Recetas tradicionales y saludables



Tajine Le Creuset: Opinión y recetas

Publicado el May 24, 2016. 6 comentarios

recetas con tajine le creuset

El tajine -o tagine, según donde lo busquéis-, no es sólo un utensilio que nos evoca a la cocina de cocción lenta y elaborados aromas, sino que es también símbolo del amor por la cocina, del disfrutar comiendo y de compartir con amigos y familia las recetas cocinadas con mucho cariño.

Seguir leyendo »

Tajine de boquerones

Publicado el Apr 24, 2015. 8 comentarios

Carmen, autora de Yerbabuena en la Cocina, nos transporta hoy al mundo de las especies y la cocción lenta. Lo hace con sus recuerdos y con la receta que hoy nos presenta, preparada en tajine. Estoy convencida que la facilidad y sabor de esta receta os cautivará!

 

 

Hace unos años tuve la suerte de viajar a Marrakech, todavía conservo en mi memoria los colores tan intensos, el olor a especias, y la sensación de vida de aquella ciudad.
Todo Marrakech gira en torno a la plaza Yamaa el Fna, durante el día se llena de gente de lo más variopinta, desde encantadores de serpientes o adiestradores de monos, pasando por dentistas, contadores de cuentos, vendedores de los más dulces zumos de fruta y de los más ricos frutos secos, etc. De noche la plaza se transforma, de repente se llena de color con las miles de lucecitas y cientos puestos de comida inundan Yamaa el Fna, llenando cada rincón con multitud de olores. ¡Realmente todo un espectáculo!

El tajine es un plato tradicional de la cocina del norte de África en especial de Marruecos, Túnez y Argelia, se prepara en un recipiente poco hondo de barro cocido y barnizado cuya tapa cónica, hace que se mantenga el calor y el vapor durante y después de la cocción, ya al condensarse éste en la parte superior de la tapa, cae de nuevo en forma de agua sobre los alimentos, evitando de ésta manera que se resequen y aportando todo su sabor al cocinarse con sus propios jugos.

Existen gran variedad de tajines, tanto de carnes como los de cordero, pollo, ternera, como de pescados, siendo los más habituales los tajine de sardinas o boquerones, o los de verduras. Dependiendo de cada uno se condimentan distintos ingredientes, tanto dulces como salados, miel, frutos secos y especias.

Los tajines de pescado se suelen condimentar con un marinado llamado Chermoula cuyos ingredientes son el cilantro, perejil, ajo, pimienta negra, comino, pimentón, zumo de limón y aceite de oliva. Como imagináis toda una sensación de sabores en un bocado.

Además si como yo, os decidís por ésta tajine de Emile Henry, estaréis apostando no solo por la mejor y más sabrosa de las cocciones, además lo haréis por la manera más saludable y elegante posible gracias al diseño, color y esmaltado. ¡Todo un capricho al alcance de cualquiera!

¡Vamos a por la receta!

 

 

 

Ingredientes

• 1 Kg. Boquerones limpios y quitada la espina central
• 4 Tomates rallados
• ½ Pimiento rojo
• 4 Dientes de ajo machacados
• ½ Cucharadita de pimentón
• ½ Cucharadita de pimienta negra
• ½ Cucharadita de comino molido
• El zumo de medio limón, otro medio para decorar
• Cilantro fresco
• Perejil
• Un chorrito de aceite de oliva virgen
• Sal


Elaboración

Limpiamos, sacamos la espina a los boquerones de modo queden abiertos y secamos. Preparamos la marinada o chermoula mezclando en un recipiente, los dientes de ajo machacados, el pimentón, si os gusta podéis utilizar un poco de picante, la pimienta negra, el comino, el cilantro y perejil bien picado, el zumo de medio limón, la sal y un chorrito de aceite de oliva. Removemos bien.
Ponemos un boquerón abierto y sin espina en la palma de la mano con la parte de la piel hacía abajo, y la parte de donde iba la espina hacia arriba, impregnamos ésta última con un poco de la mezcla anterior, cubrimos con otro boquerón a modo de libro, de manera que la parte de la pieles de los boquerones quede afuera y la de las espinas hacia dentro. Al ir en contacto y ser muy potente de sabor solo añadimos la marinada en uno de los dos boquerones. Pasamos a un plato y reservamos. Así hasta terminar con todos los boquerones.
Rallamos los tomates y colocamos en el tajine, añadimos la chermoula sobrante y removemos para integrar bien. Con cuidado colocamos sobre el tomate los boquerones de la manera más estética posible. Cortamos el pimiento en tiras y el limón en medias rodajas y decoramos alrededor del pescado.
Colocamos la tapa al tajine y llevamos al fuego, primero a fuego medio y a continuación más fuerte. Dejamos cocinar el pescado 15 minutos. Servimos presentado en el mismo tajine.

 

Seguir leyendo »

Tajine de kofkas de cordero y huevos

Publicado el Jan 05, 2015. 4 comentarios

Los enamorados de las cocciones lentas y aromáticas son buenos fans del tajine, un utensilio tradicional que da carácter a cualquier plato que prepares.

Y si el plato lo prepara Loreto, autora de Sabores de Colores, el resultado acaba siendo tan maravilloso como el que aquí observáis. Y es que me faltan las palabras, así que os dejo con la receta de este tajine de Kofkas. Id a por el boli... ¡y no os dejéis el pan!

 

 

Se le llama kofka a lo que nosotros conocemos como albóndiga, pero como he viajado al mundo de las especias y la gastronomía más aromática no puedo llamarlas de otra forma. Y es que me he empeñado en estrenar mi Tajine de Le Creuset con ésta deliciosa receta de kofkas de cordero y huevos, y no será por recetas para preparar en el tajine, casi no me decido. Algo me dice que al igual que con el maravilloso ahumador, con el tajine estableceré un amor incondicional.

Así que si, como a mí, os gustan las especias, el cordero y las albóndigas no podéis dejar pasar esta delicia que aromatizará tu cocina.

 

INGREDIENTES:

Kofkas:

500 gr carne de cordero picada

2 cucharadas cebolla picada fina

1 cucharada perejil picado

1 cucharada cilantro picado

1 cucharadita cayena molida

1 1/2 cucharaditas comido molido

½ cucharadita jengibre molido

1 cucharadita pimentón dulce

Sal

Pimienta

 

Salsa:

400 gr tomate triturado

1 cebolla pequeña en juliana

2 dientes de ajo picados

1 rama de canela

1 cucharadita comido molido

1 pizca jengibre molido

1/2 cucharadita pimentón dulce

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Pimienta

3 huevos

Cilantro picado para decorar

 

ELABORACIÓN:

1. Disponemos la carne en un bol, salpimentamos al gusto e incorporamos los ingredientes restantes. Mezclamos bien y formamos bolas del tamaño de una pelota de golf. Reservamos en un plato.

2. A continuación calentamos la base del tajine, vertemos 3 cucharadas de aceite, doramos los ajos, agregamos la cebolla y la pochamos bien.

3. Una vez la cebolla está bien pochada agregamos las especias de la salsa, sofreímos unos segundos y agregamos el tomate triturado. Cocinamos a fuego medio unos 20 minutos o hasta que al probarlo no sepa a tomate crudo. Rectificamos de sal y pimienta.

4. Seguidamente con cuidado disponemos las kofkas (albóndigas) en la salsa y tapamos el tajine. Dejamos cocer a fuego medio-bajo unos 20 minutos o hasta que la carne esté hecha (ya sabéis que siempre dependerá del tamaño de las kofkas).

5. Una vez las kofkas estén hechas retiramos la tapa del tajine y vertemos los huevos dentro dejando espacio entre ellos. Volvemos a tapar el tajine y cocemos hasta que las claras se hayan cocido, unos 10 minutos.

6. Por último espolvoreamos con cilantro picado y servimos.

 

 

 

Este delicioso plato se suele acompañar de cuscús y pan pita. De hecho el tajine se coloca en el centro de la mesa y todos comen de él con trocitos de pan pita.

La verdad que sea con lo que sea es ideal para mojar pan. Os va a encantar.

 

 

Seguir leyendo »

Tajine de pollo con limones confitados, hinojo y aceitunas

Publicado el Dec 18, 2014. 1 comentario

Cuando estás preparando una comida familiar, a veces cuesta salirse de los platos habituales de estas fechas. Si quieres una propuesta original, Virginia, autora del blog gastronómico Sweet&Sour, nos hace una para ese día que resultará económica pero bien sabrosa. Se trata de un tajine de pollo al limón muy especial, con limones confitados.  

Ya sabes que cocinar en tajine es sinónimo de un resultado jugoso, tierno y con un estallido de sabores. Virginia le da su toque especial gracias al limón, pero también al hinojo y las aceitunas. ¡No os perdáis su propuestas!

 

 

 

Estamos casi a las puertas de Navidad, y yo al menos, sin haberlas comenzado, ya estoy saturada de recetas típicamente Navideñas, llenas de frutos secos, foie y grandes piezas como pavo, salmón, mariscos... Así que aquí os va otra propuesta mucho más novedosa, pero no por ello menos sabrosa, ya que tiene el toque marroquí que le dan los limones confitados y las especies, junto al punto anisado del hinojo. Un tajine de Pollo, pero no uno cualquiera, un clásico de la cocina marroquí, que lo mismo os servirá para presentar en una comida o cena navideña menos convencional, como para una de esas reuniones de amigos en que os queráis lucir con algo especial, pero nada caro.

 

 

El Tajine de pollo con limones confitados y aceitunas, como os digo, es un clásico de la cocina marroquí. Y que mejor forma de preparar este clásico, que haciendo uso del Tajine cerámico de Emile Henry, que además de proporcionarnos una cocción con los productos en sus propios jugos, y a fuego lento, permite llevarlo a la mesa en el propio Tajine, conservando el calor durante mucho tiempo y con una presentación de 10.

De hecho hay muchos Tajines que sirven para cocinar, pero a la hora de presentarlos en la mesa, se quedan un poco “cojos”. Esto no nos ocurrirá con el Tajine de Emile Henry, porque combina a la perfección tradición y modernidad. Conservando la forma tradicional del Tajine, pero introduciendo unos materiales y colores modernos y actuales, que además garantizan su uso en distintas fuentes de calor sin sufrir desperfectos.

Vamos con la receta que es sencilla.

 

 

Ingredientes

  • 1 pollo de granja cortado en octavos
  • 300gr de aceitunas moradas
  • 1kg de hinojos
  • 2 limones confitados pequeños
  • 2 cebollas (yo añado cebollas moradas de Zalla)
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 250ml de agua
  • 1/2 cucharadita de azafrán
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo o fresco rallado
  • 1 cucharadita de semillas de anís verde
  • 1 cucharadita de sal (si es necesario)

 

Preparación

 

  1. En primer lugar cortamos el pollo en octavos, si no lo ha hecho ya el carnicero. Limpiamos el hinojo, le retiramos las hojas y lo cortamos primero en dos y luego en cuartos. Cortamos la cebolla en láminas finas, pelamos, machacamos el ajo y finalmente cortamos los limones confitados en cuartos.
  2. Ponemos nuestro tajine a fuego bajo, para que vaya tomando calor poco a poco, como si se tratara de una cocotte. Añadimos el aceite de oliva y cuando esté bien caliente, añadimos los trozos de pollo para que se doren. Cuando estén a medio dorar, añadimos las láminas de cebolla, el ajo machacado y un limón confitado cortado en cuartos.
  3. Cuando esté todo bien doradito, añadimos los 250ml de agua (1 taza) alrededor de los ingredientes, el azafrán, el jengibre y el anís.
  4. Llevamos a ebullición, probamos y rectificamos de sal. Si está muy salado añadimos un pelín más de agua, y si está soso un pelín de sal. Esto tiene su razón de ser, ya que los limones confitados son salados de por sí, y aportan esa sal al guiso.
  5. Tapamos nuestro tajine y dejamos cocer a fuego lento durante unos 35 minutos.
  6. Pasado ese tiempo agregamos el hinojo, el resto del limón confitado y las aceitunas. Cubrimos y dejamos cocer otros 20 minutos más.
  7. Servimos caliente, acompañado de más aceitunas y limones confitados.

     

    Un plato sencillo y muy mediterráneo, con el punto marroquí que le aportan los limones confitados, que sorprenderá a vuestros comensales porque ni os imagináis el punto tan especial y rico que aporta esta mezcla de sabores. Si os gusta la gastronomía marroquí, este es un plato que no debéis dejar de probar.

     

     

     

    Consejos:

    - A la hora de calentar el tajine hacedlo como si se tratara de una cocotte, a fuego lento hasta que alcance temperatura. El tajine es un útil de cocina que, cambiando el material y la forma que le aporta sus peculiaridades, viene a tener características similares a una cocotte; tened en cuenta que en el Norte de África no abundaba precisamente el hierro, pero si el barro, económico y al alcance de todos los bolsillos. Con esa tapa cónica, que permite mantener el calor y regresar fácilmente los jugos al guiso, consiguen cocinar los alimentos sin prácticamente agua, en sus propios jugos y a fuego lento. Esta cocción le da un sabor y textura especial a los platos.

    - Si tenéis vitrocerámica os aconsejo usar el difusor, yo he usado este tajine sin él y no se me ha resquebrajado, es de calidad y se nota. No es una simple cerámica, pero es una precaución que suelo tomar, porque le tengo mucho cariño y no me gustaría llevarme sorpresas.

    - Los limones confitados marroquíes los podéis preparar vosotros mismos, en breve os daré la receta, pero sino en las tiendas árabes o regentadas por marroquíes, son fáciles de conseguir.

    - En caso de no conseguirlos, sustituirlo por el zumo de un limón y la corteza de limón hervida por tres veces, retirando cada vez el agua, para quitar el amargor que pudiera aportar. No es lo mismo, pero dará ese toque sutil a aroma de limón, que este plato agradece tanto. Eso sí, al no incorporar los limones confitados que son salados, no os olvidéis añadir sal al guiso.

    - Es importante utilizar aceitunas moradas -son más jugosas, se mantienen bien durante la cocción y dan un sabor característico. Otras aceitunas que podéis utilizar son la aceitunas griegas Kalamata, dan un resultado fabuloso.

     

    A disfrutar.

    Seguir leyendo »

    Tajine de cordero con castañas y granada

    Publicado el Nov 16, 2014. 2 comentarios

    Noelia, conocida por muchos de vosotros por La Cucharina Mágica, nos trae una receta perfecta para este otoño: se sirve de castañas y granada para elaborar un cordero en tajine tierno y aromático, perfecto para cualquier comida en familia. Cabe además destacar que es una receta que no requiere de grandes complicaciones, sino sólo de algo de paciencia para que la cocción en tajine nos ofrezca una amalgama de sabores que os harán soñar.

     

     

    El tajine de cordero, castañas y granada es una receta otoñal marroquí, pero con ingredientes que podéis encontrar fácilmente y con una mezcla de sabores que os transportará al mundo árabe, sólo con su olor y mezcla de pigmentaciones.

    La cocina marroquí es rica en sabores, olores y colores. El Tajine de Emile Henry recuerda los antiguos tajines bereberes de cerámica roja, en donde los guisos se realizan a fuego lento, sin prisas, dejando que todos los sabores se fundan en un delicioso guiso.

    El cordero queda tan tierno y suave tras su cocción en el tajine, que parece mantequilla, las castañas le dan un toque a otoño y los granadas le dan el punto ácido que contrasta con el resto de ingredientes.

    Sin duda la mejor elección para estrenar vuestro tajine y dejar sorprendidos a vuestros invitados con una deliciosa receta original, a la vez que conserva su carácter tradicional.

     

     

    Ingredientes:

     

    Para el tajine:

    1 kg de carne de cordero

    2 cebollas grandes

    4 dientes de ajo

    1 trozo de jengibre del tamaño de una nuez

    250 g de castañas peladas

    1 cucharada sopera de miel

    1 granada

    1 manojo de menta fresca

    1 manojo de cilantro fresco

    1 cucharada sopera de Ras-el-hanout

    1 palo de canela

    Sal y Pimienta

    Aceite de oliva

     

    Para el caldo de pollo:

    1 trozo de gallina o pollo

    2 zanahorias

    2 puerros

    1 rama de apio

    Agua

    Sal

    500gr de cous cous

     

    Elaboración:

    Lavamos las zanahorias, los puerros y el apio y los ponemos a hervir en 1litro y medio de agua, con el pollo o la gallina, durante 30 minutos. Reservamos.

    Picamos muy fina la cebolla y el jengibre y lo freímos en el tajín con aceite de oliva hasta que esté un poco dorado.

    Añadimos el palo de canela y la cucharada sopera de Ras-el-hanout.

    Lavamos el cordero, lo secamos con papel de cocina y lo agregamos al tajin revolviendo durante 5 minutos.

    Añadimos 1 vaso del caldo hasta que esté semi cubierto el cordero y tapamos. Dejamos que se haga en mínimo durante 1 hora.

    Destapamos y echamos las castañas peladas y la cucharada de miel, dejamos que se haga a fuego medio hasta que las castañas estén blandas.

    Añadimos la mitad de las semillas de una granada y las hierbas aromáticas.

     

     

    Preparamos el cous cous tal como nos explica el fabricante, usando en vez de agua, el caldo que hemos hecho.

    Cortamos las verduras y las ponemos sobre el cous cous.

    Servimos el tajine con el cous cous.

     

    Trucos:

    El Ras-el-hanout es una mezcla de especias árabes, lo podéis encontrar en tiendas árabes o en establecimientos gourmet. Podéis sustituirlo por una mezcla de especias caseras como pimentón, cúrcuma, pimienta, cilantro en semilla, canela, clavo y pimienta jamaicana.

    Reservad el caldo y añadidlo al cordero si se seca.

     

    Seguir leyendo »

    Dudas habituales a la hora de comprar una tajine

    Publicado el Sep 23, 2014. 13 comentarios

    Hay varios clientes que nos han preguntado por las tajines. Son muy atractivas, ¿verdad? Pero la gente duda de cómo usarlas, para qué sirven realmente y, muy importante, ¿Se amortiza la inversión realizada? Y justo esta semana lo estuvimos comentando con una clienta, y salieron tantas cosas que valen la pena compartir que aquí estoy, escribiendo sobre un tema que creo os puede interesar.

    Antes de nada voy a cambiar un pensamiento que muchos tenéis: ¡La "chimenea" que hace la tajine no tiene agujero! La verdad es que me estoy riendo escribiendo esto, porque hasta que tuve la primera delante (¡hace ya tiempo!), por el diseño que tiene, estaba convencida que por allí se escapaba el vapor. ¡Y no! De hecho, de tenerlo la tajine ya no cocinaría o estofaría como lo hace.

    ¿Y bien? ¿Cómo funciona la tajine? Pues de hecho es muy simple pero muy inteligente: el vapor que se genera, como todo aire caliente, sube hacia arriba. Al subir, se encuentra con las paredes más frías de lo que yo llamo incorrectamente "chimenea" (al no tener agujero, debería decir que es una tapa en forma de sombrero en punta), con lo que el vapor se enfría y cae sobre los alimentos en forma de gotas de agua, cociendo o estofando los alimentos. Lo hace así con su propio jugo, con un vapor aromatizado con los ingredientes que has incluido en la preparación, y por ello el resultado es espectacular: los alimentos resultan muy jugosos tras el largo tiempo de cocción con muy poco agua.

    Imagino que con esta explicación se entiende también la razón de ser de la forma de la tapa: ese diseño, esa chimenea que dibuja la tapa, es así para que la parte superior no se caliente, e ir enfriando el vapor generado para bañar los alimentos.

    Ya sabemos ahora cómo estofa la tajine y porqué esa tapa es así. Ahora viene la siguiente cuestión... ¿Y para qué más sirve la tajine? ¿Voy a amortizar la inversión? Para resolver dicha cuestión, voy a separar los dos tipos de tajines que tenemos en la tienda.

    Tenemos la tajine de Emile Henry, que es de cerámica no porosa, esmaltada, que conserva el calor durante mucho rato para mantener los alimentos calientes. La cerámica es una excelente difusor de la calor por lo que consigues una cocción suave y progresiva -lo que esperamos de una cocción en tajine, que permita conservar todas las propiedades de los alimentos. Es una tajine para vitrocerámica (o cocinas de gas) muy bonita, que te da una presentación excelente en la mesa. Pero además, puedes utilizar la base para cocinar cualquier otro plato sin la tapa (como cazuela cerámica). Debéis pensar que podéis cocinar en ella lo que deseáis mientras sea en horno, gas o vitro ya que no funciona en inducción. Es un utensilio muy bonito y versátil.

     

     

    Por otro lado está la tajine de Le Creuset. Mantiena la tapa cerámica pero su base es de hierro fundido vitrificado. Es decir, ¡Es como una cocotte! La inversión es más alta, sin duda, pero aparte de esa buena presentación en la mesa puedes usar la base para cocinar cualquier cosa que cocinarías en una cocotte; puede ir al horno, vitro, gas e inducción; no se ralla, cocinas sobre un material noble (¡supersano y resultados superbuenos!) y tienes un utensilio para toda la vida, robusto y resistente a golpes: ¡Es hierro!

     

     

     

    ¿Mi conclusión con todo ello? Ambas tajines son muy bonitas, te permiten una presentación con y sin tapa muy elegantes, y son una herramienta muy versátil. Ahora bien, la de Emile Henry es cerámica y, aparte de usarla como tajine, te permitirá cocinar cualquier receta sin tapa como si fuese una cazuela cerámica. Y, por otro lado, la de Le Creuset es una inversión más elevada, pero es de hierro fundido, lo que te permite usarla como cocotte, funciona también tajine para inducción, y no temerás los golpes ya que tendrás la base para toda la vida.

    Me gustaría acabar este post con una pequeña anécdota que siempre cuenta nuestro amigo Stéphane, cuando hablamos de cocinar con tajine. Él siempre explica que la tajine, como la cocotte, es un utensilio para cocinar a fuego lento. Cuando dejamos cocer la carne en su interior durante horas a fuego suave conseguimos esa carne aromatizada y tierna tan apreciada. De hecho, tradicionalmente la tajine se enterraba en el desierto por la mañana. Así durante el día se iban concinando los alimentos mientras la familia se dedicaba a sus tareas. Por la noche volvían a su campamento y tenían una deliciosa tajine lista para cenar.

    Seguir leyendo »