Sanas, divertidas, sabrosas y muy fáciles de preparar. Estas tortitas de calabacín y queso feta lo tienen todo para hacerte triunfar con los tuyos o para darte un capricho personal. Se pueden servir como entrante o como guarnición, aunque nada impide que sean las protagonistas del momento aperitivo.

Se elaboran con ingredientes muy nuestros y llevan el sello del Mediterráneo marcado por las dos caras. Para que queden perfectas es importante escurrir bien el calabacín, que como sabes suelta muchísima agua, para que, al agregar el resto de ingredientes, obtengas una masa compacta y manejable.

Sartén de hierro Mineral B De Buyerplato Caractère Revolramequin de porcelana Revol

Ingredientes (para 4 raciones)

  • 2 calabacines
  • 1 cebolleta
  • 2 huevos
  • 180 g queso feta
  • Ralladura de 1 limón
  • 2 ramas de menta fresca
  • 1 rama de eneldo fresco
  • 2 ramas de albahaca fresca
  • 1/2 cdta comino molido
  • 1/2 cdta escamas de pimentón picante
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • 60-80 g harina de trigo
  • 50 ml aceite de oliva virgen extra

Procesador de alimentos Magimix y cuchillo de cocina Pallarès

Elaboración

  1. Lavamos bien los calabacines, retiramos los extremos y los desechamos. Pasamos el resto por un rallador o, como yo he hecho, los rallamos con el robot de Magimix.
  2. Retiramos y desechamos la capa exterior de la cebolleta y también los extremos de las hojas. Cortamos el resto por la mitad y la rallamos.
  3. Mezclamos los calabacines con la cebolleta y los colocamos en el interior de un trapo o estameña. Sujetamos por los extremos y giramos, haciendo presión para que el calabacín y la cebolla suelten su agua. Escurrimos la mayor cantidad posible.
  4. Batimos los huevos en un recipiente amplio y hondo. Añadimos el queso feta y lo desmenuzamos.
  5. A continuación agregamos la ralladura de limón, las hierbas, todas ellas finamente picadas, y las especias.
  6. Incorporamos la mezcla de calabacín-cebolla escurridos y mezclamos bien.
  7. Terminamos la masa agregando la harina de trigo y removiendo hasta obtener una masa homogénea.
  8. Calentamos una cucharada de aceite de oliva virgen extra en nuestra sartén de hierro y dejamos caer cucharadas de la mezcla, aplastando suavemente para dar forma de tortita.
  9. Freímos las tortitas a fuego medio durante cinco minutos por cada cara o hasta que obtengan un bonito color dorado.
  10. Servimos recién hechas o frías, de cualquier manera están buenísimas. Sobre todo si las acompañamos de un cuenco de nata agria o de salsa de yogur.

Plato de porcelana Caractère Revol y tenedor con mango de madera Pallarès

 

Autora de la receta: Carmen de Tía Alia

Comentarios

Claudia dijo:

Es una gran combinación, verdad José? Feliz de que te guste, un saludo y a disfrutarla.

jose dijo:

Delicioso

Dejar un comentario