A día de hoy estoy segura de que no hay nadie que no haya oído hablar, haya visto o tenga ya en su cocina una freidora de aire o air fryer, también conocida como freidora sin aceite. Las freidoras sin aceite se han ido haciendo un hueco en muchas cocinas con la promesa de unas frituras tan ricas y crujientes como las tradicionales, pero mucho más sanas y sin el sentimiento de culpa que nos puede provocar la ingesta de unas deliciosas patatas fritas para acompañar la carne. Pero...

¿Qué es y cómo funciona una freidora sin aceite?

Sin entrar en detalles, podríamos decir que una freidora de aire es un pequeño electrodoméstico que nos permite freír sin aceite, consiguiendo unas frituras más saludables, fáciles de digerir y con muchas menos calorías. Profundizando un poco más, una freidora de aire o freidora sin aceite es algo muy parecido a un pequeño horno de convección, un mini horno de sobremesa que, sin ocupar mucho espacio, ofrece una gran versatilidad.

Para cocinar, la freidora calienta el aire de su interior, moviéndolo rápidamente y haciéndolo circular en la cámara en la que se coloca lo que vayamos a preparar. De esta sencilla manera combina el flujo de aire caliente y el movimiento, ajustando la temperatura y la velocidad según la opción elegida o el alimento a cocinar, al que habremos agregado una mínima cantidad de aceite.

El poquísimo aceite que requiere, lo podemos aplicar pincelando el alimento ligeramente o con un spray (incluso puedes emplear el spray desmoldante que uses para los moldes en los que horneas los bizcochos o los bundts). Esa pizca de aceite tiene un claro objetivo: ayudar a que la temperatura interior aumente y aporte a la capa exterior del alimento ese punto crujiente que tanto nos gusta.

Para qué sirve la freidora sin aceite

Una de las preguntas habituales cuando se habla de freidoras de aire es qué puedo cocinar en una freidora de aire. La respuesta es tan amplia como posibilidades ofrece. Aquí tienes solo unos cuantos ejemplos, ¡pero te aseguro que hay muchos más!:

  • Las frituras tradicionales (¡Pero con prácticamente nada de aceite!):
    • nuggets
    • croquetas
    • patatas fritas
    • rollitos de primavera
    • empanadillas
    • buñuelos de bacalao
    • filetes de pescado empanados
    • o incluso sardinas, ¡sin olores!
  • Para hornear. Como horno tienes un enorme abanico de posibilidades:
    • mini pizzas o pizzetas
    • tartaletas saladas o mini quiches
    • los sandwiches de pan de molde, calientes y con queso, salen de lujo
    • champiñones rellenos gratinados (¡o sin rellenar!)
    • unos canelones o una porción de lasaña gratinada
    • panecillos, molletes o barritas de pan
    • scones
    • magdalenas, bollos o rollitos de canela
    • bizcochos
    • o donuts y galletas, ¡es como un horno!
  • Como plancha. Para cocinar o asar de forma saludable y sabrosa:
    • pechugas de pollo, que puedes acompañar con unas tiras de verduras
    • pescado, tanto en rodajas, como lomos, el resultado es fenomenal
    • verdura, cualquiera de las que puedas cocinar en la sartén o en el horno: pimientos, espárragos, alcachofas, zanahorias...
    • las mazorcas de maíz.
  • Para guisar platos variados:
    • huevos al plato (en cazuelita), con especias o con pisto
    • pollo troceado con salsa
    • sepia con cebolla
    • pinchitos adobados, de carne o de verduras. ¡O mixtos!
    • estofados de carne o de verduras
    • albóndigas con tomate
    • arroz salteado con gambas, y muchas más recetas. ¡Cualquier plato es posible!
  • Para hacer postres:
    • brownie de chocolate
    • manzanas asadas
    • fruta caramelizada
    • delicias o bolitas de coco
    • donuts de plátano o de manzana
    • y, cómo no, ¡las maravillosas torrijas!

Además de todo esto, es una forma estupenda de hacer las palomitas, o de caramelizar frutos secos o de deshidratar frutas y verduras. Al poder cocinar con ella a temperaturas de los 80º C a los 200 °C, podemos preparar nuestras recetas del mismo modo en que lo haríamos en el horno convencional, pero con un consumo mucho menor.

Y es ideal para preparaciones que requieran doble temperatura en su elaboración, empezando por la baja para que se cocine el interior, y acabando los últimos minutos a una más alta para dorar el exterior y conseguir el punto crujiente final.

Cómo elegir tu freidora de aire

En la tienda somos tan fans que tenemos una sección especial dedicada a las freidoras sin aceite, para que puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades. Para ello, es importante tener en cuenta varios aspectos:

  • Capacidad: Dependiendo de las personas que seáis en casa o de las cantidades que quieras cocinar cada vez, requerirás de una mayor o menor capacidad:
    • Para una o dos personas necesitarás una freidora pequeña, que tenga una capacidad de entre 1 y 2 litros.
    • Si sois entre dos y cuatro personas en casa, necesitarás una freidora sin aceite mediana, con una capacidad que se encuentre entre los 2 y los 3 litros, aproximadamente.
    • Y si en casa sois más o te gusta cocinar raciones más grandes (para el tupper del día siguiente o para congelar), tu freidora de aire tendría que tener como mínimo los 4 litros de capacidad.
  • Uso sencillo: La mayoría de las freidoras de aire cuentan con ajustes preestablecidos para las recetas o preparaciones más habituales. Con solo pulsar la opción seleccionada podrás cocinar patatas fritas, freír croquetas, deshidratar alimentos o incluso hornear unos panecillos. Pero si te gusta cocinar a tu aire, es ideal que incluya la opción manual, para que puedas utilizarla a tu gusto.
  • Temperatura: Lo usual es que las temperaturas de la freidora estén entre los 80 °C y los 200 °C, aunque en algunos modelos pueden estar entre los 70 °C y los 220 °C.
  • Comodidad: La freidora sin aceite, además de cocinar sano, tiene que ayudarte a cocinar de forma cómoda y práctica para que realmente puedas sacarle todo el partido. Poder olvidarte de la cocción o de remover cuando conviene hacerlo, es una de las grandes ventajas que ofrece el modelo Actifry Genius de Tefal.

Descubre los beneficios de la Actifry

Creo que vale la pena destacar la Actifry. La freidora sin aceite Actifry Genius de Tefal cuenta con un importante valor añadido respecto a los demás modelos: su pala removedora que se ocupa de hacer ese trabajo por ti, pudiendo cocinar cualquier plato sin tener que estar pendiente de su cocción, mientras tú haces cualquier otra cosa. 

Cuánto tarda en freír una freidora sin aceite

Aunque dependerá del tipo de alimento y de la cantidad que queramos cocinar, el tiempo medio de cada preparación suele estar entre los 20 y los 30 minutos.

Mientras transcurre ese tiempo y en función de lo que estemos cocinando, tendremos que remover o dar la vuelta a los alimentos para conseguir una textura crujiente y tendremos que hacerlo varias veces en cualquier freidora de aire, excepto en la Actifry.

Qué tan bueno es cocinar en freidora de aire

Cocinar los fritos en una freidora sin aceite implica no solo el beneficio de una dieta más saludable. ¡Tiene muchas ventajas más!

Aquí tienes solo unas cuantas:

  • La cantidad de aceite que tendremos que usar se reduce drásticamente comparada con la que necesitamos para freír en la sartén o en una freidora eléctrica.
  • Al requerir menos aceite conseguiremos un importante ahorro, al tiempo que reduciremos la cantidad de residuos a reciclar. Además, utilizando un dosificador en spray o un pincel para aplicarlo, optimizaremos la cantidad necesaria al repartirla por todo el alimento.
  • Cocinar con la freidora de aire supone un menor consumo energético que hacerlo en una freidora de aceite eléctrica, en el microondas o freír de manera convencional. Y por supuesto, también es mayor si cocinamos en el horno.
  • Los alimentos cocinados en la air fryer no absorben apenas aceite, aportándonos aproximadamente tres veces menos calorías y evitándonos las sustancias indeseables derivadas de la fritura que pueden incrementar el riesgo de sufrir ciertas enfermedades, sobre todo si se consumen habitualmente. 
  • Es una cocción más silenciosa y agradable. Podemos olvidarnos de encender el extractor, ya que no hay olores molestos ni humo cuando cocinamos en la freidora sin aceite.
  • Evitaremos el riesgo de quemaduras, manchas y salpicaduras, al cocinarse el alimento en la cubeta interior de la freidora.
  • Y esto supone una ventaja más, porque tendremos que limpiar menos.

Diferencias entre la freidora sin aceite y el horno de aire

Con un funcionamiento similar al de los hornos de convección, el uso de una freidora sin aceite para las frituras y para otros tipos de elaboraciones, es mucho más ventajoso al tratarse de un electrodoméstico más pequeño:

  • Su diseño, normalmente redondeado, permite que el aire interior circule de manera más ágil, cocinando los alimentos más rápidamente que en el horno y con unos resultados diferentes a los del horno.
  • Al necesitar menos tiempo para calentarse y para cocinar los alimentos, requiere de un menor consumo eléctrico, resultando una factura de la luz más baja.
  • Además de para frituras, es muy práctica para cocinar todo tipo de recetas de diario, más o menos elaboradas, rápidas y muy resultonas, suponiendo una gran ayuda cuando no acostumbramos a tener tiempo para cocinar en el horno.
  • Y su pequeño tamaño hace que sea muy fácil de transportar, por lo que podremos colocarla en cualquier parte de la casa, llevarla a una segunda residencia, al camping o tenerla en la autocaravana.

Recetas con freidora sin aceite

Estrena tu freidora con estas recetas y descubre que, además de las tradicionales croquetas o las patatas fritas, le puedes sacar mucho partido: 

¡Espero que disfrutes de tu freidora! ¡Ya sabes que aquí encontrarás la tuya!

Claudia Ferrer

Dejar un comentario