Potaje de vigilia

marzo 23, 2018

5 Comentarios

Como no queremos que se pierdan las tradiciones, hoy Luisa (autora de Cocinando con mi Carmela) nos trae la receta de potaje de vigilia, un plato que tradicionalmente se sirve en el viernes de cuaresma y que seguro que, con el frío que aún nos acompaña este año, agradeceréis tomar bien calentito. ¡A disfrutar!

Llegando Semana Santa no podemos dejar de pensar en las recetas típicas que nos han acompañado en casa siempre durante estas fechas. Entre ellas, el potaje de vigilia, que muchos conoceréis como potaje de garbanzos y bacalao. 

Para elaborar la receta necesitarás bacalao en salazón, por eso convendrá simplemente la previsión de ponerlo en remojo un día antes (y recordar ir cambiando el agua).

En cuanto a los garbanzos, lógicamente que puedes cocerlos en casa, y hacer una receta 100% casera. A pesar de ello, si quieres recorrer a garbanzos ya cocidos (que ya sabemos que las prisas nos acompañan a todos), te recomiendo que los compres de calidad y los laves bien antes de incorporarlos al potaje.

Puede que muchos recordéis esta receta con otro ingrediente mágico, las espinacas. No te equivocarás si quieres incorporarlas en la lista de ingredientes. Comentar también que muchas veces se elabora el potaje con un sofrito inicial de la cebolla y el ajo. Mi versión es más rápida pero os aseguro que queda de lo más sabrosa! 

No puedo acabar sin comentar que este tipo de receta vale mucho la pena hacerlo en una olla de hierro: retienen muy bien el calor y estás usando un material 100% natural. Todo ello te permite bajar la potencia del fuego y dejar que el chup chup haga su trabajo durante un buen rato, sin preocupaciones y con un resultado en sabor estupendo! ¡Feliz Semana Santa! 

 

Cocotte redonda Evolution Le Creuset y boles de porcelana Seigaiha de Tokyo Design Studio.

 

Ingredientes 

  • 500gr de garbanzos, también puedes utilizarlos cocidos 
  • 400gr de bacalao desalado 
  • 1 cebolla
  • 2 pimientos verdes 
  • 1 cabeza de ajo 
  • 2 tomates rojos 
  • 1 cucharadita de pimentón dulce 
  • 1 pizca de pimentón picante (optativo)
  • 1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • 750-800ml de agua aprox.

 

Preparación  

  1. Poner a remojar el bacalao, junto con los garbanzos*, aproximadamente 24 horas, cambiando el agua cada 8 horas.
  2. Al día siguiente, en una cocotte poner todos los ingredientes y cubrir con el agua, tiene que quedar todo cubierto: echar el aceite, los garbanzos, el bacalao desmigado, los tomates troceados, los pimientos troceados, añadir el pimentón (si quieres, aparte del dulce puedes añadir un poco del picante); por último, la cabeza de ajos entera. Salamos, con cuidado dado que el bacalao ya aporta su punto de sal.
  3. Dejar cocer unos 30 minutos en caso de que utilicemos garbanzos cocidos o 1h 1/2 si utilizamos garbanzos en remojo. 
  4. Transcurrido ese tiempo, apartar y dejar reposar hasta la hora de servir.

De un día para otro estos guisos están mucho mejor, porque los sabores se han asentado. Así, es un plato estupendo para dejar preparado con antelación.

     

    Bol de porcelana Seigaiha de Tokyo Design Studio 

     

    Consejos 

    • En caso de usar garbanzos cocidos, no los pondremos en remojo en el punto 1, y los añadiremos directamente a la cocotte junto con el resto de ingredientes (con el punto 2).
    • Cuando termine la cocción, retirar unos pocos de garbanzos, echar en un vaso y triturar con un poco de caldo de la cocción. Añadir este puré para que el guiso espese. 
    • Se puede congelar sin problemas. 

    5 Respuestas

    Elena

    marzo 15, 2019

    Hoy pruebo a vuestra manera; yo le solía hacer un sofrito, pero creo que así resultará más magro; menos “grasiento”. Eso sí: yo el bacalao y las espinacas se los pongo en el último momento. A ver si algún día puedo hacerlo en una cocotte tan maravillosa como la de la foto!!

    Claudia

    junio 04, 2018

    Ya nos cuenta qué tal sale, Yvette! :) Saludos!

    Yvette

    marzo 23, 2018

    Tengo ganas de probar esta versión con bacalao. Teresa, qué buena opción la que cuentas. :-)

    Claudia

    marzo 23, 2018

    Hola Teresa, tu modo de hacer potaje es un clásico también y tiene que resultar muy sabroso!! La versión de Luisa la verdad es que es muy rápida y si la pruebas verás que queda estupenda también. Ya nos cuentas!! Saludos!

    Teresa

    marzo 23, 2018

    Facilísima la receta, la probaré. Yo hago un sofrito con pimentón cuando ya está todo cocido, y añado una yema de huevo cocido machacada con una rebanada de pan frito, despues pico la clara del huevo y tambien se la añado. Un saludo.

    Dejar un comentario


    Artículos relacionados

    Papillote de salmón
    Papillote de salmón

    mayo 31, 2020

    Hoy, para que ves lo simple y rápida que es la cocina en papillote, traemos una de las recetas más populares o comunes aplicando esta técnica, un papillotte de salmón. Lo hacemos con base de patata y calabacín, y verás que, con cuatro ingredientes básicos y la fuente de horno de cerámica especial para papillotes de Emile Henry, conseguirás que tu familia coma de forma saludable y dejen los platos limpios.
    Ver artículo completo
    Tarta dulce de chocolate
    Tarta dulce de chocolate

    mayo 25, 2020 7 Comentarios

    Si te gusta el chocolate y tienes ganas de sorprender en casa con una pastel de chocolate de lo más rico en cacao, esta receta es ideal para tí. Se trata de una receta muy simple pero con unos resultados en apariencia y sabor de lo más deliciosos: de base un bizcocho lleno de sabor a cacao, y recubierto con una glasa de chocolate muy fácil de hacer, pero que resulta de lo más vistosa.
    Ver artículo completo
    ¡Recetas en quesera! Descubre otra forma de enamorar en el aperitivo
    ¡Recetas en quesera! Descubre otra forma de enamorar en el aperitivo

    mayo 21, 2020

    Emile Henry ha sacado una quesera cerámica preciosa y pensada para traernos muchas alegrías en la mesa. Lo llaman Cheese Baker, y aparte de poder guardar en él los quesos tipo brie o camembert una vez los has abierto, lo que resulta realmente gratificante es aprovecharlo para cocinar tus quesos. Sí, cocinarlos, de forma que obtienes unos quesos derritidos y condimentados deliciosos y en el punto perfecto para dipear o disfrutarlos con un poco de pan.
    Ver artículo completo

    ¡Apúntate y recibe tu libro de recetas gratis!