Cómo hacer leche de almendras

Publicado el Jul 21, 2016. 8 comentarios

Eva, autora de Bake-Street, nos trae los secretos para elaborar una deliciosa leche de almendras: una receta que adorarás preparar en casa por su sencillez, sabor y beneficios para tu salud.

 

La leche de almendras es una de mis leches vegetales preferidas, seguida de la leche de avellanas y anacardos.

La primera vez que oí hablar de ellas me llamó mucho la atención, de hecho ya estaba planteándome dejar de consumir leche de vaca por toda la cantidad de contraindicaciones que tiene, y no me refiero a la lactosa. 

Reconozco que la primera vez que probé la leche de almendras me gustó mucho, pero al ver la cantidad de fruto que llevaba y, peor aún, la cantidad de azúcares que añadían decidí dar un paso más y elaborarla en casa.

El resultado fue espectacular, una leche blanca, de textura increíble y con un sabor inmejorable. La receta que comparto con vosotros no contiene ningún tipo de azúcar añadido pero, si lo preferís, podéis endulzarla incorporando con un par de dátiles, sirope de Ágave, miel o incluso con plátano.

De este modo dejamos a un lado los azúcares refinados y logramos endulzar de manera más natural. Además podemos aromatizarla con cacao, vainilla…

 

cómo preparar leche de almendras

Malla exprimidora Tellier

 

Es un tipo de leche vegetal que no contiene lactosa, gluten ni colesterol, lo que la convierte en un elemento perfecto para personas con intolerancias. Tiene un alto contenido en potasio, vitaminas A, E, B1 y B2, ayuda a mejorar los problemas de gastritis o gastrointestinales, es muy rica en fibra soluble e insoluble protegiendo la pared del intestino, combate la osteoporosis y, además, regula los niveles de azúcar y colesterol.

Este tipo de leche ya se elaboraba en la Edad Media y se denominaba “amygdalate”. Era muy consumida en los países europeos hasta el este de Asia. Aparecía en un libro de cocina medieval llamado “Viander” de Guillaume Tirel en el año 1375, dedicado a los chefs de los reyes franceses Carlos V y Carlos VI.

En Taiwán, tras la Guerra Civil China, era un tipo de leche muy consumida, incluso más que la leche de soja.

De verdad que no hay nada mejor que hacer tu propia leche vegetal en casa, controlas todos los elementos que interfieren y logramos que nuestro organismo reciba muchos beneficios.

 

INGREDIENTES (para 1L de leche de almendras aprox.)

  • 200 g de almendras crudas y con piel
  • 900 g de agua

 

ELABORACIÓN

  1. Enjuagamos las almendras con agua para retirarles restos de polvo que suele tener de manera natural.
  2. Ponemos las almendras en remojo con agua, podemos utilizar agua filtrada si lo deseáis. Añadiremos la suficiente cantidad como para cubrirlas. Dejaremos que se hidraten durante unas 8-12 horas, de este modo será mucho más fácil tanto procesarlas como digerirlas. Si vais a prolongar el remojo por más de 12 horas, os recomiendo cambiar el agua de éstas y mantenerlas en el frigorífico.
  3. Escurrimos muy bien las almendras y lavamos con agua fría.
  4. Añadimos las almendras a un vaso batidor junto con la mitad de agua, trituramos hasta obtener una textura muy pulverizada
  5. Preparamos un bol amplio y nuestra malla exprimidora de Tellier. Volcamos la mezcla dentro de la malla, colocamos el anillo de madera y bajamos para presionar bien la pulpa.
  6. Con el anillo de madera no será suficiente para sacar todo el jugo: tendremos que ayudarnos de las manos y estrujar bien la malla de modo que en el interior nos quede solo la pulpa de la almendra.
  7. Añadimos el resto de agua y mezclamos muy bien con unas varillas.
  8. Vertemos la leche de almendras en botellas, preferiblemente de cristal (las de Bormioli te encantarán para este fin), y refrigeramos un máximo de 3-4 días.

 

malla para exprimir tellier

 

NOTAS:

  • No tiréis la pulpa restante de las almendras, con ella podemos elaborar cremas untables, bizcochos, galletas o incluso secarla para elaborar harina de almendra.

  • Es probable que al reposar en el frío puedan aparecer posos en el fondo, incluso estando colada a través de la malla. Esto es normal, tan solo deberemos agitarla antes de consumirla.


Como veis elaborar vuestra propia leche vegetal es muy fácil, tan solo necesitaréis remojar el fruto o semilla elegido durante un tiempo entre 8-24 horas, procesar, colar y disfrutar.

Esta malla de Tellier es muy práctica para hacer cualquier tipo de leche vegetal. Su diseño tan llamativo no solo tiene una finalidad estética, el anillo nos ayuda a presionar el fruto hasta que la malla queda totalmente ajustada, en lugar de hacer un nudo. Además este nos permite colocar la mano sobre él, para sostener la malla, y apretar con la otra mano para extraer la leche. De este modo sacaremos todo el líquido hasta dejar en el interior tan solo la pulpa.

Se lava muy bien bajo el grifo, seca muy rápido y se puede guardar cómodamente la tela doblada dentro del anillo.

 

cómo hacer leche de almendras

 

Esta leche de almendras no tiene nada que ver con las que podemos adquirir en tiendas, el sabor no es ni parecido. Además que tendremos una mayor presencia del fruto con la que la hemos elaborado, podremos controlar la cantidad de azúcar (u omitirla por completo) y los añadidos químicos como conservantes, aditivos… que son muy perjudiciales para nuestra salud.

¡Animaos con ella y contadnos vuestra experiencia!

 

Cómo hacer leche de avellanas

Si pruebas ésta leche de almendras y descubres que hacer leche en casa se convierte en tu pasión, debes saber que puedes preparar otros tipos de leche vegetal. Si te entusiasman las de frutos secos por su sabor y beneficios, debes saber que la leche de avellanas resulta también deliciosa y puedes prepararla siguiendo exactamente los mismos pasos que hemos descrito para la leche de almendras... Claro que puedes incorporarle también cacao, para darle un toque distinto y que encantará a peques y mayores.





Comentarios

  • Publicado por Eugenia el Aug 30, 2016

    Me dan ideas de que se hace con la pasta ?? Como hacer una crema untable para el rostro por ejemplo

  • Publicado por Marisabel el Jul 29, 2016

    Estupenda receta, la probaré y que tipo de bizcocho puedo hacer con la pulpa, tenéis alguna receta para aprovecharla?
    Gracias

  • Publicado por Claudia el Jul 27, 2016

    Oooh, me encanta la idea para dar un toque distinto, Tania! Lo probaré! Muchas gracias :)

  • Publicado por Claudia el Jul 27, 2016

    Qué bien, Maria José, me alegro que te guste. A ver si lo pruebas y nos dices el qué ;) Saludos!

  • Publicado por Tania el Jul 26, 2016

    riquisima! yo añado cardamomo, clavo canela y dátiles cuando pongo las almendras en remojo. A mi hijo le encanta.

  • Publicado por M José Meyer el Jul 26, 2016

    Me encanta vuestras recetas y consejos.
    Estas vacaciones me pongo en marcha . Gracias

  • Publicado por Eva {Bake-Street} el Jul 22, 2016

    ¡Buenos días Angeles!

    Sí, puedes triturarlas con piel, no hay problema ;)

    Tras el remojo y el enjuague posterior antes de triturarlas, les habremos retirado todo el ácido fítico presente (o la mayor parte). Esta parte del proceso es importante porque el ácido fítico actúa como inhibidor de nutrientes esenciales.

    En agua con sal y tostándolas, también le retiraremos el ácido fítico, pero estos dos pasos no nos sirven para la leche de almendras puesto que las necesitamos crudas ;)

  • Publicado por Angeles el Jul 22, 2016

    Me parece estupenda esta leche de almendras, la voy a preparar a ver que tal.
    Una pregunta, las almendras se trituran con la piel?
    Gracias

¡Nos gustaría saber tu opinión!