Hoy vengo con una receta sencilla, rápida y capaz de sacarnos de un apuro en un momento dado. Este es el típico plato que parece super laborioso, pero, sin embargo, se hace en un santiamén. Y lo mejor de todo es que en casa te harán la ola.

¿A quién no le gusta un pollo con una costra bien crujiente y un delicioso relleno? Esta receta tiene lo mejor de un pollo frito pero sin el inconveniente de la fritanga.

Para conseguir una de las costras más crujientes y exquisitas que hayas probado tan solo debes rallar tu propio pan; un pan duro, un pan de esos que piensas tirar porque no hay nadie que le quiera echar el diente. Por supuesto, no se trata de dejar el pan rallado como uno comercial, hay que dejarlo con textura: pequeños trocitos de pan. Con un procesador de alimentos este proceso te será muy sencillo, con unas cuantas pulsaciones te quedará estupendo.

Como ves, esta receta de aprovechamiento no solo te saca de un apuro, sino que te ayuda a darle salida a ese excedente de pan duro que nadie quiere. Y si lo tuyo no es el pan, déjame decirte que estás de suerte, ya que los copos suaves de avena quedan de maravilla en esta receta (¡comprobadísimo!)

Sin más, te dejo con la receta de estas deliciosas pechugas de pollo con costra de parmesano y pesto, que seguro, se convierten en el plato estrella de tu casa…

Ingredientes

  • 3 pechugas medianas de pollo sin hueso y sin piel
  • 190 g de pesto rosso
  • 80 g de pan duro (para rallar)
  • 30 g de queso parmesano
  • Ralladura de un limón grande
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Tomillo fresco
  • Sal y pimienta

Rallador Microplane y la pala de madera para pizzas y tartas T&G

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 220 ºC, calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central del horno.
    1. Abrimos cada pechuga, masajeamos con ralladura de limón y rellenamos con una cucharada de pesto rosso cada una de ellas. Cerramos y colocamos en una fuente de horno provista de papel vegetal en su base.
    2. Ponemos el pan en un procesador de alimentos, y lo picamos/desmenuzamos hasta hacer migas pequeñas, casi harina. 
      1. En un bol mezclamos el resto de pesto con el pan rallado casero, parmesano, ralladura de limón, sal, pimienta, tomillo y aceite de oliva.
        1. Repartimos la mezcla anterior sobre las pechugas de pollo. Deben quedar muy bien enterradas en la mezcla de pan rallado. Salpimentar y echar un chorrito de aceite de oliva por encima.
          1. Horneamos durante unos 20 minutos. Una vez horneadas dejamos reposar 5 minutos y servir.

           

           

          Autora de la receta: Mercedes de Merceditas Bakery
          Claudia Ferrer

          Comentarios

          SANTI dijo:

          UN PLATO ESPECTACULAR , TENIA OLOR Y SABOR DE LA TOSCANA. UN 10.

          Dalys dijo:

          Gracias espero sus riquísimasrecetas

          Bego dijo:

          No tenía almendras, pues nueces del nogal de casa. No tenía albahaca fresca, pues seca. He aportado mucho perejil.
          En lugar de pesto Rosso, pesto siciliano, con tomate fresco maduro. Imaginación al poder! Estaba jugoso, tierno y muy rico desde luego.Gracias por a receta!

          Gustavo Woltmann dijo:

          En respuesta a Tania, todo lo puedes conseguir en un supermercado facilmente!
          Gustavo Woltmann

          Robeto dijo:

          Tuve que leerlo dos veces. Muy agradable.

          Miguel dijo:

          El pesto rojo se elabora igual que el pesto normal salvo que se añade tomates secos en aceite.

          Cristina dijo:

          Ni idea del pesto rosso. Como se hace? Es algo que se compra hecho?

          CONCHI dijo:

          EL PESTO ROSSO ¿QUE ES?

          azucena dijo:

          Lo acabo de hacer Tania, dime si te puedo ayudar.

          Tania dijo:

          Soy un poco novata en platos para cocinar..y hay accesorios o ingredientes que no se donde se pueden comprar.Si huviese una letra pequeña donde diga donde poderlo obtener les agradeceria!!

          Dejar un comentario