Saludable, fácil, rápida, y sin gluten, esta receta de pan de garbanzos es la receta perfecta para hacer un pan rápido y de lo más digerible. Lo ideal de este pan es aportarle jugosidad, disfrutar con él de queso crema e ingredientes salados, desde aceitunas a tomate seco, ¡Te lo cuento todo en este post!

Por su naturaleza, es un pan más bien seco, y su corteza se asemeja más a un pan de molde que a un pan tradicional (su corteza no es muy blanda pero tampoco es crujiente). Dicho esto, tiene un sabor de lo más característico: si te gusta el sabor a garbanzos o disfrutas con el hummus, ¡sin duda alguna te encantará este pan!

Aún escucho mi pequeño diciendo "Qué bien huele, mamá, ¿Qué es?". Debo decir también que lo dijo mi segundo niño mayor, quien adora el hummus justamente. ¡Y es que es un pan con un intenso aroma a garbanzo que resulta delicioso!

Justamente por eso, por su sabor, es ideal para personalizarlo con tus sabores favoritos: usa esta receta para hacer pan de garbanzos y tomate seco, pan de aceitunas... o un pan dulce de chocolate. En la receta te indico cómo hacerlo.

Pan de harina de garbanzos

¿A quién recomiendo este pan?

Si eres de los que disfruta del pan tradicional de corteza crujiente y de miga esponjosa y suave, este pan no es para ti.

Pero si estás buscando un pan rapidísimo de hacer, que no requiere ni de levados ni esperas y que puedes preparar en 5 minutos y tenerlo horneado y listo para comer en 30, ¡Toma nota de esta receta!

Es una opción perfecta también para los que buscan recetas sin gluten, pues no lleva nada de gluten ni mezcla de harinas, solo harina de garbanzo.

Es ideal para quien busca un pan aromático y distinto, y que pueda combinar con una gran variedad de ingredientes.

¿Cómo disfrutar del pan de garbanzos?

Al ser un pan con base a garbanzos, es más bien seco en boca, y por ello lo disfrutarás muchísimo con:

  • Queso crema: unta unas rebanadas de pan de garbanzos con queso crema y disfruta tal cuál, o convirtiéndolo en unos bocaditos (con unas verduras asadas encima, salmón, chorizo, bacon asado, con cebolla tierna, tomates cherries, tomates secos... 
  • Para acompañar carnes y pescados al horno: ese sabor de garbanzo es ideal para que puedas disfrutar del pan con los jugos de los platos de carnes y pescados. ¡Moja este pan en esos platos y verás qué ricura!
  • Para hacer sandwiches de pan con tomate, aceite y un buen pellizco de sal: rellena dos rebanadas de este pan con cualquier embutido como jamón ibérico, bacon y queso, sobrasada... ¡Resulta ideal para ello!
  • Tostado, con un poco de aceite y sal y el acompañamiento que desees.
  • Para disfrutar con dulce: usa crema de caramelo o crema de avellanas y cacao para untar una rebanada de este pan, y peques y mayores lo disfrutaréis mucho.
  • Es la base ideal para hacer pan salado de tomate, cebolla o aceitunas.
  • ¡Añade pepitas de chocolate a la masa! El chocolate le queda de fábula a este pan, y al derretirse le aporta jugosidad. Solo tienes que mezclar pepitas de chocolate o chocolate troceado a la masa y mezclar bien antes de verter la masa al molde.

Pan de harina de garbanzos

Ingredientes

  • 380 gr harina garbanzos
  • 310 ml agua
  • 1 cp de sal (7 gr)
  • 2 cdas de miel
  • 1 sobre levadura seca (5 gr)
  • 2 cdas de aceite de oliva

Opcionalmente: Personaliza tu pan de garbanzos como más te guste o según el propósito que tengas:

  • Añade hierbas a la mezcla: orégano, albahaca, romero... el aroma de hierbas sumará sin duda al resultado final.
  • Cebolla tierna (previamente pochada) o tomates secos picados
  • Aceitunas negras o verdes picaditas
  • Chocolate: añade unas pepitas de chocolate o chocolate foundant troceado, le sienta de maravilla.

Preparación

  1. Añade en un bol la harina de garbanzos, la sal y la levadura, y mezcla*.
  2. Añade la miel y el aceite.
  3. Ve añadiendo el agua progresivamente, sin dejar de mezclar. Cuando tengas una mezcla homogénea y húmeda.
  4. Si quieres hacer pan con tomate seco, cebolla dulce, aceitunas, hiervas o chocolate, este es el momento perfecto para añadir los ingredientes que quieras y mezclar para repartir por toda la masa. Reserva.
  5. Precalienta el horno a 200 ºC, calor arriba y abajo.
  6. Prepara un molde rectangular o la terrina Le Creuset con spray desmoldante (para facilitar sacarlo, puedes aplicar un papel de horno).
  7. Vierte la masa en el molde y hornea unos 30 o 35 minutos, hasta que la corteza se observe dorada**.

 

Pan sin gluten de garbanzos

Notas

*Si usas el robot KitchenAid, pon los ingredientes directamente en el bol y enciende el robot a velocidad 2, y no pares de mezclar con el accesorio pala de lado flexible desde que añades los ingredientes secos hasta que obtienes la masa final.

**En caso de usar la terrina Le Creuset, mantén tapada la terrina hasta que se observe la masa cocida, y puedes retirar la tapa los últimos minutos para dorar la corteza.

Comentarios

Alberto dijo:

Buena receta sin duda. Pero desde mi punto de vista, quizás le sobre la miel. Al menos, así me lo ha parecido a mí, ya que de por si, la harina de garbanzo es bastante dulce.

Dejar un comentario