Cobbler de chocolate

marzo 18, 2019

Seguro que lo primero que te preguntarás es: ¿Y dónde está la fruta? Yo también me lo pregunté la primera vez que vi este postre. Un cobbler es un postre con una base de fruta caramelizada cubierto por una capa de masa de galleta o masa quebrada horneada. Este postre no tiene nada que ver con el clásico cobbler, pero así es como lo llaman.

Parece un brownie pero es más húmedo, podría asemejarse a un coulant pero es un poco más consistente. Este bizcocho de cuchara se come caliente casi recién salido del horno, acompañado de un buen helado de vainilla. Es un postre muy goloso y totalmente informal,  porque se sirve y se come con cuchara, pero también podemos servir la fuente directamente en el centro de la mesa y disfrutarlo en buena compañía.

El chocolate negro caliente y el helado se derriten en la boca y se convierten en pecado de obligado cumplimiento.

¿Cómo se consigue esa textura de bizcocho entre húmeda y líquida? Se trata de preparar una base de bizcocho de chocolate con un poco más de consistencia que de habitual y una vez la masa está en el molde y antes de introducirlo en el horno se baña con una mezcla de agua caliente, chocolate puro en polvo y azúcar. Para conseguir la textura final el truco está en conseguir un horneado perfecto. El bizcocho debe mostrar una capa exterior crujiente pero su interior debe presentar una textura cremosa.

Puesto que se trata de un postre que se puede servir directamente en la mesa, la bandeja de cerámica de Emile Henry es perfecta para esta ocasión. Su profundidad y sus suaves formas onduladas son ideales para esta receta.

Tarros de cristal herméticos Luigi Bormioli, cuchara de madera para harina Bérard y molde cerámico redondo Emile Henry 

 

Ingredientes

  • 125 ml de leche
  • 125 g de mantequilla
  • 125 g de harina
  • 40 g de cacao puro en polvo
  • 200 g de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1/2 cucharadita de sal

Para el “baño” o glaseado:

  • 150 g de azúcar
  • 50 g de azúcar moreno
  • 35 g de cacao puro en polvo
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 300 ml de agua hirviendo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Opcional: Helado de vainilla

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 175 grados y engrasa el molde de cerámica Emile Henry.
  2. Mezcla en un bol el azúcar, la harina, el cacao en polvo, la levadura y la sal. En otro bol mezcla la leche y la mantequilla derretida. Mezcla las dos preparaciones con una espátula y vierte en la bandeja de hornear. Es una mezcla espesa.
  3. En un jarrón o bol con vertedor mezcla los 2 azúcares, el cacao y la sal y vierte despacio el agua hirviendo. Añade el extracto de vainilla y vierte todo con cuidado en el molde donde hay la masa de bizcocho.
  4. Hornea entre 30 y 40 minutos, no dejes que se muestre absolutamente firme sino que del centro debe moverse ligeramente al sacudirlo.
  5. Sirve caliente con helado de vainilla.

 

Tarros de cristal herméticos Luigi Bormioli, cuchara de madera para harina Bérardmolde cerámico redondo Emile Henry y batidor de varillas de acero inoxidable WMF

 

Autora de la receta: Olga Vila de Pepita Greens

Dejar un comentario


Artículos relacionados

Recetas para hacer helados en casa
Recetas para hacer helados en casa

agosto 06, 2020

¡Hoy te traigo unas cuantas recetas fáciles para hacer helados en casa de forma rápida y sencilla! Helado de fresas, de chocolate, de café, de limón... Dulces y refrescantes, solo adaptando cantidades podrás hacerlas con tus propios utensilios. ¿Te interesa?
Ver artículo completo
Sandwich cubano de ropa vieja
Sandwich cubano de ropa vieja

agosto 02, 2020 1 Comentario

¡Puedo aseguraros de que no hay mejor sandwich que éste! Se trata de un sandwich cubano de ropa vieja. La ropa vieja es una carne de cerdo o de ternera estofada y lo vamos a utilizar como relleno para el sandwich. Ropa vieja y sandwich cubano, buena combinación.
Ver artículo completo
Empanadillas de crema pastelera
Empanadillas de crema pastelera

julio 26, 2020 3 Comentarios

¡Sí, has leído bien! Crema pastelera y empanadillas juntas en una misma elaboración. Un bocado divino y difícilmente superables.  Sobre todo si son caseras. Que se pueden preparar con obleas del supermercado, una solución pasable para un momento de apuro. Pero incomparables con unas empanadillas de masa casera. Con su manteca, un poquito de vino dulce y mucho mimo. 
Ver artículo completo

¡Apúntate y recibe tu libro de recetas gratis!