocho oscuro la harina se vería como una película blanca.

Mezclamos los líquidos con los sólidos hasta homogeneizar y vertemos la masa en el molde preparado. Cocemos el bizcocho 45 minutos a 185°, sin aire para que no se reseque. Probamos si está hecho con una brocheta y lo sacamos.

Esperamos por lo menos 10 minutos a que se temple un poco y lo desmoldamos con muchísimo cuidado sobre una rejilla. Dejamos enfriar.

Cuando vayamos a servirlo lo ponemos en una bonita fuente y lo espolvoreamos con el azúcar glas. No hace falta más…

 

 

Seguir leyendo »

Moldes Nordic Ware: ¡Un bundt cake perfecto!

Publicado el Feb 25, 2015. 2 comentarios

Sabía que Noelia, La cucharina magina, estaba encantada con los moldes de Nordic Ware. Por ese motivo no pude resistirme y la última vez que hablé con ella le pedí si podía preparar una entrada explicando las virtudes de estos moldes y como usarlos. Si te interesan estos moldes, ¡no te la pierdas!

 

Al ver los moldes de Nordic Ware más de uno habrá pensado, anda si son como los de los años 50; no, no son iguales, son los mismos. David Dalquist, ingeniero y fundador de Nordic Aware, comenzó a fabricar estos moldes en 1950. A día de hoy, son más de 60.000 millones de artículos vendidos en todo el mundo. Cada año, muchos esperamos a las novedades que llegan desde Minnesota, EEUU, en donde se encuentra la aún familiar fábrica que sigue realizando su producción casi íntegramente en su país.

Sin embargo, los orígenes de este molde son mucho más antiguos y más cercanos a nosotros. Tras la Segunda Guerra Mundial, los emigrantes centro europeos que huyeron a EEUU comenzaron a buscar un molde con el que hacer su tradicional kugelhopf, un bizcocho cuyo molde de cerámica se caracteriza por tener una chimenea central que proporciona un óptimo horneado. Así, por la necesidad de recuperar sus tradiciones, es como nació la marca Nordic Ware, cambiando la cerámica por fundición de aluminio con recubrimiento antiadherente.

 

 

Los bizcochos horneados con estos moldes, con su característico agujero en el medio, se denominan bundt Cake y no, no son especialmente difíciles o complicados. Un simple bizcocho de yogur (sí, ese que hacemos todos en casa) se convierte en un precioso y delicado desayuno como este gingerbread bundt Cake, con una forma perfecta. Si además jugamos con los ingredientes y lo adornamos por ejemplo con chocolate, conseguiremos tener una tarta maravillosa como este bundt Cake de castañas y chocolate.

 

Consejos para preparar un Bundt Cake

Reconozco que lo mío con la marca Nordic Ware fue amor a primera vista y nunca mejor dicho. Cuando vi los primeros bizcochos y galletas realizadas con moldes de esta casa, simplemente pensé que yo sería incapaz de hacer algo tan perfecto, tan bonito, con esa presentación tradicional, elegante y sencilla. Sin embargo, desde que cayó en mis manos el primer molde de Nordic Ware pude comprobar que no es necesaria una destreza especial, conocimientos culinarios de alto nivel o ser un repostero de primera. El molde lo hace todo, sólo hay que saber usarlo.

 

 

Por ello, os doy unos trucos para que conservéis vuestro molde durante muchos años, como el primer día y con los mejores resultados:

1. Es necesario untar con mantequilla su interior antes de introducir la masa (no es recomendable el uso de aceite). Además, hay que insistir bien en todos los recovecos del molde para que no quede nada sin untar. También podéis usar los sprays desmoldantes, muy prácticos de aplicar, y no dejan ningún tipo de aroma o gusto. 

2. Deben llenarse sólo 2/3 de su capacidad total, ya que hay que dejar espacio para que la masa suba.

3. Una vez lleno de masa, le damos unos pequeños golpes sobre una mesa o encimera para asegurarnos de que la masa llega a todas las aristas del molde y no queden burbujas de aire.

4. Deben hornearse sobre una rejilla, no sobre una bandeja, así el calor subirá por la chimenea central y se horneará por todas las partes de forma igual.

5. Antes de sacarlo del horno, debéis asegurar que está bien hecho. Esto es vital para que os desmolde correctamente: una bizcocho algo crudo no os desmoldará. Para asegurar que está bien hecho, cumplid los tiempos de horneado de las recetas, y observad los laterales -veréis que las paredes del bizcocho se han separado algún milímetro del molde.

5. Una vez horneado y fuera del horno, se debe esperar 10 minutos antes de sacarlo del molde. Para hacerlo nunca se deben usar instrumentos metálicos, basta con voltear el molde suavemente y saldrá solo.

6. Para limpiar el molde, se debe usar una esponja con un poco de jabón, nunca un estropajo o cualquier cosa que pueda lesionar la superficie interna y estropear el efecto antiadherente.

7. Los mejores bizcochos para hacer con estos moldes son los que tienen un cuerpo consistente, pesados, para que llenen sin problema todos los recovecos y la forma quede perfecta.

 

Ahora me imagino que os preguntaréis cuál de ellos es mi preferido, pues bien, pese a que todos me gustan, para qué negarlo, mi corazoncito lo tiene el molde aniversary, en su versión grande o pequeña y con que hice este más que aconsejable bizcocho de castañas, que era una receta antigua que circulaba por mi casa desde hace lustros.

 

 

Ya veis que cualquier receta puede quedar bien en estos maravillosos moldes y es que tener un molde de Nordic Ware es como tener un pequeño tesoro, de esos que se heredan de generación en generación. Una vez que lo tocas y notas su peso, la calidad de sus materiales y la elegancia de sus diseños, entiendes que bien merece el precio que se paga por un utensilio que nos da tantas satisfacciones.

Seguir leyendo »

Bundt Cake de chocolate

Publicado el Feb 22, 2015. 10 comentarios

Luisa Morón, del blog Cocinando con mi Carmela, nos presenta hoy un delicioso bundt cake de chocolate. El bizcocho que nos propone es fácil de preparar y se puede hornear en cualquier molde, pero un molde tipo bundt le dará esa presentación especial y esa textura que tanto nos gusta. Espero que disfrutes de su receta y sus fotos.

 

 

Desde que tengo un blog he descubierto muchos utensilios de cocina que desconocía. Gracias a éste he ido encontrando útiles que están en mi cocina desde hace ya casi 5 años y no faltan, ya no podría vivir sin ellos. Os podría hablar de ingredientes o utensilios fetiches, pero en este caso hablaremos de mi utensilio fetiche. Puede que tenga varios pero uno que me vuelve loca y que no puede faltar en mi cocina son los moldes Nordic Ware. Ya poseía uno pequeño que desde el principio me tiene maravillada, pero hace poco me hice de éste que he utilizado en esta receta, el Heritage,  y es un poco más grande, es perfecto para la receta de hoy.

Os pude asegurar que si os hacéis de uno os encantará, además es un utensilio para toda la vida. Sólo tienes que tener un buen cuidado y mimarlo, lo podrá heredar incluso tus nietos. Para su cuidado, a la hora de lavar utilizar solo una esponja y poco jabón para no arañarlo, y a la hora de desmoldar no utilizar cuchillo ya que puede que se arañe y esto no nos conviene. Cuando vayamos a utilizarlo sólo tenemos que engrasarlo con mantequilla o spray especial de aceite y a la hora de desmoldar una vez que lo saquemos del horno, dejar enfriar en la rejilla 10 minutos, esto es muy importante para que no se nos rompa. Pasado justo este tiempo dar la vuelta y saldrá solo.

Ahora pasamos a una rica receta que seguro que os gustará.

 

 

Ingredientes:

4 huevos frescos

220 gr. de azúcar

200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

80 gr. de cacao puro

200 gr. de harina de repostería

1 sobre de levadura

 

Preparación:

​Precalentar el horno a 180º. ​

En un bol verter los huevos y el azúcar, mezclar.

Incorporar la mantequilla y mezclar todo hasta tener una masa homogénea.

Añadir el cacao y unir todo. Agregar la harina y levadura, volver a mezclar hasta que este todo bien mezclado.

Verter sobre ​el​ molde, yo he utilizado un molde tipo bundt cake ​de Nordic Ware​, el molde Heritage, pues me encanta para mis bizcochos, de unos 20 cm., previamente untado con mantequilla (o usar spray desmoldante)

Introducir en el horno y hornear durante unos 40 minuto​s a 180º.

Espero que os guste y lo desfrutéis. ​

 

Seguir leyendo »

Gingerbread bundt cake

Publicado el Dec 21, 2014. 4 comentarios

La Navidad se vive, pero está claro que también  depende de nosotros que se intensifique más o menos. Como Patri, bloguera gastronómica de Sabores y Momentos, es adicta incondicional a estas fechas tan familiares, es la persona ideal para recomendarnos una bonita y fácil receta para preparar un bundt cake que quedará de fábula estas fechas (¡Aunque será bienvenido en cualquier época del año!). Os dejo con la receta.

 

 

Ahora sí, ya estamos en Navidad! Que ilusión más grande, reconozco que soy una fan incondicional de estas fechas, que en casa celebramos y disfrutamos con los peques intensamente.

Y como no podía ser de otra manera la receta que hoy os traigo es típicamente navideña, un clásico. El gingerbread bundt cake, con un toque internacional, para que negarlo, pero con un olor intenso a Navidad que inundará vuestros hogares. Para esta receta he elegido, por supuesto, uno de los maravillosos moldes de Nordic Ware. Quienes tenéis la suerte de tener alguno en vuestras manos, sabéis que no hay nada comparable, son joyas para toda la vida. Yo no sé vosotros pero yo hasta que probé un Nordic Ware siempre tenía pánico atroz al momento "desmoldado", pues las posibilidades de que trozos de mi bizcocho quedaran pegadas al moldes eran altas. Desde que uso estas auténticas maravillas tengo un desmoldado impecable con unas líneas tan marcadas en mi cake, que parecen verdaderas esculturas. Y lo mejor son las caras de los míos cuando lo sirvo a la mesa….¡¡Todos quedan alucinados!! Básicamente vestiréis vuestra mesa con una sencilla receta horneada en estas preciosas joyas!!

 

 

Es por eso que hoy he elegido esta receta tan especial, sencilla pero navideña. El toque cálido de las especias… canela, cardamomo, jengibre, nuez moscada, clavo…. La textura interior húmeda y el exterior crujiente, hace que sea una receta perfecta! Y para que quede aún más perfecto he elegido el espectacular molde modelo Stained Glass, que simula el acristalado de las antiguas vidrieras y nos transporta a otros tiempos.

Vamos entonces con la receta, que estoy segura de que os encantará!

 

Ingredientes:

360g de harina

1 cdita (tsp) de bicarbonato sódico

1 cda y media (1 1/2tbs) de levadura química

1/4 cdita (tsp) de sal

1/2 cdita (tsp) canela molida

1/2 cdita (tsp) jengibre fresco rallado

1/4 cdita (tsp) de clavo molido

1/4 cdita (tsp) de cardamomo molido

1/4 cdita (tsp) de nuez moscada

1 cucharadita de extracto de vainilla

3 huevos

120g de melaza de azúcar de caña

225g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

250g de azúcar muscovado (opcional, en su defecto azúcar moreno)

200ml de leche entera

100g de nata o crème frâiche

 

Elaboración:

Comenzamos precalentando el horno a 170ºC con calor arriba y abajo sin aire. Engrasamos bien y a conciencia el molde con mantequilla fundida y la ayuda de una brochita o con spray antiadherente. Recordad hacer hincapié en los recovecos. En un bol, tamizamos la harina, las especias, la sal y la levadura. Reservamos.

Mientras, con la batidora eléctrica o procesador de alimentos tipo Kitchen Aid, batimos los huevos y el azúcar hasta que quede esponjosa y de color más claro, unos 3-4 minutos. Añadimos la melaza y seguimos batiendo.

En un cazo a fuego lento derretimos la mantequilla y añadimos la nata, la leche y el extracto de vainilla y calentamos sin que llegue a hervir, ojo no batir, tan solo remover y mezclar.

Añadimos los ingredientes secos a la mezcla de los huevos, removemos y seguidamente agregamos la mezcla de la mantequilla. Mezclamos batiendo hasta que nos quede una crema suave. Vertemos la mezcla en el molde y una vez la tengamos bien repartida, debemos golpear suavemente el molde varias veces contra la encimare para deshacernos de las burbujas de aire que nos hayan quedado.

Hornearemos en la parte baja del horno durante unos 55 minutos, vigilando siempre para que no se nos tueste demasiado por arriba. Y dependiendo del horno, 50 minutos serán suficientes, pinchad con un palillo para comprobar que éste sale seco y ya lo tendremos listo.

Sacamos del horno. Dejamos enfriar durante 15 minutos dentro del molde y a continuación podemos volcar y extraer del molde dejando que enfríe completamente sobre una rejilla. Si os apetece, podéis aderezar con glaseado, yo sencillamente he optado por un poco de azúcar glass por encima.

 

 

Truco: Yo recomiendo rallar el jengibre fresco y, en un mortero moler los clavos y el cardamomo en vez de usar los que ya vienen molidos, la diferencia se nota mucho pues los aromas y sabores son más intensos.

 

Seguir leyendo »

Bundt cake de castañas con Salsa de chocolate

Publicado el Dec 16, 2014. 2 comentarios

Una característica fundamental de un buen cocinero es saber escoger los ingredientes más adecuados en cada época del año. Porque si bien hoy en día es fácil poder encontrar de todo a lo largo de todo el año, vale la pena aprovechar los ingredientes frescos cuando están en su mejor momento. Así consigues un mejor resultado en la receta, aparte que el que la come disfruta mucho más de aquel manjar, que sabe está hecho con ingredientes frescos.

Pues bien, sin duda Suny, bloguera gastronómica autora de Olivas en la cocina, ha escogido el mejor ingrediente que podía escoger en estas fechas para elaborar un delicioso bundt cake: ¡Las castañas! Y de hecho, no sólo ha escogido las castañas como ingrediente estrella de este bundt, sino que lo ha acompañado de un ingrediente que combina perfectamente con dichos frutos secos, se trata de nuestro amigo el chocolate.

 

 

Lo ha elaborado con uno de mis moldes Nordic Ware favoritos, el Stained Glass. Elegante, ¿No crees?

Os invito a ver (¡y a elaborar vosotros mismos!) la receta de este rico bundt cake de castañas con salsa de chocolate, que puedes encontrar aquí.

 

 

Seguir leyendo »

Consejos para la preparación con éxito de un Bundt Cake

Publicado el Nov 03, 2014. 2 comentarios

Muchos pensáis que hacer un bundt cake es complicado, o que requiere de ciertas habilidades en la cocina. Pues si véis y seguís los consejos que ha elaborado Virginia, autora de la receta "Muerte por chocolate" que colgamos ayer, veréis que, de hecho, elaborar un delicioso bundt cake no tiene mayores complicaciones. Te animamos a leerlos, y a que te atrevas a preparar tu primer bundt cake para el próximo 15 de noviembre, ¡Día internacional del Bundt Cake!

 

 

Consejos para la preparación con éxito de un Bundt Cake:

 

1.- Antes de cualquier otra cuestión, es fundamental engrasar el molde de forma muy minuciosa, haciendo hincapié en todos los rincones. Aunque estos moldes son maravillosos en el desmoldado, al tener tanta forma sinuosa, es conveniente dedicar un poco de tiempo a esta labor inicial, con el fin de que al desmoldar no se nos desbarate nuestra obra.

2.- La preparación y engrasado del molde se puede realizar del modo tradicional, con mantequilla y harina; o en el caso de cakes de chocolate, con mantequilla y cacao, para evitar que nos quede al final una película blanca. Pero en mi opinión es más rápido y fiable, utilizar un spray antiadherente y repartirlo luego bien por toda la superficie con ayuda de un pincel. El desmoldado es infinitamente más fácil, rápido y fiable porque llega más fácilmente a todas las esquinas.

3.- Al depositar la masa en el molde debemos hacerla llegar a todos los rincones y zonas del molde. Si se tratara de una masa muy densa, debemos presionar suavemente la masa con la espátula.

4.- No debemos llenar el molde más allá de las 3/4 partes. Aunque los moldes originales te indican la capacidad en tazas (cups), y las recetas casi siempre también, si no disponéis de ellos, o no conocéis el equivalente de las tazas, esta regla te ayudará a que la masa en el horno al expandirse no se salga del molde.

5.- Es conveniente nivelar la masa dentro del molde, de forma que quede ligeramente más alta en los lados que en el interior. Este tipo de preparaciones en estos moldes con tubo central, al hornearse tienden a inflarse y subir más por el interior que por los laterales y esto lo evitará, o al menos hará que sea menos pronunciado.

6.- Antes de introducir el molde en el horno, deberemos golpear suavemente éste contra la encimera unas cuantas veces para hacer salir cualquier burbuja de aire que hubiera quedado atrapada en la masa. Así, al realizar el corte, no nos aparecerán esos agujeros indeseables que a veces nos quedan.

7.- Cuando nuestro cake esté finalmente horneado y antes de desmoldarlo, deberemos dejarlo enfriar entre 10-15 minutos boca arriba sobre una rejilla, ni más ni menos tiempo. Si lo tratamos de desmoldar antes, nuestro cake, todavía muy caliente, estará demasiado frágil y se nos podrá romper. Si lo dejamos más allá de ese tiempo, puede ocurrir que se adhiera demasiado a las paredes del molde con el mismo resultado a la hora de desmoldarlo.

8.- Antes de proceder al desmoldado final, separaremos el bizcocho de los laterales del molde, presionando suavemente con ayuda de los dedos. Después lo golpearemos suavemente varias veces sobre la superficie y lo voltearemos con cuidado sobre una rejilla enfriadora.

9.- Los Bundt Cake suelen estar más ricos al día siguiente que el mismo día de su preparación, porque así le damos tiempo a que todos sus sabores se amalgamen y cojan cuerpo.

 

Seguir leyendo »

Bundt cake de chocolate glaseado o “Tarta de muerte por chocolate”

Publicado el Nov 02, 2014. 21 comentarios

La receta de hoy está especialmente dedicada a todos lo que amamos el chocolate. ¡No sé que sería de mí sin mi trocito diario! Si también compartes este delicioso vicio, no te pierdas la receta de bundt cake de chocolate que nos presenta Virginia, autora del blog Sweet & Sour.

 

 

Ni mucho menos el nombre de este Bundt cake es figurado. Verdaderamente es una muerte, pero una muerte dulce por chocolate. El Bundt cake más deliciosamente adictivo que he preparado en todos estos años.

El día 15 de Noviembre se celebra este año el “Bundt Cake Day”. Cierto es que se trata de una conmemoración creada por la propia marca, NordicWare, pero... ¿Y es que estos maravillosos moldes no deben tener el honor de que un día al año se les haga homenaje e incluso la ola?.

Quienes los habéis utilizado en alguna ocasión, ya sabéis de que os hablo. Desmoldado impecable, líneas verdaderamente marcadas. Ofrecen unas auténticas esculturas con una inversión de tiempo mínima, que dejan boquiabiertos a todos aquellos que se sientan a la mesa. Y es que estos moldes son verdaderas joyas, de esos moldes que duran toda la vida. Una inversión, si realmente queréis quedar como reinas con un sencillo cake.

Y claro para celebrar este día no podíamos hacerlo con cualquier receta, sino con una especial. Un cake de chocolate intenso, húmedo por dentro, con la densidad justa en el interior y recubierto por una capa fina de glaseado de delicado chocolate que lo conserva y se deshace en la boca. Como colofón, una costrita crujiente en la base. ¿No se os hace la boca agua?

Un cake que enloquecerá no sólo a los amantes del chocolate negro, no en vano es un 70%, sino que los asiduos del chocolate menos intenso y del chocolate con leche caerán rendidos ante esta golosonería. Doy fe de ello.

Para darle forma he optado por el modelo Blossom, elegante y delicado, con esas formas de hoja cayendo en cascada que le dan una armonía especial.

Vamos con la receta que es de lo más sencilla, si seguís correctamente los pasos que os indicamos a lo largo de la receta. Y por supuesto tratándose de un pastel de chocolate, lo que siempre os digo, utilizar chocolate de calidad.

 

 

INGREDIENTES

(Para un molde de 10-12 cups o 2,75 litros) 8-10 raciones

Para el cake

  • 330ml de leche entera
  • 220gr de azúcar blanco molido
  • 175gr de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 250gr de mantequilla sin sal
  • 200gr de chocolate 70%, finamente picado
  • 1 pizca de sal
  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • 265gr de harina leudante o bizcochona*
  • 35gr de cacao en polvo
  • Mantequilla y cacao para preparar el molde o Spray antiadherente

Para el glaseado de Chocolate

  • 200gr de chocolate 70% especial para cobertura a ser posible
  • 100gr de mantequilla partida en trocitos
  • 90gr de glucosa líquida**
  • 1 cucharadita de aceite de girasol

*Si no tenemos harina leudante o bizcochona, que es fácil de encontrar en cualquier supermercado, podemos prepararla en casa, añadiendo cada 2 cups de harina, 1 cucharadita de gasificantede repostería tipo Royal.

**La mejor manera de manipular la glucosa es mojar el recipiente donde vayamos a depositarlo con agua para que no se nos quede pegada.


PREPARACIÓN

Precalentamos el horno a 160ºC, calor arriba y abajo.

Comenzamos preparando el molde.

  1. Deberemos engrasarlo a conciencia, haciendo hincapié en todos los recovecos. A mi personalmente me gusta más engrasar estos moldes con los sprays anti-adherentes que venden ya preparados para tal fin, y repartirlo luego con un pincel por toda la superficie.
  2. Si no disponéis de ellos, hacedlo en el modo tradicional, con mantequilla y cacao, en este caso para evitar la película blanca que quedaría si utilizamos harina, pero ser concienzudos en esta labor.
  3. Una vez debidamente preparado el molde, retiramos el exceso de cacao o producto y reservamos.

 

 

Preparamos la masa del Bundt cake

  1. En un bol grande mezclamos la leche y los dos azúcares hasta que estos últimos se hayan disuelto bien. Reservamos.
  2. En un bol mediano mezclamos la harina, la sal y el cacao y lo tamizamos. Reservamos.
  3. En otro bol mediano, ponemos la mantequilla y el chocolate troceado al baño maría a fuego medio bajo. Iremos removiendo de vez en cuando para ayudar a que ambos se derritan y nos quede una crema homogénea y suave. Ojo no batir, solo mezclar suavemente. Una vez tenemos el chocolate y la mantequilla derretidos, retiramos del fuego y dejamos unos minutos para que se atempere.
  4. Añadimos entonces a esta mezcla, los huevos. Lo haremos de uno en uno, mezclando bien después de cada adicción para que el huevo se incorpore correctamente a la mezcla, pero ojo de nuevo sin batir. 
  5. A continuación mezclamos la leche y los azúcares que teníamos reservados, con la mezcla de chocolate, hasta conseguir una crema homogénea. Debemos hacerlo con cuidado de no crear espuma, tan solo removiendo ayudados de una espátula o batidor de globo.
  6. Incorporaremos entonces la mezcla de harina y cacao. Lo haremos en tres veces, tamizándolo sobre la mezcla de chocolate, y lo mezclaremos bien hasta que esté todo combinado.
  7. Vertemos la masa de cake en el molde previamente engrasado. Deberemos procurar que la masa alcance bien todos los huecos del molde.
  8. Una vez tenemos la masa en el molde, deberemos golpear suavemente el molde varias veces contra la encimera, para hacer escapar las burbujas de aire que hubieran quedado.
  9. Nivelamos la masa, y al horno con ella, durante 1 hora u 1 hora y 10 minutos.

 

 

Desmoldamos

El cake estará listo cuando al introducir un palillo en el centro de las dos paredes del molde, salga limpia.
Una vez cocido nuestro cake, lo extraemos del horno y ojo no lo desmoldamos aun, lo depositamos boca arriba en una rejilla enfriadora. Lo dejamos así entre 10 y 15 minutos.
Antes de desmoldar golpearemos suavemente el molde contra la encimera un par de veces para que el cake se desprenda de las paredes, y si es preciso ayudaremos suavemente con las manos a desprenderlo. Con mucho cuidado lo volteamos sobre una rejilla enfriadora y listo. Dejamos que se enfríe totalmente.

 

 

Preparamos el glaseado:

  1. Ponemos el chocolate troceado, la mantequilla y la glucosa al baño maría a fuego medio, hasta que todos los ingredientes estén totalmente integrados en una crema. Añadimos entonces una cucharadita de aceite para que el glaseado sea más ligero a la hora de aplicar.
  2. Colocamos el Cake sobre una rejilla y esta a su vez sobre una bandeja. Vertemos suavemente el glaseado sobre el bundt cake dejándolo caer desde la zona superior.
  3. Dejamos endurecerse el glaseado antes de cortar.

Un bocado adictivo e irresistible, que no olvidarán fácilmente vuestros comensales.


Seguir leyendo »

Bundt cake de limón y yogur con glaseado de queso y tomillo

Publicado el Jun 25, 2014. 2 comentarios

Esta semana Laura, del blog gastronómico Because, nos ha preparado un delicioso Bundt cake para sorprender a los amigos o disfrutar al máximo de la merienda!

En apenas 15 minutos de tiempo activo, puedes preparar este bizcocho esponjoso y aromático para disfrutar de lo lindo en una merienda estival con la familia y los amigos. Y qué mejor idea que presentarlo en forma de Bundt cake, que además de garantizar una cocción perfecta y uniforme, aporta una presencia inmejorable. Probadlo, os encantará su deliciosa simplicidad y no dejéis de acompañarlo con el glaseado de queso crema y las hojas de tomillo, ¡le aportan ese toque especial que te hace repetir!

 

 

Ingredientes:

1 taza de mantequilla derretida y un poco más para engrasar el molde

1 taza de azúcar

2 huevos

1 taza de yogur cremoso

el zumo de dos limones medianos

la ralladura de la piel de un limón

2 tazas de harina para repostería

1 sobre de levadura royal

Para el glaseado:

80 gr. de azúcar glas

50 gr. de crema de queso tipo philadelphia

el zumo de medio limón

Hojas de tomillo para servir

 

 

Elaboración:

Mezclamos bien la mantequilla con el azúcar y añadimos los huevos uno a uno.

Añadimos el zumo, la ralladura y el yogur y mezclamos bien.

Incorporamos la harina tamizada mezclada con la levadura y mezclamos hasta obtener un masa sin grumos.

Pincelamos con mantequilla el molde y lo rellenamos.

Dejamos que repose una media hora antes de introducir en el horno precalentado a 180º.

Dejaremos que se hornee durante 30-40 minutos, pinchremos con un palo de brocheta y comprobaremos que salga seco antes de retirarlo del horno.

Dejar que se enfríe en una rejilla y desmoldar.

Preparar un glaseado mezclando los tres ingredientes. Servir con el glaseado por encima y unas hojas de tomillo.

 

Notas: Las medidas son para llenar medio molde Heritage de Nordic Ware, aproximadamente 1 litro, salen unas 10 raciones.

Seguir leyendo »