Recetas tradicionales y saludables



Mermeladas caseras. Su conservación, esterilizacion, pasteurizacion (parte II)

Publicado el Sep 23, 2015. 12 comentarios

La semana pasada Virginia, autora de Sweet&Sour, nos hizo una introducción a las mermeladas y conservas, aportándonos las diferencias entre mermeladas, confituras y jaleas, y explicando cómo debemos hacerlo para prepararlas (puedes ver ese post aquí). 

Pero en la preparación de mermeladas hay una cosa muy importante que debemos tener presente, y es cómo hacerlo para que se nos conserven durante mucho tiempo, dado que muchas veces aprovechamos los frutos de temporada para hacer mermelada, y poder disfrutar así de ellos durante todo el año.

Pues bien, hoy Virginia nos habla justamente de éso: cómo hacerlo para esterilizar la mermelada correctamente en los tarros, y cómo envasar al vacío para que nuestras conservas aguanten 6 e incluso 12 meses.

 

 

III.- CONSERVACIÓN

La mejor forma de conservación de la mermelada casera es en tarros de cristal “sanos” y correctamente esterilizados.

El frasco de cristal debe estar sin muescas o fracturas y las tapas deben cerrar correctamente. En la tienda encuentras los tarros de conservas con cierre francés, que además disponen de una tapa que puedes sacar totalmente, lo que los hace cómodos para usar y limpiar, y presentar directamente a la mesa (puedes verlos aquí

La mejor forma de saber si una tapa cierra correctamente es llenar el frasco de agua, cerrarlo y ponerlo de costado. Si pierde contenido, esa tapa no nos servirá y habrá que cambiar.

Una vez esterilizados los tarros, la mejor forma de llenarlos es con ayuda de un embudo especial para conservas, que cuenta con una boca lo suficientemente ancha para que la mermelada se introduzca sin problemas en el tarro, pero lo suficientemente estrecha para encajar en la boca del frasco. También los hay con cuello ajustable, de forma que se adapta fácilmente a las bocas de los distintos tamaños de frascos.

 

 

Tarro de cristal con cierre francés; embudo de cuello ancho especial conservas.

 


IV.- ESTERILIZACIÓN DE FRASCOS


EL VACÍO Y LA PASTEURIZACIÓN:

Para la esterilización de los frascos, antes de rellenarlos con la mermelada, podemos hacerlo lavándolos en el lavavajillas, que mantiene temperaturas elevadas, pero os recomiendo para mayor seguridad el siguiente método:
- Rellenar de agua una olla grande de fondo grueso y poner al fuego. Introducir los frascos bien cubiertos por el agua (unos 3-4 dedos) y con sus tapas sueltas. Utilizad trapos para separar la base de los tarros de la de la cazuela y para separarlos entre si, de forma que no se golpeen con el borbotonéo mientras hierven, ya que pueden fracturarse.
- Desde el primer hervor, contaremos al menos 10 minutos. Dejamos enfriar en el interior del agua para evitar cambios bruscos de temperatura que puedan quebrar los frascos.
- Sacamos, ayudados preferiblemente de unas tenazas especiales que existen para mantener el esterilizado y no quemarnos, y dejamos secar boca abajo sobre un trapo limpio o sobre papel absorbente.
- No rellenamos o guardarnos en la despensa, hasta que estén totalmente secos.

Una vez rellenos con la mermelada caliente, debemos hacer el vacío, para extraer el aire que permite la proliferación de los indeseables enemigos para su sana conservación.

La forma más rápida consiste en depositar la mermelada caliente en los frascos bien secos y previamente esterilizados, ayudados de un embudo de boca ancha, rellenándolo hasta casi el borde. Cerrar herméticamente las tapas, ayudaos de una pinza, y poner los frascos boca abajo hasta que se enfríen.
De esta manera conseguimos una especie de vacío que permite guardar la conserva durante 6 meses . Las conservas a las que se les ha efectuado el vacío de esta forma, es mejor conservarlas en frío que a temperatura ambiente. Eso sí, siempre en un lugar fresco, seco y oscuro.

 

tarro para mermeladas

Conjunto preparación de conservas (izquierda); tarro para mermelada Le Creuset

 

Sin embargo la forma más aconsejable, si queremos que nuestras mermeladas nos duren por mas tiempo de forma segura, es hacer el vacío pasteurizando su contenido: una vez tenemos nuestros frascos llenos con la conserva, y cerrados herméticamente, los introducimos de pie, en una cazuela con agua fría que los cubra unos 3-4 cm por encima. Los ponemos a hervir, con trapos en la base y laterales que los separen entre si, para que no se golpeen.

Desde que comienza el primer hervor los tenemos unos 20-30 minutos, para los tarros pequeños y medianos, ya que al tratarse de mermeladas con alto contenido en azúcar, un buen conservante de por sí, el tiempo se reduce. Otras conservan requieren hasta 45 minutos de cocción para la completa pasteurización.

Si el baño maría lo hacemos en olla rápida a presión, el tiempo se reduce a la mitad. Yo utilizo mi olla WMF Perfect, que tiene dos "anilllos". Para que os hagais una idea, la pasteurización la realizo con un solo anillo.
Una vez que se ha cumplido el tiempo, apagamos el fuego y los dejamos en el interior de la cazuela hasta que están lo suficientemente templados como para sacarlos. Los sacamos con ayuda de las tenazas, secamos y los ponemos boca abajo hasta su completo enfriado.

Al darles la vuelta, la tapa debe estar ligeramente cóncava, esto es, ligeramente arqueada hacia el interior del frasco. Eso significará que el vacío se ha efectuado correctamente.

Con este sistema, la duración de la conserva es más larga, 1 año, y se puede mantener sin frío, en sitio, fresco y seco y protegida de la luz.

 

V.- ETIQUETADO Y PRESENTACIÓN

Las mermeladas así preparadas debemos etiquetarlas con la fecha de preparación para tenerlas siempre controladas, y si hemos preparado varios tarros, señalar el número que hace cada uno de ellos, más que nada para llevar un control de cuantos nos quedan.

Es conveniente no utilizar tarros excesivamente grandes, pues de lo contrario, una vez abiertos, al entrar el aire tiende a estropearse con más facilidad si no se consumen en cierto tiempo. Por mi experiencia los mejores son los de 200 ml a 500 ml.

Si vais a utilizar las mermeladas como regalo, os recomiendo poner unos bonitos sombreros de tela o papel a la tapa, y una etiqueta vistosa... ¡o un cordel en plan rústico que también queda genial!

 

 

OBSERVACIONES: Recuerda que si buscas inspiración para hacer tus propias mermeladas caseras, tienes varias recetas a las que puedes recurrir: 

- Mermelada de melocotón, en la receta de bizcocho de almendra con mermelada

- Memelada de Ruibarbo y Plátano con Cítricos

- Mermelada de cerezas y arandanos

- Jalea de Manzana Verde

- Mermelada de higos al Armagnac

 

Si te interesa hacer tus propias conservas, hay un libro que puede interesarte: Del huerto a la despensa, de Mariano Bueno (aquí).

 

Seguir leyendo »

Mermeladas caseras: Nociones básicas para su preparación (Parte I)

Publicado el Sep 15, 2015. 2 comentarios

Hacer mermelada es un placer, y disfrutarla una auténtica gozada. El proceso principal para prepararla es realmente sencillo, pero sí hay muchos puntos que es importante conocer. Por eso hemos pedido a Virginia, autora de Sweet&Sour, que nos cuente un poco más sobre ellas, esperando que resulte de tu interés.

 

mermelada casera consejos

 

Llegado el final del verano, abundan las frutas y verduras a buen precio, que nos hacen lanzarnos a preparar conservas caseras, a todos aquellos que disfrutamos en la cocina y con las preparaciones “home made”.

Preparar mermeladas en casa resulta sencillo, pero es importante conocer una serie de puntos básicos que nos ayudarán a que nuestras conservas resulten de textura y sabor agradable, que no pierdan color, y que nos duren tiempo en la despensa sin correr riegos de salud innecesarios.

A lo largo de dos publicaciones, vamos a examinar, desde las diferentes variedades de conservas, pasando por los ingredientes básicos y su elaboración, hasta la esterilización de los frascos, la pasteurización y el vaciado de su contenido.

Empezamos por el principio: Estamos acostumbrados a llamar mermelada a prácticamente todas las conservas preparadas a base de fruta y/o verdura con azúcar. Sin embargo, no todas son mermeladas, y no todas son iguales. Vamos a verlas:

 

I.- MERMELADAS, CONFITURAS Y JALEAS:

Dentro de las conservas de frutas y verduras con azúcar nos encontramos básicamente 3 tipos de conserva, las mermeladas, las confituras y las jaleas.

Como Mermelada se entiende la conserva de fruta y/o verduras previamente troceadas y maceradas en azúcar durante unas horas, con una incorporación de azúcar que suele rondar entre el 45% y el 100% del peso de la fruta limpia.

Las mermeladas se cocinan de forma prolongada, hasta que la fruta prácticamente se convierte en puré. Conviene revolver a menudo la preparación, para evitar que se nos pegue al fondo de la cazuela con tanto azúcar.

Ojo, el término inglés "marmalade" se utiliza tan solo para las conservas de cítricos.

 

(Izquierda) Ejemplo de la textura de la mermelada; (Derecha) Ejemplo de jalea

 

Las Confituras se preparan a partir de fruta entera y a veces también de fruta troceada, pero en lugar de con azúcar directamente, con un almíbar de unos 250 ml de agua por kilo de azúcar, hasta conseguir una textura espesa.

La confitura se cocina por un más breve espacio de tiempo, ya que en este caso la fruta tiene que mantener una cierta forma y consistencia.

En definitiva, la diferencia más visual entre una mermelada y una confitura se encuentra en la textura. La mermelada viene a ser un puré y en la confitura nos encontraremos trocitos de fruta, amen claro está, de la distinta proporción de azúcar y de la distinta forma de su incorporación a la fruta.

Las Jaleas son por el contrario conservas fluidas y casi transparentes y se elaboran con azúcar y zumo concentrado de fruta. Las más sabrosas son las elaboradas con fruta que contiene mucha pectina. Su utilización es básicamente como postre mismo o para glaseado de hojaldres y tartas, ya que impide que la base de masa se reblandezca con el relleno, y ayuda también por ejemplo a que el mazapán se adhiera mejor.

Para conseguir un zumo de fruta, es muy útil la licuadora de frutos pequeños, que nos permitirá conseguir el jugo concentrado de la fruta.

 

II.- ELABORACIÓN, INGREDIENTES Y EL PUNTO DE LA MERMELADA

1.- Para la elaboración de las conservas de fruta, conviene utilizar la fruta en su punto justo de maduración, ni muy verde, ni muy madura. De hecho la fruta muy madura contiene menor cantidad de pectina, un elemento fundamental en la elaboración de este tipo de conservas dulces que permite su gelatinización por efecto del calor.

Las frutas previamente hay que lavarlas bien, sobre todo si se emplean frutas con piel o con cascaras que pueden contener pesticidas. El lavado se debe realizar con mucho cuidado de no dañarlas, para que no pierdan sus jugos. Además las deberemos secar detenidamente para no incorporar más agua de la estrictamente necesaria a la conserva. Debemos igualmente desechar las partes o frutos dañados, ya que pueden estropear nuestra mermelada o confitura.

Para frutas con hueso, como las cerezas, es de lo más útil el uso de un buen deshuesador (yo recomiendo el de Oxo), además de ahorraros tiempo y mantener la fruta con su forma, os evitará ensuciaros en exceso las manos.

 

Licuadora de frutos pequeños y Deshuesador de cerezas y aceitunas Oxo

 

2.- El azúcar es un elemento fundamental, no solo como endulzante, sino también como conservante.
Debemos tener en cuenta que la fruta no debe cocer nunca antes de que el azúcar se haya disuelto. Por eso se deja macerar la fruta con el azúcar para que éste se vaya disolviendo lentamente en las mermeladas. Y en las confituras y jaleas, se incorpora el azúcar previamente disuelto en agua, en forma de sirope o almíbar.

La proporción depende un poco del tipo de conserva, del tipo de fruta y del gusto, incluso del tiempo que queramos conservarlas, pero viene a ser una media de 700 gr a 1 Kg de azúcar, por kilo de fruta troceada y limpia.

Se puede utilizar tanto el azúcar blanco como el moreno de caña. Existe también en el mercado azúcar especial para mermeladas, que lleva incorporada pectina.

3.- El limón suele ser también un ingrediente habitual, ya que además de ayudar a la conservación, añade pectina y compensa la falta de acidez de algunas frutas.

4.- Otro elemento fundamental en la elaboración de mermelada casera es como ya hemos visto la Pectina, como elemento gelatinizador: la pectina es una sustancia natural que contienen algunas frutas, en mayor o menor medida, y que al cocer se convierte en una gelatina que hace que la mermelada “cuaje”.
Las frutas que más pectina contienen son las manzanas, el membrillo, los cítricos y los frutos rojos como las grosellas o ciruelas.

Cuando una fruta no contiene pectina, hay varias soluciones, desde combinarlas con otras frutas que sí contienen este elemento, añadir pectina en preparados comerciales, y hasta incluir pieles, semillas o corazones de manzanas en una gasa durante la cocción y que luego se retiran.

Hay que tener en cuenta que las cocciones demasiado prolongadas destruyen la pectina. Por eso no conviene cocer en exceso nuestras conservas de frutas.

Otra cuestión a tener en cuenta cuando preparamos una conserva a base de fruta y azúcar es que con el calor de la cocción, la preparación está mucho más líquida, y a medida que enfría se densifica. Por eso, para conocer el punto de la mermelada, es decir, para saber cuándo la mermelada está en su punto y podemos retirarla del fuego, debemos usar un termómetro. La mermelada estará en su punto cuando alcanza una temperatura de entre 104º-105º C.

Otra opción más casera, para verificar el punto de la mermelada si no disponemos de termómetro, y que suele resultar infalible, es poner una pequeña cantidad de la preparación que estamos cociendo en un plato frío, enfriarla rápidamente metiéndolo en el frigorífico durante 10-15 minutos. Al cabo de este tiempo, sacar y empujar la mermelada con el dedo, si se “arruga” y se queda agarrada al plato estará en su punto, sino habrá que cocerla más tiempo.

A pesar de que elaborar nuestras propias conservas puede parecer más romántico haciéndolo con el método más habitual, al fuego e ir removiendo, vale la pena mencionar que hoy en día hay una opción realmente cómoda y que muchos ya aprovechan, y es prepararlas con la panificadora: muchas panificadoras, o almenos seguro una de las más populares que es la panificadora Moulinex, incorporan un programa que es específico para mermeladas. Así pues, introduces en la cubeta de la panificadora los ingredientes (por ejemplo, la fruta, el azúcar y el zumo de limón), aprietas el botón del programa 15, y la panificadora hace el resto. Hay una gran ventaja en este proceso, y es que no tienes que estar pendiente de remover: las aspas de la panificadora remueven los ingredientes y aseguran que no se queda pegado mientras la máquina le proporciona todo el calor que necesita la preparación.

 

Receta de mermelada de albaricoque en cazo de Buyer, para el bizcocho de almendra con mermelada

 

Por último deberemos tener en cuenta que la preparación de las conservas dulces debe realizarse con unas semanas de antelación a su consumo, para dar tiempo a los ingredientes a que asienten sus sabores.

Para ello será importante guardarlas en tarros convenientemente esterilizados o, si la vamos a consumir en poco tiempo, al menos que se les haya practicado el vacío. Ésto es lo que veremos en la segunda parte que dedicaremos a las conservas.

Por ahora y hasta la semana que viene, si quieres ir tomando nota de algunas recetas para elaborar tus propias mermeladas, puedes ver las recetas de:

- Mermelada de melocotón, en la receta de bizcocho de almendra con mermelada

- Memelada de Ruibarbo y Plátano con Cítricos

- Mermelada de cerezas y arandanos

- Jalea de Manzana Verde

 

Si te interesa hacer tus propias mermeladas y conservas, hay un libro que puede interesarte: Del huerto a la despensa, de Mariano Bueno (aquí).

 

 

Seguir leyendo »

Naked Cake, la vuelta a la tarta tradicional

Publicado el May 05, 2015. 9 comentarios

Nunca me he sido gran seguidora de modas, y tal vez por ello nunca he hecho una tarta con fondant o cupcakes con recubrimientos o cremas que no saben a nada, a pesar del éxito que tienen. No habréis visto en la web ni recetas ni productos ni material para ello. Reconozco que es todo un arte hacerlos, pero simplemente no van conmigo. Pero hay una moda a la que sin duda me sumo, y es la moda de los naked cakes.

Literalmente naked cake quiere decir tarta desnuda. Desnuda porque se muestra tal y como es, y sin ninguno de esos recubrimientos que os comentaba. Es una tarta que se caracteriza por mostrar el bizcocho en dos o más pisos y de la forma más tradicional.

Que estén desnudas de tales añadidos no les quita que sean alegres. De hecho, llaman la atención por sus decoraciones naturales y de vivos colores que les aportan las frutas (¿qué más natural?), y pueden estar rellenas de nata, crema o chocolate habitualmente.

 

 

Hay quien las hace más perfectas y bien acabadas, y quien las muestra con un desorden casual que les confiere un carácter propio irresistible (¡éstas son las que me van a mi!). Pueden llegar a tener tal exceso de fruta o un acabado tan poco pulido que parezcan incluso decadentes... aunque ello no les quita su auténtico sabor. Todas tienen su atractivo, su toque, su punto natural y tradicional.

Las naked cakes están pegando muy fuerte en los Estados Unidos. La red se está llenando de creaciones, y es un gustazo verlas. Y no sólo la red: el éxito es tal, que incluso está siendo la moda en muchas bodas, donde la tarta de boda vuelve a su punto de partida tradicional, olvidando los fondants y mostrando las tartas de toda la vida.

Porque claramente, esta nueva moda es una llamada a lo tradicional (sí, ¡aquello que tanto nos gusta a Claudia&Julia!) o, si lo queréis, es una contramoda: es la tendencia a ir contra la corriente de todo lo que es la repostería del fondant y el exceso de azúcar.

Lo mejor de las naked cakes o tartas desnudas es que cualquiera puede hacerlas: sea con un molde estándar redondo o con el molde de un bundt, y cogiendo una receta tan simple como la típica de yogurt o la más básica que conozcas de bizcocho. Puedes entonces elevarla a dos pisos fácilmente, para después decorarla con nata, chocolate o simplemente darle un toque nevado de azúcar glas. ¿El toque final? Unas fresas para decorar de forma discreta, una combinación de dos frutas de distintos colores... o la más variada, colorida y abundante combinación de frutas que tengas para acompañarla! 

 

 

Siempre he pensado que la forma de hacer y presentar un plato dice mucho del cocinero, y aún lo veo más evidente en un naked cake. Por ello, te animo a preparar el tuyo, mientras te digo: "muéstrame como acabas tu naked cake, ¡y te diré cómo eres!".

 

Aquí tienes una muestra de dos acabados distintos: la receta es la misma, pero depende de cada uno acabarla de una forma más atrevida o más sobria (fotos de Pemberley Cup and Cakes).

 

Si quieres ver algunas recetas de naked cakes para inspirarte, puedes visitar:

Victoria sponge cake, para quien busca un básico, delicioso y esponjoso bizcocho

Eton Mess Cake , una buena muestra de naked cake elaborada con el molde Angel Bundt

Selva negra, una receta de naked cake que es pura tentación

Carrot cake, para no sentirse muy mal por comer tarta

Boston cream pie, una receta de naked cake para los que prefieren la crema a la nata 

Café y nueces, especial invierno

Chocolate y agua de rosas , para los más detallistas

 

 

 

 

Seguir leyendo »

Ahumador de Nordic Ware, válido para mucho más que ahumar

Publicado el Nov 12, 2014. 2 comentarios

Le tengo muchísimo cariño a un utensilio que no es nada visto, y que me permite conseguir unos resultados en carnes, pescados e incluso vegetales, que son una auténtica maravilla. Se trata del ahumador de Nordic Ware, un producto único.

 

 

Cuando la gente piensa en "ahumador" automáticamente lo asocian al salmón ahumado. Está bien que así sea, porqué sabemos todos que ahumarse uno mismo el salmón se convierte en una auténtica delicia aunque pienso que es una pena que se limite tanto el pensar en este utensilio porque justamente, lo que debemos hacer con él, ¡es abrir la mente! 

Lo primero que debo aclarar, eso sí, es que el resultado de ahumado que conseguiremos no es igual al de los productos ahumados que venden en el supermercado (como salmón o trucha ahumada). El ahumador no busca ahumar para conservar, sino para dar un gusto a ahumado bien especial. Esta técnica es muy común y apreciada en los países nórdicos, y te permite potenciar el sabor de carnes, pescados, marisco y vegatales, transformándolos en auténticas delicias. 

El ahumador nos da muchísimo juego. Cierto es que la función del ahumador es "ahumar" los alimentos (en el sentido que acabamos de definir); pero aparte nos permite conseguir dos cosas que seguro te interesarán. Lo primero, que deja los alimentos tiernos, tanto carnes como pescados. Y lo segundo, que el ahumador dispone de una bandeja en la que verter el líquido que se desee, como vino, cerveza o zumo, con el que se consigue dar un gusto a los alimentos... ¡increíble! 

Dicho esto, quiero volver a lo de dar mucho juego: como más lo usas, más te das cuenta que puedes utilizarlo para cualquier cosa. Un día lo usas para ahumar el pescado tal cual, otro te animas a hacer el pescado al vino blanco, el tercero le añades unos vegetales (y resulta que quedan de lo más curiosos y sabrosos -parecidos a hacerlos al vapor, ¡pero con un toque más aromático!)) y finalmente lo usas para cocinar ese pollo del domingo... ¡Con unos resultados espectaculares!

 

 

Ahora os debéis estar preguntando cómo funciona de hecho el ahumador. Pues bien, es sencillo: en el fondo dispones unas virutas de madera (con el producto ya vienen virutas, pero puedes comprar de distintos tipos de madera para conseguir aromas distintos), y el alimento a cocinar en la bandeja superior. Se pone el ahumador al fuego, y a medida que las virutas se van calentando y tostando, desprenden el humo que irá ahumando la pieza. Como queda cerrado herméticamente, se consigue dentro un calor que va cociendo el alimento con el vapor que se genera del mismo. Si además has añadido la bandeja inferior con algún zumo, agua, vino o cerveza, éste se evapora y riega el alimento, dejándolo aún más tierno y con un sabor rico rico. 

No quiero acabar este post sin dejaros ver un par de recetas que pueden inteesaros. La primera es una que de hecho publicamos ayer, de salmón ahumado. Pero la que mejor transmite lo que os acabo de contar es una receta de lomo de cerdo ahumado que encontraréis aquí. Te entran ganas de ahumar, ¿verdad?

Seguir leyendo »

La sartén perfecta

Publicado el Oct 14, 2014. 13 comentarios

A menudo, cuando pensáis en comprar una sartén, nos preguntáis: ¿Qué sartén me compro que sirva para todo y que no se pegue nada? Y también: «¿Que sartén puedo comprar que sea antiadherente y no sea perjudicial para la salud?». Nos encantaría tener la sartén perfecta: económica, ligera, duradera, versátil, que no se pegara y fuera totalmente natural. El problema, para ser sincera, es que no existe esa sartén perfecta.

LAS SARTENES CON ANTIADHERENTES

Las sartenes antiadherentes que todos usamos o hemos usado en casa son prácticas y cómodas de usar. Nos permiten cocinar con poco aceite sin que se peguen los alimentos. La búsqueda de alternativas viene porque las sartenes antiadherentes tienen dos inconvenientes importantes:

  1. El primero es la poca duración de la sartén en sí. Con frecuencia la sartén pierde sus propiedades antiadherentes y empieza a pegarse mucho antes de lo esperado, a los pocos meses de la compra.
  2. El segundo problema de las sartenes antiadherentes es la preocupación que genera el desconocimiento de los efectos de los recubrimientos sobre la salud de nuestra familia. Este recubrimiento antiadherente se venía fabricando con dos componentes: un polímero denominado PTFE, que es antiadherente, y una sustancia llamada PFOA, que sirve para pegar este polímero a la sartén. La alarma saltó cuando el PFOA se relacionó con cáncer y defectos congénitos en los estudios de laboratorio. Por este motivo, hoy en día ningún fabricante medianamente conocido usa el PFOA y se prohíbe totalmente su uso en 2015. En cambio, el PTFE no es un producto tóxico por sí mismo, incluso se usa en medicina para prótesis y creación de tejidos artificiales. La única consideración a tener presente es no calentarlo a más de 250º, ya que puede descomponerse emitiendo gases tóxicos.

 

 

A priori, una alternativa saludable a las sartenes antiadherentes tradicionales podrían ser las sartenes cerámicas, antiadherentes pero sin PFOA ni PTFE. Lamentablemente estas sartenes traen sus propios problemas. El primero es que desconocemos exactamente cómo se fabrican y si en realidad no son nocivas. La mayoría están fabricadas en China por empresas totalmente desconocidas por lo que no nos ofrecen ninguna fiabilidad.

Además, muchas utilizan nanotecnología y hay estudios que indican riesgos para el cuerpo humano. Otro problema, incluso de las sartenes cerámicas de fabricantes conocidos, es que duran muy poco, todos los que hemos usado sartenes cerámicas sabemos que duran incluso menos que las antiadherentes tradicionales.

También existen en el mercado sartenes antiadherentes de titanio, diamante o materiales parecidos, sartenes de granito o sartenes a la piedra. Nosotros no las tenemos en la tienda** porque las consideramos un concepto poco claro para los clientes. Todas las sartenes de titanio, diamante, sartenes de piedra, etc. son sartenes con antiadherente normal (PTFE), pero reforzado con alguno de estos materiales.

Algunas de estas sartenes son de buena calidad (las de la marca Woll, por ejemplo), pero muchas otras tienen un origen dudoso y no nos inspiran confianza. Su antiadherente no aporta nada en relación a las sartenes antiadherentes que tenemos en la tienda y pueden inducir a la confusión a nuestros clientes ya que pueden llevar a pensar que son más naturales o saludables cuando en realidad también llevan PTFE.

Todo lo dicho sobre sartenes antiadherentes, su poca duración y las dudas sobre sus efectos sobre la salud, han llevado a muchos clientes a buscar alternativas dentro de las propias sartenes antiadherentes, y luego a informarse sobre las sartenes sin antiadherentes. En mi opinión este efecto es positivo; creo que es importante conocer los materiales que usamos en la cocina, sobretodo en utensilios de uso diario como las sartenes.

De todos modos, me gustaría aclarar que esos inconvenientes no significan que debamos dejar radicalmente de usarlas, al menos en mi opinión. Creo que la opción más acertada es darles un buen uso, intentando aprovechar sus aspectos positivos y evitando sus aspectos negativos

LAS SARTENES SIN ANTIADHERENTES

En cuanto a sartenes sin antiadherentes, una buena opción son las de acero inoxidable. Son sartenes ligeras, duraderas y no son nocivas para la salud. El acero inoxidable es un material estupendo para cocinar. El problema que tiene cocinar con una sartén de acero inoxidable es que la comida se pega con mucha facilidad y es difícil aprender a cocinar con ellas. Para más información sobre estas sartenes y cómo cocinar en ellas sin que se nos pegue la comida, recomiendo ver el vídeo que colgamos aquí: cocinar con sartenes de acero inoxidable.

La otra alternativa en sartenes sin antiadherentes son las sartenes de hierro. El hierro es un excelente material para cocinar, y si detrás hay un fabricante con garantías, te aseguras que no llevan ningún material dañino para la salud. Además, son las sartenes tradicionales de toda la vida, las de las abuelas. Muchos clientes nos cuentan que un huevo frito o un filete saben mucho mejor cocinados sobre hierro.

El principal problema de las sartenes y utensilios de hierro es que no son aptas para todas las cocciones. Son sartenes ideales para cocciones a alta temperatura como hacer plancha o freír, pero alimentos delicados o cocciones suaves se pegarán con muchas facilidad, por lo que conviene evitar su uso para ese tipo de cocciones.

 

 

MI RECOMENDACIÓN

Como comentaba al principio, no hay sartén perfecta, todas tienen como mínimo un punto débil que nos impide recomendarla como sartén para todo. Mi recomendación, como ya apuntaba en uno de los primeros post de este blog, es tener como mínimo un par de sartenes y usar la más indicada en función de lo que vayamos a cocinar.

Para cocciones intensas, a alta temperatura, cómo freír o cocinar a la plancha, mi recomendación es usar una sartén de hierro o una parrilla si vamos a hacer mucha cocción a la plancha. Son sartenes pesadas y requieren algunos cuidados, pero los resultados merecen la pena y nos van a durar toda la vida; además sabemos que no son perjudiciales para la salud de nuestra familia.

Para cocinar alimentos más delicados, como el pescado blanco, las tortillas o hacer una buena salsa, nosotros recomendamos usar una sarten antiadherente. ¿Y no son peligrosas? Si les damos buen uso podemos cocinar tranquilamente con ellas. El antiadherente puede ser dañino si se desprende o se usa a altas temperaturas, pero si lo usamos a fuego medio o bajo y lo cuidamos con cariño (la lavamos siempre a mano con la parte delicada de la esponja y no usamos utensilios metálicos), minimizamos el riesgo para la salud y tendremos sartén para años.

En cualquier caso, recomendamos usar una sartén antiadherente de buena calidad, de fabricantes reconocidos, para asegurar que usan los mejores materiales y cuidan sus procesos de fabricación.

En cuanto a sartenes de hierro, nosotros ofrecemos en la tienda las De Buyer Mineral B y las Le Creuset, tanto la skillet como la sartén con mango de madera. La diferencia es que las De Buyer se fabrican partiendo de una plancha de hierro a la que dan forma y las Le Creuset se fabrican fundiendo el hierro en un molde y luego aplicando un vitrificado idéntico al que llevan las cocottes.

El acabado vitrificado de las Le Creuset protege a las sartenes y evita tener que curarlas como las De Buyer. Además, las sartenes Le Creuset, al ser más gruesas, retienen mejor la temperatura y dan mejor resultado de cocción. De todos modos, una sartén De Buyer es una buena manera de iniciarse en la sartenes de hierro ya que es bastante económica y va muy bien si le damos buen trato.

 

 

Si el uso principal que vamos a darle a la sartén de hierro es la plancha, también recomiendo mirar las parrillas Le Creuset. Están fabricadas exactamente igual que las sartenes, pero tienen más superficie de cocción y nos permiten manipular cómodamente los alimentos al no tener paredes. Para cocinar a la plancha sin duda no hay nada mejor.

 

 

En cuanto a sartenes antiadherentes, mi primera recomendación es la sartén Le Creuset con garantía de por vida. Es una sartén excelente que ofrece todas las garantías y sabemos que funciona estupendamente. Le Creuset ofrece garantía de por vida y realmente si las tratamos con cariño, estarán como el primer día durante muchos años.

 

 

Si cocinas con inducción, ten en cuenta que todas las sartenes que tenemos en la tienda funcionan perfectamente en inducción, pero mi recomendación es evitar usar la función turbo o similar con las sartenes. Conviene calentarlas suavemente para que el calor se reparta de manera homogénea y para conservar la sartén en el mejor estado posible durante muchos años.

Si aún tienes dudas, te animo a ver los comentarios que muchos usuarios han dejado en los productos de la tienda -verás en las sartenes de hierro De Buyer muchos sorprendidos, porque esperaban que se les pegarían al principio los alimentos pero con el curado lo han evitado; y verás también comentarios de usuarios que dicen que se pegaba al principio, pero que ya no se les pega nada (seguro que tienen ya la pátina hecha y han aprendido a cocinar perfectamente en ella).

 

 

*** Actualización a 19 de noviembre de 2015: Ya puedes comprar sartenes Woll en Claudia&Julia. Sus sartenes, pese a no tener un antiadherente de titanio como se anuncian en algunas tiendas, efectivamente está reforzado con titanio con buenos resultados, y además su cuerpo construido en aluminio fundido nos ha parecido una opción interesante. Todos los detalles aquí.

Seguir leyendo »

Kitchen Craft y Claudia&Julia, una historia de amor

Publicado el Oct 07, 2014. 3 comentarios

Hace ya mucho tiempo que trabajamos con productos de Kitchen Craft, y algunos de vosotros os habréis dado cuenta de que últimamente hemos incorporado más referencias de esta marca. La verdad es que tengo un cariño especial a esta marca -me transmite una sensación que de alguna forma me embriaga, me inspira, y pienso que tienen un carácter, un aire, que va mucho con el estilo Claudia&Julia.

“El estilo Claudia&Julia”-ahora que lo he escrito me hace gracia. Pero así es y a pesar de la sonrisa es muy serio para nosotros: damos a la tienda un carácter propio, que es la suma del pensar de Jordi y mío, de nuestra forma de hacer, cocinar, la forma en que queremos llevar nuestra vida y la de los niños. Todo ello lo plasmamos a la hora de escoger los materiales y formas de los artículos, los procesos de fabricación de nuestros proveedores, en el tratar a la gente, en… Ponemos cariño a la tienda. Una tienda que, a pesar de ser “actual” por el hecho de ser on-line, tiene todo lo que podemos darle de tradicional, cercana, de calidad y saludable. Y un poco de todo esto lo encontramos también en los artículos de Kitchen Craft. Bueno, un poquito de eso y otras cosas que quiero explicaros; porque me sentiría bien satisfecha con que sólo cojáis una décima parte del cariño que le tengo a sus artículos.

Así que allá voy, a intentar explicar las cualidades y características que hacen de Kitchen Craft una marca a mirar con cariño, y que respira el mismo aire que Claudia&Julia.

Kitchen Craft es una marca muy práctica: muy a menudo la practicidad de sus artículos te dejan con la boca abierta, porqué te dejan pensando cómo no se te había ocurrido antes hacer una cosa que aplican de una forma tan simple. Un buen ejemplo de ello, para que me entendáis, es el estuche para pasteles: gracias a un sellado de silicona se consigue que la tapa quede fijada, de forma que conserva la frescura del pastel mucho mejor, y es ideal para transportarlos.

 

 

Otra característica es la simplicidad ¿Por qué liarte con picadoras eléctricas o mecanismos raros, cuando puede tratarse de una manivela? Viendo todo lo que hacen y cómo lo ejecutan, dejan claro que Kitchen Craft quiere hacer las cosas simples –mucho más fácil para el consumidor de que les guste, de saber usar los utensilios, de limpiarlos…

 

 

El hecho de hacer las cosas simples, hace habitualmente que tenga cosas muy asequibles en precio –otras marcas resultarán mucho más caras al haber ideado sistemas más complejos o añadido extras. Kitchen Craft se mantendrá en la línea de hacer las cosas para lo que son, sin grandes guarniciones para que no resulte más caro de lo que es debido.

Pero a pesar de sus precios ajustados, mantiene altos estándares de calidad –lo podéis ver en sus procesos y materiales, en los que  asegurarán no fallar para que la pieza dure mucho tiempo. Para ejemplificar, en este caso podéis ver el centro de mesa para aperitivos (fabricado en madera de acacia con recipientes de porcelana) o la tabla de cortar quesos (también hecha con madera de acacia y hilo de acero inoxidable).

 

 

Pero una cosa que me chifla de Kitchen Craft es que siempre te presenta cosas que de alguna forma te hacen pensar que son únicas –cosas que querrás tener, cosas que las ves y piensas que al fin has encontrado lo que habías visto en algún sitio especial y no sabías donde buscar, cosas bonitas y, porque no, también de capricho.

Y dar ejemplo de ello es fácil. Sólo tengo que enseñaros el centro con campana de cristal, o la cesta para frutas y verduras. ¿Me diréis que no son un caprichito, un regalo perfecto, algo que queréis tener o algo que sabríais donde ir a buscar? (Permitidme repetir, ahora que vuelvo a ver estas cosas,  ¡Que me chifla lo que hace Kitchen Craft!)

 

 

Y el hecho de tener cosas muy propias, o muy únicas, va también atado al hecho de que es una empresa que está siempre investigando las últimas tendencias. Por ello va sacando novedades que encuentran un mercado abierto a descubrir y probar. Ved por ejemplo el set para preparar conservas, que sacó ya antes de que se popularizara preparar conservas en casa, o el embudo ajustable para conservas y que sigue con las características mencionadas antes –práctico y simple.

 

 

 

Y finalmente algo que no faltará decir que es una empresa familiar. ¡Y ya sabéis que lo familiar nos va! Fue fundada hace largo tiempo –en 1850- en el Reino Unido, y ha ido pasando de padres a hijos desde entonces. Así es una empresa con tradición, y tradicionales son también los diseños que aplican. De seguro habréis visto en los centros enseñados anteriormente un aire clásico, pero también veréis claramente su toque hogareño o tradicional en los moldes que tanto se están popularizando: los moldes para pasteles, así como el de quiche o la bandeja cerámica para el horno.

Estaréis conmigo cuando digo que el diseño es muy acertado para los propósitos de estos artículos, tienen un toque tradicional a la vez que nada pesado, incluso diría que tiene un toque juvenil, y los hace aptos para muchas ocasiones. Lo mismo pasa en los recién incorporados delantales –¡mirad qué toque tradicional más simpático les han dado!

 

¿Qué me decís? Entre la tradicionalidad, la búsqueda de calidad, la familiaridad, el intentar dar un buen precio, la practicidad… ¿No estáis conmigo y pensáis que lo de Kitchen Craft va mucho con Claudia&Julia?

Seguir leyendo »

Cocinar en fondue

Publicado el Sep 09, 2014. 3 comentarios

Muchos de nosotros ya tenemos una fondue en casa. Se ha vuelto un elemento ideal para regalar, y hace mucha ilusión tenerla. Pero también es cierto que hay quien la tiene aparcada y, la verdad, ¡Pienso que es una verdadera pena! La fondue es un utensilio culinario práctico -con el que puedes resolver una comida u cena rápidamente-, es divertido para los comensales, es fácil de preparar y de limpiar -importante, ¿A que sí?- y además por mi experiencia, favorece la comunicación y anima las comidas, ya que es, por así decir, una actividad en grupo, un plato para compartir, que llama a la conversación.

Así que, convencidos de que el uso de la fondue debe generalizarse más, aquí va el consejo que para mi es primordial: sácalo del fondo del armario donde lo tienes guardado, porque debe estar a mano, debe ser un utensilio tan a mano como la sartén u olla que tanto usas. Así la verás, te acordarás de que tienes ese recurso, y la usarás mucho más.

En segundo lugar, ya que a menudo querrás usarla, intenta tener siempre en la nevera quesos especiales para fondue, ¡U chocolate para derretir! O desmelénate un día que no todo es a guión fijo: ¿Por qué no usar nutella, un día? ¿O por qué no hacer chocolate caliente en lugar de chocolate de fundir?

Y por último, ten clarísimo que ¡Hay un montón de comida que puedes usar para sumergir en una fondue! No digas que no tienes nada para hacerla, porque desde hoy ese pensar ya no vale. 

Dicho todo esto, creo que es buen momento para hablar de cómo preparar la fondue. Lo más habitual es hacer fondue de queso o fondue de chocolate. No es tan común, aunque es igual de delicioso y divertido, hacerlas de aceite. Pero vamos paso a paso.

Las fondues de queso se preparan con queso especial para fondue. Lo encontrarás en los supermercados, en refrigerados. Para prepararlo, sólo debes derretir el queso en el cazo de la fondue (eso lo haces en la cocina, de gas, vitro...). Cuando ya está derretido, lo colocas en el soporte de la fondue de vela, con la vela u aceite para fondue encendido para mantener el queso caliente. ¡Y ya está apunto para empezar a sumergir lo que tengas preparado!

Por otro lado, has preparado los alimentos que van a ser la combinación perfecta con el queso. Ya he dicho antes que muchos ingredientes van a valer aquí. Lo que te aconsejo es que lo que tengas pensado lo dejes en la mesa cortado a cuadritos o tiras. La mayoría de cosas se comen totalmente crudas, así la preparación de la mesa es tan rápida como la del queso! 

¿Qué puedes sumergir en el queso? Los clásicos son el pan tostado y las verduras (espárragos, zanahoria, pimientos, ...). Pero como todo es cuestión de probar, puedes descubrir muchas cosas que quedan bien con el queso: nosotros también lo hacemos con judías verdes, champiñones, endivias, jamón serrano, aceitunas... ¡incluso la manzana queda estupenda!

 

 

Un secretillo: para ir variando el sabor del queso, puedes ponerle un poco de pimienta un día, otro día añadirle algo de romero, otro sazonar con otra especie o dejarlo de nuevo sin ningún añadido. Y en cuanto a los ingredientes, variará también el gusto de la fondue si un día son crudos y otro los pasas por la parrilla.

Está luego la de chocolate. El proceso es el mismo que antes: derretir el chocolate en la cocina, para mantenerlo caliente y líquido en la mesa con el calor de la vela. Hay quienes la preparan de postre, yo prefiero hacerlo los fines de semana por la mañana. ¡Así disfrutamos todos de un buen desayuno en familia! Qué sumergir en el chocolate es ya cosa de la imaginación más caprichosa. Desde la fruta más típica (fresas, plátano, manzanas, kiwi, sandía, naranja, ...), a los bizcochos más tiernos, pasando por sequillos, pan tostado, galletas tipo digestive, croissanes... y otras frutas como el melocotón, uvas o frutos rojos.

Las fondues de aceite, básicamente, son para freír los ingredientes. Lo importante es conseguir mantener bien caliente el aceite una vez en la mesa. Aquí, lo habitual es hacerlas de carne y pescado, que bien sumergidas se cuezan los trocitos en 30 segundos. ¿Vas a probar? De nuevo, todo vale. Carne de ternera, lomo de cerdo, atún, salmón... lo que te apetezca cortado en dados, y que tenga consistencia para que aguante dentro del aceite. 

 

 

Ya véis que la fondue admite todo tipo de combinaciones. Unos preferirán unas, otros preferirán otras... pero si en la mesa hay una variedad suficiente de ingredientes, de seguro que todos encontráis la vuestra.

La verdad es que yo disfruto de la fondue. La disfruto comiendo, y también ver que es una forma diferente para que los críos coman verdura y fruta, aparte de que, como he dicho antes, ¡Une mucho a quienes están en la mesa!

Si no tienes ninguna en casa y te apetece comprar una fondue, ¡Tienes muchas para elegir! En casa tenemos la Savoyarde y Bourguignon de Le Creuset. Pesa mucho, pero es que ¡Es una fondue de hierro fundido! Eso también ayuda a retener mejor la temperatura. Y tiene un esmaltado que hace que no absorba la humedad, los colores ni los olores de los alimentos. Se limpia fácilmente -déjala en remojo con agua, y pasado un rato la limpiarás sin dificultad alguna. Es una gozada, y cuando la tienes delante queda claro que es una señora fondue.

 

También está la cerámica, preciosa fondue de Emile Henry, más económica y con un diseño tradicional que nos encanta. Muy ideal para fondues de queso y de chocolate. Aparte de la fondue y tenedores, incluye un libro de recetas, que siempre es divertido de ojear y coger ideas, ¿verdad?

 

 

Una novedad de Le Creuset no hace mucho, fue la fondue mini-cocotte. Es una pieza curiosa, elegante y, por qué no, graciosa. Tened presente que el cazo es una mini-cocotte, así que servirá para acompañar las comidas y cenas, más que poder hacer de la fondue un plato único. Es ideal para regalar, y para iniciarte en el mundo de la fondue si por ahora no tienes claro si vas a usarla. Y claro está que la mini-cocotte la puedes usar diariamente para presentar otras delicias en la mesa.

 

 

No acabaré el post sin antes hablar de la fondue que me tiene el corazón robado: la fondue de Kuhn Rikon: fue diseñada en Suiza y fabricada en Alemania, es de cerámica blanca, y la base es de madera de cerezo y una rejilla de níquel barnizado. Seguramente al ver la foto pensaréis que es bonita. ¡En directo diríais que es una preciosidad!

 

 

Seguir leyendo »

Opinel, navajas y cuchillos de cocina de alta calidad

Publicado el Aug 11, 2014. 0 comentarios

La primera vez que Jordi me trajo un cuchillo Opinel para que lo viera me encantó. Un diseño simple, sobrio, de buen agarre y de una calidad de corte excepcional. A posteriori, descubrí que tras la marca Opinel se esconde una tradición centenaria (Opinel es el apellido de la familia que las creó y las ha estado fabricando), y que hay muchas particularidades que hacen de estas navajas un artículo único y muy respetado. Por todo ello, tengo ganas de compartir algunas de las curiosidades sobre esta marca, ¡bien interesantes creo yo!, que hacen que me guste aún más. 

Tradicionalmente eran navajas de trabajo y para todo, destacaban por su buen corte y forma, y eran una ayuda incluso para Pablo Picasso, quien fue visto usando una para esculpir una escultura. Eran tan populares y la marca ha crecido tanto durante todo este siglo que muchos franceses hoy usan el nombre Opinel para referirse de forma común a las navajas de bolsillo con mango de madera.

Opinel registró su conocido logo, "la mano coronada" ("the crow hand") en 1909, y un tiempo después empezó la producción en masa. Pero una producción que siempre ha destacado por una cosa: la calidad y respeto hacia el medio y los materiales. Opinel se preocupa mucho del origen de la madera y carbón que utiliza para la fabricación de sus cuchillos, algo que como imagináis ¡Nos gusta mucho en Claudia&Julia!

 

 

 Hacia 1955 diseñaron un anillo de seguridad, que supuso una mejora significativa de los cuchillos. Este sistema se mantuvo durante medio siglo, y no fue hasta el 2000 que el sistema de seguridad Virobloc fue modificado para asegurar la seguridad durante el transporte (mientras se encuentra en posición cerrada). 

 

 

Una sorpresa fue para mi descubrir que en1985 Opinel fue reconocido como uno de los mejores objetos diseñados del mundo en el " Victoria and Albert Museum ", ¡junto al Porsche 911 y al reloj de Rolex! Y en 2006 los diseñadores internacionales de  “Phaidon Design Classics” apuntan que el diseño de Opinel es de los más acertados de todos los tiempos.

Pero Opinel no quería quedarse sólo en los bolsillos de los franceses, por lo que exportan a más de 70 países gran parte de su producción. Y por el mismo motivo, y teniendo claro que tienen un corte excelente, pensaron que tenía mucho sentido extender su gama a cuchillos para la cocina. Muy lógico, ¿verdad? Así lo hicieron, y gracias a ello podemos ofrecer cuchillos Opinel en la tienda. 

 En la tienda encontraréis los cuchillos de pan, de chef, de carne y jamonero. Luego están las navajas, tan apreciadas por algunos de nosotros y que me gustaría detallar un poco más (porqué me encantan, porqué pienso que pueden gustaros a muchos, y porqué son también grandes ideas de regalos!).

Está la navaja para ostras y marisco, fabricada en madera de bubinga para resistir la humedad, tiene una hoja de acero inoxidable de 6,5cm afilada sólo por la punta para abrir con facilidad ostras y cualquier tipo de marisco. 

 

 

Luego viene una de mis preferidas: ¡la navaja para setas! Dispone de una hoja fina y curvada con el dorso dentado para retirar la cutícula de las setas, y además su mango de madera de roble dispone de un cepillo de cerdas de jabalí para limpiar la seta de tierra y hierbas. 

 

Y también tenéis el clásico: la navaja con sacacorchosideal para picnics o llevar siempre encima.

 

 

Y hay un par más de productos Opinel que vale la pena tener presentes. El primero es el conjunto de cuchillos con pelador Opinel. Son preciosos, útiles, están en varios colores, y vienen presentados en una caja que invita a convertirlo en regalo. 

 

 

El segundo es el kit Le Petit Chef, para que los niños aprendan a usar correctamente los cuchillos con seguridad, y disfruten en la cocina.Este conjunto está compuesto por un cuchillo de mango de haya y hoja de 10cm con un anillo educativo (para enseñarles a colocar bien los dedos evitando que se deslicen hacia la hoja); también incluye un protector de dedos para sostener los alimentos como los grandes cocineros mientras cortan con toda seguridad; y un pelador para vegetales y hortalizas.

 

Seguir leyendo »

Trucos para conseguir el frito perfecto

Publicado el Jul 15, 2014. 1 comentario

Freír los alimentos se considera popularmente como una opción poco saludable ya que añadimos más aceite a los alimentos que usando otro tipo de cocciones. Hoy vamos a ver que no todo son desventajas y cómo podemos disfrutar de un buen frito.

Freír los alimentos es una opción muy tradicional, con un valor gastronómico que no debemos despreciar. Los alimentos fritos no ganan sólo en sabor sinó que también podemos conseguir una textura muy atractiva e intentar limitar la absorción de aceite en la medida de lo posible.

 

 

El arte de freír (¡porque freír bien es todo un arte!) presenta una gran paradoja: se suele pensar que es mejor freír con poco aceite, para limitar así de alguna forma el aceite que absorberá el alimento.

Nuestra recomendación es freír usando una buena cantidad de aceite, tanto como para que podamos sumergir totalmente el alimento dentro del aceite. La intención es formar la costra lo más rápido posible para sellar los alimentos. Así, conseguimos una buena textura y limitaremos la cantidad de aceite que absorbe el alimento.

Además la costra consigue mantener los nutrientes de los alimentos, por lo que acaban conservando mejor los nutrientes los alimentos fritos que los cocinados con otras técnicas (hirviendo por ejemplo).

Para conseguir formar la costra rápidamente, la clave está en freír con el aceite muy caliente. Si usamos poco aceite, éste se enfría en contacto con los alimentos por lo que el proceso de formación de la costra tarda mucho más en formarse, y el alimento absorbe aceite y pierde nutrientes.

Por este motivo es importante sumergir totalmente el alimento y no freír muchas piezas a la vez. Cuanto más alimentos pongamos en el aceite, más reduciremos la temperatura de cocción. Conviene encontrar un equilibrio entre la cantidad de aceite que usamos y los alimentos que podemos poner a la vez.

También es importante usar un buen aceite de oliva virgen (aguanta mejor la temperatura que el de girasol) y nunca dejar que supere los 190ºC ya que no queremos quemarlo. Podemos reutilizar el aceite pero conviene separar el que usamos para el pescado y el que usamos para la carne. El aceite coge mucho aroma, y se impregnará en los alimentos. Esto en sí no es malo del todo, ya que puede realzar los sabores si sabemos aprovecharlo a nuestro favor. Muy importante siempre es dejar los restos de alimentos en la sartén cuando reciclemos el aceite.

Para freír es muy aconsejable usar sartenes de hierro, y no con antiadherente. El motivo es que las elevadas temperaturas que requerimos para freír pueden dañar tanto la sartén cómo el antiadherente (malo para la sartén y para nuestra salud). Una sartén de hierro no lleva ningún recubrimiento y es gruesa y robusta por lo que aguantará sin problemas las altas temperaturas.

La sartén que encuentro ideal para freír y la que siempre recomiendo es la sartén alta de De Buyer, que es suficientemente alta como para sumergir los alimentos. Además seguirá siendo válido usarla para dorar carne, saltear vegetales o darle el uso habitual de cualquier sartén de hierro.

 

 

Otra alternativa que me gusta mucho es usar un cazo de hierro fundido como el de Le Creuset, e ir sumergiendo los alimentos uno a uno.

Siguiendo estas pequeñas pautas conseguiréis un buen frito. Recordad que lo más importante es sellar el alimento, así que es vital que el alimento se fría rápido en abundante aceite caliente. Podéis secarlo además al finalizar con un poco de papel de cocina.

Os dejo para acabar con un truco para reutilizar los restos de comida del aceite o el propio aceite cuando nos queramos deshacer de él: podemos ir poniendo restos de comida y aceite usado en un recipiente (un bote de cristal) junto con los papeles de cocina empapados y otros papeles o cartones que vamos reciclando en la cocina (el cartón mismo del rollo de papel finalizado). Este bote nos va a venir muy bien para ir sacando restos y papeles empapados y usarlos para encender la chimenea o la estufa de leña en invierno. ¡Ya sabéis que me encanta reciclar!

Seguir leyendo »

La mesa del pecado

Publicado el May 13, 2014. 2 comentarios

Hace unos días os anuncié que ya teníamos disponible en nuestra tienda el libro La mesa del pecado. Es un libro fantástico que viene de la mano de ocho gastroblogueras algunas de las cuales son colaboradoras habituales de este blog y grandes amigas de Claudia&Julia.

Las autoras de esta genialidad editorial son:

Miriam García del blog El invitado de inviernoMiguel Ángel Roque de Pimientos VerdesPatricia Sánchez de Dime que es viernesRaquel Carmona de Los TragaldabasLuisa Morón de Cocinando con mi CarmelaPatricia García de Sabores y MomentosMargot Serrano de Margot, Cosas de la Vida y Pamela Rodríguez de Uno de Dos.

El hilo conductor de La mesa del pecado son los siete pecados capitales. Se muestran varias recetas, cada una de ellas interpretando un pecado. 

 


Como contrapunto, encontramos las siete virtudes traducidas por otro protagonista, que elabora las recetas como penitencia a las que se muestran primeramente.

Cada receta contiene una ficha técnica con sugerencias de maridaje, un tipo de vino recomendado para que la experiencia del propio pecado sea completa, gracias al reconocido sumiller Esteve Esteve, del Restaurante Ca L’Esteve, de Castellbisbal en Barcelona.

 

¡Una tentación que no pudimos resistir! Cuando tuvimos noticia que estas grandes figuras de la esfera gastrobloguera editaban un libro, nos apresuramos para poder ofrecerlo en Claudia&Julia.

No tengo ninguna duda que este libro va a ser todo un éxito. Tan sólo abrir la primera página se nota la ilusión y el esfuerzo depositado en este proyecto. 

¡Felicidades chicas por este genial trabajo!

Seguir leyendo »

El placer de elaborar yogures caseros

Publicado el Apr 08, 2014. 3 comentarios

Un yogur tiene una gran cantidad de beneficios para nuestra salud. Es un alimento del cual no puedo prescindir. Siempre que puedo, preparo yogures caseros. Una de las principales razones es porque sé qué ingredientes uso y la preparación es súper natural. 

Se preparan de manera muy sencilla y rápida. Incluso podéis hacerlos con vuestros hijos y así pasar un buen rato juntos en la cocina. Para mí, una de las principales razones por las que intento cocinar de la manera más natural, es porque quiero cuidar a mi familia y ofrecerles lo mejor. ¡No sabéis la satisfacción que me provoca!

Para elaborar yogur, lo primero que se necesita es leche y bacterias lácticas.

Todos los beneficios de la leche se concentran en un yogur. Es una gran fuente de calcio y ayuda a mantener los músculos y los huesos en buen estado.

Como bien sabéis, siempre intento ser creativa y pruebo de elaborar diferentes variedades de yogures. Mezclo diferentes sabores, texturas...

Foto: Yogures y postres caseros  

Además, elaborando yogures caseros me ahorro un dinerillo: un yogur hecho en casa me cuesta menos dinero que comprar uno en la tienda.

No tengo excusas para no prepararlos ;)

La manera más práctica para preparar los yogures es con la yogurtera Tefal Multidelices. Con ella puedo preparar yogures, queso fresco y otros postres naturales con mucha facilidad. Cuenta con tres funciones a diferentes temperaturas que, combinadas con el período de tiempo adecuado, me ayudan a obtener deliciosos resultados de manera automática.

 

Foto: Tefal Multi Delices

Incluye seis tarros de cristal (150ml), seis escurridores para hacer queso fresco y seis tapas. Los tarros pueden guardarse en la nevera y lavarse en el lavavajillas.

Además, incluye un libro de recetas con el que puedo preparar infinidad de postres. ¡Sin duda, las prepararía todas!

Es una maravilla. Tiene muchas posibilidades y cada vez que la uso estoy muy contenta con su rendimiento y sus resultados. Toda mi familia está encantada con los postres que preparamos. 

¿Conocías este producto? ¿Preparáis yogures o quesos en casa? 

Seguir leyendo »

Quiche. Origen y cómo se prepara

Publicado el Apr 02, 2014. 2 comentarios

Seguro que muchos de vosotros habéis cocinado quiches. Una quiche es una tarta salada procedente de la cocina francesa. La receta original nació en la región de Lorena, en el noroeste de Francia. De ahí su nombre: ‘Quiche Lorraine’.

Su preparación es a base de huevos batidos y crema de leche, mezclada con verduras cortadas y añadiéndole jamón o bacon. Se rellena en un molde con masa quebrada y se cocina al horno. 

Hay muchísimas variantes de la quiche y existen cantidad de recetas para todos los gustos y paladares. A mí me encanta abrir la nevera y empezar a improvisar. ¡Cada quiche es un nuevo descubrimiento!

Es un plato estupendo para variar un poco de nuestra rutina de recetas y cenar de una manera informal. Es muy muy rápido de preparar y puedes sorprender a tus invitados con una receta adaptada al encuentro. Por ejemplo, si sabes que tus amigas adoran las verduritas al horno, puedes preparar una quiché mediterránea y ¡las vas a dejar con la boca abierta!

Yo incluso preparo muchas veces quiches de jamón y queso para la merienda de los peques o para que se lo lleven para comer cuando van de excursión. Es un buen sustituto de los típicos bocadillos que y ellos están encantados.

Para preparar quiches en un plis pas uso este molde de Emile Henry. Está fabricado en cerámica vitrificada, resistente a cortes y el calor se reparte lenta y uniformemente cociendo perfectamente la masa. 

La mayoría de veces, presento la quiche directamente a la mesa en el molde manteniéndola caliente por más tiempo.

¡Este molde es tan bonito que no hace falta desmoldar la tarta!  Además, es apto para horno, microondas y lavavajillas.

                                                                           Foto: Molde de Emile Henry

El otro día cociné una quiche de beicon y manzana acompañada por unos brotes de canónigos. ¿El resultado?

Una mezcla con toque ácido y dulce que combina muy bien con el beicon bien tostado y el huevo. ¡Sólo con leerlo ya tengo ganas de volverla hacer! La receta la encontré en el blog de ‘Directo al Paladar’ y tengo que decir que el resultado fue todo un éxito. La comparto para que os animéis a probarla. ¡No tengo ninguna duda, os va a gustar mucho! Os puede salvar en más de alguna ocasión cuando os salga una cena inesperada, no sepáis qué cocinar y os puedo asegurar que no vais a dejar indiferente a nadie. 

 

 

                                                                          Foto: Blog de 'Directo al Paladar'

¿Tenéis alguna receta de quiche que os gustaría compartir? ¡Ya sabéis que adoro conocer nuevas maneras de preparar e innovar en la cocina! Espero que me contéis cómo preparáis vuestra quiche “estrella”.

 

 

Fuentes: Blog de 'Directo al Paladar' y las buenas opiniones de mis amigas cuando cocino alguna quiche ;)

 

Seguir leyendo »

Crème Brûlée. Origen y receta

Publicado el Mar 26, 2014. 0 comentarios

 

Crème Brûlée, Trinity Cream, leche quemada, crema quemada o crema catalana, este postre cremoso es uno de los que me encanta preparar. Me trae muy buenos recuerdos de cuando era pequeña. Mi abuela preparaba crema para tomar de postre siempre que iba a visitarla. Cuando abría la puerta corría a preguntarle si me había preparado un poco. Me encantaba y sigue siendo uno de mis postres favoritos.
Consiste en una crema pastelera con la parte superior cubierta de azúcar quemado, formando así una capa de caramelo. 
La historia de este delicioso postre es un poco ambigua. Hay algunos que opinan que proviene de la cocina inglesa y que actualmente se conoce por crème brûlée por su popularidad en Francia. 
Hay otros que comentan que es una adaptación francesa de la crema catalana porqué se preparaba en la Cataluña francesa. 
En Inglaterra este postre se denomina Trinity Cream porqué está relacionado con el Trinity College de Cambridge, donde se sirve la crema con las armas heráldicas del colegio imprimidas en el caramelo.
La elaboración de la crema es muy sencilla y rápida, además los ingredientes para prepararla son fáciles de tener en casa: huevos, azúcar, nata líquida y un poco de vainilla. ¡Con esta combinación se obtiene un postre o una merienda ideal! 
Se presenta en recipientes individuales. Yo tengo este conjunto de Emile Henry que me parece una auténtica cucada. Son de diferentes colores, muy divertidos para darle un toque final muy bonito a la crema. Este conjunto incluye un quemador tipo soplete para facilitarnos la tarea de quemar. 

 

                                                   Foto: Conjunto crème brûlée de Emile Henry

 

También uso los recipientes para otras recetas ya que se pueden utilizar en el horno o el microondas. Ya sea una crema con foie o un crumble de tomate... todo lo que cocino con estos recipientes queda chulísimo.  

Y como ya me conocéis, siempre intento dar un paso más e innovar en la cocina. ¿Qué os parece una Crème Brûlée al café y chocolate negro? Sólo con leerlo se os ha hecho la boca agua ¿verdad? Voy a daros la solución a vuestras ganas de probar esta delicia. En la página de Emile Henry podéis encontrar esta receta. ¡Os aseguro que os va encantar!

 

                                

¡Espero haber sido útil con mi información sobre este fantástico postre y deseo que lo preparéis con tanta ilusión como yo! ¿Sabéis alguna curiosidad más relacionada con este postre que os gustaría compartir? ¡Me encantaría conocerlas! 

 

Fuente: Página web de Emile Henry y la experiencia de mi queridísima abuela.

Seguir leyendo »

Qué es un tajine y qué se prepara en él

Publicado el Mar 19, 2014. 0 comentarios

Siento cierta debilidad por conseguir sabores nuevos y experimentar sensaciones diferentes cada vez que cocino una receta. Si estos platos se cocinan de manera especial, mi satisfacción es completa.

Hoy quiero enseñaros lo mucho que disfruto cocinando en un tajine. La cocina en tajine es típica de Marruecos y otros países del Magreb. Es un recipiente que se compone por un plato hondo y una tapa que tiene forma de cono. Cocinar en tajine es sencillo y muy cómodo. Su método de cocción es saludable y muy rico en sabores. Cocino recetas a un ritmo pausado, dejando que el sabor y el jugo de los ingredientes de la receta, se vayan fusionando poquito a poco. Todo un espectáculo.

                                                                                                                            Foto: Tajine Le Creuset

 

El diseño cónico de la tapa cerámica conserva la humedad y el calor en su interior, así, los alimentos permanecen jugosos durante el largo tiempo de cocción con muy poca agua. 

A medida que el vapor se produce en la parte baja del tajine, se conserva en toda la tapa y va goteando sobre los alimentos durante toda la cocción. La base de hierro fundido se puede usar también como una sola bandeja para asar y servir.

Es una gozada poder guisar en un tajine. Me gusta tanto hacerlo, que tengo dos: un tajine de Le Creuset y otro tajine de Emile Henry.

Me encantan los dos y en ellos preparo auténticas e impresionantes tajines Marroquíes. El resultado no puede ser mejor: platos ricos y aromáticos. Las tajines; el guiso que se prepara en él tiene el mismo nombre que el recipiente con el que se cocina, se caracterizan por la combinación de carnes (cordero, vaca, pollo), de verduras dulces (zanahorias, tomates, berenjenas) y de frutas o cítricos (limón, dátiles, naranjas). La suma de estos ingredientes confiere un dulzor natural a muchos platos.

 

                                                                                                                Foto: Tajine Emile Henry

 

Tiene una presentación en mesa muy atractiva y mantiene los alimentos calientes durante mucho tiempo. 

¿Habéis probado alguna vez de cocinar en tajine? ¿Os animáis?

Os dejo una receta que podéis estrenaros y preparar una deliciosa tajine que va a dejaros boquieabiertos: una tajine de cordero con ciruelas, ¡toda una delicia!

¡Espero vuestros comentarios sobre este maravilloso utensilio!

Seguir leyendo »

Cómo hacer mantequilla casera

Publicado el Mar 11, 2014. 1 comentario

Siempre que tengo ocasión, intento preparar de la manera más casera todas mis recetas. Esto también comporta que los ingredientes que utilizo también sean naturales y de buena calidad. Ya os hablé de cómo elaboro la carne picada y hoy quería contaros cómo hago mantequilla casera.

La mantequilla es una auténtica delicia. Está presente en muchas de las recetas que se cocinan a menudo. Es un ingrediente que debe ser de calidad y prefiero que sea 100% natural. La grandísima Julia Child, como buena cocinera francesa usa casi siempre mantequilla para cocinar la mayoría de sus recetas. 

Para fabricarla, tengo una máquina para hacer mantequilla, un utensilio que es una maravilla y obtengo de modo muy fácil y tradicional mantequilla hecha en casa.

                                                            Foto: Máquina para hacer mantequilla

 

Sólo se tiene que añadir nata (la podemos hacer hirviendo leche cruda o comprarla en nuestra tienda de confianza) y girar la manivela hasta que se vaya formando la mantequilla (de 3 a 8 minutos). Una vez la manivela notes que se endurece, es que la mantequilla ya está lista. 

Sólo queda verter el contenido en un colador para separar el suero de la mantequilla, y poner éste bajo el grifo para lavar los restos del suero de la mantequilla con agua fresca.

Finalmente añado un poco de sal, y en algunas ocasiones, pruebo con otros condimentos como pimienta, ajo seco, albahaca, tomillo, aceitunas, trufas, etc. Siempre intento sorprender a mis invitados y ofrecer en una cena un variado de tostadas con mantequillas de sabores ¡es una apuesta segura! ¡a todo el mundo le encanta! 

En la última cena con mis amigos elaboré mantequilla con romero y flores, una receta del El blog La Cocina de Babel. Era la primera vez que la preparaba pero eso no fue un incoveniente: quedé alucinada con el sabor y el efecto final de la mantequilla. ¡Una delicia!

 

                                        Foto: Mantequilla con romero y flores de El blog La Cocina de Babel

El resultado que se obtiene es genial, la textura es impresionante y un sabor indescriptible. La mantequilla untada sobre una tostada junto una buena conversación, es una combinación perfecta.

Realmente elaborar mantequilla con esta máquina es una tarea muy sencilla a la vez que práctica que os dará un toque más natural y sabroso a todas vuestras recetas. Probadlo y veréis qué diferencia. Me da mucha satisfacción conocer con exactitud qué componentes tienen los ingredientes con los que cocino. Tranquiliza tener conciencia de qué estás comiendo. 

¿Usáis a menudo la mantequilla? ¿Elaboráis ingredientes en casa? Me ilusiona conocer vuestras experiencias. ¡Siempre es bueno aprender nuevos trucos!

 

 

máquina para hacer mantequilla Seguir leyendo »

Cómo sacar partido a la picadora de carne

Publicado el Feb 26, 2014. 1 comentario

Como buena enamorada de la cocina tradicional y saludable, no puede faltar en mi cocina una picadora de carne. Con ese fantástico utensilio hago carne para mis sofritos, albóndigas, pasteles de carne, relleno para empanadas, salchichas, filetes tártaros y hamburguesas. 

Me gusta picar la carne en casa añadiendo a la mezcla el tipo de carne qué más me apetezca y en la cantidad que me interesa. Casi siempre le añado algunos de mis ingredientes favoritos como ajo, pimienta, canela, clavo, setas, vino, etc. para dar otro sabor a mis recetas y dar un toque de originalidad a cada preparación. ¿Y sabéis qué? ¡Que todo sabe mucho mejor si lo preparo en casa!

Normalmente uso la picadora de carne manual de Kitchen Kraft. Es ideal para preparar carne picada, hamburguesas o salchichas. Está fabricada en hierro fundido. Es muy fácil de fijar con gran seguridad a una superficie, y muy cómoda para trabajar. Incluye tres discos de picar de diferentes tamaños y un accesorio para preparar salchichas. Es muy fácil preparlas, incluso si queréis que vuestros hijos os ayuden a cocinar, es una propuesta divertida para que os ayuden en la cocina. ¡Veréis como les va a gustar ser vuestros pinches! 

 

Foto: Picadora de carne manual de Kitchen Kraft

En algunas ocasiones, debo picar grandes cantidades de carne. Por eso tengo guardada en un sitio privilegiado de mi armario, la picadora de carne Moulinex

Esta picadora tiene un motor de alto rendimiento que me ayuda a picar de manera muy rápida. Su uso es muy sencillo y transportarla no cuesta nada. Confío mucho en esta marca, porque siempre me ofrece resultados muy satisfactorios. Cuando tengo tiempo, pico cantidades bastante grandes y luego congelo la carne en raciones. Cuando me apetece un sofrito para los espaguetis o hacer un relleno de empanadas, ya tengo a mano mis raciones en el congelador. ¡Me parece un truco súper práctico!

 

 

Foto: Picadora de carne Moulinex

 

Otra idea para sacar partido a la picadora es preparando otro plato: cuando me sobra comida o parte de una preparación: lo trituro y ¡et voilà!, obtengo otro plato totalmente diferente.

¿y vosotr@s compráis la carne ya picada? ¿Tenéis alguna receta estrella? ¿Algún truquito que deba saber? 

¡Ya sabéis que me encanta compartir mi experiencia pero también aprender de vosotros! :)

Seguir leyendo »

El arte de preparar un buen té

Publicado el Feb 12, 2014. 0 comentarios

En días como los que tenemos últimamente de frío o lluvia, no hay nada que me apetezca más que tomarme una taza de té.

Es una gozada: poner la tetera en el fuego, tener a punto mi taza favorita y sentarme en el sofá esperando a oír el característico e inconfundible silbido que anuncia que el agua está lista para poder prepararme mi té o mi infusión preferida. 

El té es la segunda bebida más consumida del mundo. Tiene una gran cantidad de beneficios para la salud. A mi me ayuda a relajarme y a tener mi momento de tranquilidad en casa o después de una comida muy copiosa, el té me ayuda a tener una digestión más ligera.

Para disfrutar plenamente de un té o una infusión, lo mejor es usar una tetera. El material con el qué están fabricadas como el acero esmaltado o inoxidable, ayuda a repartir el calor de manera rápida y efectiva y nuestro té o infusión estará lista en nada. 

Muchos os preguntaréis qué cantidad debemos usar para obtener un buen té. Esto depende un poco del tipo de hoja, pero debéis tener en cuenta que las hojas deben quedar sueltas en el recipiente con el que preparemos la infusión. Es decir, tienen que ocupar el recipiente pero no abarrotarlo. De esta manera, desprenderán todo su aroma. Además, el agua con la que lo preparemos, a poder ser, debe ser fresca, porqué protege más el aroma de las hojas.

La mayoría de las veces, el agua debe hervir. La temperatura del agua puede variar según el tipo de té. Para hacer preparar uno cómodamente y aprovechar al máximo sus propiedades utilizo la Tetera Zen de Le Creuset. Es una preciosidad, a parte de ser súper práctica. Es de acero y tiene una asa para poder servir fácilmente mi infusión.

Le Creuset también tiene otras teteras, como la Tea Time. Es de acero inoxidable, con un diseño muy cuidado que hacen que preparar un té sea todo un arte. 

                                                                     Tetera Tea Time de Le Creuset

 

 

Una de las teteras más tradicionales de Le Creuset es la Demi. Fabricada en acero esmaltado, que conduce muy rápidamente el calor y consigue que mi infusión esté lista en nada.

Sin duda, todas las teteras que os he enseñado son preciosas. ¿Sabéis lo curioso que es que silben cuando el agua está lista? ¡Me encanta! Las tengo expuestas en la cocina porque quedan tan bonitas... 

Ahora ya lo sabéis, para prepararos un té con la seguridad que va tener todo su aroma y el máximo sabor, sin perder demasiado tiempo, las teteras Le Creuset son una apuesta muy segura. 

                                                                             Teteras Le Creuset

 

Cuando tengáis un mal día, mucho estrés por el trabajo o estéis agobiados un buen remedio es colocar la tetera sobre los fogones, escoger la infusión o el té que más os apetezca y disfrutar de una buena taza calentita mientras os relajáis en el sofá, mirando vuestra serie favorita o leyendo un libro. ¿Puede haber algo mejor para dejar atrás un mal día o entrar en calor durante un día de invierno? A mí me va de fábula y es el mejor remedio para jefes fastidiosos o días grises...

¿Acostumbráis a tomar té u otras infusiones? ¿Usáis teteras para prepararlo? ¡Quiero saber vuestros gustos o vuestras costumbres!

Seguir leyendo »

Consejos para congelar tus guisos

Publicado el Jan 22, 2014. 2 comentarios

Adoro cocinar con mi cocotte y con mi cazuela. Disfruto en la cocina preparando guisos y estofados para mi familia y mis amigos. Me emociono cada vez que pruebo recetas nuevas. Pero no siempre acierto con las medidas y algunas veces cocino para 30 en vez de para 4. 

Os doy algunos truquitos para congelar vuestros guisados sin dejar de perder su textura, su sabor y sus propiedades. Vamos, que cuándo los descongeléis parezca que los acabéis de sacar de los fogones.

 

Un detalle que debemos tener en cuenta: cuando pongáis vuestro guiso en el congelador, no debe llevar patata incorporada. El problema de congelar patatas guisadas es que las patatas, una vez congeladas, pierden textura y se convierten en arenosas.  No digo que los platos que lleven patata no se puedan meter en el congelador. No os preocupéis, si vuestra receta tiene patatas, el día que lo recalentéis,  añadís las patatas cortadas y dejáis que se cuezan a fuego lento. 

Para congelar un guiso con garantía también es importante que no hayáis espesado la salsa con féculas ni espesantes tipo harina de maíz, pasaría lo mismo que con las patatas y quedaría pastoso. ¿Y qué hago para obtener una salsa espesa? Añado más verdura al sofrito y parte de ella, la trituro añadiéndola de nuevo a la olla. 

Otra solución para espesar la salsa tras la congelación es hacerlo con espesantes exprés, estos se deshacen en caliente y no forman grumos, así mientras que recalentáis el guiso, obtenéis una salsa con la textura deseada. 

Por último y no menos importante: todos los guisos para congelar, tanto de carne como de pescado, necesitan siempre ser descongelados en la nevera de un día para otro ya qué la carne, el pescado y las verduras son fuentes de contaminación microbiana.

Con estos consejos prácticos podréis conservar vuestros estofados, y no los desaprovecharéis. Además, no estaréis comiendo el mismo plato durante 4 días seguidos por miedo a qué se estropee.

También, conociendo la técnica más adecuada y efectiva para congelar platos guisados, podéis aprovechar el día que tengáis tiempo para echar horas en la cocina, cocinar vuestras mejores recetas para después poder disfrutarlas cualquier otro día que no dispongáis de tanto tiempo para guisar. Yo lo hago siempre que puedo. Con esta costumbre he salvado muchas cenas inesperadas y me he dado algún que otro capricho después de un día duro de trabajo. ¡Os lo recomiendo!

¿Qué tal si empezáis con este delicioso e irresistible guiso de ternera? Lo podéis cocinar tanto en la cocotte de hierro cómo en la cazuela de cerámica. 

 

Fuente: Mi experencia, la página web de Le Creuset y el blog de Directo al Paladar

 

 

 

Seguir leyendo »

¿Para qué sirve deshidratar los alimentos?

Publicado el Jan 15, 2014. 8 comentarios

¿Os he explicado alguna vez cómo pico de manera saludable entre horas? Un día descubrí los alimentos deshidratados y desde entonces no he vuelto a pecar más. ¡Es una salvación para mis momentos de tentación!

Seguro que muchos de vosotros habréis oído hablar sobre los alimentos deshidratados, los habréis comprado o incluso los habréis usado en alguna de vuestras recetas.

Ahora bien, ¿sabéis cómo se deshidratan los alimentos? ¿Qué ventajas tiene? En definitiva, ¿Para qué se deshidratan los alimentos? A continuación os daremos alguna información que os despejará algunas dudas sobre esta técnica.

La deshidratación es una forma de conservar los alimentos mediante su extracción de agua. Es una técnica que se usa desde hace mucho años y que se aplica a toda clase de alimentos (fruta, verdura, carne, pescado, purés, setas, especias...), sería el equivalente a la técnica de dejar secar al sol, que se practicaba cuando no había neveras o congeladores.

Podemos secar al sol nuestros alimentos, pero puede ser peligroso ya que la exposición a diferentes temperaturas y el ambiente donde sequemos, pueden estropear nuestras conservas.

 

 

La mejor manera para obtener conservas de primera de una manera estable y controlando el tiempo y la temperatura es con un deshidratador. Yo tengo en casa el que tenemos en Claudia&Julia y es fabuloso. Un aparato muy práctico y sencillo de usar. Su funcionamiento se basa en la generación de calor en la parte inferior que asciende y penetra por los agujeros de las bandejas que se apilan y en las que se encuentran los alimentos.

Una vez deshidratados los alimentos, deben guardarse en tarros, en bolsas o submergidos en aceites aromatizados apuntando la fecha en que los deshidratamos. Os sorprendería lo bien que se conservan, pueden mantenerse en magníficas condiciones meses e incluso años sin perder las propiedades nutricionales.

Si uno de tus buenos propósitos para este 2014 es mejorar tu alimentación, conservar los alimentos puede ayudarte mucho. ¡Además el proceso es muy sencillo! Sólo tienes que cortar en trocitos las frutas o verduras, meternos en el deshidratador y dejar que él haga el resto. ¿Fácil eh? 

 

 

La importancia de la deshidratación de alimentos ya ha quedado patente en lo que hemos comentado hasta el momento, es una técnica hasta ahora un poco olvidada pero que está cogiendo mucha fuerza últimamente gracias a que la gente empieza a concienciarse de que hay que mejorar la alimentación. Y con lo caros que están los snacks saludables, los métodos de producción caseros estoy segura que resurgirán con fuerza. Podéis hacer vuestros propios snacks saludables y llevarlos a la oficina. Ocupan poco espacio, no manchan y están deliciosos. Os recomiendo que lo probéis.

Además de ser una excelente alternativa nutricional, la verdad es que me encantan las conservas y más si conozco el origen del producto. A veces me encierro en la cocina toda una tarde a preparar los tarros. Me relaja. Además no me gusta tirar la comida y menos cuando me traen una caja de fruta o verdura y veo que se me va a estropear (una tiene sus contactos ;)

Si queréis guardar alimentos de temporada que se van a estropear, como la fruta o las verduras, esta es una técnica que os va a resultar ideal.

¿A vuestros hijos no les gusta mucho comer fruta o les cuesta acabársela? Podéis hacer pequeñas golosinas de fruta deshidratada. Veréis cómo les encanta, además de ser un snack súper saludable, su sabor es dulcísimo. 

¿Y en las recetas? ¿qué papel juegan? Podemos usar los alimentos deshidratados para guisos, sopas o salsas o podemos rehidratarlos submergiéndoles en agua durante algunas horas. También, a la hora de conservarlos, podéis añadir especias a vuestra preparación para darle un toque diferente. ¿Y sabéis qué es lo mejor de todo? al conservar los alimentos los sabores se intesifican. ¡Toda una experiencia!

¿Se os han ablandado las galletas? Un truquito: Ponedlas en el deshidratador y devolveréis su textura crujiente. 

¿Tenéis costumbre de conservar algunos alimentos? ¿Usáis alimentos deshidratados para vuestras recetas? ¡Espero que me contéis vuestras experiencias!

 

Fuentes: Mi propia experiencia y el blog de Gastronomía&Cía

Seguir leyendo »

¿Qué sartén debo comprar?

Publicado el May 24, 2013. 30 comentarios

Hace unos días me llamó una amiga y me comentó que estaba mirando mi web, ya que quería una sartén pero no sabía qué sartén comprar. Me contaba que quería una sartén "normal" y que en nuestra web eran muy caras.

 

 

Le expliqué por encima los distintos tipos de sartenes que tenemos en la web y cuál le podría venir bien, pero también le expliqué mi punto de vista sobre las sartenes "baratas". Hay muchas sartenes en el mercado con precios muy atractivos pero de muy baja calidad. Son sartenes que te funcionan bien al principio pero con el uso van perdiendo antiadherente, color del esmaltado e incluso llegan a perder la forma. Algunas ni siquiera aguantan un par de años en la cocina.

Teniendo las mejores sartenes del mercado que duran diez, quince años o incluso que son para toda la vida, las sartenes que duran poco tiempo ya no salen tan a cuenta. Además la sartén es un utensilio que usamos a diario, por lo que es importante que estemos a gusto con ella, que nos trasmita confianza y sensación de calidad. Si optamos por sartenes económicas acabaremos cambiándolas a menudo, ya no saldrá tan a cuenta y, lo que es peor, cocinaremos toda la vida con utensilios de baja calidad que a los pocos meses ya no funcionan como el primer día.

También es importante tener en cuenta que las sartenes "normales" con teflón pueden contener una sustancia que puede llegar a ser perjudicial para la salud. Se trata del ácido perfluorooctanoico (PFOA), que puede transmitirse a los alimentos bien por alcanzar altas temperaturas o bien por desprenderse partículas de la propia capa de teflón. Esto ha provocado un cambio de hábitos de consumo y mucha gente preocupada por su salud (y sobretodo la de su familia) busca nuevas alternativas (cerámica) o vuelve a las sartenes tradicionales (acero o hierro).

Nosotros hemos apostado en nuestra web por las sartenes tradicionales: La sarten de hierro colado (Le Creuset) y la sartén de hierro Mineral De Buyer. Esta última es una sarten francesa fabricada con hierro natural sin productos ni recubrimientos químicos: sólo lleva una capa de cera de abeja natural que le ayuda a alcanzar una superficie antiadherente de manera natural.

Recuerdo una de las primeras clientas de la web que me llamó y me comentó que su familia estaba sorprendida con los huevos y las patatas fritas que había hecho con la sartén de hierro. Realmente con estas sartenes conseguimos recuperamos la cocina de toda la vida, le dan un sabor a los alimentos impresionante. Además no son nada caras -la de 20cm la tenemos en oferta a 19,90 euros- y son sartenes que, bien mantenidas, duran toda la vida. Son aptas para todas las fuentes de calor, incluida la inducción.

 

 

Mi consejo es tener como mínimo una sartén de hierro para freir o para cocinar carne; pero también se hace imprescindible tener una sartén antiadherente para cocciones más suaves o delicadas. Es la sartén "normal" que me pedía mi amiga, la que no requiere mantenimiento y no se pega a los alimentos. Aquí mi opinión es contundente: si hablamos de sartenes antiadherentes no hay nada mejor que Le Creuset.

La sartén antiadherente Le Creuset está fabricada en aluminio forjado con mangos de acero inoxidable. Su capa antiadherente (interna y externa) es ultra-resistente y no contiene PFOA. Es una sartén muy ligera y sólo con tenerla en las manos nos transmite una sensación de calidad excepcional. De hecho, Le Creuset ofrece garantía de por vida ya que ha hecho ensayos en laboratorios independientes que han demostrado que resiste dos usos diarios durante 109 años. Hay muchas sartenes antiadherentes más baratas pero os aseguro que no hay mejor sartén y ninguna ofrece garantía de por vida. Mi amiga está entusiasmada con ella :)

 

Seguir leyendo »