La panna cotta es un postre delicioso que, tal y como se prepara actualmente, cumple con un requisito fundamental en estos días de calor: no necesita horno para su elaboración. Típico de la región italiana del Piamonte, su nombre no engaña. Panna cotta significa literalmente nata cocida (o crema cocida) y es así como se hace: a partir de nata líquida que se cuece con azúcar, se añade un gelificante para que cuaje, resultando, una vez fría, una consistencia similar a la del flan.

Tal cual y sin nada más, es un postre realmente exquisito en el que es básico utilizar una nata de buena calidad, ya que es el ingrediente en el que se apoya la receta.

Esa nata, durante el proceso, se puede aromatizar con vainilla u otro extracto a nuestro gusto, aunque es maravillosa tal cual. Pero es que además da mucho juego, puesto que nos permite acompañarla de mermeladas, cremas, siropes, fruta..., teniendo así la posibilidad de preparar muchos postres diferentes, cuando en realidad es el mismo postre versionado a nuestro gusto.

Esta receta de panna cotta con pera y coulis de naranja es deliciosa. Combina de forma maravillosa el dulce de la panna cotta (que aromatizamos con vainilla) con el de la pera en almíbar, jugando con las dos texturas. Y se culmina con un coulis de naranja que redondea el sabor en cada cucharada. 

No te hago esperar más, aquí tienes la receta.

Conjunto dos ramequines Emile Henry nº8

Ingredientes

Para la panna cotta
  • 600 g de nata (35% m.g.)
  • 3 hojas de gelatina
  • 50 g de azúcar glasé
  • 1 vaina de vainilla
  • 1 bote grande de peras en almíbar
  • 6 rodajas de naranjas deshidratadas (para decorar)

Para el coulis:

  • 3 naranjas
  • 200 g de azúcar

Elaboración

Para la panna cotta

  1. Saca las peras del bote y déjalas escurrir. Córtalas en brunoise (cubos pequeños).
  2. Abre la vaina de vainilla a lo largo y ayúdate de un cuchillo para extraer las semillas (hazlo por la parte de la hoja que no tiene filo).
  3. Pon a hervir la nata con el azúcar glasé a fuego bajo. Añade las semillas de la vainilla, la vaina y remueve.
  4. Mientras, pon a hidratar las hojas de gelatina en agua muy fría.
  5. Cuando la gelatina esté hidratada, retírala del agua, escúrrela apretándola con la mano y elimina el exceso de agua con un poco de papel de cocina.
  6. Incorpórala a la nata caliente, removiendo bien para que se disuelva e integre por completo. Apaga el fuego y retira la vaina de vainilla, pero no la tires. (Al final de la receta te explico como aprovecharla).
  7. Coloca la pera en brunoise en el fondo de los ramequines cerámicos n.º 8 Emile Henry
  8. Vierte suavemente la crema sobre la pera troceada. Hazlo poco a poco para que la pera se mueva lo menos posible y removiendo la crema en el cazo para que las semillas de la vainilla no se queden en el fondo. 
  9. Déjalo atemperar y pon a enfriar en la nevera un mínimo de 2 horas.
Para el coulis de naranja:
  1. Exprime las naranjas para recoger el jugo.
  2. Cuélalo para eliminar posibles restos de pulpa y viértelo en una cacerola con el azúcar. Deja hervir suavemente, removiendo para que el azúcar no se quede en el fondo.
  3. Retira del fuego cuando empiece a espesar y deja atemperar.
  4. Resérvalo en un tarro hermético en la nevera hasta que vayas a usarlo.

En el momento de servir:

  1. Remueve un poco el coulis y reparte un poco sobre cada panna cotta, cubriéndola por encima. Puedes hacerlo con una cuchara o ayudándote de un embudo dosificador como el de De Buyer.
  2. Decora con una rodaja de naranja deshidratada y sirve.

Panna Cota de pera y naranja

NOTAS:

  •  Una vez has usado la vaina de vainilla para aromatizar la nata o la crema, cuando la retires del cazo, lávala ligeramente y sécala bien. Guárdala dentro de un bote hermético lleno de azúcar para conseguir azúcar avainillado que podrás usar en tus postres y bebidas.
  • Puedes añadir un poco de gelatina al coulis para obtener una consistencia más densa. Dependiendo de la cantidad que uses, obtendrás diferentes texturas que darán un aspecto distinto a tu panna cotta en cada ocasión.
  • Si prefieres, puedes sustituir las rodajas de naranja deshidratada por naranjas confitadas.

Una de las combinaciones de sabores más ricas es la de la panna cotta con coulis o salsa de frutos rojos. En el blog puedes encontrar la receta de la panna cotta con salsa de fresas y la panna cotta con salsa de cerezas.

Autor de la receta: Emile Henry

Dejar un comentario