Macarrones con calabaza y queso

noviembre 09, 2018

Mi hijo es un fan incondicional de la pasta con queso, como casi todos los jóvenes del mundo mundial. Mi objetivo siempre es que coma verduras y más verduras, esas que parece que él se niega cada vez más a comer. 

Por eso invento versiones diferentes de sus platos favoritos con hortalizas. 

Esta es una de ellas. El primer día que los tomó, pensó que había usado un queso diferente y que de ahí venía el color anaranjado de la salsa.

Solo hizo falta que los probara para que cayera rendido a sus pies: el sabor dulce y la textura cremosa de la calabaza jugaron su papel y para cuando supo que la pasta llevaba bastante de esa hortaliza, ya no podía parar de comer. ¡Prueba conseguida!

 

Cuchillo japonés de acero damasco Miyabi, rallador Zester Premium de Microplane, platos redondos de porcelana Revol y cocotte de porcelana Revol.

Cuchillo japonés de acero damasco Miyabi, rallador Zester Premium de Microplane, platos redondos de porcelana Revol y cocotte de porcelana Revol.

 

 

Ingredientes

  • 500 g de macarrones o tiburones
  • 500 g de calabaza
  • 1 cebolla
  • 150 g de leche
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de nuez moscada
  • Sal y pimienta negra
  • 100 g de queso parmesano rallado
  • 100 g de queso pecorino rallado
  • 100 g de queso mozzarella rallada
  • 150 g de panceta
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 rebanada de pan payés

 

Preparación

  1. Cortar la calabaza en trozos. Salpimentar y rociar un poco de aceite por encima. Hornear a 180ºC durante unos 30 minutos hasta que la calabaza esté tierna. 
  2. Cuando la calabaza esté lista, machacar bien. Reservar.
  3. Cocer en una cocotte Revol la pasta en abundante agua. 
  4. Cuando la pasta esté un punto dura, escurrir y enjuagar con agua fría para cortar la cocción. 
  5. En dos cucharadas de aceite, dorar bien la panceta. Añadir entonces la cebolla bien picada. Cuando esté blanda, añadir la harina. Pasados un par de minutos, añadir la leche caliente poco a poco hasta formar una salsa lisa y sin grumos.
  6. Añadir entonces la calabaza triturada junto con los quesos y mover sin parar hasta que la salsa quede uniforme. Añadir la nuez moscada y rectificar de sal. 
  7. Volcar la pasta en la salsa y mover bien. 
  8. Tostar el pan hasta que esté bien dorado y triturar. Reservar 
  9. Servir la pasta en unos platos Revol con los que podremos gratinar en el horno y servir directamente. 
  10. Cuando los platos estén listos, espolvorear con el pan rallado y añadir un poco de queso rallado. Gratinar un par de minutos hasta que los platos se doren bien. Servir bien caliente con un poco de más queso rallado para los más ratones.

 

Cuchillo japonés de acero damasco Miyabiplatos redondos de porcelana Revol y cocotte de porcelana Revol.

 

Autora de la receta: Lola de Loleta Life, Food&Market

Dejar un comentario


Artículos relacionados

Papillote de salmón
Papillote de salmón

mayo 31, 2020

Hoy, para que ves lo simple y rápida que es la cocina en papillote, traemos una de las recetas más populares o comunes aplicando esta técnica, un papillotte de salmón. Lo hacemos con base de patata y calabacín, y verás que, con cuatro ingredientes básicos y la fuente de horno de cerámica especial para papillotes de Emile Henry, conseguirás que tu familia coma de forma saludable y dejen los platos limpios.
Ver artículo completo
Tarta dulce de chocolate
Tarta dulce de chocolate

mayo 25, 2020 7 Comentarios

Si te gusta el chocolate y tienes ganas de sorprender en casa con una pastel de chocolate de lo más rico en cacao, esta receta es ideal para tí. Se trata de una receta muy simple pero con unos resultados en apariencia y sabor de lo más deliciosos: de base un bizcocho lleno de sabor a cacao, y recubierto con una glasa de chocolate muy fácil de hacer, pero que resulta de lo más vistosa.
Ver artículo completo
¡Recetas en quesera! Descubre otra forma de enamorar en el aperitivo
¡Recetas en quesera! Descubre otra forma de enamorar en el aperitivo

mayo 21, 2020

Emile Henry ha sacado una quesera cerámica preciosa y pensada para traernos muchas alegrías en la mesa. Lo llaman Cheese Baker, y aparte de poder guardar en él los quesos tipo brie o camembert una vez los has abierto, lo que resulta realmente gratificante es aprovecharlo para cocinar tus quesos. Sí, cocinarlos, de forma que obtienes unos quesos derritidos y condimentados deliciosos y en el punto perfecto para dipear o disfrutarlos con un poco de pan.
Ver artículo completo

¡Apúntate y recibe tu libro de recetas gratis!