¿Existe algo en el mundo más reconfortante que una sopa? Es posible que sí, pero nada te hará sentir mejor tras disfrutar de un buen plato caliente de esta elaboración. Adoro las sopas y cremas, de todos los tipos y consistencias. La última que he preparado es esta sopa minestrone de verduras, con alguna que otra variación para ajustarla a mis gustos.

No es la receta original y tradicional, pero sí mantiene la base que se utiliza para llevarla a cabo. Aunque, en realidad, no es una elaboración que requiere de una receta concreta.

Os aseguro que, a pesar de que en un primer momento no os llame demasiado la atención, es una sopa que vais a preparar en más de una ocasión.

Lo bueno de esta sopa es que si dejamos preparadas algunas elaboraciones, la tendremos lista en tan solo ¡5 minutos! Y ¿Cómo es posible? Haciendo uso de la olla Perfect Premium WMF. Tan fácil como añadir todos los elementos dentro, colocar al calor y dejar que se haga mientras ponemos la mesa y preparamos el resto de cosas.

La palabra minestrone, que significa sopa espesa de verduras, está acreditada en inglés desde el año 1871. Proviene del italiano minestrone,  forma aumentativa de minestra, "sopa", o más concretamente, "lo que se sirve", de minestrare, "servir ".

¿Qué es la sopa Minestrone?

La sopa minestrone es una variedad de sopa espesa de origen italiano que se elabora con verduras y que, a menudo, se acompaña con pasta, arroz o legumbres. En muchas ocasiones se combinan varios de ellos.

Los ingredientes más utilizados, comúnmente, son las alubias, cebolla, ajo, apio, zanahoria, caldo y tomate.

No hay una receta establecida para preparar la minestrone, puesto que se puede llevar a cabo con cualquier verdura de temporada o que tengamos a nuestra disposición en ese momento. Puede contener carne, solo verduras o una mezcla de ambos.

El autor Angelo Pellegrini afirmó que la base del minestrone es el caldo de frijoles y que los frijoles borlotti (también llamados frijoles romanos) "son los frijoles que se deben utilizar para el minestrone auténtico y genuino".

En mi caso, no he utilizado esa variedad sino unas alubias rojas de calibre pequeño. Pero, si lo deseáis y queréis, podéis usar este tipo de frijol.

Origen de la sopa Minestrone.

Algunos de los primeros orígenes de la sopa minestrone son anteriores a la expansión de las tribus latinas de Roma, lo que se convirtió en el Reino Romano (más tarde, la República e Imperio Romano). En aquel momento la dieta local era "vegetariana por necesidad" y consistía, principalmente, en verduras tales como las cebollas, lentejas, repollo, ajo, habas, champiñones, zanahorias, espárragos y nabos.

Durante este tiempo, el plato principal de una comida fue el pulte, una especie de papilla simple elaborada con harina de espelta escaldada en agua salada, a la que se le añadía cualquier variedad de verdura disponible o de temporada.

Cuando Roma conquistó Italia y monopolizó las redes comerciales y de carreteras, inundó la capital y comenzó a cambiar su dieta fusionándose con la dieta de Italia. Esto derivó en un añadido frecuente de carnes, incluso para elaborar los caldos para sopas.

La harina de espelta se eliminó de las sopas, puesto que los griegos introdujeron el pan en la dieta romana. El pulte pasó a ser una comida para los pobres.

Marcus Apicius, antiguo libro de cocina De Re Coquinaria. 

En él describe polus, una copia de la sopa de datación romana del año 30 dC elaborada con farro, garbanzos, habas, cebolla, ajo, manteca de cerdo y verduras. 

Conforme fueron cambiando los hábitos alimentarios y los ingredientes en Italia, también lo hizo la sopa de minestrone. Apicius actualizó las pultes y pulticulae con “adornos elegantes” como sesos cocidos y vino.

A mediados del siglo XVI, se modificó nuevamente la receta de la sopa al tener a su disposición dos ingredientes nuevos, los tomates y patatas que llegaron de América, convirtiéndose en alimentos básicos.

La tradición de no perder las raíces rurales es algo que se mantiene hoy en día. La sopa minestrone se conoce en Italia como un estilo de cocina llamado "cucina povera" - "cocina pobre". Son platos con raíces rústicas y rurales, en contraposición a "cucina nobile" un estilo de cocina de la aristocracia y los nobles. 

Entre todos los ingredientes encontraréis uno que puede resultarnos particular, el achiote.

El achiote es un colorante natural, también llamado anatto, onoto o bijol. Se obtiene de un árbol pequeño cuyo fruto es ovalado y carnoso con semillas que dan lugar a esta especia. En algunos países se utiliza como sustituto del azafrán para condimentar y dar color a los platos.  

El sabor del achiote, si se utiliza en grandes cantidades, puede ser terroso y picante. La cantidad a añadir en la receta, podéis ajustarla a vuestros gustos.

Receta adaptada de Alpha Foodie

Ingredientes (para 6 raciones)

  • 1,5 litros de caldo de verduras o pollo, preferiblemente casero
  • 340 g de passata de tomate, preferiblemente casera
  • 3-4 cucharadas de aceite de oliva
  • 300 g de calabacín, lavado y cortado en trozos
  • 130 g de cebolla dulce, finamente troceada
  • 20 g de ajo fresco, finamente picado
  • 200 g de apio, aproximadamente 3 ramas, cortado en trozos
  • 225 g de judías verdes variedad Bobby, lavadas y cortadas en trozos más bien grandes
  • 280 g de zanahoria, lavada, pelada y cortada en rodajas
  • 115 g de pimiento rojo italiano, lavado y troceado
  • 125 g de alubias rojas, cocidas
  • 60 g de espinacas frescas, lavadas
  • 1 chile de árbol seco
  •  ½ cucharada generosa de orégano seco
  •  ½ cucharadita de achiote, podemos ajustar al gusto
  • sal y pimienta negra recién molida
Para acompañar la sopa:
  • 270 g de pasta seca pequeña, en mi caso he utilizado orecchiette
  • Lascas de queso parmesano
  • Hojas de albahaca fresca

Elaboración

Preparamos el sofrito:

  1. En la sartén sautée de De Buyer o directamente en el fondo de la Olla rápida, añade el aceite de oliva y coloca a calor medio. Una vez que tome temperatura, añadimos la cebolla junto con el ajo.
  2. Sofríe durante 10 minutos, hasta que adquiera una textura semitransparente. El calor no debe estar alto para evitar que los ingredientes se doren.
  3. Incorpora el chile, majado con las manos (recuerda retirar el tallo) junto con el orégano y el achiote. Remueve y cocina a calor medio durante 2 minutos.
  4. Añade la judía verde Bobby junto con las zanahorias y el apio. Cocina durante 7-8 minutos a calor medio removiendo de vez en cuando. Las verduras deben adquirir una textura ligeramente más suave, pero manteniendo aún firmeza.
  5. Retiramos del calor.

Preparamos la sopa

  1. En la olla exprés WMF Perfect Premium añade todo el sofrito junto con la pasta de tomate, el calabacín y el pimiento rojo. Mezcla bien con una cuchara o espátula de madera.
  2. Incorpora el caldo.
  3. Cierra la tapadera de la olla, gira la rueda de la tapadera a la posición 1 (la recomendada para ingredientes delicados, como las verduras) y coloca a calor alto.
  4. Una vez que el anillo de cocción suba hasta el primer anillo verde, coloca el temporizador y dejamos durante 5 minutos. Es importante controlar durante la cocción que el anillo verde no suba ni baje, debe mantenerse en esa posición.
  5. Una vez finalizado el tiempo de cocción, apaga el calor y retira la olla de la fuente de calor.
  6. Libera el vapor y abre la tapadera.
  7. Incorpora las espinacas y mezclamos, enseguida adquieren una consistencia blanda.
  8. Añade pimienta negra recién molida, mezcla y prueba. En caso de ser necesario, rectifica sal y pimienta.

Servimos

  1. A la hora de servir la sopa podemos incorporar la pasta y las alubias en la olla, mezclar y servir desde ahí o bien disponer en cada plato o sopera de Revol la cantidad de pasta y alubias por persona y, después, servir la sopa con verduras sobre ella. Lo dejo a vuestra elección.
  2. Una vez servida la sopa, acompaña con lascas de parmesano y unas hojas de albahaca fresca.
  3. Servimos enseguida.
  4. Si lo deseáis, podéis acompañar con pan de ajo, croutons/picatostes o incluso unas rebanadas de pan tostado con mantequilla y sal en escamas.

NOTAS:

  • Os aconsejo usar un caldo casero, ya sea de verduras o pollo. El sabor será mucho mejor. Al igual que la passata de tomate, si la elaboramos casera, quedará con mejor sabor. Esta última, además, se puede aromatizar con albahaca si lo deseáis.
  • Os recomiendo sofreír las verduras antes de proceder a preparar la sopa, de este modo lograremos potenciar mucho los sabores y aromas. Además de las texturas.
  • Las verduras se pueden variar si alguna de ellas no os gusta o podéis incorporar otras que prefiráis.
  • Como hierbas aromáticas se puede utilizar, además del orégano, mejorana o tomillo.
  • En mi caso, a los 4 minutos de cocción, apago el calor y dejo que se cocine el último minuto sin la fuente de calor encendida. La olla mantiene muy bien el calor y podemos terminar la cocción sin la fuente de calor directa, además favorecemos ese pequeño ahorro de luz (si utilizáis vitrocerámica o inducción). En caso de cocinar con gas, podemos llevar a cabo este mismo paso si lo deseáis.
  • Debemos utilizar una variedad de pasta de tamaño pequeño. Irá bien cualquiera que os guste o tengáis en casa.
  • La pasta la cocino por separado porque me gusta que quede al dente. De ese modo puedo controlar el punto exacto de cocción que deseo. La variedad de pasta que he utilizado, al estar elaborada con trigo duro, requiere un tiempo de cocción superior a la pasta convencional. Necesita 15 minutos.
  • El achiote, si no dispones de él, se puede reemplazar por pasta de tomate concentrada, incluso pimentón dulce o paprika. El sabor no es para nada el mismo, pero lograrás aportar color a la sopa.
  • Si servimos en cada plato o sopera la pasta junto con las alubias, esto nos permitirá poder refrigerar o congelar un excedente de sopa de manera más satisfactoria. Sobre todo por la pasta puesto que si re-calentamos esta, puede adquirir una textura blanda y poco agradable al paladar.
  • La sopa se puede congelar hasta 3 meses.

Seguramente hayas preparado esta sopa minestrone en más de una ocasión... Bueno, no está concretamente, pero sí alguna parecida.

De modo que te animo a preparar esta versión que, te seguro, te va a enamorar. No solo por lo increíble que resulta, sino por lo poco que tardamos en prepararla y disfrutar de ella.

Autora de la receta: Eva de Bake Street
Claudia Ferrer

Comentarios

Claudia dijo:

Hola José Ramón, ¡muy felices de leer tus comentarios! Verás que Eva nunca falla en sus recetas y sale super sabrosa esa sopa. Y en cuanto a la olla, sin duda que sí, es una pieza estupenda.

Gracias y muy feliz emana, Claudia

Jose Ramon dijo:

¡Me encanta! He hecho esta sopa sin tantas especias pero me has enamorado con tu propuesta. La haré, tengo esa olla rápida y va de fábula.

Dejar un comentario