Vas a hacer un relleno de cerezas para tartas, tartaletas y bizcochos en muy pocos minutos y realmente delicioso. El relleno de cerezas (o de cualquier fruta que uses) es una preparación de lo más versátil y adictiva: el proceso es el mismo que si haces mermelada de cerezas, pero con una proporción de azúcar muy inferior, así que es más saludable y te la comerás sin remordimientos.

En este post, vas a ver: 

  1. Diferencias entre la mermelada y el relleno para tartas
  2. Cómo usar el relleno para tartas (¡Está delicioso y te sirve para mucho más que decorar!).
  3. La receta para hacer el relleno para tartas de cereza (o de la fruta que escojas hacerlo).

Debes saber que así como hoy preparamos relleno de cerezas, exactamente la misma receta te sirve para hacer relleno de frambuesas, fresas, frutos del bosque, relleno de higos... Obtienes una salsa densa, llena de fruta que conserva bien su forma, pero que se deshace en la boca, a la vez que da sabor y color a cualquier tarta en la que aplicas. ¡Seguro que ya estás deseando decorar tu tarta de queso con este increíble relleno de cerezas!

Algo que debes tener presente es que la preparación de la cobertura de cerezas la haces en solo 10 minutos, y ya así es deliciosa (ya la uso mucho para acompañar yogures y saben a gloria), pero si la aplicas en tartas antes de hornearlas la fruta cogerá ese intenso sabor de fruta asada, y el resultado es de gloria.

cómo hacer relleno de tartas de cereza

Diferencias entre la mermelada y el relleno de cerezas

  • El relleno para cerezas es una preparación muy rápida de hacer y menos calórica que la mermelada. Para que te hagas una idea, para hacer mermelada requieres de un 60% de azúcar del peso de la fruta (es decir, por cada kilo de fruto, requieres como mínimo de 600 gr de azúcar), mientras que puedes hacer relleno para tartas a tu gusto, usando incluso un 10 y 15% del peso de fruta en azúcar, si quieres (el dulzor irá a manos del gusto de quien lo prepare, aunque sí requieres de un mínimo de azúcar para que coja consistencia).
  • Una consecuencia del menor uso de azúcar en este relleno, es la conservación: la gracia del azúcar en una mermelada es que ayuda a conservar, aparte de endulzar (el azúcar es un gran conservante). Así que este relleno está pensado para preparar y usar, o conservar hasta unos 5 días máximo cerrado herméticamente en la nevera (mientras una mermelada te durará hasta un mes, o puedes guardarla años conservada al vacío).
  • Para hacer mermelada requieres de pectina (en nuestro caso zumo de limón) para que reaccione y gelatinice la mezcla. En el caso del relleno de tartas, usamos también zumo de limón, pero como hay menos cantidad de azúcar lo que añadimos para que coja consistencia es también harina de maíz.
  • Otra consecuencia del menor uso de azúcar en el relleno de tartas es que, en mi opinión, el sabor de la fruta se aprecia mucho más (y disfrutas más y mejor de las notas ácidas de la fruta, pues el azúcar no las enmasacará del todo), y disfrutas de un mayor contraste entre el sabor real o las notas más ácidas de la fruta con el dulzor del cuerpo de las tartas y bizcochos en que aplicas el relleno. 
  • Personalmente, desde que reducí el uso de azúcar en mi dieta, adoro usar relleno de tartas más que mermeladas porque es menos dulce, y disfrutar del contraste y apreciar el sabor de la fruta me encanta.
  • Finalmente, para la preparación del relleno añadiremos un poco de agua, cosa que no hace falta en la elaboración de la mermelada, pero ayuda a que todo el proceso sea mucho más rápido y se integre todo mejor.

Cómo usar el relleno para tartas

La imagen será tu límite aquí: piensa en el relleno para tartas como si de mermelada se trata, y ten presente que el cuerpo de la fruta es más apreciado también. A partir de aquí, sácale todo el partido: 

  1. Úsala para cubrir tus tartas (el uso más clásico es en las tartas de queso*).
  2. Rellena tus tartas de hojaldre o prepara tartaletas de hojaldre o brisa individuales y simplemente aplica este relleno en el centro. Más fácil y delicioso, imposible.
  3. Haz una gallete de masa brisa o sablée, y aplica el relleno en el centro.
  4. Haz una tarta, aplica el relleno y ciérrala con la misma masa, para dejar el relleno dentro.
  5. Prepara una tostada con mantequilla y corónala con este relleno, será un desayuno delicioso.
  6. Úsala en tus yogures: sirve yogur natural o griego en una copa o bol y añade unas cucharadas de relleno de cerezas. Una delicia.
  7. Para decorar y complementar tus bizcochos: decora el plato en el que sirves un coulant de chocolate con este relleno (la combinación con el chocolate es magnífica), o acompaña un brownie u otros bizcochos.
  8. Para la preparación de tus helados, o para acompañarlos.
  9. En mousses
  10. Como relleno de crepes (aplicar muy poca cantidad, por su estructura líquida sobresaldrá), o para decorarlas o acompañarlas.

*¡TRUCO! Si vas a usarla como cobertura de tartas de queso u parecidas, te recomiendo que, cuando la tarta ya tenga consistencia y esté prácticamente hecha, añadas la cobertura encima y acabes el horneado con ella puesta (de hacerlo antes, la cobertura bajaría al centro de la tarta, y no es lo que quieres). Al hornear la cobertura, la fruta se asará y se potencia mucho su sabor, siendo mucho más intenso. ¡Es una forma estupenda de convertir un tarta de queso en una tarta de Dioses!

Relleno para tartas de cereza

 

Receta de relleno para tartas

Ingredientes para el relleno de cerezas*:

  • 1 Kg de cerezas frescas (o congeladas cuando estás fuera de temporada)
  • 110 ml de agua
  • 2 cdas de jugo de limón
  • 150 g de azúcar blanco (puedes usar 100 gr de azúcar blanco + 50 gr de azúcar moreno)
  • 4 cdas de harina de maíz (Maizena)
  • 1/4 de cucharadita de extracto de almendras, opcional
  • Una cucharadita de extracto de vainilla, opcional

*Estoy utilizando cerezas, pero puedes hacer el mismo relleno con frambuesas frescas o congeladas, fresas, frutos del bosque... Escoge tus frutas favoritas.

Para la preparación del relleno de cerezas:

  1. Si tienes fruta fresca, deshuesa las cerezas con un deshuesador y corta las cerezas por la mitad (también puedes dejarlas enteras, depende totalmente de tus preferencias en el tamaño de la fruta en el relleno).
  2. En una olla a fuego medio, introduce todos los ingredientes: las cerezas, el agua, el jugo de limón, el azúcar y la maicena.
  3. Deja que coja calor hasta que hierva. Entonces, reduce el fuego al mínimo y deja que se cocine, removiendo constantemente durante unos 10 minutos.
  4. Si vas a usar el extracto de almendras o de vainilla, añádelo.
  5. Para el fuego y deja que pierda calor antes de usar como cobertura o relleno de tus tartas.

Notas

  1. La gracia de este relleno, al menos tradicionalmente, es que se aprecie la forma de la fruta -que se distinga de qué fruta se trata, a pesar de estar algo deshecha y tierna. Pero si prefieres una textura más fina, puedes dejarlo más rato al fuego para que se deshaga más, o puedes triturarlo con una batidora para conseguir un relleno tipo salsa o mermelada.
  2. Utilízala el mismo día o conserva en un tarro hermético hasta 5 días. Recuerda que no es una mermelada ni lleva una gran cantidad de azúcar (no se conservará muchos días).
  3. En caso de seguir la receta para hacer relleno de fresas o higo, te interesará cortar la fruta antes seguramente, para que los trozos de fruta no sean muy grandes a cada bocado.

 

Espero que disfrutes mucho, muchas veces y en muchas aplicaciones distintas de este relleno de cerezas... ¡Y qué me lo cuentes! Deja tus comentarios para saber qué te ha parecido y dónde la usarás tú, nos encantará saberlo.

Claudia

 

 

Claudia Ferrer
Etiquetas: recetas Repostería

Comentarios

clara dijo:

yo, suelo hacer relleno de varias frutas , fresas y tambien de albaricoques ,, higos ,y cerezas,,yo no suelo echar harina de maiz , con el azucar y el limon , me queda genial , las meto en tarros , y las esterilizo me duran todo el año , para hacer tartas , darte las gracias de tan ricas y muy exquisitas recetas un saludo con mucho cariño y amor de clara

Natalia dijo:

¡ Tiene una pinta estupenda ! Seguro que está delicioso…

Claudia dijo:

Hola Lola, gran pregunta! Sin duda que sí que puedes congelarlo (lo sacas unas horas antes de usarlo y verás que estará estupendo). Otra opción si quieres que alargue unos días más su fecha de caducidad es conservándolo en recipientes aptos para hacer el vacío ´-podrás perfectamente conservarlo en la nevera hasta 10 y 12 días sin problema (con las bombas y tuppers de vacío de Zwilling o los de Emsa) .
Saludos y gracias por la consulta,
Claudia

Lola dijo:

Dado que no se conserva más allá de 5 días ¿se podría congelar para utilizar el rellano en otro momento? Muchas gracias.

Dejar un comentario