Lasaña de pollo en mini-cocottes

marzo 06, 2016

2 Comentarios

Luisa, a quien conocéis del blog Cocinando con mi Carmela, nos invita a preparar una deliciosa lasaña de pollo, que te sorprenderá por su fácil elaboración y original presentación. ¡Te aseguro que encantará a tus invitados!

Creo recordar que nunca he preparado una receta italiana para el blog de Claudia, así que, para ponerle remedio, preparar una lasaña me ha parecido una idea estupenda; además, he optado por prepararla en raciones individuales, cuya presentación luce mucho en las mini-cocottes y encuentro muy práctico, ya que a la hora de servir la lasaña es más cómodo y evitas que se deshaga. Espero que a vosotros también os guste.

 

Mini-cocottes cerámicas Le Creuset y cuchillo de acero carbono Pallarès

 

Me encanta la cocina italiana y la pasta es de mis ingredientes favoritos, ya que tiene muchas opciones a la hora de preparar un buen plato, y si tienes tiempo de prepararla fresca en casa mucho mejor: ¡Con una buena máquinaserá de lo más fácil! 

La lasaña ​es un plato griego que consiste en pasta en láminas, con salsa de tomate o bechamel y queso, y que admite todo tipo de rellenos -verduras, pescados, carne, etc. ​Vamos con la preparación e ingredientes que os propongo yo hoy.

 

Ingredientes

Para ​la lasaña y su relleno:

  • 1 apio
  • 1 cebolla
  • 3 zanahorias 
  • 500 gr de carne de pollo muy troceada o picada (también puedes utilizar ternera, cerdo o una mezcla de éstas)
  • 400 gr de tomate triturado 
  • Una copa de vino blanco ​o manzanilla ​
  • Sal, pimientay orégano
  • Parmesano
  • ​Placas de lasaña ​

 

Para la bechamel:

  • 1 litro de leche
  • ​50gr de mantequilla 
  • 1 cucharada de aceite de oliva ​
  • ​​60gr de harina de trigo​ 
  • Nuez moscada y sal 


Elaboración

Empezamos haciendo el sofrito:

Picamos bien en nuestra tabla el apio, cebolla y zanahorias, todo muy bien ​troceado​.

Calentamos una sartén, añadimos aceite y sofreímos las verduras que hemos troceado​. Dejamos durante unos 15 minutos hasta que veamos que estén bien pochados. Llegado este momento, añadimos la carne de pollo picada junto con la copa de vino blanco o ​manzanilla ​y sofreímos hasta que la carne quede bien cocinada.

Añadimos el tomate triturado, salpimentamos y agregamos el orégano al gusto. A mí personalmente me gusta mucha cantidad​,​ y dejar cocinar a fuego suave medio​,​ hasta que reduzca la salsa.

Aprovechamos de ​mientras ​para hidratar las placas de lasaña en una bandeja ​​con agua caliente (o hervirlas, según el tipo de pasta que hayas comprado), y preparar la bechamel. ​

 

Preparación de la bechamel:

Ponemos​ un cazo a calentar la leche. De mientras, en otro cazo derretimos la mantequilla a fuego lento junto con el aceite.

Cuando esté derretida, añadimos la harina tamizaday dejamos que se cueza -es importante que la harina tome color, pero que no se queme.

​Removemos bien con la ayuda de una cuchara o pala de madera, o me ayuda mucho en esta preparación usar unas varillas manuales (no para batir, sino para ir removiendo).

Cuando la leche esté hirviendo, la vertemos sobre la mezcla de harina y apartamos del fuego. Removemos constantemente hasta que desaparezcan los grumos que se forman.
Calentamos durante unos 5 minutos sin dejar de mover. Por último, añadimos una cucharadita o pizca de sal y nuez moscada.

 

Montaje de la lasaña:

Precalentamos el honor a 180ºC.

Para preparar la lasaña he utilizado unas mini-coccotes redondas, para presentarlas en modo individual, pero también podéis prepararla al modo tradicional, haciendo la lasaña en una bandeja de horno. Si queréis presentar raciones individuales pero algo más generosas podéis usar las mini-cocottes ovaladas de 17cm, que son ideales para ello.

 

 

​Toca ​montar la lasaña: primero​​ una placa de pasta (​​para las mini-coccottes las he partido por la mitad), luego un poco de relleno y un poco de bechamel​; otra placa de pasta y repetimos de nuevo​. Terminar con ​una capa de ​bechamel y espolvorear con queso parmesano.

Introducimos en el horno en modo grill para gratinar durante unos 15-20 minutos. Lista para servir, espero que os guste!

 

Nota: Si quieres hacer las placas de pasta fresca en casa puede interesarte ver una receta de pasta aquí.


2 Respuestas

sandra

abril 06, 2016

Me requeteencanta la lasaña, y la tuya tiene muy buena pinta con el pollo y es muy original! Si a ti también te encanta deberías probar esta, está hecha con calabacín y también es deliciosa.

https://justfoodlovers.wordpress.com/2016/03/29/lasana-de-calabacin-y-ricotta

Saludos!

Rosa M. LLAUSÍ

marzo 27, 2016

Hola!, la quiero hacer la próxima semana, con los ingredientes que publicáis, cuantas mini coccotes, salen?.
Gracias

Dejar un comentario


Artículos relacionados

Papillote de salmón
Papillote de salmón

mayo 31, 2020

Hoy, para que ves lo simple y rápida que es la cocina en papillote, traemos una de las recetas más populares o comunes aplicando esta técnica, un papillotte de salmón. Lo hacemos con base de patata y calabacín, y verás que, con cuatro ingredientes básicos y la fuente de horno de cerámica especial para papillotes de Emile Henry, conseguirás que tu familia coma de forma saludable y dejen los platos limpios.
Ver artículo completo
Tarta dulce de chocolate
Tarta dulce de chocolate

mayo 25, 2020 7 Comentarios

Si te gusta el chocolate y tienes ganas de sorprender en casa con una pastel de chocolate de lo más rico en cacao, esta receta es ideal para tí. Se trata de una receta muy simple pero con unos resultados en apariencia y sabor de lo más deliciosos: de base un bizcocho lleno de sabor a cacao, y recubierto con una glasa de chocolate muy fácil de hacer, pero que resulta de lo más vistosa.
Ver artículo completo
¡Recetas en quesera! Descubre otra forma de enamorar en el aperitivo
¡Recetas en quesera! Descubre otra forma de enamorar en el aperitivo

mayo 21, 2020

Emile Henry ha sacado una quesera cerámica preciosa y pensada para traernos muchas alegrías en la mesa. Lo llaman Cheese Baker, y aparte de poder guardar en él los quesos tipo brie o camembert una vez los has abierto, lo que resulta realmente gratificante es aprovecharlo para cocinar tus quesos. Sí, cocinarlos, de forma que obtienes unos quesos derritidos y condimentados deliciosos y en el punto perfecto para dipear o disfrutarlos con un poco de pan.
Ver artículo completo

¡Apúntate y recibe tu libro de recetas gratis!