Un crumble es un postres típico irlandés y del área anglosajona muy fácil de elaborar, que consiste básicamente en fruta fresca, que cubrimos con una mezcla de harina, azúcar y mantequilla. Tal cual lo preparamos lo horneamos, y al hornear resulta en una tarta de masa desmigada y crujiente, con una base de fruta blanda, asada y de lo más apetecible.

Tened presente que la fruta, al asarse, aparte de ablandecerse, realza su sabor. Así que los crumbles son una forma deliciosa de disfrutar de todo tipo de fruta. A partir de allí, puedes jugar a los mil y un trucos para que el crumble quede distinto y cada cuál más delicioso: desde aromatizar la fruta (con especias y aromáticas, como canela, vainilla o menta...), a hacer mezclas de frutas.

Para un buen crumble, también es muy recomendable usar distintos ingredientes para hacer la cubierta: prueba a mezclarlo con harina de frutos secos, o frutos secos troceados (seguro que unas almendras o unas nueces de macadamia casarán a la perfección con ese crumble de peras o de fresas que vayas a preparar... ¿Ya te lo imaginas, verdad?).

También te animo a variar los azúcares que uses para su elaboración, desde añadir parte de azúcares morenos de calidad o panela, que pueden ser de lo más aromáticos, a añdir nuez moscada o canela en la misma cubierta.

La receta que traemos hoy es un crumble de fresas y ruibarbo riquísimo, una forma estupenda de sacar partido a la olla baja Fusiontec, una pieza de hierro de lo más versátil... mientras disfrutamos de la deliciosa fruta que nos brinda la primavera. Queridas fresas, asadas estáis deliciosas.

 

Crumble de fresas en Fusiontec

Ingredientes

  • 500 g de ruibarbo
  • 500 g de fresas frescas
  • 1 vaina de vainilla
  • 250 g de azúcar gelificante
  • 300 g de harina
  • 100 g de almendras laminadas
  • 100 g de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 200 g de mantequilla fría en dados
  • 1 cucharadita de piel de limón rallada
  • 400 ml de nata de cocinar

Preparación

  1. Lava, seca y corta el ruibarbo en trozos de 2 cm y las fresas por la mitad o en cuartos, según su tamaño.
  2. Mézclalo todo junto con la vaina de la vainilla y el azúcar gelificante. Déjalo reposar durante 1 hora.
  3. En un bol, mezcla la harina, el azúcar y la sal. Incorpora la mantequilla y la ralladura de limón.
  4. Precalienta el horno a 180 °C con calor arriba y abajo.
  5. Reparte la mezcla de frutas en la olla baja de hierro Fusiontec y reparte el crumble (la mezcla que has preparado) por encima.
  6. Hornea a media altura del horno durante 25-30 minutos, hasta que observes que se ha dorado. La olla de hierro Fusiontec adquiere temperatura con rapidez y distribuye muy bien el calor; los alimentos se calentarán uniformemente y horneará estupendamente el crumble.
  7. Cuando lo observes hecho, deja enfriar un poco.
  8. Monta la nata con ayuda de unas varillas eléctricas, y sirve con el crumble con las fresas.
Crumble de fresas en Fusiontec
Claudia Ferrer

Dejar un comentario