Recetas tradicionales y saludables



Migas vegetarianas

Publicado el Feb 07, 2016. 2 comentarios

migas vegetarianas

Miriam, autora de El Invitado de Invierno, nos trae una receta de aprovechamiento que te va a encantar. Estas migas vegetarianas son una receta sin grandes complicaciones, sabrosa y completa. Seguro que la disfrutarás, y con el contraste y frescor de las uvas le darás un toque final fabuloso.

Seguir leyendo »

Almejas en salsa

Publicado el May 10, 2015. 3 comentarios

Raquel, autora de Los Tragaldabas, tuvo un flechazo con la sartén French Collection de De Buyer (la clásica de hierro con un mango especial). Si bien ella se enamoró de esa bonita sartén, yo me he enamorado de la receta que hoy nos trae: fácil de preparar e ideal para el buen tiempo, ¡Con estas almejas en salsa triunfarás seguro!

 

 

Las almejas en salsa es un plato muy mediterráneo, existen muchas formas de cocinarlas y diferentes salsas con las que acompañarlas. Almejas a la marinera, almejas en salsa verde, almejas con vino, algún que otro guiso con ellas….¡¡¡Todas deliciosas!!!

Estos moluscos conocidos como bivalvos, viven bajo la arena y se alimentan filtrando pequeñas cantidades de agua durante las mareas. Es por este motivo, que muchas veces nos podemos encontrar con esa desagradable sensación de masticar arena a la hora de comerlas. Para evitarlo, te recomiendan que mantengas las almejas en un bowl con agua y sal una hora antes de cocinarlas para que expulsen la arena de su interior si la contienen. También puedes aplicar un chorreoncito de vinagre en el agua en vez de la sal. Estos trucos te servirán para hacer un filtrado casero de nuestros moluscos.

La receta que hoy te traigo es una receta sencilla y muy asequible. Perfecta para cualquier momento, tanto para un aperitivo, como un entrante o para una cena romántica. Y digo romántica porque si además la presentas en una sartén como ésta seguro que tu pareja pillará la indirecta. Con un diseño típicamente francés, ahora también podemos disfrutar de esta gran sartén en su edición limitada "French Collection". Su mango recrea la Torre Eiffel en acero inoxidable fundido, para transportarnos a la ciudad de la luz cada vez que usemos esta sartén "Made in France". Y si aún no conoces esta ciudad, qué mejor manera de decirle a tu pareja “vamos a vivir un romántico fin de semana en París”.

 



Cocinar con las sartenes de De Buyer es sinónimo de cocina saludable. Fabricadas con hierro natural, sin recubrimientos, en ellas podemos cocinar cualquier tipo de alimento desde carnes, verduras, huevos y son aptas para cualquier fuente de calor. Si quieres conocer un poquito más sobre estas sartenes y su cuidado te recomiendo que visites este artículo

Y ahora vamos con la receta Ahhh, un consejo: ¡No te olvides de comprar pan para mojar en su rica salsa!

 

Ingredientes

1kg de almejas
1 cebolla
2 dientes de ajo
Tomates cherry
Perejil fresco
Sal
Aceite de oliva virgen extra
150ml de vino blanco

 

Elaboración de la receta

1. Ponemos las almejas en agua con sal una hora antes de hacerlas. Pasado este tiempo, lavamos muy bien bajo el grifo y reservamos.
2. Troceamos muy finita la cebolla y los ajos.
3. Ponemos el aceite de oliva en la sartén, cubriendo la base de ésta y calentamos a fuego medio-bajo.
4. Una vez caliente el aceite, pochamos la cebolla y los ajos hasta dorar sin quemarlos.
5. Añadimos los tomates cherry que previamente hemos cortados por la mitad. Con ayuda de una espátula de madera o una espátula de silicona, aplastamos alguno de ellos para que suelten su jugo. Si quieres puedes añadir en este paso una cucharada de salsa de tomate frito casero. Removemos durante unos minutos.
6. Incorporamos el vino y dejamos que evapore el alcohol.
7. Añadimos las almejas, la sal, el perejil picado y mezclamos todo, esperamos a que las almejas abran y la salsa reduzca un poco (si queda alguna almeja sin abrirse, la retiramos). Para facilitar el proceso, puedes cubrir la sartén con una tapa.

 

 

 

Seguir leyendo »

Nuggets de pollo caseros

Publicado el Apr 12, 2015. 3 comentarios

Laura, autora del blog Because, usa un utensilio que me encanta, la freidora con cestillo escurridor de De Buyer, para traer una receta que seguro que te animas a preparar en casa: ¿Te apetece preparar tus nuggets de pollo? ¡A por ello!

 

En esta época del año los días son más largos y en sentido proporcional suelen aumentar también nuestras ganas de picoteo. Sin duda los fritos son uno de los aperitivos con más aceptación entre todos, especialmente entre los peques. Y aunque son deliciosos, muchos solemos evitarlos por su alto contenido en grasa. Pero lo cierto es que preparados de la forma adecuada, no acumulan tanta grasa, lo que nos permite poder disfrutar de su agradable sabor de vez en cuando.

Sin duda la sartén freidora de De Buyer es una gran aliada, porque permite realizar la fritura de manera homogénea por toda la pieza y además posee un cestillo escurridor, que falicita mucho la tarea de retirar el aceite sobrante.

Los nuggets de pollo que hoy os propongo son un bocado crujiente y apetecible, del que podemos disfrutar sin remordimientos. Son además ideales para un picoteo en el jardín o en la terraza, o ¿por qué no?, para llevarlos de excursión.

 

 En la foto, freidora con cestillo de De Buyer, y mini-cocotte ovaladas cerámicas de Le Creuset.

 

Ingredientes

 

Para los nuggets de pollo:

1/2 kilo de pechuga de pollo picada sin grasa

1/2 cucharadita de sal

pimienta negra recién molida al gusto

1 cucharada de salsa perrins

1 cucharada de mostaza suave tipo savora

1 ramito de perejil fresco picado

3/4 litro de aceite de oliva (sobrará)

 

Para el rebozado:

50 gr. de queso parmesano rallado

1 cucharada de garam masala (opcional)

pan rallado

 

Elaboración

Se mezclan en un bol todos los ingredientes de los nuggets (excepto los del rebozado) y se dejan macerar durante media hora.

Mezclamos los ingredientes del rebozado en la encimera o en una tabla.

Se hacen bolas con el pollo, más o menos del mismo tamaño, como si fueran albóndigas, y se rebozan dando forma redonda. Cuando está bien formada la bola, se coloca en la palma de la mano y con la palma de la mano contraria se aplasta por el centro, para darle una forma aplanada.

En la sartén freidora con el cestillo dentro, se introduce el aceite y se pone a fuego medio alto, para que se vaya calentando lenta y uniformemente.

Cuando tengamos listos todos los nuggets, aumentamos un poco el fuego y subimos el cestillo apoyándolo en las asas de la sartén. Colocamos una tanda de nuggets y bajamos el cesto para que se frían. Cuando estén dorados, se levanta el cestillo, se baja el fuego y se deja que escurran un minuto en el cestillo. Después los pasamos a una fuente con papel absorbente, un rato por los dos lados para que absorba el excedente de aceite. Repetimos por tandas de nuggets hasta terminar.

Es importante hacerlo en tandas no demasiado cargadas, para que el aceite no baje de temperatura en exceso cuando bajamos el cestillo. De esta manera la fritura se realizará en menos tiempo y los nuggets absorberán menos cantidad de aceite.

 

 

NOTAS:

- Puede interesaros el artículo del blog "Trucos para conseguir el frito perfecto".

- Si preferís comprar la pechuga de pollo entera, podéis luego picarla con una picadora casera, manual o eléctrica, como las de la tienda (aquí)

- Para filtrar el aceite tras las frituras, puede interesarte el recuperador de aceite

 

 

Seguir leyendo »

Crepes saladas de queso

Publicado el Apr 09, 2015. 2 comentarios

Raquel, autora del blog Los Tragaldabas, nos presenta una receta que me gusta especialmente: ¡los crepes me vuelven loca! Solucionan tanto un desayuno como una cena y son de lo más fácil de preparar en casa. Si aún no te has atrevido, te animo a probar este mismo fin de semana!

 

 

Se denomina crepe a la receta europea originaria de Francia elaborada principalmente con harina de trigo, con la que se cocina una masa en forma de disco. Se sirve habitualmente como base de un plato o postre aplicándole todo tipo de ingredientes dulces o salados.

Las crepes son originarias de la región de la Bretaña, al oeste de Francia. Es un plato muy consumido en todo el país, especialmente en La Fiesta de la Candelaria, acompañándolas de sidra.

Los ingredientes principalmente de esta masa son: harina, huevos, leche, mantequilla y azúcar. Las crepes podemos cocinarlas de dos formas posibles: crepes dulces, con base de harina de trigo, y crepes hechos con harina de trigo sarraceno. Se obtiene por la cocción de la pasta extendida en forma de disco y cocinada por sus dos caras, en una sartén o en algo más específico como una crepera.

Para esta receta he utilizado la crepera mineral de Buyer que os la recomiendo, es perfecta para elaborar estas masas (y otras recetas también!), son la mejor opción para una cocina saludable, además de ser magníficas porque no se pegan y las masas tienen una cocción uniforme. Está fabricada artesanalmente con hierro natural sin productos químicos ni recubrimientos. Dispone de una capa de cera de abeja natural que protege y ayuda a la crepera a alcanzar una superficie anti adherente de manera natural. Se puede usar en todas las fuentes de calor incluida la inducción. Si queréis saber más aquí tenéis este post que seguro que os ayudará a saber más de estas sartenes.

En España solemos acompañarlas de nata montada, azúcar, mermelada, chocolate... y también tenemos las versiones saladas perfectas para los desayunos, con jamón york y queso, y otros embutidos. En Galicia conocidas como “filloas”, y Asturias “frixuelos”, son muy típicas en los carnavales. En el resto del mundo también tienen su versión de las crepes, en Rusia los “blinis”, en México los “tacos”, los húngaros el “palacsinta”, los italianos el “cannelloni” y los chinos el “eggrill”.

 

En la foto, cuchillo de acero carbono Pallarès, y Crepera De Buyer.

 

Ingredientes

⁃ 220gr de harina de trigo

⁃ 250ml de leche entera

⁃ 250ml de agua natural

⁃ 2 huevos grandes

⁃ 1 cucharadita de sal

⁃ 100gr de queso edam

⁃ 1 cebolleta fresca

 

Elaboración

Tamizamos la harina sobre un bol, añadimos la leche, el agua, los huevos, la sal y batimos enérgicamente hasta tener todo integrado. Debe quedar una masa lisa y consistente.

Dejamos reposar como mínimo una hora.

Rallamos el queso Edam con ayuda de un procesador de alimentos o rallador.

Picamos muy finita la cebolleta fresca.

Una vez pasado el tiempo de reposo de la masa, incorporamos el queso, la cebolleta y batimos para mezclarlo todo.

Ponemos nuestra sartén al fuego medio alto y engrasamos con una poquita mantequilla.

Esperamos a que se caliente y hacemos nuestros crepes. Una vez vertida la masa en la sartén, ayúdate de movimientos circulares para repartir la masa sobre toda la sartén. Además de esta manera te quedarán finitas, que de eso se trata. Y si eres un aficionado a las crepes, el rodillo de madera te ayudará a repartir la masa uniformemente. 

Cuando veáis que se forman burbujas y que se ha hecho de un lado, volteadla con la ayuda de una espátula para que se haga del segundo lado. Cuando la veis hecha (se hace en unos pocos segundos más), retiradla, y podéis volver a añadir masa a la crepera para elaborar una segunda crepe, y así sucesivamente.

 

 

Podemos acompañar estas crepes con lo que más nos guste, en este caso yo he optado por hacer unos champiñones a la plancha con una poquita sal, pimienta y aromatizados con unas hojitas de curry fresco. Pero como os digo si tenéis sobras de carne, pescado ahumado o simplemente untado de una crema de queso, admiten cualquier combinación posible.

 

En la foto, tabla de madera de olivo de Bérard

Seguir leyendo »

Mi experiencia con la sartén de hierro De Buyer

Publicado el Apr 07, 2015. 14 comentarios

Muchos nos preguntáis sobre esas sartenes de siempre que todo el mundo habla. Aquellas de las que dicen que la comida sabe mejor, y recuperan el sabor de la comida de la abuela. Pues bien, esas sartenes, son las de hierro de De Buyer. Esas sartenes que se ponen negras, y como más negras ellas, ¡más buena la comida!

Nosotros hemos hablado ya mucho de ellas, y por eso hoy pasamos el turno a Carmen, autora de Yerbabuena en la Cocina, para que os cuente sobre su experiencia con esas sartenes. 

 

Cuando Claudia me propuso hacer un post sobre un producto de su página que me gustase o hubiese llamado la atención de una manera especial después de haberlo probado, lo que me vino a la cabeza no fue un utensilio sofisticado o complicado, sino todo lo contrario, fue algo muy sencillo, al alcance de cualquiera, y que probablemente nuestras abuelas ya conocían y utilizaban: me refiero a una sartén de hierro mineral, en concreto a la de Buyer.

 

 Receta "Bacalao con pasas y piñones" de Yerbabuena en la cocina

 

Cada vez empatizo más con todo lo que tenga que ver con lo natural y artesanal, y aunque no siempre es posible, en mi cocina procuro huir de productos químicos o recubrimientos artificiales, por eso las sartenes de Buyer son una opción más que recomendable a la hora de cocinar de manera saludable, ya que su único recubrimiento es una capa de cera de abeja natural que recubre su superficie.

No obstante, antes de decidirme a comprar ésta satén tuve mis dudas, ¿sería práctico volver a cocinar como lo hacían antes? ¿Se pegarían los alimentos a la superficie? ¿Tendría problemas con el óxido al ser de hierro mineral? ¿Se calentaría mucho el mango en cocciones largas? ¿Podría utilizarla en cualquier tipo de fuego? Sin embargo, saber que De Buyer era una empresa familiar con más 180 años de experiencia en la fabricación artesanal de artículos de cocina en hierro mineral y que estaba presente en las cocinas de los más grandes profesionales de todo el mundo, además de ser colaboradora de las más prestigiosas escuelas de cocina fueron suficientes garantías para mí.

Hoy, después de llevar unos meses utilizando las sartenes de hierro mineral De Buyer confieso que mi experiencia es totalmente positiva. En ellas he preparado todo tipo de elaboraciones, tanto dulces como saladas, he preparado fritos, carnes a la plancha, pescados, tortillas, crêpes, e incluso la salsa bechamel de las croquetas, y no he tenido ningún tipo de problema.

Por eso desde mi experiencia, voy a tratar de resolveros las mismas dudas que se me plantearon a mí antes de comprarlas, ya veréis como con unas sencillas pautas disfrutaréis con ellas de los sabores de antaño.

 

Consejos de mantenimiento y utilización

Sobre todo y muy importante, antes de utilizarlas por primera vez las sartenes de hierro mineral De Buyer conviene curarlas. Esto consiste simplemente en poner un poco de aceite en la sartén, llevarla al fuego y dejarla calentar dos o tres minutos, extendiéndola por toda la superficie. Pasado éste tiempo se retira este primer aceite, se pasa un poco de papel de cocina, y nuestra sartén ya estará lista para empezar a usarse.

Aunque el hierro es ideal para cocciones a altas temperaturas, yo comienzo a calentando mi sartén a fuego bajo y posteriormente dependiendo de la preparación, la mantengo o la subo. Así por ejemplo, para las frituras cortas como los boquerones, calamares etc, o la carne a la plancha, subo a temperatura fuerte. Para cocciones más largas, como las patatas fritas, o los pescados y las carnes rebozados mantengo la temperatura media, y subo al final para dar un punto más crujiente. Para bechamel, tortillas, crepes, comienzo calentando el aceite o mantequilla a temperatura baja y mantengo posteriormente a temperatura media. ¡Como cualquier otro utensilio, es cogerle el punto!

Con el uso las sartenes se irán oscureciendo, no tengáis miedo, es normal al tratarse de una sartén de hierro, esa pátina las hará incluso más naturales y bellas, e incluso hará que necesitemos menos aceite.

A la hora de la limpieza, hay que tener en cuenta que no se puede meter en lavavajillas, pero si se cuidan de la manera correcta, las sartenes De Buyer puede durarnos toda la vida. Sobre todo hay que tener especial cuidado a la hora de secarlas bien para evitar que se oxiden, por lo demás, se lavan como otra sartén cualquiera con un estropajo jabonoso y agua caliente. Si no se van a usar durante días, al igual que se hace con las paelleras de siempre, se las impregna con un poquito de aceite por toda la superficie y así las tendremos listas para poder usar en cualquier momento.

Ideales para todo tipo de fuego, incluida la inducción, su largo mango facilita el manejo de la sartén, además no se calienta incluso en frituras largas.

 

¿Qué modelo escojo?

Si visitáis la sección donde están todas las sartenes de hierro De Buyer, veréis mucha variedad entre la que escoger. ¡Qué no os sorprenda, porque entenderlo es bien fácil!

Tened claro, ante todo, que las sartenes de hierro son todas iguales en cuanto a tipo de superficie se refiere, y lo único que varían son las formas o los mangos.

Así, si queréis sencillamente la sartén De Buyer de hierro, sólo tenéis que ver la tradicional aquí. Exactamente la misma existe con el mango extraíble (más fácil de guardar) y de optar por ésta podrás escoger el color del mango.

 

 

Si piensas que usarás la sartén sobretodo para hacer plancha, deberías plantearte entonces la plancha De Buyer o la sartén tradicional Steak, que tiene las rallas expresamente para marcar los alimentos. Como alternativa, tienes la sartén grill.

Tras tener la sartén tradicional, se de muchos que han optado por comprar más. Como habréis adivinado de mis palabras anteriormente, es lo que me pasó a mi. ¿Y qué más puede interesarte tener, aparte de distintos tamaños? La respuesta está en la sartén de hierro alta, ideal si acostumbras a hacer frituras... ¡O te pasas con el aceite incluso al hacer plancha! Como antes, la misma existe con mango desmontable.

La otra sartén que considero muy interesante es la de hacer tortillas. Tiene la base redondeada, por lo que no tiene bordes.

En la sección, veréis otras variaciones. La sartén de hierro con mango de acero inoxidable, el cuál no se calienta como el de hierro. Y también otras de usos más específicos, como las de blinis, la crepera o la paella castañera.

 

 

Recetas

Éstas son algunas de las recetas, tanto de mis compañeros como mías, preparadas en las sartenes De Buyer, espero que os sirvan de inspiración y os animéis a probarlas.

 

Blinis con crema de queso

Crepes Suzette

Pain Perdú 

Salteado de patatas, zanahorias y espárragos

Bacalao con pasas y piñones

 

 

 

 

 

Seguir leyendo »

Gnudis de ricota, ajo asado y tomates secos

Publicado el Dec 08, 2014. 2 comentarios

Nuestra querida Loreto, bloguera gastronómica de Sabores de Colores, nos traslada hoy a Italia, pero no lo hace con una receta típica de pasta italiana sino que nos presenta una rica receta de gnudis. Para prepararla ha usado, como ves en las fotografías, la sartén de hierro Mineral B de De Buyer.  ¿Sientes curiosidad para descubrir esta receta con aroma italiano? Aquí la tienes:

 

¿Conocéis los gnudis? Posiblemente no, os cuento: son típicos de la Toscana italiana y son raviolis pero sin pasta, o gnocchis sin patata, su ingrediente principal es la ricota (requesón español) y son tan fáciles de preparar que es como si hiciéramos el relleno de la pasta fresca y lo cocináramos y sirviéremos como si fuera pasta.

En resumen, unas bolitas de queso ricota que podemos aromatizar como queramos y servir como más nos guste. Os cuento cómo prepararlos y además diferentes formas de servirlos además de la deliciosa salsa tradicional de mantequilla y salvia.

 

 

INGREDIENTES:

Para los Gnudis (para 4 personas):

1 cabeza de ajos

5 tomates secos en aceite bien picados

500 gr ricota

80 gr parmesano rallado

2-3 cucharadas pan rallado

1 cucharadita de nuez moscada rallada

Aceite de oliva virgen

Pimienta recién molida

Sal

250 gr semolina

 

Salsa de mantequilla y salvia:

35 gr mantequilla

15 hojas de salvia

Queso parmesano rallado

2 cucharadas de piñones tostados

 

ELABORACIÓN:

1. Envolvemos la cabeza de ajos en papel de plata previamente rociada con aceite de oliva. Horneamos durante 30 minutos. Dejamos enfriar sin abrir el papel que envuelve los ajos.

2. Disponemos el queso ricota en un colador fino y presionamos para desechar el suero que pudiera soltar. Retiramos a un bol.

3. Añadimos el queso parmesano a la ricota, añadimos los tomates secos troceados, 4 dientes de ajo asados (la cantidad es a gusto de cada uno, si queréis que tenga más sabor a ajo asado podéis añadir más), 2 cucharadas de pan rallado y la cucharadita de nuez moscada. Integramos bien todos los ingredientes y rectificamos de sal y pimienta.

4. Seguidamente espolvorearemos el fondo de una bandeja con semolina, creando una capa fina. Sobre ella iremos disponiendo los gnudis que prepararemos con ayuda de dos cucharas o un saca bolas pequeño de helado, usaremos estos utensilios para que todos los gnudis nos queden del mismo tamaño. Cada porción la bolearemos entre la palma de las manos y si veis que se os queda la mezcla pegada a las manos podéis añadir un poco más de pan rallado. Por último los cubrimos con semolina y dejamos reposar al menos 4 horas en la nevera.

 

 

5. Pasado el tiempo de reposo dispondremos una olla al fuego con abundante agua salada y llevamos a ebullición. Cuando bulla cocinaremos los gnudis por tandas durante unos 2 minutos o hasta que floten.

6. Una vez los gnudis están listos los sacaremos de la olla directamente a la sartén, donde habremos derretido la mantequilla junto con la salvia. Es importante que al pasar los gnudis a la sartén os llevéis un poco del agua de cocción para terminar la salsa. Por último espolvoreamos con el parmesano y los piñones tostados, movemos un poco la sartén con movimientos circulares para que ligue la salsa y servimos inmediatamente.

 

* Los gnudis los podéis usar de infinitas maneras, en casa los hemos frito y son un aperitivo delicioso, acompañados de vuestra mermelada preferida dejaréis boquiabiertos a vuestros invitados en Navidad. También podéis servirlos en una sopa o gratinados con una bechamel ligera.

Os aconsejo que si los hacéis con salsa los acompañéis de una buena ensalada de rúcula, le va de vicio.

 

Seguir leyendo »