Recetas tradicionales y saludables



Ventajas de las sartenes aptas para el horno (¡y cuál elegir!)

Publicado el Mar 28, 2017. 3 comentarios

Sartenes aptas para el horno

Hoy quiero hablaros de sartenes que pueden ir al horno. Son sartenes que usamos normalmente en la encimera, pero que por ciertas características pueden ir también al horno. Es un valor añadido que tienen ya que tienen un montón de ventajas.

Seguir leyendo »

Solomillo Wellington

Publicado el Mar 05, 2017. 3 comentarios

Solomillo Wellington

Si alguna vez has visto el corte de un solomillo Wellington seguro que habrás pensado lo riquísimo que tiene que estar. ¡Y lo está! Prepararlo en casa es posible, y más que complicado requiere su tiempo, esto es todo. Así que damos paso a Rosa (Pemberley Cup&Cakes) para que te cuente con detalle cómo prepararlo. ¡El éxito está asegurado!

Seguir leyendo »

Risotto de alcachofas con jamón de pato

Publicado el Feb 23, 2017. 4 comentarios

Receta de risotto de alcachofas

Es época de alcachofas y Beatriz (autora de To Be Gourmet) les saca todo el partido con esta fabulosa receta de risotto de alcachofas. Además, con el toque de jamón descubrirás un contraste que te enamorará. ¡Que lo disfrutes tanto como nosotros!

Seguir leyendo »

Galletas de avellanas y chocolate

Publicado el Feb 12, 2017. 4 comentarios

receta de galletas de chocolate y avellanas

Preparar galletas en casa es un gran placer, ¡aparte de ser realmente fácil! La receta que nos propone hoy Virginia (de Sweet&Sour), galletas de chocolate y avellanas con un toque de naranja, es triunfo asegurado. ¡Adelante con ellas!

 

Seguir leyendo »

El día de la Crêpe

Publicado el Jan 24, 2017. 0 comentarios

receta de crepes fácil

La tradición francesa dice que el 2 de febrero deben prepararse crêpes. Pueden ser dulces o saladas, pero a la hora de hacerlas deben voltearse las crêpes con una sola mano, mientras que con la otra se sostienen 2 monedas. Esas dos monedas serán envueltas en la crêpe y guardadas así durante todo un año, y al año siguiente se darán esas monedas a los pobres.

Seguir leyendo »

Mug cakes de cacao y coco en horno

Publicado el Jan 19, 2017. 4 comentarios

mug cakes de cacao y coco

Si te gusta la repostería sin complicaciones la receta de hoy es ideal. Se trata de unos mug cakes de coco y cacao (¡una combinación ganadora!) que Beatriz, autora de To Be Gourmet, ha preparado de una forma tradicional: mezclando los ingredientes en un bol y cocinando los mug cakes en el horno. Te animo a probarlos, el resultado es un bizcocho delicioso y una presentación de lo más original.

Seguir leyendo »

Tarta salada de pepino y cilantro

Publicado el Jan 12, 2017. 2 comentarios

tarta salada de pepino

 Eva, autora de Bake-Street, nos trae una tarta que tanto puedes preparar de primer plato como de postres. Se trata de una tarta salada de pepino y cilantro, ¡Con una base de cacao que le va al dedo! Te cuenta con detalle cómo elaborarla. ¡Sorprenderás!

Seguir leyendo »

Consejos para hacer castañas en tu casa esta Castañada

Publicado el Oct 25, 2016. 0 comentarios

historia de la castañada

La celebración de Halloween es muy popular hoy en día pero afortunadamente todavía quedamos muchos que preferimos un buen abrigo delante de una fogata, calentar las manos con una puñado de castañas calientes y un buen vaso de moscatel en buena compañía. Sin trucos y sin tratos.

Seguir leyendo »

Panecillos dulces Gibassier

Publicado el Oct 16, 2016. 4 comentarios

receta de panes gibassier

Eva, autora de Bake-Street, vuelve al blog para traernos una riquísima receta de unos panes dulces que os van a encantar. Se llaman Gibassier, una variedad de pan con una textura que está entre la masa del brioche y el roscón de Reyes. ¿Te podrás resisitir?

Seguir leyendo »

Albóndigas vegetales con salsa de nata y mostaza

Publicado el Oct 13, 2016. 6 comentarios

albóndigas con salsa de nata

¡Hoy vengo con dos sorpresas! La primera, que damos la bienvenida a Juana, a quien muchos conoceréis de su hermoso blog La cocina de Babel. Y con ella viene otra sorpresa, y es esta riquísima receta de albóndigas vegetales con una salsa de nata y mostaza que te encantará. No digo más, la foto habla por sí sola...

Seguir leyendo »

Bacalao con samfaina

Publicado el Oct 06, 2016. 2 comentarios

receta de bacalao con samfaina

La receta de hoy no necesita muchas presentaciones, porque seguro que la mayoría ya la conocéis: la clásica receta de bacalao con samfaina. Miguel, autor de Pimientos Verdes, le da un toque de pimentón que le queda genial, y la presenta en la cocotte tipo cacerola, para llevarla directo del fuego a la mesa. ¡Buen provecho!

Seguir leyendo »

Risotto de remolacha

Publicado el Sep 01, 2016. 2 comentarios

receta de risotto de remolacha

No te podrás resistir a la receta de hoy, porque el risotto que nos trae Eva, autora de Bake-Street, está para chuparse los dedos: se trata de un delicioso y colorido risotto que estoy segura que te encantará incluso si no eres muy fan de la remolacha. Es de las mejores recetas de risotto por su peculiar sabor y el original contraste de las avellanas caramelizadas. ¡No te la pierdas!

Seguir leyendo »

Blinis con foie gras y manzana caramelizada

Publicado el Aug 25, 2016. 0 comentarios

receta de blinis

Leticia, autora de Revelando Sabores, vuelve al blog para traernos una receta que adoraréis por su sencillez y por las infinitas posibilidades que ofrece: hacer blinis es muy fácil y puede resolver tanto una cena improvisada como ser el aperitivo perfecto en una comida más formal. Su propuesta va acompañada de foie y manzana caramelizada, una combinación deliciosa... ¡Y al final te damos más ideas para crear muchas otras deliciosas recetas con blinis!

Seguir leyendo »

Boquerones al limón con ensalada de quinoa

Publicado el Aug 11, 2016. 5 comentarios

receta de boquerones al limón

Estamos en pleno verano, así que no podía faltar un clásico para estos días: Luisa (Cocinando con mi Carmela) nos trae una receta simple y deliciosa para preparar unos ricos boquerones al limón. ¡Qué disfrutéis de la receta... y del verano!

Seguir leyendo »

Pan esponjoso de aceitunas

Publicado el Aug 04, 2016. 8 comentarios

Cake de aceitunas

Patricia, autora de Sabores y Momentos, nos sorprende esta vez con un rico y fácilísimo pan esponjoso: una receta de pan de aceitunas que se convertirá en un clásico en casa, ¡Verás cómo no quedan ni las migas!

Seguir leyendo »

Ensalada de cerezas con boquerones y pétalos de champiñón

Publicado el Jul 24, 2016. 0 comentarios

ensalada original con boquerones

Beatriz, autora de To Be Gourmet, nos trae una ensalada que triunfará entre tus invitados este verano: ¡Ligera, original y muy rica! ¡Toma nota porque te va a encantar!

Seguir leyendo »

Tarta de melocotón al vino con frangipane (crema de almendras)

Publicado el Jul 10, 2016. 2 comentarios

receta de tarta de melocotón

 Si buscáis una tarta suave, delicada, que os deje un sabor delicioso en boca, la receta que nos trae Rosa (Pemberley Cup&Cakes) os encantará. Ésta no es sólo una tarta de melocotón sino que está rellena de una riquísima y delicada crema de almendras. Los melocotones, por su parte, vienen con un toque de vino y canela que aportan a la tarta un toque especial. Sus explicaciones os ayudarán en todo el paso a paso, ¡porque está al alcance de todos prepararla!

Seguir leyendo »

Receta de coca de Sant Joan

Publicado el Jun 19, 2016. 0 comentarios

receta de coca de sant joan

Carmen, autora de Yerbabuena en la Cocina, nos trae la receta para disfrutar de la noche de San Juan de la mejor forma: con una deliciosa coca de crema, piñones y fruta confitada. ¡Te animo a prepararla en casa!

Seguir leyendo »

Hamburguesa de pollo y anacardos con sésamo y mayonesa tandoori

Publicado el Apr 07, 2016. 8 comentarios

parrilla grill de buyer

Casera, jugosa y deliciosa, así es la receta que nos trae Virginia, autora de Sweet&Sour, para hacer hamburguesas de pollo en casa. ¿A que no puedes resistir la tentación?

Seguir leyendo »

Joulutorttu: pastas finlandesas de ciruelas

Publicado el Mar 27, 2016. 4 comentarios

tartaletas de ciruelas

Hoy Eva, autora de Bake-Street, nos traslada a los países nórdicos con unas pastas que te enamorarán: elaboradas con una masa suave y rellenas de mermelada de ciruelas, son ideales para acompañar el té o el café de la tarde... ¡O para empezar el día con una sonrisa!

Seguir leyendo »

Tarta de roquefort y nueces con crujiente de pera

Publicado el Mar 03, 2016. 9 comentarios

tarta roquefort con pera caramelizada y nueces

Virginia, autora del blog gastronómico Sweet&Sour, nos invita a preparar una deliciosa tarta de masa quebrada con una combinación que te encantará: queso de cabra, nuez y pera. La preparación es sencilla y los resultados exquisitos. ¡No puedes perdértela!

Seguir leyendo »

Risotto de arandanos para dos

Publicado el Feb 14, 2016. 4 comentarios

risotto de arándanos

Beatriz, autora de To Be Gourmet, nos propone un risotto con un color y sabor deliciosos y sorprendentes, ideal para preparar a tu pareja en un día especial o para sorprender a tus amigos con un risotto fuera de lo común.

Seguir leyendo »

De Buyer, mucho más que sartenes de hierro

Publicado el Jan 13, 2016. 7 comentarios

Sois muchos los que estáis familiarizados ya con las sartenes de hierro De Buyer. Son unas sartenes que, como hemos dicho siempre, te durarán toda la vida, estando a un precio más que razonable. La calidad de esas sartenes se aprecia con sólo sostenerlas, apreciando su peso y el grosor de la plancha de hierro con que se ha formado; además, su largo mango la hace cómoda de trabajar en la cocina y su acabado con cera de abeja le aporta una protección natural que es también valorada.

Seguir leyendo »

Ideas para sacar todo el partido a tu crepera

Publicado el Dec 29, 2015. 0 comentarios

Hace unos días, una amiga me pedía información sobre las creperas que tenemos en la tienda. Me contaba que su hija había pedido una para Reyes, ya que últimamente estaba muy aficionada a los crepes porque uno de sus abuelos hacía cada semana.

Esta conversación me hizo reflexionar sobre toda la gente que conozco que le encantan los crepes y sobre la crepera como utensilio para regalar. Siempre me ha parecido que la crepera es un regalo original y que puede traer un montón de meriendas o cenas divertidas a cualquier casa, ya que prepararlos resulta realmente fácil (sólo tienes que mezclar leche, huevos, harina y sal).

En la tienda las tenemos de hierro y de aluminio con antiadherente. A no ser que la persona que recibe el regalo ya tenga utensilios de hierro, creo que es mejor regalar una crepera antiadherente como las Le Creuset o la BRA Efficient Orange. Si por el contrario te interesa una crepera de hierro, te recomiendo el post que preparó Miriam aquí.

 

creps en crepera

 


Ideas y rellenos para hacer crepes

Los crepes se pueden combinar casi con cualquier ingrediente. Si hablamos de creps salados, podemos usar algunos rellenos habituales como el queso, el pollo, el jamón, la tortilla o los champiñones. Son alimentos que combinan muy bien con los crepes, pero las opciones son infinitas: podemos hacer crepes de tomate con queso y embutido, con todo tipo de carne y especies, añadir lechuga o canónigos, rellenarlos de verduras como espárragos o espinacas, etc…

También te recomiendo echar un vistazo a nuestra sección despensa. Encontrarás muchos ingredientes ideales para acompañar o condimentar tus crepes salados, como salsas o aceites especiales para dar un toque distinto, chutneys que quedarán fabulosos con queso, foie gras, bonito, mousses de quesos o crema de queso y trufa, tomate seco o todo tipo de pimientos.

Si hablamos de crepes dulces, ¡Hay vida más allá del azúcar, el chocolate o la mermelada! Te recomiendo sobretodo incorporar fruta fresca al típico crep de chocolate, o incluso usar sólo fruta y un poco de miel para hacer un delicioso crep dulce no muy calórico. Algunas frutas que combinan muy bien con los crepes son la manzana al horno, el plátano, melocotón, fresas, etc.
También podemos acompañar la fruta con un poco de yogur o también con mermelada. De hecho, uno de mis crepes favoritos lo preparo usando frambuesas (también pueden ser congeladas) y mermelada de frambuesa (lo pongo todo a calentar en un cazo hasta que llega a hervir y lo uso como relleno).

En nuestro blog puedes encontrar recetas de crepes o algunas ideas de relleno como la tarta de crepes de Miriam (que también puede prepararse a modo de crepe normal), las receta de crepe de queso de Raquel o las recetas de queso y crepe caprese de Carmen.

 

Crepera de hierro de Buyer y crepera de hierro Le Creuset

 

¡Espero haberte animado a usar más tu crepera y te animo a compartir tus propias ideas y recetas en comentarios!

Seguir leyendo »

Crepe de quesos y nueces y crepe caprese

Publicado el Nov 15, 2015. 6 comentarios

Me acuerdo del primer día que preparé crepes en casa: dudaba de cómo se harían, pensaba que sería algo complicado, que no sabría girarlas o que me saldrían muy gruesas. Sin duda la primera que hice no fue la buena, pero tras la experiencia de la primera, la segunda me salió ya muy bien.

Creo que lo que a mi me ocurrió le pasa a mucha gente: todas esas dudas hacen que cueste lanzarse a hacer crepes, pero a la que lo has probado se convierte en una receta habitual, de lo más fácil y recurrente que hay, que gusta a todos y que puedes combinar tanto con dulce como con salado. 

Las propuestas que nos trae hoy Carmen, autora de Yerbabuena en la cocina, son dos recetas de crepes con unas combinaciones realmente acertadas y muy sabrosas. ¡Te invito a probar!

 

 

Los que me conocen saben que me encanta reunirme con mi familia y amigos en torno a la mesa con cualquier motivo, por eso cuando una receta despierta mi interés, es excusa más que suficiente para ponerme el delantal y experimentar; aunque ello conlleve también tener que pasar por el trance más duro de este proceso que es, ¡a qué negarlo! la aprobación de mis hijos, sin duda mis críticos más severos e implacables.

Dicho esto... no siempre me apetece complicarme la vida, en ocasiones prefiero disfrutar de los míos y del momento apostando a caballo ganador y preparando platos poco elaborados, como unas pizzas o como en éste caso unas crepes, en las que cada cual elige según sus propios gustos o imaginación y donde sabor y sencillez confluyen y conforman su mayor atractivo.

 

receta de crepes con crepera

En la foto: rallador Zester Microplane, soperas Le Creuset, molinillos de sal y pimiento Le Creuset, tabla de madera de olivo de Bérard, rastrillo para crepes y crepera de hierro Le Creuset

 

 

Las crepes tienen la ventaja de ser muy versátiles, combinan a la perfección tanto con dulce como con salado… ¿Quién puede resistirse a unas crepes calentitas de jamón york y queso u a otras de salmón, queso fresco y rúcula? Eso por no hablar de las dulces con lemon curd, dulce de leche o mermeladas gourmet, como la de albaricoque&armagnac u otra de fresa& champagne. ¡Yo desde luego no!

Además, las crepes admiten congelación: las puedes tener preparadas con anterioridad y rellenarlas en el momento que te hagan falta… No obstante, son tan fáciles de preparar con esta crepera Le Creuset de hierro esmaltado tan completa con su rastrillo y espátula que disfrutaréis haciéndolas en familia.


INGREDIENTES


Para las crepes:
500ml leche
200gr harina
5 huevos M o 4 huevos L
1 pizca de sal
Mantequilla para pincelar la crepera

Para los distintos rellenos:
Tomates cherries
Queso parmesano
Queso mozzarela
Queso gorgonzola
Queso emmental
Nueces
Nata líquida
Albahaca
Pimienta
Sal

 

ELABORACIÓN

Ponemos todos los ingredientes de las crepes en un bol excepto la mantequilla y batimos hasta conseguir una mezcla lisa, homogénea y sin grumos. Cubrimos el recipiente con papel film y dejamos reposar en la nevera 30 minutos.

Pasado este tiempo, ponemos la crepera en el fuego y la pincelamos con un poco de mantequilla. Cuando empiece a calentarse, añadimos un poco de la mezcla anterior repartiéndola bien por toda la superficie. Si tenéis una crepera podéis ayudaros con el rastrillo, de esta manera quedará todo el fondo bien cubierto, cuajamos y con la espátula damos la vuelta sin dejar que se dore demasiado. Sacamos y reservamos, así sucesivamente hasta agotar la masa.

 

Crepes de queso y nueces del libro La cuchara de plata:

Distribuimos distintos tipos de queso en media crepe, en mi caso un poco de parmesano, gorgonzola y enmental, o cualquier otro tipo de queso que funda bien, no conviene excederse o correremos riesgo de que resulten fuertes o saladas. Añadimos unas nueces troceadas. Doblamos la crepe por la mitad y ésta a su vez otra vez por la mitad a modo de abanico, colocamos en una fuente de hornear (o una sartén apta para el horno, como en mi caso, que he usado la sartén skillet para seguir de mientras trabajando con la crepera), así hasta terminar. Añadimos un par de cucharadas de nata líquida encima de cada crepe y gratinamos unos minutos en el horno a 180º.

 

crepes de queso y nueces

Crepera de hierro Le Creuset y sartén de hierro Skillet de Le Creuset; en el fondo, libro La Cuchara de Plata

 


Crepes caprese:

Pincelamos la crepera con un poco de mantequilla, colocamos una crepe y en una mitad ponemos queso parmesano rallado, mozzarella, unos tomatitos cherries cortados por la mitad y previamente salpimentados y unas hojas de albahaca. Doblamos por la mitad, dejamos cocinar un par de minutos a fuego lento para que los quesos se derritan un poco. Doblamos de nuevo por la mitad y damos la vuelta, y dejamos un minuto más para que se dore un poco.
Ambos tipos de crepes servimos inmediatamente.

 

receta de crepes

 

NOTAS:

- Si estás pensando en hacer crepes saladas, puede interesarte ver la sección despensa, donde encontrarás hongos silvestres en aceite, chutney de tomate o cebolla, etc.

- Una buena opción para dar un toque distinto a la crepe, es rociar con un chorrito de aceite aromatizado, como puede ser el aceite trufado, el aceite de almendras, o el aceite Il Piccante.

- En caso de preferir hacer crepes dulces, la masa será exactamente la misma, lo único que variarás será el contenido de la crepe. En este caso, puede interesarte ver las mermeladas artesanales con sabores variados (también las de sabores más gourmet), el lemon curd ya preparado o el dulce de leche.

Seguir leyendo »

Sopa de ajo con boletus

Publicado el Nov 12, 2015. 1 comentario

Miriam, autora de El Invitado de Invierno, nos trae una receta que vale la pena practicar desde el primer día que empieza el frío: esta versión de la sopa de ajo te hará entrar en calor, mientras disfrutas de todo su característico sabor. ¡A disfrutar!

 

 

No hay nada que apetezca más cuando hace fresquete que una buena sopa, de modo que vamos a prepararnos esta sopa de ajo y boletus.

Con este suculento platillo le damos una vuelta de tuerca a la muy tradicional y algo bastorra sopa de ajo. Para ello eliminamos el embutido y dejamos solo su recuerdo gracias al pimentón dulce. Añadimos en el último momento unos ricos tropezones de boletus y obtenemos una sopa más ligera que la original, y con sabores más suaves y menos agresivos, quizá más del gusto actual.

 

cazo de cobre de buyer

Cazo de cobre De Buyer y tabla de cortar de madera de olivo Bérard 

 


Ingredientes (para 2 personas)

4 dientes de ajo

25gr de aceite de oliva virgen

½ cdta. de pimentón dulce

1 pizca de comino (facultativo)

75 g de pan sentado (mejor de miga prieta, tipo candeal)

500ml de agua o caldo de carne

sal al gusto

pedacitos de boletus al gusto de cada cual


Elaboración

Esto está chupao y se hace en un pispás. Pelamos los ajos y los laminamos en trozos no muy finos.

Cortamos el pan sentado en rebanaditas finas, que luego sean capaces de absorber el aceite del sofrito. Si el pan está fresco, debemos dejar que las rebanadas se sequen, cortándolas unas horas antes de preparar la sopa. El pan reseco absorbe mucho más líquido que un pan del día.

Ponemos el aceite en una sartén o en un cazo y calentamos suavemente. Agregamos las láminas de ajo y las sofreímos justo hasta que empiecen a dorarse, no más.

Añadimos entonces el pimentón y le damos unas vueltas, nunca debe sofreírse más de un minuto porque puede amargar al requemarse.

Agregamos enseguida las rebanaditas de pan y las removemos con una cuchara de palo para que se impregnen del aceite pimentonado. Añadimos entonces el agua/caldo, salamos, tapamos y cocemos despacito hasta que el pan esponje, por lo menos 8-10 minutos, haya absorbido bastante caldo y se haya puesto meloso; este es uno de los secretos de la sopa de ajo, que el pan se integre.

Probamos la sazón y rectificamos si fuera necesario. Servimos de inmediato en cuencos de barro, que mantienen mejor el calor, y al mismo tiempo agregamos por encima unos tropezones de boletus en cada ración.

 

boletus o hongos silvestres

Boletus o Hongos Silvestres en aceite de oliva

 

Tomamos la sopita caliente con un buen vino tinto. El nirvana. Nadie podrá llamaros ordinarios por servir una sopa de ajo dignificada con unos deliciosos boletus, naturales o de conserva en aceite, que están fetén igualmente. Y si además servimos la sopa de ajo a modo de chupito, en pequeñas raciones de aperitivo, ningún cuñado vuestro podrá censuraros. A lo sumo morirá de envidia por vuestro nivel de señorío. Ea.

NOTA: Te recomiendo servir las sopas en soperas individuales, como las que puedes ver aquí.

Seguir leyendo »

Hojaldre de escalivada y queso feta

Publicado el Oct 29, 2015. 7 comentarios

Patry, autora de Sabores&Momentos, nos trae un clásico en forma de tarta de hojaldre: la combinación de la escalivada con el queso feta son excelentes, resultando esta tarta en una receta muy fácil de preparar y que gustará a todos.

 

Me encanta el otoño, es una estación que inspira, que invita a cocinar, a preparar platos más cálidos y a tener el horno encendido en casa a todas horas! Hoy os traigo una sencilla receta que podéis preparar en un momento teniendo ya lista la escalivada. Además, mientras los pimientos y berenjenas se hacen en el horno, podemos estar disfrutando de los peques o leyendo un libro. Es lo que más me gusta de cocinar en el horno, no se ensucia la cocina y mientras él trabaja nosotros nos relajamos; eso sí, con un ojo en nuestro plato, no se nos vaya a quemar!

En este caso, en vez de masa quebrada o masa de coca, me ha apetecido utilizar una masa de hojaldre, de las que llevan extra de mantequilla que puedes encontrar en algunas grandes superficies y que le da ese punto crujiente a nuestra tarta una vez horneada.

Los que me seguís y ya me vais conociendo, sabéis que soy una fan incondicional de las tartas saladas y quiches, pues además de ser versátiles, son un sencillo y delicioso plato para cuando te encuentras en apuros en los que tienes que improvisar una comida o cena con lo que tienes en la nevera: amigos o familiares que llegan y se quedan, pica-pica en casa de amigos a los que quieres sorprender llevando un plato, comida de domingo para la que buscas un primer plato sencillo y ligero... decenas de situaciones en las que casi todos nos vemos en alguna ocasión, y que para lucirse con poco esfuerzo ¡Una tarta salada es el mejor comodín!

 

tarta de escalibada con molde rectangular de buyer

 Molde rectangular con base extraíble De Buyer y cuchillo de acero carbono Pallarès

 

Para ello, nada mejor que este fantástico molde rectangular de la firma De Buyer. Desde que lo tengo, es el molde al que más uso le he dado para mis tartas, tanto saladas como dulces. Es de una calidad increíble que aprecias al sostenerlo, y como es antiadherente ni siquiera tengo que untarlo de mantequilla! Sencillamente lo forro con la masa directamente y una vez horneado, transcurridos unos minutos, presiono por debajo y su fondo extraíble y me saca mi tarta perfecta sin necesidad de arañar con un cuchillo o pala para desmoldar la tarta. La presentación no puede ser más elegante -viste una mesa por sí sola, ¿No os parece?

¿A que apetece ponerse a elaborar tartas saladas o dulces para ir probando y encontrar vuestra preferida? ¡Pues vamos a por la receta de hoy!



INGREDIENTES

1 masa de hojaldre
2 pimientos rojos
1 berenjena mediana
1 cebolla blanca
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta a gusto
Queso Feta desmigado


ELABORACIÓN

Comenzamos preparando la escalivada. La opción más habitual para prepararlos suele ser al horno o sobre una parrilla. Es cierto que la parrilla de hierro es mi preferida, porque la piel de los pimientos y berenjenas se tuesta en la superficie pero la pulpa no se quema, y queda con un sabor y una textura que el horno no nos da. Pero siendo realistas, el horno es nuestro gran aliado para la mayoría de nosotros al preparar esta receta. 

Precalentamos a unos 200 º C y en mi caso para conseguir ese efecto parrilla, lo que hago es hornearlos en la opción de grill. Lavamos los pimientos y la berenjena y pelamos la cebolla.

Colocamos las verduras en una bandeja de horno, pinchamos varias veces con la punta de un cuchillo la berenjena para que no explote con la temperatura y rociamos todo con un poco de aceite. Introducimos en el horno (preferiblemente en la bandeja de en medio y a 180º). Aproximadamente a los 25 minutos, damos una vuelta a cada una de las piezas y dejamos unos 30-40 minutos mas o hasta que comprobamos que ya estén hechos.

Sacamos del horno a un cazo u olla baja, tapamos y reservamos unos 20 minutos para facilitarnos la tarea de pelado. Quitamos la piel y las pepitas a la berenjena y a los pimientos, y retiramos las primeras capas de la cebolla. Ayuda tener un cuenco con agua a mano para ir enjuagando las manos cuando las pieles y semillas se nos pegan a los dedos. 

 

Tabla de cortar de madera de olivo de Bérard

 

Una vez pelados, las cortamos en tiras y colocamos en una fuente. Añadimos un poco de sal y aceite y reservamos hasta que vayamos a elaborar nuestra tarta. También podemos tapar con un film transparente y reservar en el frigorífico hasta el día siguiente. 

Para preparar la tarta, precalentamos el horno (si no lo tenemos aún caliente de haber preparado la escalivada previamente) a 180º. Cubrimos nuestro molde con la masa de hojaldre y asegurándonos de reforzar las paredes del molde con doble capa de hojaldre usando los recortes del rollo de masa. La pinchamos con un tenedor y vamos cubriendo con la escalivada bien escurrida para no empapar demasiado la masa. Yo en mi caso puse más pimiento porque en casa nos encanta, pero podéis repartir la cebolla, la berenjena y el pimiento a partes iguales.

Añadimos por encima unas lascas de flor de sal, un chorro de aceite de oliva virgen extra en hilo a todo lo largo de la tarta y repartimos el queso Feta desmigado con los dedos por toda la superficie. Metemos en el horno y horneamos durante unos 20-25 minutos o hasta que veamos que la tarta está hecha y el hojaldre bien dorado. 

Una vez transcurrido ese tiempo, sacamos del horno y dejamos reposar unos minutos. Desmoldamos y para servir podemos añadir algo de aliño (sal y aceite) si así lo queremos y sino, tal cual y acompañada de una ensalada os encantará.

 

receta de tarta de escalivada

 A la izquierda, molde de porcelana para tarta redonda de Revol y Cuchillo de acero carbono Pallarès

Seguir leyendo »

Orange chiffon cake con glaseado de chocolate y naranjas confitadas

Publicado el Oct 18, 2015. 13 comentarios

No podía faltar en nuestro recetario el bizcocho que hoy nos prepara Virginia, autora de Sweet&Sour: el chiffon cake es un bizcocho que, como las buenas modas, vuelve a la carga con mucha fuerza! Se prepara en el molde Angel Food Cake, así que toma nota porque ya tienes otra "receta obligada" para tu lista!

 

Os preguntaréis....¿Qué es un Chiffon Cake? Si parece igual que un Angel Cake.... ¿En qué se parecen? ¿En qué se diferencia? Un Chiffon Cake es un pastel redondo alto y espectacular que al igual que el Angel Cake cuenta con un hueco central, y que al igual que éste se hornea en el mismo molde, sin engrasar. Fue creado en 1920 por un californiano, Henry Baker, que terminó vendiendo la receta a General Mills en 1940 y que se hizo muy popular en la década de los años 50. Desde entonces fue decayendo su interés, hasta la actualidad, que ha vuelto a ponerse de moda.

A pesar de su aspecto exterior, nada tienen que ver con el Angel Cake, salvo que se hornean en el mismo molde sin engrasar. Ambos incorporan harina y azúcar en su preparación, pero… La receta de Chiffon Cake se prepara con huevos enteros y se le añade grasa en forma de aceite vegetal, que le da esa textura jugosa y ligera y que hace que se mantenga en buen estado mucho tiempo. Además para preparar el Chiffon Cake se utiliza gasificante. El Angel Cake se prepara sin gasificante ni grasa alguna, y tan solo se utiliza en su preparación las claras de huevo.

El Chiffon Cake resulta un pastel muy esponjoso, ligero y suave, pero con más cuerpo que el Angel cake, aunque sorprendentemente más delicado en su manipulación una vez horneado.
En concreto esta receta que hoy os traigo, me recuerda a los pastelillos de mi infancia... ¿Os acordáis de los “Bonis”, “bucaneros”....? Pues es un poco esa textura y sabor.

 

 Receta de chiffon cake en molde angel food cake

 

El Chiffon cake no suele recubrirse, salvo con un poco de azúcar glass, pero en este caso, y con esos recuerdos en el paladar, he querido cubrirlo con un glaseado de chocolate divino y unas naranjas confitadas, que le dan el punto festivo. Un acierto en toda regla.

Vamos con la receta:


INGREDIENTES (para un molde Angel Cake de 25 cm)

Para el Chiffon Cake:

  • 6 Huevos "L" + 1 Clara de huevo extra, a temperatura ambiente
  • 225gr de Harina de Repostería
  • 300gr de Azúcar superfino o Caster Sugar*
  • 1 Tbsp (cucharada) de Gasificante de Repostería
  • 1/2 Tsp (cucharita) de Sal común
  • 2 Tbsp (cucharadas) de Ralladura de Naranja
  • 120ml de Aceite de Girasol
  • 180ml de Zumo de Naranja
  • 1 Tsp (cucharita) de Extracto de Vainilla
  • 1/2 Tsp (cucharita) de Cremor Tártaro**

Para el Glaseado de Chocolate:

  • 200gr de Chocolate de calidad 70%.
  • 200gr de Double Cream o nata 35% m.g.
  • 3 cucharadas de Glucosa líquida o Golden Syrup***

Para las naranjas Confitadas:

  • 1 Naranja
  • 200gr de azúcar
  • 100gr de agua

* El Azúcar Superfino o Caster Sugar no es más que azúcar molido sin llegar al punto del glass. Si no lo encontráis, podéis hacerlo vosotros en casa con cualquier robot de cocina o con el molinillo de café.
**El Cremor Tártaro se consigue en tiendas de productos de repostería o en último caso en farmacias.
***La Glucosa líquida o Golden Syrup se consigue en tiendas de productos de repostería.


PREPARACIÓN:

Comenzamos con las naranjas confitadas:

Lavamos bien la naranja y la cortamos en rodajas con un cuchillo bien afilado.
Para retirarles el amargor las hervimos con agua que desecharemos una vez alcancen el hervor. Las enjuagaremos bajo el chorro del agua del grifo, con mucho cuidado de no dañar la forma.
Ponemos el agua y el azúcar a cocer en cazo mediano, y cuando se haya disuelto el azúcar añadimos las rodajas de naranja. Dejamos cocer a fuego suave hasta que veamos que están hechas. Nos puede llevar sobre 1 1/2 hora. Dejamos reposar en el almíbar al menos 2 horas. Listas.

 

naranjas confitadas

Cazo de cobre de De Buyer

 

Podéis guardarlas con este almíbar en un frasco de cristal, o si queremos que se sequen, sacamos las rodajas sobre una rejilla y dejamos que el azúcar endurezca. Guardamos entre papel de horno, en una caja de lata, en sitio fresco. O incluso congelamos envueltas en papel film.

 

Vamos ahora con el Chiffon Cake:

Separamos claras y yemas cuando los huevos están fríos. Es más sencillo y dejamos cubiertos a temperatura ambiente 1 hora más o menos.
Cuando nuestras yemas y claras estén a temperatura ambiente, precalentamos el horno 170ºC, calor arriba y abajo
En un bol mediano, en mi caso en el bol metálico de la Kitchen Aid y provista ésta con el accesorio de pala, mezclamos la harina, 250 gr. de azúcar, el gasificante, la sal y la ralladura de naranja.
Hacemos un hueco en el centro y vertemos las yemas, el aceite, el zumo de naranja y el extracto de vainilla. Mezclamos con la pala a velocidad baja durante 1 minutos, hasta obtener una crema naranja y sin grumos. Si lo hacemos de forma manual, lo mezclamos con ayuda de una espátula de silicona.
En el bol de cristal de la Kitchen Aid provista con el accesorio de globo, o en un bol grande con la batidora de varillas, montamos las claras de huevo. Primero las espumamos ligeramente, añadimos el cremor tártaro y batimos a velocidad media alta hasta que se comiencen a formar picos suaves. Ahora con el motor en marcha vamos añadiendo los 50 gr. restantes de azúcar poco a poco y batimos a velocidad alta hasta que se formen picos duros.

 

Receta de chiffon cake con kitchen aid

 Robot Kitchen Aid con bol de cristal, y espátula de silicona Le Creuset



Para preparaciones de este tipo, me gusta tener un bol extra para mi Kitchen Aid, porque eso me evita tener que andar sacando la mezcla del anterior y limpiando en mitad de la preparación. Yo tengo el bol de cristal que, además de útil, es de lo más bonito.

Una vez listas nuestras dos preparaciones, vertemos en tres veces las claras montadas sobre la mezcla de harina y yemas. Mezclamos con movimientos envolventes, con ayuda de una andamos con espátula de silicona, tratando de que nuestras claras no se bajen.

 

receta de chiffon cake


Vertemos la preparación sobre nuestro molde Angel Cake "sin engrasar" y llevamos al horno durante 55-60 minutos, o hasta que al introducir un palillo en el centro del pastel salga seco.

 

molde angel cake

Molde Angel Food Cake de Nordic Ware


Sacamos del horno y colocamos el pastel boca abajo, sobre las patitas que tiene el molde Angel Cake, para que se enfríe sin que durante este proceso pierda volumen. Dejamos enfriar completamente en esta posición. Una vez frío pasamos un cuchillo o una espátula metálica por el contorno y desmoldamos. Hacemos lo mismo para despegarlo de la tapa.


Vamos ahora con el glaseado de chocolate:

En un cazo de fondo grueso, a mí me gusta utilizar el cazo de cobre de Buyer, mezclamos todos los ingredientes y llevamos a fuego medio, revolviendo bien hasta que todo se haya disuelto y obtengamos una crema densa. Retiramos del fuego y reservamos.

Ojo que este glaseado endurece con el entibiado. Eso sí, no lo vertáis demasiado caliente, pues tenderá a desparramarse; ni tampoco demasiado grueso o no se extenderá fácilmente y quedará más opaco.

Cubrimos el pastel con el glaseado de chocolate y con las naranjas confitadas y servimos con más glaseado de chocolate cerca.

 

 

Consejos:

  • Este pastel se conserva muy bien a temperatura ambiente hasta 3 días, y 10 días en el frigorífico. De hecho se me olvidó colocar la campana y quedó toda la noche en contacto con el aire, y sorprendentemente estaba jugoso no lo siguiente.
  • Así como hay pasteles que tibios están de vicio, este pastel es mejor disfrutarlo a temperatura ambiente o frío.


A disfrutar.
Virginia

Seguir leyendo »

Pollo con verduras kung pao al estilo de Chinatown

Publicado el Oct 11, 2015. 1 comentario

Hoy Miriam, autora de El Invitado de Invierno, nos trae una receta de pollo con verduras, preparada en una sartén tradicional de hierro y buscando el atractivo de la receta en la forma de cortar las verduras: con la ayuda del spirelli, consigue estos espirales que hacen la receta original y nos recuerdan a los noodles también típicos de la cocina asiática. Con su toque picante, es una receta rica rica, que no puedes dejar de probar!

 

 

Hoy nos ponemos orientalizantes con esta deliciosa receta de salteado de pollo y verduras para la que nos hemos permitido hacer unas requetemonísimas espirales de calabacín. Este salteado kung pao es uno de esos platos de sabor agridulce y picante característico de ciertas zonas de China, pues lleva salsa de soja, vinagre de arroz y guindillas.

Esta receta está tomada de uno de mis webs favoritas, Serious Eats, en particular del señor J. Kenji López-Alt, un teórico de la buena cocina que escribe artículos interesantísimos. En inglés, sorry. Para el salteado rápido como si fuera en un wok he utilizado mi sartén de De Buyer, porque transmite el calor que se las pela.

El plato originario de Sichuan es bastante más picante que el que hemos preparado porque lleva toneladas de guindillas y pimienta de Sichuan; esta es la versión más suave y adaptada a los gustos norteamericanos que venden los restaurantes chinos take-away de Chinatown, en Nueva York. Así os podréis sentir como cuando nuestros amigos de Friends comían con sus palillos de esas cajitas tan características que salen en todas las series y películas estadounidenses. Y todos están flacos. Ay, la magia del celuloide.

 

receta con spirelli en sartén de buyer

Sartén de hierro Mineral B de De Buyer y platos cerámicos de Emile Henry Azul Pavot

 

 

Ingredientes (para 4 personas)

Para la salsa kung pao:

3 dientes de ajo
2 cdas. de jengibre fresco rallado
aceite suave (de girasol, por ejemplo)
240 ml de salsa de soja oscura
3 cdas. de azúcar
115 ml de vinagre de arroz
1 cda. de Maizena desleída en 2 cdas. de agua fría
guindillas majadas al gusto de cada cual

 

Para el pollo con verduras:

500 g de carne de pollo (pechuga o muslos deshuesados)
1 pimiento morrón
1 calabacín mediano
¼ de cebolleta
1 buen puñado de cacahuetes crudos

 

Elaboración

Empezamos por preparar la salsa: majamos el ajo y rallamos el jengibre fresco. Ponemos la Maizena en el agua para que se vaya hidratando. Desmenuzamos la guindilla, si la ponemos. Si no os gusta mucho el picante con poner una guindilla es suficiente.

Cubrimos el fondo de una sartén con una chispa de aceite suave y salteamos el majado de ajo y jengibre a fuego vivo. Cuando se empiecen a tostar los condimentos agregamos la salsa de soja y desglasamos.

Añadimos entonces el azúcar y el vinagre de arroz, mezclamos brevemente y calentamos a fuego medio hasta que hierva. Agregamos la Maizena y mezclamos vigorosamente porque empezarán a formarse grumos. Cocemos un par de minutos hasta que espese. Reservamos.

Cortamos la carne de pollo en dados no muy grandes y la ponemos en un bol a macerar con un par de cucharadas de la salsa, unos 20 minutos.

Cortamos el pimiento en cuadraditos y la cebolleta en tiras. Cortamos igualmente el calabacín en tiras largas con un espiralizador (si no tenemos espiralizador lo troceamos en tiras finas), como si fuera pasta larga. Ponemos el calabacín en un colador con algo de sal para que suelte agua y no nos agüe el plato final.

 

receta con spirelli

Espirilizador Spirelli 2.0., cuchillo de hierro carbono Pallarès y plato cerámico Emile Henry

 

 

Cubrimos con algo de aceite el fondo de una sartén de hierro o un wok y calentamos a fuego vivo. Salteamos el pollo hasta que cambie de color por fuera, pero sin que se haga por dentro. Lo retiramos.

Ponemos algo más de aceite y hacemos lo propio con el pimiento y la cebolleta, hasta que empiecen a estar doraditos. Añadimos entonces el calabacín, que tarda menos en ablandarse, y seguimos salteando hasta que las verduras estén un poco doraditas, pero crujientes. Agregamos también los cacahuetes para que se salteen.

Bajamos el fuego, devolvemos el pollo a la sartén y agregamos la salsa; mezclamos bien, apagamos el fuego y dejamos que se haga tapado un par de minutos con el calor residual. Veréis como el pollo y las verduras quedan en su punto. Buen provecho, queridos.

 

Seguir leyendo »

Solomillo de cerdo con salsa de manzana

Publicado el Oct 01, 2015. 4 comentarios

Hoy Raquel, autora de Los Tragaldabas, nos invita a preparar una receta muy fácil que sin duda te entrará por los ojos: un solomillo de cerdo acompañado de una deliciosa salsa que disfrutaréis tu y los tuyos. Anímate a probar, ¡Merece mucho la pena! 

 

receta de solomillo de cerdo

 Ramequín de Le Creuset y Tabla de cortar de madera de acacia T&G

 

Tengo que reconocer que en casa somos muy carnívoros, nos encanta comerla de cualquier manera. Carne de pollo, de cerdo, ternera, cordero todas tienen un sabor particular y nos ofrecen un amplio repertorio de recetas para elaborar con ellas.

Hoy os traigo una deliciosa receta con solomillo de cerdo acompañado de una salsa de manzana digna de este plato que lo hace muy especial. El solomillo de cerdo es una carne muy sabrosa si se cocina de la manera adecuada, muchos pueden pensar que es algo seca pero el secreto está en su cocción. Para conseguir un buen resultado, tan solo tendrás que hacerla a fuego medio, de esta manera se irá sellando por todos los lados de igual manera. No deberás pinchar, ni hacerle cortes, ni aplastar mientras la cocinas para que mantenga todos sus jugos en el interior. Así y con paciencia, el solomillo mantendrá toda su jugosidad y conseguirás el punto deseado.

La sartén de hierro mineral De Buyer es perfecta para este tipo de elaboraciones, reparte el calor perfectamente y gracias a su recubrimiento de cera de abeja hará que no se peguen los ingredientes. Esta sartén ha ocupado un lugar especial en mi cocina, sólo tendrás que tener en cuenta algunos consejos para su uso y su perfecto mantenimiento. Muy versátil, apta para cualquier tipo de calor, elaboradas artesanalmente con hierro fundido y la manera más saludable para cocinar nuestros alimentos.

Siempre ando buscando salsas nuevas para ir variando mis platos, por esto cuando vi el libro Salsas de Karin Leiz no me lo pensé dos veces y lo adquirí. Las salsas dan ese punto diferente a nuestras elaboraciones, haciendo de un plato rico a un plato espectacular. Las salsas son ese acompañamiento perfecto para carnes, pescados, quesos, pastas y en este libro hay una variedad increíble de ellas: salsas de frutas, frías, calientes, emulsiones, dulces, saladas sin duda un libro perfecto para cualquier cocinilla.

 

Sartén mineral B de De Buyer y Libro de Salsas de Karin Leiz

 

Ingredientes

  • 1 o 2 solomillos de cerdo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal en escamas

Para la salsa:

  • 3 manzanas Golden
  • 3 manzanas Fuji
  • 200ml de zumo de manzana
  • 2 tiras de piel de limón
  • 2 cucharadas de brandy
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 3 cucharadas de miel
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo

 

Elaboración

  1. Comenzamos preparando nuestra salsa, para ello pelamos y descorazonamos nuestras manzanas y las cortamos en cuartos.
  2. Las ponemos en nuestra sartén junto con el resto de los ingredientes de la salsa y la llevamos a ebullición.
  3. Ahora toca bajar el fuego y cocer la preparación lentamente durante 20 minutos o hasta que las manzanas estén blanditas.
  4. Dejamos enfriar nuestra salsa.
  5. Sacamos las pieles del limón y aplastamos las manzanas con un tenedor hasta obtener la consistencia deseada. Yo he optado en dejarla gruesa para encontrarme los trocitos de las manzanas, pero si lo prefieres puedes pasarla por un pasapurés para obtener una salsa más fina. Si ves que te queda demasiado espesa puedes añadir un poquito de zumo de manzana para aligerarla.
  6. La guardamos en un bote en el frigorífico hasta el momento de su utilización.
  7. Vamos con el solomillo, para ello ponemos un poquito de aceite de oliva en nuestra sartén y calentamos, una vez caliente bajamos el fuego y añadimos la carne. Cocinamos por todos los lados, girando cada dos minutos para que se vaya haciendo de manera uniforme. Una vez dorada sacamos, añadimos sal en escamas y presentamos junto con nuestra salsa bien caliente.

 

sartén de hierro mineral B de Buyer

Sartén de hierro Mineral B de De Buyer, cuchillo de hierro carbono con mango de boj Pallarès, ramequín de Le Creuset, tabla de cortar de acacia T&G

 

Puedes presentar el solomillo de cerdo en salsa de manzana como plato acabado, o bien usar los ramequines de Le Creuset para servir tu salsa aparte.

Esta salsa es perfecta para usarla en otras muchas elaboraciones, por esto si no usas toda en esta receta guárdala en el frigorífico durante una semana aproximadamente. Sino puedes congelarla para usarla más adelante. Podrás usar esta salsa con asados de pato, de cerdo, de cordero o de ternera.

 

Seguir leyendo »

Mi opinión sobre la paellera de hierro Carbone Plus de Buyer

Publicado el Sep 02, 2015. 3 comentarios

Creo que tener una paellera de calidad, con un buen reparto del calor, se aprecia sobretodo cuando se ha probado. Agradezco mucho que hoy Beatriz, autora de To Be Gourmet, nos hable de su experiencia con la Paellera Carbone Plus de Buyer, una mejor paellera, como las de toda la vida y que para toda la vida estará en nuestra cocina; y es una alegría ver las ideas que nos da para sacarle el máximo provecho, más allá de preparar en ella la típica paella.

 

Me gusta seguir yendo a comer a casa de mi madre y que me prepare mis platos favoritos de siempre. Dejarme querer y mimar mientras pueda, sobre todo en la mesa, es uno de los placeres de los que aún tengo la suerte de disfrutar. En otras ocasiones soy yo la que invito a mis padres a comer a casa, me hace ilusión y a ellos mucha más.

He heredado el talento de mi madre para la cocina y ella se siente seguro orgullosa de ello, sobre todo en estos tiempos que corren en que las prisas y la dinámica de vida actual hacen que sean muchos quienes deban renunciar al placer de cocinar.

Cuando me presenté en la mesa con un rico arroz de verduras en la Paellera de hierro Carbone plus de Buyer, teníais que ver su cara de asombro. “Pero si es de las de toda la vida!. De dónde ha salido?”. Al asombro sucedió de inmediato una sonrisa y después, comenzó a contarme cómo debo usarla, como hay que guardarla, aprovechando para darme lecciones que como buena madre le sigue gustando…

En efecto, esta paellera de Buyer es de esos utensilios de cocina de la abuela que ya no son tan comunes en nuestros hogares y que son verdaderos tesoros.

 

Receta de Fideuà de gambas y setas, en la paellera Carbone Plue de Buyer

 

 

Está fabricada artesanalmente con hierro natural sin recubrimientos. De ella destacaría sobretodo la robustez que muestra: es una paellera con un grosor de paredes importante, nada que ver con la mayoría de paelleras de hierro (y también las que no lo son...) que hay en el mercado, lo que le proporciona un reparto del calor muy bueno y una resistencia a la deformación muy elevada.

Este tipo de paellera, y otros elementos de hierro mineral como los que fabrica De Buyer, son utilizados por profesionales y restaurantes de alta cocina de todo el mundo y es un verdadero lujo poder tenernos en nuestra casa. Por eso no dudé en hacerme con una pieza. Es una maravilla ver el chup chup y las burbujitas entre el arroz cuando se está haciendo y luego llevarla a la mesa y servir allí mismo a cada comensal su ración, como hacen en los restaurantes de buenas paellas, resulta un plus que siempre es muy aplaudido por los invitados.

Podemos elegir entre varios tamaños según las necesidades. Desde 50cm de diámetro con capacidad para 12 raciones que sería la más grande, a la de 24cm que es para dos. Para mí lo ideal es tener la de 8 raciones, para arroces o fideuás que tiene un diámetro de 40 pero de 30 en la base lo que nos permite, dada su magnífica conducción del calor, utilizarla en una cocina con un fuego o placa de un diámetro algo menor, sin precisar los típicos aros de paella con bombona de gas. Se pueden usar también si tenéis inducción.

Dejadme decir que la pequeña de dos raciones es una monada, y es muy versátil porque puede servir efectivamente para un arroz para dos personas; un arroz caldoso con bogavante para una cena romántica… O ser utilizada para preparar un risotto para cuatro, que por ser más contundente se sirve menos cantidad en cada plato.

Además, esta paellera de estética vintage es ideal para servir muchas otras cosas. Una gambas al ajillo, unas setas, o unos pimientos asados del Piquillo. También la he utilizado parar freír patatas. Estos recipientes de hierro resisten temperaturas muy altas que es como a mí me gusta terminar de hacerlas. Y es que primero las cocino a menor temperatura y luego les doy un golpe de calor, con el fuego bien fuerte, para que queden crujientes por fuera.

Pero para lo que la ha sido todo un descubrimiento este verano, es para preparar las “piparras” o guindillas, muy típicas ya desde finales de la primavera en el País Vasco y cuya fritura es un arte y la clave para que estén en su punto justo, ni demasiado crudas, ni que se nos quemen, verdes, pero blanditas y no aceitosas.
En éste asunto la paellera de hierro de Buyer, o también una sartén de esta misma casa, son el instrumento ideal para obtener el resultado buscado. Se precisa un fuego medio de intensidad constante, cosa que es muy fácil de controlar con estos recipientes.

Una vez la piel comience a dorarse levemente en algunas de ellas, las saco con una espumadera, las coloco provisionalmente sobre un plato y tras retirar el aceite de la paellera y pasar un papel absolvente para dejarla seca, vuelvo a colocar dentro las guindillas y les añado escamas de sal. Así presentadas quedan de lujo, y además conservan mejor su temperatura mientras se van comiendo colocadas en el centro de la mesa. Porque esta paellera no es para dejarla en la cocina, al contrario, es para tenerla a la vista y disfrutarla también al comer.

 

Cuidados y mantenimiento

Antes de usarla por primera vez hay que “curarla” es decir, prepararla para el primer uso. En el caso de la Carbone Plus, que no lleva una capa natural de cera de abeja, la curación debe seguir dos pasos muy sencillos: el primero es proporcionarle esa protección natural, que conseguirás poniendo abundante cantidad de peladura de patata en la paellera, cubrirla con agua y poner a ebullición durante 15 minutos. Pasado este tiempo, retiras la peladura y pasas un papel de cocina, y haces el segundo paso de la curación: basta con poner un hilo de aceite en la sartén de forma que cubra toda su superficie y calentarlo durante unos minutos; la dejamos enfriar y retiramos el aceite con un poco de papel de cocina, y ya está lista para ser utilizada. 

Debo decir que hacer la curación completa no es imprescindible, pero sí es recomendable. Aunque hay muchas personas que solo hacen el segundo paso de la curación, que toma unos pocos minutos, y la paellera les funciona estupendamente. 

También debemos tener en cuenta que si se tratara de la paellera Mineral B, no hace falta hacer la primera parte de la curación pues la cera de abeja ya le aporta el componente orgánico que le daría la peladura de patata.

La paellera de hierro Carbone plus de Buyer no necesita ningún mantenimiento especial para que dure tanto que la lleguen incluso a heredar nuestros hijos. Basta con lavarla a mano con agua caliente y jabón como hacemos con cualquier otra sartén o paellera, y lógicamente y al ser de hierro, secarla para que no aparezca el óxido. En cualquier caso si nos despistamos y ésto sucede, con frotarla de nuevo con un estropajo normal es suficiente para eliminarlo. 

Mi madre enseguida me contó que ella la dejaba untada de aceite y cubierta con un papel de periódico. Lo segundo no lo sé, pero lo primero es conveniente si se va a tardar en volver a usar. Entonces retiramos el aceite con un papel absorbente y listo.

Como recipiente para cocinar es uno de mis favoritos, y estoy segura de que me haré con más piezas de hierro de Buyer porque, creedme, el sabor de las cosas es diferente no sabría explicar por qué. Su calidad es indiscutible; los alimentos no se pegan, a diferencia de otras paelleras no se curvan con el tiempo, y además al mantener el calor de forma tan eficiente se ahorra energía; según para qué cosas apago antes el fuego y continúo con el calor residual.

Con el uso, la paellera se va tornando más oscura, su tonalidad cambia y para mi gusto se va volviendo cada vez más bonita. Más auténtica. Una joya que no puedo más que recomendar.

 

Seguir leyendo »

Bizcocho de almendra con mermelada casera

Publicado el Aug 09, 2015. 5 comentarios

Hacer mermelada casera está al alcance de todos. Los que la habéis hecho ya, lo sabéis bien, y los que no lo habéis probado, sin duda os animo a hacerlo, porque no hay mermelada más deliciosa que aquella que hace uno mismo con la fruta que más le gusta! Te sorprenderá lo fácil que resulta hacerlo.

Rosa, autora de Pemberley Cup&Cakes, ha acertado de todas todas con esta receta que hoy te invitamos a probar: un fácil y delicioso bizcocho de almendra, que combinar a la perfección con la mermelada de albaricoque hecha en casa. 

 

La primera vez que vi el cazo de cobre De Buyer supe que nos esperaba una bonita historia juntos. Y no me equivocaba: nada más sostenerlo en mis manos, pude comprobar que se trataba de una pieza excepcional, no sólo por la incuestionable calidad de sus materiales y lo impecable de su fabricación, sino también por su estética, de líneas tan acertadas como exquisitas.

Y es que su recubrimiento exterior de cobre garantiza una cocción rápida y uniforme, asegurando una excepcional transmisión del calor, mientras que el acero inoxidable del interior facilita su limpieza y mantenimiento. Vamos, un dechado de virtudes al que es prácticamente imposible no sucumbir.

 



Tenía entonces que estrenarlo dándole un uso acorde con lo que él nos iba a dar a cambio. Y así fue cómo esta mermelada de albaricoque y vainilla vio la luz. La fruta de verano es sencillamente espectacular, pero como todo lo bueno, dura poco; el tiempo de los albaricoques empieza a llegar a su fin, pero yo me resistía a perderlos de vista así como así. Y qué mejor forma que convertirlos en una mermelada realmente especial y poder así disfrutar de ellos durante el resto de estaciones?

Como excusa para disfrutar de ella ya mismo, he pensado que estaría bien, además, preparar este bizcocho de almendra. Se trata de todo un clásico —siempre infalible—, un cuatro cuartos con un sutil toque de almendra, que, en mi opinión, no hace más que convertir una delicia en una auténtica exquisitez. Y como no me decidía, he acabado combinando mermelada y bizcocho de dos formas distintas, ambas sencillísimas. La primera, la más sencilla, ha consistido en cubrirlo directamente con la mermelada y listo. La segunda, con sólo un paso más que la anterior, ha resultado en una más que sencilla ‘naked cake’, para lo que tan sólo hace falta abrir el bizcocho por la mitad transversalmente con una lira o un cuchillo de sierra bien largo, rellenar con una generosa capa de mermelada y cubrirlo todo con un poco de azúcar glass espolvoreado. No olvides algo de fruta fresca para decorar; nunca falla.



 

INGREDIENTES (para 8-10 raciones)

(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)

Para el bizcocho de almendra:
150 g de mantequilla sin sal
150 g de azúcar blanco
3 huevos (L)
½ cucharadita de extracto puro de vainilla
150 g de harina de trigo normal
35 g de almendras, finamente molidas
8 g (1½ cucharaditas) de levadura química
¼ cucharadita de sal

Para la mermelada de albaricoque y vainilla:
500 g de albaricoques
375 g de azúcar blanco
1 vaina de vainilla de buena calidad
1 cucharada (15 ml) de zumo de limón

 


ELABORACIÓN


Elaboración del bizcocho de almendra:
1. Precalentamos el horno (eléctrico) a 180ºC y colocamos la rejilla del horno en la posición central.
2. Engrasamos, forramos con papel de hornear y volvemos a engrasar el interior de un molde redondo antiadherente con base desmontable de 20 cm de Ø, como éste de Le Creuset. Reservamos.
3. En un cuenco grande, tamizamos la harina, la levadura química y la sal. Agregamos las almendras molidas y mezclamos con unas varillas hasta combinarlo todo bien.
4. En otro cuenco grande aparte, batimos enérgicamente la mantequilla y el azúcar hasta conseguir una textura esponjosa y suave y visiblemente más pálida (unos 4 ó 5 minutos).
5. A continuación, vamos añadiendo los huevos, de uno en uno y ligeramente batidos con anterioridad, mientras mezclamos ahora ya con más suavidad. No añadiremos el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado por completo.
6. Añadimos el extracto de vainilla y mezclamos hasta integrar.
7. Seguidamente, incorporamos los ingredientes secos que teníamos reservados (punto 3) en dos tandas, mezclando con suavidad después de cada adición sólo lo justo para integrarlo todo.
8. Vertemos la mezcla en el molde y alisamos la superficie de manera uniforme con una espátula pequeña.
9. Horneamos durante unos 35-40 minutos o hasta que al insertar una brocheta en el centro ésta salga de migas; de no ser así, vamos comprobando cada par de minutos hasta que finalmente lo haga.
10. Una vez horneado correctamente nuestro bizcocho, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar en el molde durante 10 minutos sobre una rejilla enfriadora. Pasado este tiempo desmoldamos y dejamos que se enfríe por completo sobre la rejilla. Se conserva a temperatura ambiente bien cubierto durante 3-4 días en un lugar fresco y seco.


Elaboración de la mermelada de albaricoque y vainilla:

Para hacer la mermelada al fuego:

1. Lavamos los albaricoques, los deshuesamos y los cortamos en cuartos. A continuación, los colocamos junto con el zumo de limón en un cazo con suficiente capacidad y nos asegure una difusión del calor de manera uniforme (el de cobre De Buyer ha superado las expectativas y con creces), y lo ponemos a fuego medio-alto para que la fruta se vaya ablandando y empiece a liberar sus jugos, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera.
2. A continuación, añadimos el azúcar y la vaina de vainilla, abierta por la mitad longitudinalmente, y lo llevamos todo a ebullición, removiendo con frecuencia siempre con la cuchara de madera. Una vez hierva, reducimos a fuego medio-bajo y seguimos cociendo durante al menos 15-20 minutos más, removiendo a menudo (no es necesario desespumar). La mezcla irá adquiriendo una consistencia más espesa según se vaya evaporando el agua. Podemos alargar ligeramente este tiempo si vemos que aún queda demasiado líquida, teniendo en cuenta que al enfriar espesará aún más.

 

cazo de cobre de buyer

Cazo de cobre de Buyer


3. Una vez lista nuestra mermelada, retiramos la vaina de vainilla y dejamos templar antes de usar (o conservamos en tarros de cristal hasta su uso)*.

ATENCIÓN: Cuando cocinamos con azúcar a una temperatura tan alta, hemos de extremar la precaución porque podría provocar quemaduras. Así que usaremos siempre el equipamiento necesario: manoplas de cocina, delantal, utensilios de mango largo, etc.

Para hacer la mermelada en panificadora

Si dispones de panificadora, hacer mermelada es tan fácil como introducir los ingredientes (albaricoques cortados, azúcar, zumo de limón y vaina de vainilla) y accionar el "Programa 14": éste es el programa especial para mermelada de que dispone la panificadora Moulinex.

La panificadora proporciona el calor necesario y remueve, por lo que sin hacer nada tendrás la mermelada a punto terminado el programa, pasados unos 40 minutos.

 

Preparación de la tarta:

Como he comentado en la introducción, te propongo hoy dos alternativas a la hora de finalizar la tarta:

- Una opción es cortar el bizcocho por la mitad transversalmente con una lira o un cuchillo de sierra bien largo, y rellenar con una generosa capa de mermelada para obtener así una tarta rellena tipo naked cake, que acaba siendo siempre un triunfo seguro.

- La otra opción no tiene más complicación que recubrir el bizcocho directamente con la mermelada: fácil, rápido e igualmente delicioso!

 

 

NOTAS

- Si quieres una mermelada más fina, una vez hecha, puedes triturarla con la batidora y/o pasarla por un colador chino o pasapurés para eliminar la piel de la fruta. Yo la he dejado tal cual.
- Ya ves que es muy sencillo hacer tu propia mermelada casera y darle el toque personal que más te guste; en lugar de vainilla, puedes optar por añadir una cucharadita de canela molida, por ejemplo.
- Ya que te pones, es posible que te parezca buena idea hacer algo más de mermelada para tener reservas de cara al invierno. Así que no dudes en doblar las cantidades y hacer de sobra para las tostadas del desayuno, postres, etc. Yo he hecho algo más de lo que requiere este bizcocho, porque en casa nos encanta tener reservas de mermelada casera siempre que es posible, pero la cantidad que sobre dependerá de cuánta uses y de cómo la emplees al final.
- *En caso de hacer mermelada extra para otros usos, te vendrá bien saber que la mejor forma de conservar tu mermelada casera es envasarla al vacío en tarros de cristal esterilizados. Mientras se cuece la fruta, podemos esterilizarlos (así como sus tapas) introduciéndolos en una cacerola con agua hirviendo durante unos 30-40 minutos. Para evitar que se rompan, colocaremos una toalla pequeña o un paño de cocina entre ellos dentro del agua para que no choquen entre sí y se quiebren. Envasar al vacío es muy sencillo: una vez rellenados los tarros con la mermelada aún caliente, los cerramos bien y los dejamos enfriar totalmente boca abajo (también puedes meterlos al baño María, bien cerrados y con el agua hasta el cuello del tarro durante unos 30 minutos más). Una vez abierta, conservar la mermelada refrigerada.

¡Feliz semana!
Rosa

Seguir leyendo »

Boquerones a la bilbaína con gambas

Publicado el Aug 06, 2015. 1 comentario

Carmen, autora del blog Yerbabuena en la cocina, nos trae hoy una receta ideal para estos días de verano. No dejes de probarla: es una receta muy rica, saludable y fácil de preparar!

 

 

Como muchos de nosotros ya estamos de vacaciones, he querido preparar una receta exenta de ninguna complicación, pero con la garantía que nos proporciona su origen vasco, ya que éste es tiempo para disfrutar de las cosas que el resto del año no podemos, de viajar, de salir al campo con los niños, de chapotear en el mar o la piscina, de pasear, de compartir con los amigos o simplemente de dejarnos llevar por el placer del dolcefarniente.

Pero no por ello debemos renunciar a comer de manera rica y saludable. Estamos en plena época de pescado azul y no debemos olvidar que éste nos proporciona un sinfín de beneficios para la salud, ya que al contener Omega 3 nos ayuda a regular la tensión arterial y esto a su vez, hace disminuir el riesgo de infarto de miocardio, además su consumo de manera racional, tiene efectos beneficiosos para el aparato circulatorio y la prevención artritis.

Por éstas razones, os animo a consumir pescado azul, entre los cuales no pueden faltar los boquerones, deliciosos de cualquier manera, admiten ser presentados tanto como plato principal como en ésta ocasión de entrante o tapa con una tosta de pan y un buen vinito blanco bien fresco.

¡Os animáis? Básicamente tan solo necesitaréis unos buenos boquerones del Cantábrico, unos pocos minutos para prepararlos, aceite de oliva virgen extra y una sartén tan extraordinaria como la Affinity de Buyer, que con sus siete capas de acero inoxidable tanto en la base como en las paredes permite repartir el calor de manera uniforme y hacer mejor las cocciones de los alimentos.

Ingredientes:

500gr de boquerones gordos del Cantábrico
200gr de gambas frescas
3 dientes de ajo
Una guindilla
Perejil
Aceite de oliva virgen extra
Chorrito de vinagre
Sal
Pan tostado

 

En la foto, sartén acero inoxidable De Buyer Affinity y mortero cerámico Emile Henry


Elaboración:

Lavamos muy bien los boquerones, quitamos la cabeza y las tripas, secamos y colocamos sobre una bandeja. Salamos. Calentamos el horno a 180º y metemos los boquerones, horneamos alrededor de 5 minutos o hasta que veamos que están hechos. Sacamos y reservamos.

Mientras cubrimos el fondo de una sartén con un chorro de aceite de oliva extra, añadimos los ajos, y cuando éstos empiecen a bailar, añadimos las gambas y los aros de guindilla.

Cocinamos un par de minutos, retiramos del fuego y agregamos el vinagre y el perejil troceado. Volcamos sobre los boquerones reservados. Servimos inmediatamente, acompañado de pan tostado.

 

Seguir leyendo »

Tarta de hojaldre de crema de chocolate con frutos rojos

Publicado el Jun 08, 2015. 1 comentario

A los que nos gustan los contrastes, sabemos que el sabor ácido de los frutos rojos junto con el dulzor del chocolate es una combinación excelente. Si la ponemos en una base de hojaldre, obtendremos una tarta para chuparse los dedos. Esta receta es la que nos presenta Carmen, de Yerbabuena en la cocina, en el post que encontraréis en su blog.

Esta receta la ha preparado en un molde al que tengo mucho cariño, especialmente porque me permite hacer esas tartas rectangulares que siempre he visto en casa a la hora del té de los domingos, pero también porque es desmoldable y facilita el trabajar con él.

Dicho todo esto, a los curiosos podéis ver el molde en la tienda, y a los golosos os animo a ver la receta aquí.

 

 En la foto, molde antiadherente con base extraíble De Buyer, y cuchillo de acero carbono Pallarès

 

Seguir leyendo »

Cocinar con sartenes de acero inoxidable

Publicado el May 20, 2015. 18 comentarios

"Para cocinar con una sartén de acero inoxidable es muy importante controlar la temperatura". Reconozco que era casi lo único que podía decir sobre las sartenes de acero inoxidable ya que tampoco tenía mucho más que contar de primera mano hasta hace un tiempo.

Siempre he usado las sartenes de hierro, tanto las Le Creuset como las De Buyer, por lo que nunca tuve una motivación o necesidad real de empezar a usar una sartén de acero inoxidable. Además, llevaba muchos años oyendo que era muy difícil usarlas: comentarios como "es casi imposible cocinar con ellas", hasta el "son sólo para alemanes que cocinan todo con mantequilla", me hacían abrazar a mis queridas y conocidas sartenes de hierro.

La cosa es que estamos vendiendo bastantes sartenes de acero inoxidable en la tienda y veo por los comentarios que dan buenos resultados. Es cierto que algún cliente no ha conseguido hacerse a ellas pero en general los comentarios son muy buenos. Veo también que son una buena alternativa para aquellos que deciden prescindir totalmente de las sartenes antiadherentes. A diferencia de las sartenes de hierro De Buyer, son ligeras y no requieren de cuidados especiales.

Por este motivo, para poder solucionar las dudas de aquellos clientes que no consiguen hacerse a ellas y para ver de primera mano como funcionan, me llevé una a casa y empecé a cocinar con ella. Tras haberla usado durante una temporada, me arrepiento mucho de no haberlo hecho antes! Me doy cuenta de que es algo que debí hacer hace mucho tiempo, porque realmente no es tan difícil cocinar con ellas y dan muy buenos resultados. Quizás no dan el acabado tan tradicional de una sartén de hierro, pero sí que queda todo mucho mejor que en una sartén con antiadherente. Además de las ventajas del acero inoxidable: cocinamos sin antiadherentes en una sartén ligera y versátil.

Aprovechando que la semana pasada tuvimos nuestro amigo Stephan Poussardin en casa, hicimos un pequeño vídeo para poder mostrar lo fácil que resulta cocinar con las sartenes de acero inoxidable con un pequeño truco para controlar la temperatura. Es nuestro primer vídeo (grabado y editado por nosotros) y lo hemos hecho con mucho cariño pero poco talento. ¡Esperamos ir mejorando en los que vendrán!

  

 

Consejos de uso y mantenimiento

Así pues, tal y como veis en el vídeo, las claves para cocinar en sartén de acero son:

1. Calentar la sartén sin poner aceite.
2. Controlar la temperatura tirando unas gotas de agua (salpicar con agua).
3. Cuando las salpicaduras se transforman en gotas que parecen gotas de mercurio encima de la sartén, significa que la sartén ya está lo bastante caliente.
4. Secar con papel de cocina las gotas de agua.
5. Poner aceite y repartir bien moviendo la sartén.
6. Bajar ligeramente la potencia de fuego.
7. Cocinar los alimentos ajustando la potencia de fuego si es necesario.
No es necesario curar las sartenes de acero inoxidable ni hacer ningún proceso especial antes de usarlas. Tal y como las recibimos, le pasamos agua para quitar el polvo y podemos empezar a usarlas.
Si a nuestra sartén de acero inoxidable se pega la comida, podemos poner un poco de agua en la sartén y frotar con una espátula de madera o silicona para soltar los restos que hayan podido quedar pegados. Podemos lavar la sartén a mano o incluso en el lavavajillas ya que estas sartenes no se oxidan.

 

¿Qué sartén de acero escojo?

Si te apetece probar una sartén de acero, paso a explicarte las alternativas que tenemos en la tienda (las que en nuestra opinión tienen mejor calidad/precio). Lo primero es diferenciar entre las que tienen fondo difusor y las que tienen construcción multicapa. El acero inoxidable tiene la ventaja de que no es perjudicial para la salud, se usa en multitud de utensilios para la cocina, pero no reparte bien la temperatura. Por este motivo es necesario usar también aluminio para que el calor se reparta bien consiguiendo una cocción homegénea.

Las sartenes más económicas tienen un fondo difusor o sandwich, que es aluminio encapsulado en el fondo de la sartén para repartir el calor (un fondo similar al que llevan las ollas a presión o muchas sartenes antiadhernetes). El aluminio está por debajo del cuerpo de la sartén y totalmente recubierto de acero inoxidable, por lo que no entra nunca en contacto con los alimentos. Podemos encontrar dos sartenes en la tienda con fondo sandwich: las De Buyer y las WMF.

 



La WMF y la De Buyer son sartenes muy parecidas a nivel de funcionalidad. Ambas están fabricadas en acero 18/10, ambas tienen un fondo difusor de prestaciones parecidas (apto para inducción) y ambas son suficientemente robustas. La diferencia principal se encuentra en el nivel de acabados, ya que la WMF es una sartén pensada para el mercado doméstico, por lo que tiene un mango más bonito y adecuado a lo que son las sartenes domésticas de calidad. En cambio, la De Buyer es una sartén pensada para hostelería y restaurantes y tiene un mango más basto, muy habitual en hostelería. A pesar de ello, estamos convencidos que es una sartén ganadora ya que tiene un precio excelente y una robustez fuera de toda duda. De Buyer es una marca muy apreciada en el mundo de la hostelería a nivel internacional.


Las sartenes de más calidad no tienen fondo difusor, tienen una fabricación multicapa (acero inoxidable y aluminio) por todo el cuerpo, por lo que reparten el calor desde el fondo de la sartén hasta la parte superior de las paredes de una forma óptima. Este tipo de construcción nos da una sartén de calidad muy superior, pero también tiene un coste de fabricación mucho más alto. En la tienda tenemos dos sartenes con fabricación multicapa: las De Buyer Affinity y las Le Creuset.

 

 

Tanto las Le Creuset como las De Buyer son sartenes excelentes. Elegir una u otra es más una cuestión de afecto a la marca o una preferencia estética que una decisión racional. Ambas están fabricadas en acero inoxidable de primera calidad, tienen construcción multicapa, son aptas para inducción y son sartenes cómodas que transmiten sensación de calidad en la mano. Por si te ayuda a elegir entre una y la otra, podemos destacar de la Le Creuset que el acero está reforzado con titanio para mantener su brillo y color tornasolado durante muchos años; y la De Buyer está fabricada en siete capas, por lo que posiblemente su reparto de la temperatura sea mejor que la Le Creuset.

Sé que muchos usáis desde hace mucho sartenes de acero inoxidable y pensaréis que me dejo algo y que tenéis vuestros propios trucos para cocinar con ellas. ¡Comparte por favor tu experiencia en los comentarios!

Seguir leyendo »

Almejas en salsa

Publicado el May 10, 2015. 3 comentarios

Raquel, autora de Los Tragaldabas, tuvo un flechazo con la sartén French Collection de De Buyer (la clásica de hierro con un mango especial). Si bien ella se enamoró de esa bonita sartén, yo me he enamorado de la receta que hoy nos trae: fácil de preparar e ideal para el buen tiempo, ¡Con estas almejas en salsa triunfarás seguro!

 

 

Las almejas en salsa es un plato muy mediterráneo, existen muchas formas de cocinarlas y diferentes salsas con las que acompañarlas. Almejas a la marinera, almejas en salsa verde, almejas con vino, algún que otro guiso con ellas….¡¡¡Todas deliciosas!!!

Estos moluscos conocidos como bivalvos, viven bajo la arena y se alimentan filtrando pequeñas cantidades de agua durante las mareas. Es por este motivo, que muchas veces nos podemos encontrar con esa desagradable sensación de masticar arena a la hora de comerlas. Para evitarlo, te recomiendan que mantengas las almejas en un bowl con agua y sal una hora antes de cocinarlas para que expulsen la arena de su interior si la contienen. También puedes aplicar un chorreoncito de vinagre en el agua en vez de la sal. Estos trucos te servirán para hacer un filtrado casero de nuestros moluscos.

La receta que hoy te traigo es una receta sencilla y muy asequible. Perfecta para cualquier momento, tanto para un aperitivo, como un entrante o para una cena romántica. Y digo romántica porque si además la presentas en una sartén como ésta seguro que tu pareja pillará la indirecta. Con un diseño típicamente francés, ahora también podemos disfrutar de esta gran sartén en su edición limitada "French Collection". Su mango recrea la Torre Eiffel en acero inoxidable fundido, para transportarnos a la ciudad de la luz cada vez que usemos esta sartén "Made in France". Y si aún no conoces esta ciudad, qué mejor manera de decirle a tu pareja “vamos a vivir un romántico fin de semana en París”.

 



Cocinar con las sartenes de De Buyer es sinónimo de cocina saludable. Fabricadas con hierro natural, sin recubrimientos, en ellas podemos cocinar cualquier tipo de alimento desde carnes, verduras, huevos y son aptas para cualquier fuente de calor. Si quieres conocer un poquito más sobre estas sartenes y su cuidado te recomiendo que visites este artículo

Y ahora vamos con la receta Ahhh, un consejo: ¡No te olvides de comprar pan para mojar en su rica salsa!

 

Ingredientes

1kg de almejas
1 cebolla
2 dientes de ajo
Tomates cherry
Perejil fresco
Sal
Aceite de oliva virgen extra
150ml de vino blanco

 

Elaboración de la receta

1. Ponemos las almejas en agua con sal una hora antes de hacerlas. Pasado este tiempo, lavamos muy bien bajo el grifo y reservamos.
2. Troceamos muy finita la cebolla y los ajos.
3. Ponemos el aceite de oliva en la sartén, cubriendo la base de ésta y calentamos a fuego medio-bajo.
4. Una vez caliente el aceite, pochamos la cebolla y los ajos hasta dorar sin quemarlos.
5. Añadimos los tomates cherry que previamente hemos cortados por la mitad. Con ayuda de una espátula de madera o una espátula de silicona, aplastamos alguno de ellos para que suelten su jugo. Si quieres puedes añadir en este paso una cucharada de salsa de tomate frito casero. Removemos durante unos minutos.
6. Incorporamos el vino y dejamos que evapore el alcohol.
7. Añadimos las almejas, la sal, el perejil picado y mezclamos todo, esperamos a que las almejas abran y la salsa reduzca un poco (si queda alguna almeja sin abrirse, la retiramos). Para facilitar el proceso, puedes cubrir la sartén con una tapa.

 

 

 

Seguir leyendo »

Fideuá de setas y gambas

Publicado el May 03, 2015. 3 comentarios

Hoy Beatriz, autora de To Be Gourmet, nos trae una receta muy popular, una fideuáLe da un toque más personal al incluir entre los ingredientes setas variadas, y sólo hace falta ver el resultado para concluir que vale la pena intentar hacerla en casa. ¡Os invito a probar! 

 

 

Me gusta preparar fideuá porque es más rápida que la paella y es un sustituto perfecto de aquélla para esos domingos en que nos juntamos muchos en torno a la mesa y apetece un plato único y que guste a todos.
He basado esta receta en la fideuà de Gandia, donde es el plato estrella. La historia es muy curiosa:
“Gabrielo” era cocinero de embarcación y “Zabalo” era su ayudante. Según cuenta la familia de Gabrielo oriundo de Gandía, el patrón era muy aficionado al arroz y al resto de los marineros casi nunca les llegaba su ración de arroz a banda, el plato que comían habitualmente. Para solucionarlo, el cocinero pensó en cambiar el arroz por los fideos para ver si al patrón le gustaba menos.

Hay quien piensa que es más fácil hacer fideuá que paella, pero yo no lo tengo tan claro. La cocción de la pasta es más corta y hay que controlar muy bien las cantidades, la intensidad del fuego, el tipo de pasta (hay varios números y grosores) y que el fideo quede al dente.

En este caso, yo le he añadido pequeñas setas porque le van fenomenal y le dan un toque distinto, y he utilizado la paellera de hierro carbone plus de Buyer.
La de 28cm que es ideal para dos personas y preciosa para llevar a la mesa; también suelo preparar en ella calderetas un poco especiales con marisco, que no son muy del gusto de los niños y que nos tomamos mi marido y yo mano a mano.
Me encanta por su estética y por cómo responde en la cocina, manteniendo y concentrando el calor. Hace que tenga la sensación de cocinar con fuego aunque la esté utilizando sobre la vitrocerámica.

Ingredientes para dos personas (para más doblar o triplicar ingredientes)

  • 180 g de caldo de pescado
  • 90 g de fideos para fideuá (nº 3, o rizados)
  • 5 dientes de ajo
  • 10/12 gambas
  • Un poquito de sepia
  • Pequeñas setas variadas
  • Aove
  • Pimentón
  • Sal


Preparación

En la paellera ponemos un chorro de aceite y sofreímos el ajo bien picado. Agregamos las cabezas de las gambas y las machacamos para que saquen todo su jugo.

 


Las retiramos y descartamos, y sobre ese aceite manchado hacemos las gambas muy poco tiempo. Las resevamos y en el mismo aceite ponemos la sepia en trozos muy pequeños y las setas. No hay que lavarlas, sólo pasarles un trapo para que no suelten agua.

 


Las sofreímos unos diez minutos, salamos al final y añadimos los fideos. Los tostamos unos minutos antes de añadir el caldo. Vertemos éste, rectificamos de sal y probamos el punto. Dejamos unos 7/8 minutos; al final no debe quedar caldo.
Las gambas se añaden casi al final de la cocción para que queden tiernas.

Esta fideuá con setas y gambas es un plato sencillo y delicioso, que con un poco de práctica bordaréis!

Seguir leyendo »

Quiche de Bacalao, Puerros y Cebolla

Publicado el Mar 19, 2015. 10 comentarios

 Hoy Patri, autora de Sabores y Momentos, nos trae una receta muy versátil, ya que esta deliciosa quiche de bacalao, puerros y cebolla tanto puede valer como parte de un aperitivo o primero plato en una comida familiar, como podrá ser la cena perfecta. Pero además de versátil, resulta muy fácil de elaborar. Dejo que lo descubras tu mismo. ¡A por la receta!

 

 

Ahora que me vais conociendo, os habréis dado cuenta de mi pasión por las tartas saladas, ¿A que sí? Pues es que todos son ventajas cuando de este plato se refiere....Puedes meterles una infinita variedad de ingredientes, es una receta que gusta a todos, se hace de manera sencilla y sin complicaciones, es barata y está deliciosa... ¿alguien da más?

Cuando Claudia y yo organizábamos la agenda de recetas para mi colaboración de este mes, sabíamos que al estar en plena temporada de Cuaresma y en puertas de la Semana Santa, apetecían ingredientes tradicionales de estos días, como es el bacalao. Además, yo personalmente estaba deseando traer una receta horneada en el precioso molde rectangular con base extraible de De Buyer, me fascina su presentación en la mesa pues, de la tarta más humilde, hace un plato estrella en la mesa.

Y así fue como decidí que esta receta de hoy era la más acertada. Y para que la receta fuera perfecta, nada mejor que con la masa quebrada hecha en casa. De verdad creedme, la diferencia es muy considerable entre una quiche elaborada con la masa quebrada del súper y la hecha en casa. Cierto es que a veces solo pensarlo nos da pereza, pero de verdad que se hace en un momento, o la puedes dejar hecha la noche anterior y guardarla en el frigorífico. Así al día siguiente solo tienes que estirar con el rodillo, forrar el molde y hornear 10 minutos antes de rellenar con tus ingredientes preferidos, y en menos de media hora ya tienes una comida sana, rica y llena de propiedades! Dicho esto, os traigo una receta que en casa ha sido un triunfo absoluto.

Además del molde rectangular De Buyer, en estas fotos podéis ver también otros artículos que se han convertido en imprescindibles en mi cocina, como la Skillet de Le Creuset, la tabla de madera de olivo Berard, el cuenco del mortero Emile Henry, y para servir mi quiche a la mesa, la preciosa bandeja cerámica de Emile Henry.

 

 

Ingredientes (para dos tartas en molde rectangular)

Para la Masa Quebrada:

220g de mantequilla sin sal

390g de harina

1 cucharita de azúcar

½ cucharita de sal

50 ml de agua bien fría

 

Para el relleno:

200g de cebolla cortada en juliana

300g de puerro cortado en rodajas finas

2 dientes de ajo

400g de bacalao desalado y desmigado (que sea de buena calidad)

80ml de vino blanco

Aceite oliva virgen

1 nuez de mantequilla

Sal y pimienta a gusto

3 huevos “L”

200ml de nata fresca (15-17% MG)

 

 

Elaboración

Comenzamos desalando el bacalao que en mi caso, como eran trozos limpios de lomo, los tuve 48 horas en agua, cambiando el agua dos/tres veces al día. Seguidamente los desmigamos y revisamos que no lleven espinas.

Vamos a elaborar la masa quebrada, que ya veréis que es de lo más sencillo. En un bol o cuenco grande tamizamos la harina y añadimos el azúcar y la sal. Con un rallador de agujero grande, rallamos la mantequilla cuando aún está bien fría. Con las manos mezclamos hasta conseguir una textura como de migas en la que no queden grumos grandes, esto nos llevará tan solo unos minutos. Seguidamente y muy poco a poco, vamos vertiendo el agua fría con una mano y mezclando con la otra. Y terminamos haciendo una bola lisa (si es para molde redondo) o con forma de rulo (si es para después forrar un molde como el mío). Envolvemos en film transparente y metemos en el frigorífico un par de horas o, como yo, lo dejamos hasta el día siguiente.

En una sartén profunda o cocotte echamos un fondo de aceite de oliva y la nuez de mantequilla y comenzamos a rehogar la cebolla y el puerro a fuego medio durante unos 10-12 minutos. Añadimos el ajo y a los dos minutos vertemos el vino subiendo el fuego para que evapore. Seguidamente añadimos el bacalao desmigado y rehogamos hasta que veamos que el bacalao está hecho. Probamos y rectificamos sal y pimienta. Veremos que el bacalao suelta líquidos, los cuales desechamos pues si dejamos que reduzcan, el bacalao podría quedar muy seco. Apartamos y reservamos mientras batimos los huevos con la nata y pizca de sal y pimienta.

Las cantidades proporcionadas son para elaborar dos quiches. Así que cogemos la mitad de la masa quebrada, la estiramos sobre un papel sulfurado con la ayuda de un rodillo y una vez tenemos el grosor deseado, volcamos sobre nuestro molde y vamos colocando la masa apretando suavemente sobre el fondo y las paredes. Pinchamos con un tenedor y cubrimos con el papel de horno. Colocamos sobre éste unos garbanzos o pesos de cerámica para evitar que se suba y horneamos durante unos 10-12 minutos o hasta que la superficie de la masa esté seca.

 

  

Con la otra mitad de la masa haríamos lo mismo: estirar, pasar rodillo y poner en el molde para hornear. Una idea que os doy es que, si queréis, en lugar de usar ahora un molde rectangular podéis hacer un quiche redondo: yo tengo el de Emile Henry para quiches, pero cualquiera bajito u parecido os servirá. Y sino, también podéis guardar la masa en el congelador para hacer otro quiche otro día, muy bien envuelta en film de plástico durante un mes.

Seguimos con la receta! Una vez horneada la masa, retiramos del horno y rellenamos repartiendo poco a poco con el sofrito de puerro, cebolla y bacalao con la ayuda de una espumadera para no traernos el jugo que quedó en el fondo de la sartén. Seguidamente vertemos el batido de huevo y nata, colocando todo de manera homogénea para que quede bien repartido. Horneamos durante unos 25- 30 minutos o hasta que veamos que el relleno está bien cuajado.

Al sacarla, la dejamos reposar unos minutos antes de servir a la mesa. Espero que os guste!

 

Seguir leyendo »

Lubina rellena de manzana e hinojo con reducción de sidra

Publicado el Mar 02, 2015. 9 comentarios

Recuerdo bien el día que Virginia, autora del blog gastronómico Sweet&Sour, me comentó que había preparado para ese fin de semana una lubina que, de una forma muy sencilla, había quedado de película. Yo, conocedora de sus recetas y fotos como ya muchos de vosotros conocéis también, me moría para ver la receta. ¡Y aquí está! Como me quedé sin palabras, no digo más. Solamente ¡A disfrutar!

 

 

Con lo que me gusta el pescado, os confieso que casi siempre suelo disfrutarlo a la plancha o al horno, bien limpito, sin grasas ni embadurnes. En mi tierra es como se acostumbra a disfrutar la buena materia prima.  Pero también es cierto que me gusta cambiar y probar nuevas combinaciones de productos.

En casa, os he contado en muchas ocasiones, que son muy clásicos, la costumbre....,  pero es también cierto que poco a poco van abriéndose a probar nuevos productos, y combinaciones, en platos de siempre.

Es lo que le ocurre a esta Lubina rellena de manzana e hinojo con salsa de Sidra. Mi costilla cayó rendido ante sus encantos¡¡¡ Y no penséis que es cosa fácil.

En este caso, la combinación de la sidra, con su punto recio, con el dulzor de la manzana y el hinojo asado en el interior de la lubina, crean una combinación perfecta, a la que difícilmente se resistirán vuestro comensales. Luego la textura de la carne de la lubina hace el resto, jugosa pero tersa, en contraposición a la cremosidad de la manzana....

Yo he utilizado dos lubinas de ración, obviamente de cultivo, porque en casa solo somos dos, pero si elegís un buen ejemplar salvaje, no respondo de lo que dirán vuestro comensales.

Como veis las he asado en la bandeja asadora Le Creuset, que con su superficie antiadherente impide que estas riquísimas lubinas se nos peguen al fondo, aunque utilicemos como vais a ver  tan solo un hilito de aceite.  Además, como tiene en la base una plancha para distribuir el calor, se puede utilizar como plancha en vitrocerámicas e cocinas de inducción. De hecho esta receta podrías hacerla en esta bandeja directamente en vuestro fuego de vitro, pero para mi gusto queda mejor y más rica en el horno.

Vamos con la receta que es sencilla pero de lujo:

 

INGREDIENTES: (Para 2-3 raciones)

1 lubina salvaje de 1,250 gr. o 2 lubinas de ración de cultivo.

1 manzana roja (Red Delicious o Royal Gala)

1 bulbo de hinojo

 2 cucharadas de mantequilla

750 ml de sidra seca (no dulce y sin gas)

1/2 cucharadita de semillas de hinojo

1 cucharadita de semillas de mostaza machacadas

1/2 cucharadita de granos de pimienta negra machacados

Sal

Aceite de Oliva Virgen Extra

 

PREPARACIÓN:

Comenzamos preparando la reducción de sidra:

 

  

Ponemos en un cazo mediano la sidra con las semillas de mostaza machacadas, las de hinojo y 1/4 de cucharadita de granos de pimienta machacados. Llevamos a ebullición y dejamos reducir a fuego medio alto, hasta que quede una salsa  densa del estilo de la salsa gravy de los asados. Nos llevará unos 30 minutos.

Retiramos del fuego, llevamos a un pequeño bol y añadimos 1 cucharada de mantequilla para darle brillo y consistencia. Reservamos al calor.

Listo nuestra reducción de sidra, precalentamos el horno, 180ºC calor arriba y abajo.

A continuación nos ponemos con el relleno de Manzana e Hinojo: Es importante elegir manzanas rojas, porque como las vamos a cocinar con su piel darán un punto de color. Tiene que ser manzanas con un punto de crujiente y con cierto dulzor, para marcar el contrapunto con la acidez de la sidra. Las manzanas que veis en la cesta de Kitchen Craft son de la variedad red delicious y royal gala, y para mi gusto las mejores para esta receta.

 

 

Lavamos bien nuestra manzana e hinojo. Retiramos la parte superior del hinojo, con los peluchones y hacemos láminas con los dos.

Este proceso me gusta hacerlo con la mandolina ultra de buyer, porque me permite obtener láminas del mismo grosor, que se cocinan parejamente. Elegimos un grosor de corte como de unos 3.4 mm, con las guías que tiene la mandolina en la zona superior y colocamos la cuchilla por la zona lisa. Colocamos la manzana o el hinojo sobre la parte superior y ayudados del pomo de seguridad (que yo no he fotografiado para que podáis ver mejor la operación, pero que deberéis usar para no cortaros), vamos deslizando la manzana sobre la cuchilla desde arriba hacia abajo y vuelta a empezar. En cuestión de segundos tenemos listas las láminas de manzana e hinojo que caerán directamente sobre la bandeja. Y por cierto, la limpieza no puede ser más sencilla.

 

  

Una vez tenemos el hinojo y la manzana fileteada, ponemos nuestra skillet de Le Creuset al fuego con 1 cucharada de mantequilla. Cuando se haya fundido y esté caliente, añadimos las láminas de manzana e hinojo y dejamos cocinar a fuego medio durante unos 6 o 7 minutos. Lo justo para que se cocinen ligeramente pero queden aun con un pelín de crujiente. Reservamos.

 

 

Listo nuestro relleno, vamos con la lubina:

En primer lugar, si no lo han hecho ya en la pescadería, la desescamamos, la abrimos, evisceramos y limpiamos muy bien. Le retiramos la cabeza y la abrimos como un libro, retirándole la espina central.

Si no sois muy duchos con el pescado, es mejor que lo hagan en la pescadería. A ellos no les va a costar nada y a nosotros nos llevará más tiempo y de seguro que no quedará igual.

 

 

A continuación la salpimentamos y la barnizamos con reducción de sidra.

La rellenamos con las rodajas de manzana  e hinojo y la atamos bien con hilo de bramante, para que al cocinarse mantenga la forma y no se nos escape el relleno.

 

 

 Listas nuestras lubinas, las salpimentamos también por el exterior y las barnizamos con más reducción de sidra.

Barnizamos el interior de nuestra bandeja de horno "Le Creuset",  con un hilito de aceite, ayudados de un pincel de silicona  y depositamos en su interior las dos lubinas rellenas.

 

 

Repartimos el resto de reducción de sidra sobre las lubinas. Listo. Preparadas para entrar en el horno.

 

 

Horneamos 15-10 minutos, dependiendo del tamaño de nuestras lubinas. La carne debe quedar blanca, no traslucida, será manera de conocer si el pescado está cocinado. Si tenéis dudas, abrid con cuidado la zona más gruesa de la lubina y si esa zona está blanca, nuestra lubina está hecha. En cualquier caso debéis saber que tratándose de pescado, el punto de cocción es fundamental y es mejor no pasarse de cocción, para que no nos quede seca y poder conservar la textura jugosa que debemos encontrar en la carne de nuestras lubinas.

Extraemos del horno y retiramos el hilo que las sujetas y listas para disfrutar.

Servimos acompañada con una ensalada de rúcula y tomates cherry y por supuesto con una buena sidra.

Un plato especial y sencillo, que sin excesivo esfuerzo, os dejará como reyes delante de vuestros comensales. La carne de la lubina, jugosa y tersa con el punto recio de la reducción de sidra con mostaza e hinojo y la dulzura del relleno interior de manaza e hinojo, la convierten en un bocado exquisito!!!

 

Consejos

- Esta receta podéis también prepararla con salmón o dorada.

- Si no encontraseis semillas de mostaza, sería una pena, pero no dejéis de probar la receta sin ellas.

 

A disfrutar.

Virginia

 

Seguir leyendo »

Cómo hacer crêpes en casa: cómo sacar el máximo partido a tu crêpera de hierro

Publicado el Feb 10, 2015. 0 comentarios

Hace unos días hablaba con Miriam, del blog El Invitado de Invierno, sobre algunos de los productos de la tienda y me comentó cómo estaba de contenta con la sartén para crêpes ya que le daba mucho uso. Al escuchar las recetas que preparaba y lo a menudo que la usaba, me transmitió una ilusión que no pude hacer otra cosa que pedirle que nos hablara de las crêpes, y nos diera unos buenos consejos para aprender a sacar el máximo partido de la sartén. ¡Te dejo con su post!

Seguir leyendo »

Blinis con crema de queso y huevos de codorniz

Publicado el Feb 08, 2015. 1 comentario

Hoy damos la bienvenida a Raquel Carmona, a quien no sólo conoceréis por su blog gastronómico Los Tragaldabas, sino por ser co-autora del libro La Mesa del Pecado, que recientemente ha sido galardonado como el "Best Innovative Cookbook" (España), premio otorgado por los premios Gourmand World Cookbook Awards 2014.

En su primera entrada en nuestro blog, Raquel nos presenta una receta muy versátil y hogareña: unos blinis que tanto podréis presentar con elaborados complementos en una comida especial, como con algún capricho dulce para la merienda de los peques.

¡Bienvenida, Raquel! Y a todos, ¡Qué aprovechen estos deliciosos blinis!

 

 

Los blinis son unas tortitas de origen ruso a base de harina de trigo, leche y levadura, pueden comerse bien fritas o cocidas al horno. Es una de las recetas más típicas de la cocina rusa, conocida tambien en diferentes países aunque con diferentes nombres, viene a ser en nuestra cocina el equivalente a la tortita o crepes.

Este tipo de elaboración es muy antiguo, su forma redonda y color dorado representa el Sol, por este motivo era uno de los platos principales de las fiestas paganas. También los daban a las mujeres que acababan de dar a luz y los servían en bodas y funerales.

Los blinis estaban presentes en sus vidas desde el comienzo hasta el fin. Los blinis sirven de base para diferentes elaboraciones tanto saladas como dulces, la receta más conocida es la de acompañarlos con crème fraîche, salmón ahumado y caviar. Aunque admite infinidad de combinaciones, con diferentes pescados ahumados como el arenque, trucha, esturión con mermeladas, compotas, e incluso rellenos de frutas. Como veis, es una receta que podemos usar para presentar cualquier aperitivo o una rica merienda.

Para hacer mis blinis he utilizado la sartén Mineral De Buyer que tiene para este tipo de elaboración, con 12 cm de diámetro es perfecta para que todos salgan exactamente iguales. Es la mejor opción para cocinar de manera saludable, fabricada de manera artesanal con hierro natural y sin productos químicos ni recubrimientos. Las sartenes De Buyer disponen de una capa de cera de abeja natural que protege y ayuda a la sartén a tener una superficie anti adherente de forma natural.

Hay muchas recetas de blinis pero me he decantado por una que sabía no podía fallar y es la del gran panadero Richard Bertinet, conocido mundialmente por su técnica de amasado del pan y por sus numerosos libros. El acompañamiento algo diferente pero delicioso y si no ya me contaréis. Vamos con la receta.

 

 

Ingredientes:

150 g de harina

150ml de leche

2 huevos

15gr de levadura fresca (la mitad de levadura si es seca)

100 g de nata fresca o crema agria

1 cucharadita de sal

Mantequilla (para engrasar)

150gr de queso tipo cremoso

Eneldo fresco

12 huevos de codorniz

Huevas de esturión o esferificaciones

 

En la foto, tabla de cortar de madera de olivo de Bérard.

 

Elaboración de la receta

Separamos las claras de las yemas y reservamos.

Calentamos le leche un poquito sin que llegue a hervir, una vez caliente añadimos la levadura y removemos bien hasta que quede disuelta. A continuación incorporamos la nata fresca, las yemas, y batimos.

En un bol ponemos la harina y la sal.

Incorporamos lentamente a la harina la mezcla de la leche, batimos hasta conseguir que todo los ingredientes estén bien integrados y quede una masa espesa. Cubrimos con un paño y dejamos reposar a temperatura ambiente durante una hora aproximadamente para que aumente de volumen. Está lista cuando veamos que la superficie está llena de burbujitas.

Montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos a nuestra masa, mezclamos con movimientos envolventes, dejamos reposar nuevamente durante dos horas.

Mientras tanto, preparamos nuestro relleno para esto picamos muy finito el eneldo fresco que mezclamos con el queso cremoso (si queremos aligerar un poquito el queso podemos añadir dos cucharaditas de la nata fresca) removemos bien para repartir la hierba y reservamos.

Ponemos en un cazo los huevos de codorniz, cocemos en abundante agua durante 4-5 minutos, sacamos, enfriamos bajo el grifo y quitamos la cáscara.

Pasadas las horas de reposo engrasamos la sartén con un poquito de mantequilla y comenzamos a hacer nuestros blinis. A mí en particular me gustan algo gorditos, dependiendo de como os gusten tenéis que poner más o menos masa para que salgan con el grosor deseado. Una vez la masa en la sartén tenéis que esperar a que comiencen a salir burbujas en la superficie, una vez las veáis es el momento de dar la vuelta, lo dejáis un minuto, dos aproximadamente y sacais. El fuego no debe estar muy alto, cocinarlas a fuego medio.

Hechos nuestros blinis ahora toca ponerles el acompañamiento, con ayuda de dos cucharas untaremos el queso con el eneldo, el huevo de codorniz partido por la mitad y coronando las huevas de esturión o como en mi caso estas perlitas de aceite de oliva que me regalaron y pensé que este plato era perfecto para usarlas.

Los blinis están más ricos si una vez hechos se consumen en caliente.

 

 

Seguir leyendo »

Pain Perdú

Publicado el Jan 26, 2015. 16 comentarios

Carmen, autora del gastroblog Yerbabuena en la Cocina, nos propone hoy una receta que te será muy útil, ya que te ayudará a sacar provecho de algunas cosas que dabas por perdidas. Es de lo más fácil de preparar y gustará a todos los de la casa, haciendo que salgan de la cama sólo oler lo que se cuece!

 

 

El Pain perdú es una receta de aprovechamiento y viene a ser la versión francesa de nuestras torrijas, pero a diferencia de éstas, se elaboran con algún tipo bollería o de masa brioche, como bollos de leche, croissants o incluso como en éste caso, con los restos del roscón de reyes que sobró de las Navidades y que permanecía en el congelador esperando un mejor uso.

Otra característica que diferencia al Pain perdú de nuestras torrijas es la elaboración: mientras éstas últimas se fríen en abundante aceite, las primeras se hacen a la plancha con un poco de mantequilla, como no podía ser de otra manera tratándose de una receta francesa, gracias a esto el aporte calórico es menor.

Si tenéis la suerte de preparar esta receta en una sartén de hierro mineral  De Buyer, disfrutaréis volviendo a la cocina más pura, sana y natural, ya que está fabricada de modo artesanal, sin productos químicos ni recubrimientos, tan solo una capa de cera de abeja que la protege y ayuda a conseguir una superficie anti adherente natural. 

¿Por qué renunciar a hacer de un desayuno o una merienda algo mágico y especial en éstos fríos días aprovechando cualquier resto de bollería atrasada?  Imagina el momento... el café o té humeando al tiempo que la casa se llena con los aromas de la vainilla y la mantequilla que proceden de la sartén, ¿Os animásis?

 

 

Ingredientes: (4 raciones)

8 Rebanadas de roscón o cualquier otro brioche como bollo de leche

 2 Huevos

100 g. Azúcar

500 ml. Leche

1 Vaina de vainilla

Mantequilla

Azúcar glas para espolvorear

Frutos rojos (opcional)

 

Elaboración:

Abrimos longitudinalmente la vaina de la vainilla, sacamos las semillas del interior. Reservamos

En un bol ponemos los huevos con el azúcar y la vainilla, batimos hasta conseguir una mezcla espumosa. Agregamos entonces poco a poco la leche y volvemos a batir hasta que todo esté integrado.

Ponemos la sartén a calentar a fuego medio y agregamos una cucharada de mantequilla, mientras introducimos con cuidado una a una las rebanadas del roscón en la mezcla de huevos y leche y dejamos que empape por los dos lados evitando que se rompan.

Cuando la mantequilla se haya fundido, introducimos una a una las rebanadas en la sartén y dejamos dorar por los dos lados. Sacamos con cuidado a un plato, espolvoreamos con azúcar glas y presentamos acompañadas de frutos rojos.

 

 

 

Seguir leyendo »

Cocinar a la plancha en una sartén o una parrilla

Publicado el Jul 08, 2014. 15 comentarios

¿Cómo se cocina a la plancha? ¿Es mejor usar una sartén o una parrilla para cocinar a la plancha? ¿Merece la pena usar una parrilla en lugar de una sartén? Os lo contamos:

Sartenes para cocinar a la plancha

Muchos usan una sartén para cocinar a la plancha. No es incorrecto, pero no todas las sartenes son idóneas: 

  1. Nuestra primera recomendación es usar una sartén sin recubrimiento antiadherente. La temperatura necesaria para cocinar a la plancha no es la más adecuada para una sartén antiadherente: acorta la vida del recubrimiento y en el peor de los casos, podría llegar a emitir gases perjudiciales para la salud.
  2. Por este motivo recomendamos siempre las sartenes de hierro para cocinar a la plancha, tanto las sartenes Mineral B de De Buyer como las sartenes o skillets Le Creuset (con unas características muy similares a una parrilla de hierro fundido).
  3. Con las sartenes de hierro fundido podemos alcanzar altas temperaturas siempre teniendo en cuenta que conviene calentarlas suavemente para que se reparta el calor de manera homogénea.

Cocinando a la plancha con una sartén de hierro tanto las carnes como los pescados quedarán perfectamente dorados, con una textura y sabor muy superiores a los que podríamos conseguir en una sartén antiadherente. Esto se debe entre otras razones a que las sartenes de hierro no llevan más que materiales 100% naturales.

 

 

 

Parrillas para cocinar a la plancha

Ya hemos establecido que para cocinar a la plancha se puede usar una sartén, siempre que sea la sartén adecuada. Pero si de verdad te gusta cocinar a la plancha, nuestra recomendación es usar una parrilla de hierro fundido Le Creuset:

  1. Una parrilla de hierro fundido es una inversión importante, pero es un utensilio específicamente diseñado para la cocción a la plancha y que cocina los alimentos de maravilla.
  2. Un buen grill de hierro fundido no necesita antiadherentes ni revestimientos extraños. Es ecológico y sano.
  3. Además se trata de piezas muy robustas y resistentes que te durarán toda la vida, por lo que son una inversión a largo plazo. Que se la podrás dejar a tus nietos en herencia, vaya.

Una parrilla de hierro fundido resulta ideal para la cocción a la plancha por su forma (normalmente rectangular y sin paredes) y por su construcción. Se trata de una pieza completa de hierro fundido, robusta e indeformable, que retiene muy bien el calor consiguiendo un reparto óptimo y una temperatura de cocción muy estable.

Además las parrillas de hierro fundido tienen un acabado vitrificado, parecido al de una cocotte, que las protege y ayuda a obtener los mejores resultados de cocción.

Elegir una parrilla de hierro fundido

Una duda muy habitual es si elegir una parrilla plana o con estrías. ¿Nuestra experiencia?

  1. Es una decisión muy personal, ya que ambas tienen sus ventajas.
  2. Nuestros clientes tienden a comprar la parrilla estriada, porque es ideal para hacer carnes ya que separa la grasa en el fondo.
  3. También gusta mucho cómo marca las piezas con sus estrías. Ese estriado lo asociamos con una cocción a la plancha profesional, con razón o sin ella. Que por los ojos también comemos.
  4. Precisamente por la ausencia de estrías, la parrilla plana es más fácil de limpiar.
  5. La transmisión y la distribución del calor es igualmente magnífica en ambos tipos de parrilla o grill.

     

    Admito que nosotros solemos recomendar la parrilla lisa. Es algo más versátil (más adecuada para pescado, aparte de la carne), y sin duda mucho más fácil de limpiar. Vemos la parrilla de hierro plana mucho más cómoda, y da un color tostado más uniforme a toda la pieza que a nosotros nos encanta.

     

     

    Un último consejo para cocinar a la plancha

    Y de propina, un último consejo práctico sobre cómo cocinar a la plancha:

    Para la cocción a la plancha os recomendamos pintar los alimentos con aceite (se hace con enorme comodidad con los pinceles de silicona), mejor que tirar un hilo de aceite a la plancha o sartén. Por ejemplo, al cocinar carne a la plancha en sartén para que no salpique demasiado. Así te aseguras de que la pieza no se pegará en ninguna parte y usarás solo el aceite imprescindible.

    Seguir leyendo »

    Tarta de crepes y crema de limón

    Publicado el May 08, 2014. 4 comentarios

    Nuestra amiga Miriam, autora del blog El invitado de invierno, nos trae una original tarta de crêpes que ha realizado usando la crepera de hierro De Buyer. ¡Espero que la disfrutéis!

     

    Las tartas de crepes no son quizá muy populares en nuestro país, pero son fáciles, bonitas y muy vistosas. Además de versátiles por la gran variedad de cremas que podemos usar para rellenarlas. Y si jugamos con añadirles sabores a las propias crepes, la variedad que podemos preparar es casi infinita. También es un tipo de tarta que se presta a que los enanos de la casa nos ayuden, pues siempre podemos encargarles que unten la crema entre crepe y crepe… si nos atrevemos.

    He usado una masa básica para crepes que he aromatizado con té matcha. El té matcha es un té verde molido de uso tradicional en Japón, de característico color verde y que resulta delicioso en dulce. A él se debe el color un poco sospechoso que tienen las crepes. Pero si no encontráis este té, podéis preparar unas crepes sencillas sin más.

    Para el relleno escogí una crema pastelera aromatizada con bien de limón, un sabor que contrasta perfectamente con el del té matcha. No os digo más que el pastel desapareció en tiempo récord. Entre mi socio y yo no dejamos ni las raspas.

     

     Crepera de hierro De Buyer

     

    INGREDIENTES

    Para las crepes:

    • 3 huevos medianos
    • 250 ml de leche entera
    • 2 cucharadas de aceite de oliva
    • 1 pizca de sal
    • 130 g de harina de repostería
    • 1 cucharada de azúcar
    • ½ cucharada de té matcha

    Para la crema de limón o lemon curd*:

    • 450 ml de leche entera
    • 50 ml de zumo de limón
    • 2 huevos
    • 130 g de azúcar blanquilla
    • 35 g de Maizena
    • la ralladura de un limón
    • 20 g de mantequilla

     *Si quieres evitar preparar la crema de limón puedes optar también por usar crema de limón envasada de calidad, como la Tiptree.

     

    ELABORACIÓN

    Preparación de la crema de limón o lemon curd:

    Debemos preparar la crema de limón con cierta antelación para dar tiempo a que se enfríe antes de montar la tarta.

    1. Rallamos la piel del limón y reservamos la ralladura. Vertemos la leche en un cazo, añadimos la ralladura de limón y el azúcar, y calentamos despacito hasta llegar a ebullición. Apagamos el fuego y tapamos el cazo.
    2. Mientras se calienta la leche, cascamos los huevos y los batimos. Cuando la leche esté caliente, añadimos leche a los huevos a cucharadas y sin dejar de batirlos, para que no nos cuajen. Así hasta haber añadido por lo menos la mitad de la leche.
    3. Agregamos el zumo de limón y la mantequilla en pedazos a la mezcla y la devolvemos al cazo de la leche. Volvemos a calentar la mezcla despacito sobre el fuego, sin parar de remover ningún momento con varillas, así hasta que hierva.
    4. Cuando haya hervido ligeramente y espesado, la vertemos en un recipiente bajo y ancho, cubrimos la superficie con plástico y la dejamos enfriar.

    Preparación de las crêpes:

    1. Ponemos todos los ingredientes en una batidora y batimos hasta que todo esté bien mezclado. Tapamos el recipiente y dejamos reposar la masa por lo menos media hora, para que la harina y el té se hidraten bien.
    2. Después del reposo, preparamos las crêpes en una buena crepera a fuego medio-bajo, vertiendo un cucharón de la masa e inclinando la sartén de inmediato al tiempo que la giramos (o usa un rastrillo de madera para crêpes si dispones de él) , para que cubra todo el fondo. Cocemos las crêpes por la primera cara y les damos la vuelta cuando veamos que se empiezan a levantar los bordes; la segunda cara solo precisa unos segundos. Vamos apilando las crêpes preparadas en un plato que taparemos con un paño de algodón limpio.
    3. Para montar la tarta, colocamos una primera crêpe en una bonita fuente o directamente en un stand para tartas, y untamos la crema por encima, en una capa finita. Acostamos la segunda crêpe encima de la crema y volvemos a untarla. Repetimos la operación hasta acabar la tarta con la última crêpe .
    4. Espolvoreamos la tarta con azúcar, té matcha o más ralladura de limón por encima.

    Esta tarta se conserva muy bien de un día para otro, siempre bien cubierta con plástico, por lo que se puede preparar con antelación.

     

     

    Seguir leyendo »

    Curado y cuidado de las sartenes de hierro Mineral De Buyer

    Publicado el Jun 26, 2013. 95 comentarios

    Uno de los productos preferidos por nuestros clientes son las sartenes de hierro mineral De Buyer. Son sartenes muy naturales que nos permiten recuperar los sabores de toda la vida tanto si freímos un huevo o unas patatas o si cocinamos un buen filete. Además son sartenes con un precio muy asequible y que nos pueden durar un montón de años si les damos un correcto mantenimiento.

    Curado de una sartén de hierro

    Debemos saber cómo curar una sartén de hierro antes de usarla por primera vez. Esto se hacia antes friendo piel de patatas, pero con el tratamiento de cera de abeja que traen ahora las sartenes De Buyer no es necesario. Sólo tenemos que lavar la sartén con agua muy caliente y jabón y aclararla cuidadosamente. La ponemos en el fuego y cocemos 1cm de aceite durante 5 minutos. Tiramos el aceite y limpiamos la sartén con papel de cocina. ¡Ya está lista para la acción!

    Cuando cocinemos con ella tenemos que calentar un poco de aceite o mantequilla suavemente a fuego bajo. En general, todos los utensilios de cocina de hierro se deben calentar con suavidad para que el calor se reparta de manera uniforme. Esto es todavía más importante en el caso de las sartenes de hierro ya que un exceso de calor provocará que los alimentos se peguen y además podría llegar a deformar una sartén de hierro en caso de dejarla a fuego alto.

    Puedes ver cómo curar una sartén Mineral B en el siguiente vídeo: 

     

    Cómo limpiar sartenes de hierro

    Para lavar la sartén manteniendo sus propiedades y evitando la oxidación debemos usar solo agua caliente con un poco de jabón y secar inmediatamente con un trapo o papel absorbente. Es muy importante no dejarla nunca a remojo ni ponerla en el lavavajillas. Si los alimentos se han pegado podemos frotar con la esponja del estropajo y jabón o calentar un cucharilla de aceite en la misma sartén, echar un puñado de sal gorda y frotar con papel de cocina. Limpiar la sartén con sal gorda también es efectivo para eliminar olores o residuos de cocción anteriores.

    ¡Utiliza la sartén a menudo! Cuanto más negra se pone, más protegida estará y menos se pegarán los alimentos :)

    Seguir leyendo »

    ¿Qué sartén debo comprar?

    Publicado el May 24, 2013. 30 comentarios

    Hace unos días me llamó una amiga y me comentó que estaba mirando mi web, ya que quería una sartén pero no sabía qué sartén comprar. Me contaba que quería una sartén "normal" y que en nuestra web eran muy caras.

     

     

    Le expliqué por encima los distintos tipos de sartenes que tenemos en la web y cuál le podría venir bien, pero también le expliqué mi punto de vista sobre las sartenes "baratas". Hay muchas sartenes en el mercado con precios muy atractivos pero de muy baja calidad. Son sartenes que te funcionan bien al principio pero con el uso van perdiendo antiadherente, color del esmaltado e incluso llegan a perder la forma. Algunas ni siquiera aguantan un par de años en la cocina.

    Teniendo las mejores sartenes del mercado que duran diez, quince años o incluso que son para toda la vida, las sartenes que duran poco tiempo ya no salen tan a cuenta. Además la sartén es un utensilio que usamos a diario, por lo que es importante que estemos a gusto con ella, que nos trasmita confianza y sensación de calidad. Si optamos por sartenes económicas acabaremos cambiándolas a menudo, ya no saldrá tan a cuenta y, lo que es peor, cocinaremos toda la vida con utensilios de baja calidad que a los pocos meses ya no funcionan como el primer día.

    También es importante tener en cuenta que las sartenes "normales" con teflón pueden contener una sustancia que puede llegar a ser perjudicial para la salud. Se trata del ácido perfluorooctanoico (PFOA), que puede transmitirse a los alimentos bien por alcanzar altas temperaturas o bien por desprenderse partículas de la propia capa de teflón. Esto ha provocado un cambio de hábitos de consumo y mucha gente preocupada por su salud (y sobretodo la de su familia) busca nuevas alternativas (cerámica) o vuelve a las sartenes tradicionales (acero o hierro).

    Nosotros hemos apostado en nuestra web por las sartenes tradicionales: La sarten de hierro colado (Le Creuset) y la sartén de hierro Mineral De Buyer. Esta última es una sarten francesa fabricada con hierro natural sin productos ni recubrimientos químicos: sólo lleva una capa de cera de abeja natural que le ayuda a alcanzar una superficie antiadherente de manera natural.

    Recuerdo una de las primeras clientas de la web que me llamó y me comentó que su familia estaba sorprendida con los huevos y las patatas fritas que había hecho con la sartén de hierro. Realmente con estas sartenes conseguimos recuperamos la cocina de toda la vida, le dan un sabor a los alimentos impresionante. Además no son nada caras -la de 20cm la tenemos en oferta a 19,90 euros- y son sartenes que, bien mantenidas, duran toda la vida. Son aptas para todas las fuentes de calor, incluida la inducción.

     

     

    Mi consejo es tener como mínimo una sartén de hierro para freir o para cocinar carne; pero también se hace imprescindible tener una sartén antiadherente para cocciones más suaves o delicadas. Es la sartén "normal" que me pedía mi amiga, la que no requiere mantenimiento y no se pega a los alimentos. Aquí mi opinión es contundente: si hablamos de sartenes antiadherentes no hay nada mejor que Le Creuset.

    La sartén antiadherente Le Creuset está fabricada en aluminio forjado con mangos de acero inoxidable. Su capa antiadherente (interna y externa) es ultra-resistente y no contiene PFOA. Es una sartén muy ligera y sólo con tenerla en las manos nos transmite una sensación de calidad excepcional. De hecho, Le Creuset ofrece garantía de por vida ya que ha hecho ensayos en laboratorios independientes que han demostrado que resiste dos usos diarios durante 109 años. Hay muchas sartenes antiadherentes más baratas pero os aseguro que no hay mejor sartén y ninguna ofrece garantía de por vida. Mi amiga está entusiasmada con ella :)

     

    Seguir leyendo »