Fresca, fácil, completa y deliciosa, ¡Esta ensalada lo tiene todo! La combinación de la frescura y dulzor de las fresas, contrasta con la intensidad del queso feta, y todo ello lo aderezamos con una vinagreta de Módena y miel facilísima de hacer y que potencia el sabor de las fresas aún más.

Si te he convencido ya, debes saber que todo ello va acompañado también de frutos secos, rúcula, el toque de la mostaza... Ingredientes completos y complementarios, que casan estupendamente.

Espero que os animéis a probar esta ensalada tan fresca, colorida y sabrosa. ¡Os refrescará y sacará sonrisas cualquier día de calor!

Ensalada de espinacas, fresas y feta

Ingredientes

Para la ensalada de espinacas y fresas:

  • 200 gr de espinacas frescas
  • 50 gr de rúcula
  • 1/2 cebolla dulce o roja (la mitad de una cebolla pequeña, o 1/4 de una cebolla grande)
  • 35 gr de fresas
  • 130 gr de queso feta
  • 90 gr de nueces pecanas tostadas (o nueces de California)
  • Hojas de menta (opcional, para decorar y refrescar aún más el plato).

*En lugar de ensalada de espinacas y rúcula, si lo preferís podéis usar solamente 250 gr de espinacas.


Para el aderezo de Módena y miel:

  • 70 ml vinagre balsámico
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 1/2 cucharadas de miel
  • 1/2 cucharadita de mostaza Dijon
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/8 cucharadita de pimienta negra
  • 1 1/2 cucharadas de semillas de amapola (opcional)

Preparación

  1. Pica la cebolla muy pequeñita y déjala en un bol con agua, para que suavice su sabor.
  2. Prepara el aliño: en la picadora manual (para estas vinagretas va muy bien la picadora Ingenio), introduce todos los ingredientes del aderezo y mezcla hasta homogeneizar.
  3. Trocea las nueces (puedes hacerlo también en la Ingenio), corta en cubos pequeñitos o desmenuza el queso feta y escurre la cebolla.
  4. Corta las fresas por la mitad o en cuartos si son grandes.
  5. Vamos a montar la ensalada: en una ensaladera amplia, dispón las espinacas y rúcula ocupando el máximo espacio, añade la cebolla (repartiéndola por encima de todas las hojas verdes) y reparte las fresas. Añade a continuación el queso feta, desmenuzándolo o repartiéndolo por toda la superficie también y esparce por encima las nueces troceadas.
  6. Con una cuchara, aliña la ensalada con un poco de la vinagreta que has preparado, y reserva el resto en un bol que puedes servir junto a la ensalada para que cada comensal se acabe de aliñar a su gusto.

Ensalada de fresas y rúcula

Notas

  • Si has lavado las espinacas o las fresas recientemente, es importante secarlas bien antes de preparar la ensalada, si no quedará aguada y perderá intensidad.
  • ¡Es una receta ideal para la temporada de fresas! Sin duda es interesante esta receta en primavera y temprano verano, cuando las fresas están en su mejor momento.
  • Si quieres hacer una vinagreta sin Mostaza pero parecida, puedes simplemente mezclar aceite, vinagre de Módena, miel y una pizca de sal. ¡Combina todo y listo para aderezar la ensalada!
  • Si quieres convertir este primer plato en un plato único, puedes añadir tiras de pollo rebozado, créeme que le cae estupendamente.
  • Sírvela con unas rebanadas de pan: a mí me encanta pasarlo por el plato para disfrutarlo con lo que queda de esa vinagreta deliciosa.
  • Encontrarás una gran cantidad de boles y ensaladeras en la sección de ensaladeras.

 

 

Claudia Ferrer

Dejar un comentario