La sartén Skillet de Le Creuset es una de las sartenes que más vendemos en la tienda. Como sabéis, en Claudia&Julia somos históricamente grandes especialistas en utensilios de hierro, y queremos responder a las dudas más habituales en una de las piezas más icónicas de Le Creuset, la sartén skillet. Además, esperamos trasladaros por qué somos grandes amantes de esta sartén, que resulta tan versátil como bonita y duradera.

En este post verás:

  1. Qué es una sartén skillet
  2. Beneficios de la sartén skillet
  3. Qué puedes cocinar en una skillet
  4. Cómo cocinar con la sartén skillet
  5. Cómo limpiar la sartén skillet y cómo mantenerla
  6. Recetas en skillet

1. Qué es una sartén skillet

La sartén skillet Le Creuset es una sartén de hierro fundido, fabricada en una sola pieza y vitrificada. Así, es una sartén de hierro puramente, es una sartén sin antiadherente y 100% natural.

Su peculiaridad más característica, su forma: no es totalmente redonda, sino que sus laterales dibujan unos picos vertedores que la hacen muy característica (y te ayudan a verter salsas o líquidos cuando te interesa).

Otra característica fundamental, y algo que no podrás decir de otras sartenes, es que tiene garantía de por vida -sí, una skillet te durará toda la vida en la cocina.

Al estar fabricada en hierro fundido, es tanto apta para el fuego como el horno (de hecho, incluso puedes ponerla en la barbacoa o chimenea si quieres), lo que la convierte en una pieza de lo más versátil.

Su vitrificado interior (miles de partículas de vidrio inyectadas en el hierro fundido) aporta a la sartén skillet dos grandes beneficios:

  • La protege de la oxidación (a diferencia de otras sartenes de hierro, la skillet no se oxida).
  • Contribuye a que los alimentos no se peguen como ocurre en una sartén de hierro o acero sin vitrificar, sin necesidad de curado.

La skillet, una pieza única

Se trata de una sartén fabricada en hierro fundido. ¿Eso qué quiere decir? El hierro en estado líquido y con la cantidad de hierro precisa, se vierte en un molde de arena único que tiene la forma que queremos dar a la sartén, y se deja enfriar. Una vez frío, el molde se destruye, obteniendo así la skillet.

Se trata de un proceso que requiere de trabajar en fundición, a temperaturas que llegan a más de 1000 ºC, y una manipulación realmente delicada. Una skillet es una pieza resultante de un molde único -quien tiene una skillet tiene una pieza única, lo que hace de las skillets un utensilio especial y de gran valor.

La skillet tradicional y la skillet alta

Tras el éxito y difusión de la sartén skillet tradicional, Le Creuset lanzó la sartén skillet alta.  La única diferencia entre la skillet estándar (la de toda la vida) y la skillet alta es la altura de las paredes. No cambia nada más que eso (y el peso, dado que ante el mismo diámetro de sartén, la alta es algo más pesada), y algunos usos que puedes darle: en una skillet alta podrás hacer también bizcochos (en una baja solamente brownies), dado que tendrás altura para ello, o es más aconsejable para risottos y arroces, dado que agradecerás la altura para añadir el caldo o agua.

2. Beneficios de la sartén skillet

Por su naturaleza, hierro vitrificado puramente, y gracias a su forma y grosor, la sartén skillet nos ofrece grandes beneficios, tanto para la cocina como para nuestro bolsillo y nuestra salud:

  • Es una sartén 100% natural, sin antiadherentes.
  • Al ser de hierro puramente, el resultado de cocción es 100% natural, consigues unos sabores de lo más auténticos y puros en todas tus recetas.
  • Asas, no hierves: el hierro coge una temperatura tan alta que evapora los jugos que sueltan los alimentos, y puedes realmente asar (en una sartén antiadherente, por sus materiales, no cogerás nunca esa temperatura que coge el hierro, y los jugos quedan en la sartén, lo que hace que la carne quede hervida, no sellada ni asada).
  • No se raya y es perfecta para llevar a la mesa: al ser de hierro vitrificado, puedes cortar en ella directamente lo que has preparado, y es tan bonita que queda preciosa en la mesa.
  • Se acabó lo de renovar sartenes: una skillet es una gran inversión, porque al durar siempre inalterable, y al no llevar antiadherentes que puedan perder cualidades, es una pieza que pasará de generación en generación. No hay nada de ella que puedas estropear, así que no estarás comprando sartén cada cierto tiempo: la compras una vez y la tienes de por vida. 
  • Por su grosor no se deforma, y también por esa construcción gruesa, reparte muy bien la temperatura y la mantiene -tus recetas se cocinan de forma homogénea y una vez terminadas se mantienen calientes un largo rato después de apagar el fuego o llevar a la mesa. 
  • Al ser el hierro tan buen conductor del calor, necesitas menos energía para cocinar, con el consecuente ahorro energético.
  • No se oxida y no requiere de curado: gracias a su vitrificado, y a diferencia de las sartenes que se fabrican a partir de planchas de hierro, las skillets no se oxidan*, no requieren de curado (el vitrificado ya les aporta y es más fácil cocinar en ellas que en otras sartenes de hierro o de acero inoxidable, porque les confiere una cierta capacidad antiadherente.
  • El vitrificado ayuda a que los alimentos no cojan sabor a hierro y podemos cocinar con alimentos ácidos como vino o tomate (o incluso dejarlo marinar), que no se oxidará (cosas que pueden ocurrir en las sartenes fabricadas a base de plancha de hierro).
  • Es una todo-terreno: tanto la puedes usar en el fuego como en el horno, como puedes cocinar encima de las brasas, en la chimenea o en la barbacoa. Es una pieza de hierro, necesitas más de 1000 ºC para volverla a fundir, así que puedes estar tranquilo que puedes cocinar en ella normalmente en casa o en el exterior.
  • Es de lo más versátil: desde saltear verduritas a hacer plancha, preparar un arroz, freír, usarla para tus carnes o verduras al horno, hornear una pizza o empanadillas sin aceite, hornear una galleta o hacer pan. Es una pieza con la que cocinar a fuego suave o ponerla a máxima potencia para un sellado perfecto.

Nota: La sartén skillet es una sartén gruesa y de hierro fundido, lo que la hace una sartén pesada. Si es para una persona mayor o con poca fuerza en las manos, no será la sartén más recomendable (especialmente en los tamaños más grandes, dado que a más diámetro, más peso).

3. Qué puedes cocinar en una sartén skillet

Una sartén de hierro es una gran inversión, no solamente por qué te durará siempre en la cocina, sino porque es realmente polivalente: tanto puedes cocinar a fuego suave como hacer plancha o asados a máxima potencia, y podrás cocinar al fuego y al horno. Algunas ideas para que veas lo polivalente que es:

3.1. Ideas para cocinar con la skillet al fuego:

  • Para saltear verduras
  • Para freír (es perfecta para ello, dado que el hierro coge mucha temperatura)
  • Para hacer plancha: conseguirás un sellado perfecto de tus carnes más jugosas, y verás que hacer plancha en una pieza de hierro no tiene igual. También para asar salmón, atún y otros pescados azules, o para hacer unas gambas, el resultado es espectacular.
  • Para arroces: sean paellas o risottos (idealmente en la skillet alta), puedes hacer arroces de lo más naturales y deliciosos.
  • Para hacer queso derretido en un momento, aromatizado con unas hierbas... ¡Y a por pan!
  • Para caramelizar frutos secos o hacer coulis de fruta fresca
  • Para preparar salsas.

3.2. Ideas para usar la skillet al horno:

  • Para asar carnes y pescados al horno: dispón tus carnes en la skillet, salpimenta, vierte un buen chorro de aceite y deja que el horno haga todo el trabajo. Como cocinar en cocotte, asar en la skillet ofrece unos resultados excelentes.
  • Para hacer carne al grill, a modo de barbacoa: puedes poner tus salchichas, pollo, tus piezas de ternera y otros en la skillet y ponerla al grill, en el horno. Sin usar aceite, estarás obteniendo unos resultados deliciosos.
  • Para asar verduras: desde zanahorias a espárragos o patatas, dispón tus verduras enteras o cortadas en la skillet y al horno, acompañando carnes y pescados o solas. ¡Quedan deliciosas!
  • Para hacer huevos al horno (sin nada de aceite y con la salsa o acompañamiento que más desees).
  • Para fritattas: prepara la mezcla y viértela en la skillet para cuajarla. Tendrás un resultado de diez y una presentación inigualable en la mesa.
  • Hornear hojadres y masas brisas: ya sean tartas saladas como dulces, dispón la masa en la sartén (con o sin papel de horno, según tus preferencias), aplica el relleno que quieras y al horno.
  • Para hacer pizza: dispón la masa y condimenta a tu gusto. Ya sea una pizza de masa vegetal (como masa de coliflor) como masa de pan, obtendrás un horneado de tus masas excelente.
  • Para gratinar: ya sea que dispones en ella una lasaña, canelones, verduras o unos lomos de bacalao, puedes ponerla al horno para gratinar tus recetas.
  • Para hacer cookies XL o galletas tradicionales.
  • Para brownies y bizcochos (estos últimos, en la skillet alta).

    4. Cómo cocinar en una sartén skillet Le Creuset

    1. La sartén skillet no requiere de ningún curado, así que cuando la recibes en casa solamente debes lavarla con esponja suave y jabón, secarla y está lista para cocinar.
    2. Es recomendable calentarla siempre a fuego suave (como todas las sartenes), para dejar que el hierro reparta bien el calor (si pones el fuego al máximo, estarás calentando mucho la parte central de la sartén, pero los laterales estarán fríos). Déjale su tiempo para que se caliente toda ella. Una vez caliente, si lo que deseas es hacer plancha o cocinar algo a fuego más alto, ya podrás subir el fuego.
    3. El hierro coge mucha temperatura, así que manteniendo una temperatura baja o media normalmente tienes suficiente: si tienes la skillet con fuego directo al máximo, fácilmente quemarás el alimento por la parte exterior, sin que se hayan podido hacer en su centro.
    4. Puedes subir al máximo el fuego cuando introduces el alimento para hacer plancha o freir (para remontar la temperatura de la sartén al máximo que nos interesa para ese tipo de técnicas culinarias, dado que al poner el alimento la temepratura baja de forma inevitable); pero recuerda volver a bajar el fuego cuando veas que has remontado ya la temperatura.
    5. Aplica un poco más de aceite del habitual en los primeros usos, te ayudará que no se peguen los alimentos que puedan tender a hacerlo.
    6. Con el uso y los aceites de las cocciones, los poros inapreciables a simple vista que pueda haber en la superficie de la sartén se van rellenando, y van generando una pátina que ayuda a que cada vez sea más fácil cocinar en ella.
    7. Introduce los alimentos a temperatura ambiente; en caso de cocinar algún alimento que tienes en la nevera, déjalo atemperar media hora antes de cocinarlo. Así, no bajarás tanto la temperatura de la skillet y el calor llegará al centro del alimento más rápidamente, quedando mejor cocinado.
    8. Para cocinar carne, pescado azul o gambas a la plancha, lo ideal es calentar la sartén a temperatura media. Cuando ya esté caliente, sube la temperatura hasta llegar al punto óptimo. Aplica unas gotas de aceite, cocina la carne vuelta y vuelta o al gusto de cada uno. Es aconsejable que la sal la pongas al final (y preferiblemente sal en escamas).
    9. Recuerda al asar carnes que, el hierro, primero agarra y luego suelta: si estás haciendo plancha y vas a girar la carne pero ves que está muy pegada, es porque de ese lado aún no está hecha, no está sellada. No lo fuerces porque desgarrarás la carne: espera un par de minutos más y vuelve a intentarlo. Cuando la carne está sellada de un lado, podrás girarla fácilmente con unas pinzas, y asar entonces el segundo lado.
    10. Si vas a cocinar masas para bizcochos o galletas, simplemente aplica un poco de mantequilla con papel de cocina o spray desmoldante en toda la superficie interior. Si lo prefieres o si no quieres ni tener que limpiar a posteriori la sartén, en lugar de eso puedes colocar en ella un papel de horno y disponer la masa dentro. Tras la cocción, verás que la skillet está impecable.
    11. La skillet se calienta mucho. Manipúlala siempre con un paño o protectores, y si está caliente disponla en la mesa con un salvamanteles para no quemar el mantel.
    12. Puedes usarla en el horno tranquilamente, hasta 300 ºC si quieres y más, que no le pasará nada.
    13. Nada como una skillet para inductar en las vitros de inducción: ¡Ojo! no la pongas a potencia máxima en inducción porque se calentará mucho y quemarás el alimento.
    14. Puedes cortar las carnes y bizcochos u otros directamente en ella, no la dañarás.

    5. Cómo limpiar una sartén skillet y cómo mantenerla

    En general, puedes limpiar la skillet con esponja y jabón lavavajillas. Hazlo siempre a mano y teniendo en cuenta lo siguiente:

    • Deja enfriar unos minutos antes de lavar la sartén. Ten presente que los cambios bruscos de temperatura pueden dañar la capa de esmalte, así que nunca sumerjas el producto caliente en agua fría.
    • Limpia con una esponja y un poco de jabón.
    • Una vez limpia, seca con un paño de algodón y guarda hasta su próximo uso.
    • En caso de que haya restos de comida que se resistan, deja la sartén con agua caliente y jabón en remojo unos minutos -ya verás como los limpias sin problemas. En caso de necesitar “rascar”, hazlo siempre con un estropajo suave (de los azules o verdes, no con un nanas de aluminio).
    • Si quedan residuos en la superficie, llena con agua caliente y unas gotitas de jabón, y deja en remojo unos 15 o 20 minutos. Luego, límpialo con una esponja (quedan impecables y no hace falta rascar con ningún estropajo).
    • Si has tenido la comida al fuego demasiado rato o a demasiada intensidad, y han quedado restos requemados muy pegados a la Skillet, recomendamos que la llenes con agua hasta la mitad, eches un poco de jabón y la calientes a fuego medio-bajo. Ya verás como todos los restos requemados se van despegando y puedes recuperar la sartén sin problemas, limpiándola luego con agua y jabón. Si hace falta, añade unas gotas de vingre.
    • Para mantener un brillo impecable o si quieres limpiar los restos incrustados, puedes usar el limpiador de skillets y cocottes Pots&Pans de Le Creuset. Elimina las pequeñas manchas negras y las blancas resultantes de algunos jugos, y resalta el brillo del esmalte.
    • La única parte susceptible de que aparezca una motita de óxido es en el reborde superior (la línea perimetral superior). Es raro que suceda, o no se aprecia, pero en caso de necesitar limpiarlo lo conseguirás simplemente pasando un papel de cocina con un poco de aceite en él. Si no, pasando el estropajo por el borde verás que también se va.    

    6. Recetas en Skillet

    Hace mucho, mucho tiempo que hacemos recetas en la sartén skillet para mostraros sus múltiples usos. Aquí encontraréis más de 80 recetas en skillet de nuestro blog.

    Algunas de las recetas que más éxito han tenido siempre son:

    1. Huevos al horno con pisto
    2. Arroz con cordero
    3. Fritatta de alcachofas y jamón
    4. Salmón a la toscana
    5. Solomillo de cerdo con glaseado de naranja
    6. Pizza con tomates, anchoas, queso idiazabal, parmesano y rúcula
    7. La provoletta
    8. Pollo cantonés
    9. Cobbler de fresas y ruibarbo
    10. Brownie de Nutella

     

    Como puedes ver, tenemos una gran variedad de recetas, ¡y muchas más que podrás hacer en tu skillet!

    Espero que todos estos consejos te resulten útiles y que disfrutes mucho de tu sartén de Skillet, una de las mejores inversiones en cualquier cocina.

    Comentarios

    Noemi dijo:

    Hace no mucho compré una y los verdad que estos consejos vienen muy bien. Los he compartido con mi pareja que dice que siempre se le pegan los alimentos en ella 😅 Requiere de paciencia y mimo. Pero el sabor que da a los alimentos me encanta.

    CAROL dijo:

    que pasada, son todas estas cosas que te gustaria tener en la cocina, la proxima compra no se me resistira

    Samuel dijo:

    Me encanta esta sarten y estoy interesado en adquirir una, pero mi pregunta es que medida usais en la recetas??

    Dejar un comentario