Las garrapiñadas o frutos secos confitados son un dulce delicioso, un snack azucarado del que no puedes escapar tras comer uno. ¡Hoy te cuento cómo hacer nueces pecanas garrapiñadas en casa deliciosas! Dulces y de lo más crujientes, aviso de que resultan altamente adictivas, y para hacerlas solo necesitarás una sartén.

Cómo hacer garrapiñadas

Para hacer las nueces garrapiñadas solo necesitaremos nueces, azúcar y esencias para aromatizarlo.

A menudo se hacen sin aromatizar, con azúcar solamente, pero te propongo aplicar principalmente vainilla y canela, les aporta un aroma delicioso (es habitual usar al menos vainilla). También a tener en cuenta que usaremos azúcar moreno principalmente, más que blanco, por el aroma que aporta a las pecanas (pero puedes usar azúcar blanco solamente para el almíbar si prefieres su resultado).

¿Cómo lo haremos? Con el azúcar haremos un almíbar para cubrir las nueces, y será en el momento de su enfriamiento y cristalización que obtendremos unas garrapiñadas caseras de libro.

De igual forma podrías hacer garrapiñadas de otros frutos secos, como avellanas, nueces, nueces de macadamia, pipas... Los aromas que te propongo usar en la receta sin duda quedan especialmente bien con todo tipo de nueces y almendras.

Diferencia entre nueces de California y nueces Pecanas

Se están poniendo muy de moda las nueces pecanas. La verdad es que sí saben diferentes a las nueces de California que más hemos venido usando, y te animo mucho a tomarlas y a usarlas si no lo has hecho aún.

Las nueces pecanas las apreciarás por su sabor: son menos amargas que las otras; y sin duda las distinguirás por su forma alargada y vertical. En textura también apreciarás sus virtudes: su carne es mantequillosa, aceitosa y más cremosa.

Por todo ello es preferible usar nueces pecanas para garrapiñar.

Ingredientes

  • 280 g de nueces pecanas
  • 80 ml de agua
  • 100 g de azúcar moreno
  • 50 g de azúcar blanco (*ver notas)
  • ½ cucharadita (2,1 ml) de extracto de vainilla
  • 2 cucharadita (5,2 g) de canela
  • ¼ cucharadita (0,5 g) de nuez moscada
  • ¼ de cucharadita (0,5 g) de pimienta de Cayena (opcional)

Preparación de las nueces confitadas

  1. Primero, tuesta las nueces al horno: dispón las nueces pecanas en una bandeja de horno, dispersas por su superficie, y hornéalas durante unos 10 o 15 minutos a 170 ºC. De vez en cuando, remuévelas con una espátula para que se tuesten de forma homogénea por todos lados. Cuando se aprecien tostadas, retira y reserva.
  2. Prepara el almíbar: en una sartén de hierro y a fuego medio, dispón el agua y añade todos los condimentos, es decir, los azúcares, la vainilla, la canela, la nuez moscada y la cayena si quieres añadirla. Lleva a ebullición y retira del fuego.
  3. Añade de inmediato las nueces y devuelve al fuego. Remueve con una cuchara de madera, para impregnar todas las nueces con el almíbar y ayudar a que el azúcar se derrita y cristalice (unos 10 minutos). En unos minutos verás como se va creando una arenilla blanquecina alrededor. Subid el fuego y no dejéis de remover, para que cristalice pero no se quemen.
  4. Retira la sartén del fuego, y prepara una bandeja con papel de horno, para extender las nueces garrapiñadas encima (dispérsalas por la bandeja, separadas entre sí para que no se agrupen) y deja que las nueces se enfrían).
  5. Una vez frías, puedes servirlas o conservar en un tarro hermético.

Ideas para usar y disfrutar de las nueces garrapiñadas

  • Las garrapiñadas te encantará comerlas tal cual: disfrútalas como tentempié, ¡Están llenas de energía!
  • Sácalas a la hora del café, tras la comida, y será el toque final al encuentro (no olvides decir que las has hecho tú, será tema seguro saber cómo las has hecho).
  • Son ideales en ensaladas verdes, junto a quesos curados, queso fresco o fresas frescas, admiten una gran variedad de acompañamientos.
  • Ponlos en un tarro o en bolsitas: es un regalo precioso para fiestas, para tener un detalle con alguien o cuando tienes visita.
  • ¿Haces pasta rellena en casa? Esos raviolis rellenos de pera, queso y nueces pueden estar hechos con pecanas caramelizadas, el contraste de dulce y salado será un acierto seguro.
  • ¡En repostería! Aplica estas nueces caramelizadas (troceadas o enteras) para decorar y dar el toque final a tus bizcochos. También para coronar galletas y muffins, ¡Y tartas de todo tipo! 

Notas

  • *Lo habitual es hacer un almíbar solamente con azúcar blanco. Puedes hacer las garrapiñadas con azúcar blanco (sustituye el azúcar moreno por blanco, aplicando en este caso 150 gr en total de blanco), pero creo que los aromas de caña del azúcar moreno le quedan deliciosos a las pecanas.
  • Piensa en los sabores que te gustan a tí: puedes aromatizarlas solamente con extracto de vainilla, o aplicar jengibre si es lo que te gusta (junto a una pizca de pimienta queda de lo más especial).
  • Las nueces, puedes partirlas por la mitad si prefieres hacer un bocado más pequeño o dispones de una variedad de pecanas muy grandes.
  • ¡No te asustes con los trozos de caramelo que quedan a la hora de limpiar la sartén o el tapete! Recuerda que solo tendrás que dejarlo en agua para que el azúcar se disuelva antes de aplicar esponja y jabón.

 

 

Espero que disfrutéis mucho caramelizando frutos secos. No dejéis de contarme qué trucos o aromas usáis vosotros para hacerlas, será un aprendizaje estupendo para todos.

Dejar un comentario