Frisuelos tradicionales

Publicado el Apr 07, 2019. 4 comentarios

Me gusta hacer postres de siempre, postres con historia como estos frisuelos tradicionales que se hacen en Asturias y cuya receta ha ido pasando de padres a hijos una y otra vez. 

Se toman en carnaval como si fuera un ritual, pero es fácil encontrarlos en la carta de postres de cualquiera de los muchísimos restaurantes que tiene esta región, con una gastronomía tan rica, durante todo el año. 

Hacerlos es muy fácil, hay diferentes formas e incluso se organizan concursos. Ésta que aquí os traemos es una versión deliciosa para los más golosos pues se espolvorean con azúcar de forma que se consigue un almíbar.

 

Crepera de hierro mineral B con mango de haya De Buyer, aceitera de porcelana Revol y cucharón de acero inoxidable con mango de haya De Buyer

 

Ingredientes

  • 250 g de harina
  • 250 ml de leche entera
  • 1 cucharada sopera de levadura química
  • 3 huevos
  • Una pizca de sal
  • Azúcar para espolvorear
  • Aceite de oliva virgen extra para freir

 

Preparación

  1. En un bol ponemos la leche, la harina, la levadura y la sal, batimos y dejamos reposar media hora.
  2. Ponemos una sartén, o mejor la crepera de hierro de De Buyer, a fuego alto con un hilo de aceite; lo equivalente a una cucharilla de café.
  3. Cuando esté bien caliente vertemos la medida de un cucharón de la masa.
  4. Dejamos que dore y damos la vuelta con la ayuda de un tenedor y mucho cuidado.
  5. Colocamos en un plato y espolvoreamos con azúcar.
  6. Tapamos con otro plato para que se conserve el calor mientras repetimos la operación para hacer otro frisuelo más.
  7. Lo colocamos sobre el anterior y volvemos a espolvorear de azúcar.
  8. Vamos añadiendo aceite a medida que se necesite; la crepera debe estar engrasada para que se frían bien.
  9. Cuando hayamos agotado la masa damos la vuelta a los platos para que quede encima el frisuelo que se hizo primero. Con el calor y el peso de los posteriores se habrá ido formando un almibar.
  10. Llevamos a la mesa la pila de frisuelos para que cada uno se sirva con las manos enrollándolos sobre sí mismos.  

 

Crepera de hierro mineral B con mango de haya De Buyer, aceitera de porcelana Revol y cucharón de acero inoxidable con mango de haya De Buyer

 

Se suelen tomar dos o incluso tres por persona, con cuidado, y un plato debajo para recoger el almíbar. Todo un ritual en muchas casas el hacerlos poco a poco, con tranquilidad y paciencia, hasta completar una buena tanda que os garantizo desaparece al momento!

 

Autora de la receta: Beatriz de To Be Gourmet


ARTÍCULOS RELACIONADOS

  • Bacalao dorado

    La gastronomía portuguesa tiene en su haber tantas recetas con bacalao que podríamos preparar una cada día del año y no repetir. Esta es una de las...

  • Tarta de queso con chocolate blanco y bayas

    La tarta de queso que traemos hoy es super cremosa, quedas avisada. Además, la cremosa ricotta combinada con bayas dulces y chocolate blanco es una...

  • Tocinillos de cielo

    Cuando Claudia me propuso que preparara una receta con las flaneras Ilsa, enseguida le contesté que quería hacer mis tocinillos de cielo. Son un bo...



Comentarios

  • Publicado por Vanessa el Apr 10, 2019

    Qué entrañables recuerdos de niñez. Frixuelos no en carnaval, sino todo el año, eso sí, los fines de semana. El método que mi madre encontraba más efectivo para conseguir que nos levantáramos de la cama los sábados y domingos, era hacer frixuelos. Nos despertábamos al olor inconfundible de la masa al cocinarse en la sartén y corríamos a la cocina. Mi madre no daba abasto para alimentar a tres bocas voraces. Nunca se acumulaban en la fuente, sino que los iba sirviendo uno a uno al plato directamente y los comíamos calientes, recién hechos. Espolvoreados con azúcar o untados con mermelada. Otras veces con chocolate fundido, si mi madre tenía ganas de liarse más. Para los adultos de la casa, les echaba jamón y queso, champiñones, trocitos de tomate, pimiento… en lo que sería una variante de los galettes de Bretaña. Pero con la misma masa de los frixuelos, un pelín dulce. Fantástico y sutil contraste.
    La receta que yo uso y que ha pasado de generación en generación de asturianos, no lleva levadura de ningún tipo. No he visto nunca a nadie usar levadura en la masa de frixuelos, no la precisa. En cambio, la masa debe llevar algo de azúcar (una cucharada o dos para esa cantidad de harina), un poco de ralladura de limón y una cucharada de anís, que le da un aroma y sabor inconfundible. Pero sobre todo, la tradición manda sustituir el aceite de oliva (ingrediente que por desgracia no tenemos en Asturias) por la mantequilla, a ser posible de calidad. El sabor cambia mucho. Exquisito.

  • Publicado por Lucía el Apr 09, 2019

    Hola Beatriz,

    pronto, muy prontito, voy a hacer la receta, pero tengo una duda, en los ingredientes hablas de 3 huevos y sin embargo, en la preparación no los mencionas. Seguramente se te haya olvidado, es así?
    Supongo que se incorporan al bol cuando añades el resto de ingredientes…

    Un saludo

    Lucía

  • Publicado por Susana el Apr 08, 2019

    En el primer punto faltan añadir también los huevos en el bol para poder batir todos los ingredientes juntos.

  • Publicado por Mercedes Chamizo el Apr 08, 2019

    En la receta de los disueltos, modo de hacerlo, os falta poner los huevos

¡Nos gustaría saber tu opinión!