Recetas tradicionales y saludables



El agua con limón: Por qué te conviene

Publicado el Jul 05, 2016. 6 comentarios

vaso con zumo de limón

Mírame fijamente a los ojos y repite conmigo: el agua con limón es buena para ti. Te conviene y, especialmente en verano, apetece mucho de modo que no es ningún sacrificio tomarse una limonadita al día.
Soy una gran entusiasta del agua con limón, la tomo todas las mañanas y mis amigas se ríen por la vehemencia con la que predico sus bondades. El agualimón se prepara en un segundo y sienta de maravilla.

Seguir leyendo »

¿Qué tabla de cortar comprar?

Publicado el Jan 20, 2016. 7 comentarios

tabla de cortar masterclass kitchen craft

Es importante elegir una buena tabla para cortar en la cocina, merece la pena cuidar bien los cuchillos y además trabajar en una superficie que nos resulte cómoda. Hoy me gustaría hablarte sobre algunos conceptos importantes a la hora de elegir tabla y cómo cuidarla correctamente.

Seguir leyendo »

Mermelada de higos

Publicado el Sep 25, 2015. 2 comentarios

Estas dos últimas semanas hemos estado hablando de las mermeladas caseras, aportando consejos y trucos para su preparación y correcta conservación (puedes ver los posts aquí). ¿Qué mejor propuesta para hoy que una receta para hacer tu propia mermelada? Nos la propone Patri, del blog Sabores&Momentos, es de higos y es ideal para combinar con salados o para disfrutar de su delicioso sabor untada en pan. ¡A disfrutar!

 

cocotte Le Creuset

En la foto, cuchillo de acero carbono de Pallarès, tabla de madera de olivo de Bérard y cocotte redonda Le Creuset

 

Ayyy que casi no llego con esta receta, la temporada de higos está a punto de acabar, pero estoy segura de que en muchos mercados aún los encontráis, al menos yo aquí aún los veo en los supermercados y en los mercados de "pagés" a los que me gusta ir para encontrar la fruta y verdura de temporada con el mejor sabor. Lo bueno es que en realidad, con medio kilo de higos, ya te da para un par de botes de aproximadamente 200ml de mermelada. Y es un fondo de despensa maravilloso para sorprender a los nuestros servida con una buena tabla de quesos, con unas tostas de queso fresco o requesón o incluso para acompañar alguna ensalada y aportarle ese dulzor que nos da ese toque tan especial.

A mi me encanta preparar mis mermeladas en mi cocotte de Le Creuset, pues esa cocción lenta y el calor repartido gracias al hierro colado, hacen que los sabores se intensifiquen y nuestra mermelada tome una consistencia más densa que es como en casa nos gusta. He probado otras maneras y siempre quedan más líquidas y menos concentradas, con lo cual yo sigo fiel a mi maravillosa olla de la que no me desprendo y a la que cada vez doy más usos.

En cuanto a las cantidades de azúcar, nunca en mis mermeladas pongo los porcentajes habituales entre fruta y azúcar, siempre añado bastante menos azúcar y es que en casa no nos gustan excesivamente dulces, aunque para ello debéis tener en cuenta que de esta manera se reduce el tiempo de conservación de la mermelada una vez abierto el frasco…..tengo que reconoceros que en casa ese no es un problema, pues una vez abierto vuela!!!

Yo hoy os traigo una receta sencilla, rápida y fácil. Es un básico de de despensa pero reconozco que como siempre digo: imaginación al poder!! Podéis añadirle especias -canela, clavo, hierbas frescas… E incluso podéis jugar con algún toque de licor. Eso ya lo dejo a vuestra elección.

Vamos con la receta, y espero que os guste!



Ingredientes

800g de higos (preferiblemente negros por su dulzor)
250g de azúcar moreno (podéis utilizar azúcar blanco o incluso mitad y mitad)
Zumo de 1 limón pequeño
Piel de medio limón sin la parte blanca

 

 En la foto, cuchillo de acero carbono de Pallarès y tabla de madera de olivo de Bérard


Preparación

Comenzamos limpiando bien los higos, retirando los tallos y pelando solo aquellos que tengan la piel muy dañada o demasiado gruesa. Troceamos y vamos añadiendo a nuestra cocotte junto con el azúcar, la piel y el zumo de limón. A mi siempre me gusta dejarlos macerar al menos una hora o dos, pues los sabores se intensifican y la pectina del limón actúa como espesante para conseguir esa textura espesita que tanto me gusta en las mermeladas.

Una vez transcurrido el tiempo de maceración, ponemos a fuego lento la cocotte y dejamos cocer unos 20-25 minutos. Pensad que para esta cantidad ese tiempo es suficiente aunque aún os parezca que no ha espesado todo lo que debería, pues al enfriarse aún espesará bastante más.

Retiramos del fuego y sacamos ya el trocito de piel de limón. Si sois de los que os molestan los tropezones es ahora cuando deberíais triturar. En casa nos gustan los trocitos, por lo que mi mermelada no está triturada.

Tendremos ya preparados nuestros botes de cristal (los de la tienda de kitchen Craft -aquí- cierran herméticamente y viene en un conjunto completo) previamente esterilizados e iremos rellenando con la mermelada hasta un dedo por debajo del borde. Si vamos a querer guardarlos en despensa, sencillamente realizaremos el vacío tapando bien nuestros botes y dejándolos enfriar vueltos del revés.

No olvidéis escribir la fecha de envasado y guardarlos en la despensa preservados de la humedad y de la luz.

Seguir leyendo »

Beneficios del uso de la madera de olivo en la cocina

Publicado el Mar 31, 2015. 1 comentario

Hace poco tiempo que Patri, autora de Sabores y Momentos, tiene la tabla de cortar de madera de olivo de Bérard. Cuando la compró, le dije que notaria la diferencia de trabajar con esa tabla, porque esa madera nada tiene que ver con otras. Su tacto es mucho más suave, y su apariencia enamora. Pero esa madera tiene muchas otras ventajas que ya ha descubierto, y que os recomiendo no os perdáis.

 

Hoy os traigo un interesante artículo sobre las tablas de madera para trabajar en la cocina con nuestros ingredientes. Pero no sobre unas tablas cualquiera, sino sobre las de madera de olivo. Entre las características de la madera de Olivo, encontramos que es una de las especies más duras y compactas. Y un dato que me ha parecido curioso y que desconocía es que, una vez que el tronco se agota o enferma, éste emite nuevos rebrotes que le permiten sobrevivir; por ello, en la antigüedad fue considerado un árbol inmortal, a que no lo sabíais???

 

 

La madera de olivo está considerada como una de las más bellas, densas y resistentes. De color ocre verdoso con unas vetas pardas irregulares que forman dibujos muy característicos, resulta muy atractiva por sus formas, y su tonalidad varía con el tiempo. Tiene un tacto sedoso que la hace muy agradable a la hora de trabajar sobre ella, es de larga durabilidad, y presenta cierta plasticidad. Además su secado no es excesivamente largo, por lo que se usa para fabricar incluso mangos de hachas y azadas. La elaboración de materiales de olivo es muy limitada debido a la dificultad de su manipulación por los diversos factores arriba mencionados, como su dureza, veteado, secado… Es por eso que la producción de piezas de madera de Olivo se sigue manteniendo de forma muy artesanal. Aunque sí que es verdad que cada vez se ven más tablas de cocina de madera de olivo y otros utensilios en mercados, ferias y tiendas la presencia de estos artesanales productos, realizados a mano por familias que continúan la tradición generación tras generación. 

Como es el caso de la firma francesa Bérard, que llevan desde 1892 fabricando utensilios de madera en Saint-Laurent-en-Royans, entre los Alpes franceses y la Costa azul. Su proceso de fabricación es respetuoso con los bosques y el medio ambiente. Cada pieza se fabrica de manera artesanal aprovechando al máximo la madera disponible. No hay dos piezas iguales. Además, todo con un proceso sostenible en el material sobrante se usa para calentar tanto la cámara de secado cómo la propias instalaciones, por lo que no hay desperdicio de madera.

La elaboración de una pieza artesanal de madera de olivo no es trabajo que se realice a la ligera. Requiere una preparación de la madera muy exhaustiva antes de que el artesano pueda comenzar a trabajarla. Entre estas tareas podemos destacar: la tala, que se realiza al finalizar la campaña de aceituna y consiste en cortar al olivo las ramas improductivas o molestas para la recolección de la aceituna. La selección de las ramas más adecuadas por tamaño. Y el secado, que consiste en enterrar y desenterrar las ramas seleccionadas para las diferentes piezas y que puede alargarse incluso un año. Una vez la madera bien seca se procede a elaborar los utensilios de madera respetuosos con el medio ambiente. De esta manera podemos encontrar cucharas, morteros, tablas, platos de madera de olivo como objetos artesanales más habituales realizados con olivo.

Y ahora os cuento por qué estoy convencida de que esta madera es la más adecuada para elaborar utensilios de cocina! El olivo es ideal para su uso en la cocina ya que tiene propiedades anti-bacterianas y su madera es de las más resistentes a manchas, hongos y olores. Además, gracias a su baja porosidad, no absorbe líquidos ni sabores con lo que es perfecta para el corte de productos frescos. Además no hay que olvidar el placer de cocinar o comer con cubiertos de madera de olivo, ¡Son ideales para cocinar con cariño!

Otra de sus virtudes es que la madera de olivo no requiere cuidados especiales, tan solo es aconsejable aplicarle una capa fina de aceite de vez en cuando para que mantenga su color. Para su mantenimiento diario, sencillamente lavarla a mano después de su uso y secarla en posición vertical para que seque el exceso de agua.

Después de todo esto que os he contado, yo lo tengo claro: para trabajar en la cocina, siempre sobre una tabla de madera de olivo! Aquí os dejo enlaces de alguna de mis últimas recetas en las que podéis ver que la tabla de cortar Bérard es mi fiel compañera!

- Quiche de Bacalao, Cebolla y Puerro {con masa quebrada casera}

- Bizcocho de chocolate con café y Brandy de Jerez

- Sandwich de pollo asado y quesos {receta para cena fácil}

- Gratén de coliflor y brócoli con jamón

 

 

Seguir leyendo »