Festiva, colorida... ¡y muy fácil de hacer! Esta tarta de queso de tres colores enamora a quien la ve... y quien la prueba sin duda que repite. Se trata de un cheescake de arándanos, una tarta sin horno que se sirve de gelatina para cuajar en la nevera.

Se trata de lo que llaman un Ombre Cheesecake, una tarta que juega con el degradado de colores. Para hacerlo, solo necesitarás seguir unas pocas y fáciles pautas. Hay varias formas de hacer este tipo de tartas, pero lejos de usar colorantes artificiales (cosa que como sabréis me cuesta mucho hacer porque creo más en todo lo que es 100% natural), en esta tarta lo hacemos de la forma más fácil, jugando con la concentración de fruta en cada una de las fases.

Te animo a ver la receta, y te sorprenderá como, de una forma 100% natural, sin colorantes y sin hacer uso del horno, obtienes una tarta de queso deliciosa y de lo más hermosa.

¡IMPORTANTE! ¡También puedes hacerla roja usando fresas, cerezas o frambuesas! El método es el mismo, y así puedes hacer preciosas y deliciosas tartas aprovechando la mejor época del año de cada fruta. ¿Vamos a ver la receta?

 

Molde antiadherente desmontable 18cm Kaiser

Ingredientes

Para la base:

  • Aprox. 12 galletas de mantequilla de chocolate (tipo Oreo)*
  • 80 g de mantequilla derretida
  • 1 y 1/2 cdas de azúcar

También puedes usar galletas Digestive, las originales tal cual, o triturar las Digestive con unas cucharadas de cacao para darles un toque chocolatero.

Para la tarta de queso

  • 9 hojas de gelatina
  • 600 g de queso crema (tipo Philadelphia o quark)
  • 300 g de queso mascarpone
  • 100 ml de nata para montar (35% m.g.)
  • 180 g de azúcar glas
  • 2 paquetes de azúcar avainillado
  • Aprox. 500 g de arándanos
  • Zumo de 1 limón

Para la decoración:

  • Glaseado de chocolate negro
  • Arándanos

Elaboración

Preparamos la base de galleta:

  1. Derrite la mantequilla.
  2. Con ayuda de una picadora o procesador de alimentos, tritura las galletas, y añade la mantequilla derretida y el azúcar.
  3. Cuando tengas una masa homogénea, pásala al molde antiadherente desmontable de 18cm Kaiser y presiona con una cuchara o espátula para que quede prieto.
  4. Deja el molde en la nevera para que se solidifique la masa.

Preparamos el relleno:

  1. Pon las hojas de gelatina en un plato hondo con agua, y déjalas en remojo (lo ideal es hacerlo en platos por separado, pero muy poco práctico, así que bastará con que las remuevas o vayas separando de vez en cuando).
  2. Con ayuda de unas varillas o el robot KitchenAid, pon la nata en un bol y monta la nata (debe estar muy fría). Una vez tengas una nata firme, déjala tapada en la nevera.
  3. En el bol del KitchenAid y con ayuda del accesorio globo, bate el queso crema, el mascarpone, el azúcar glas, el azúcar avainillado y el zumo de limón, hasta obtener una consistencia cremosa. Reserva.
  4. Pon los arándanos en un recipiente alto, y tritura con una batidora de mano hasta hacer un puré.
  5. Pesa la cantidad que tienes de puré de arándanos, y sepáralo en dos boles: en un bol, debes poner 1/3 del puré, y en el otro bol el resto, 2/3 de puré.
  6. Ahora en el momento de empezar a preparar los distinto "pisos", de más a menos oscuro. Para ello, pesa la mezcla que tenías reservada de queso crema, y divídelo en 3 partes iguales (tres partes de masa del mismo peso). Disponlas en tres boles separados.
  7. Haz lo mismo con la nata que tienes en la nevera: la pesas, y repartes 1/3 de nata en cada una de las 3 porciones de queso crema que has separado.
  8. De esos 3 boles con la nata y queso, a uno NO debes añadirle puré de arándanos (será la parte superior, blanca); a otro bol, añádele el 1/3 de puré de arándanos que habías reservado, y al tercer bol le añades los 2/3 de puré (será la parte de tarta más oscura).
  9. Coge el bol con más cantidad de arándanos, añádele 3 hojas de gelatina hidratada, y mezcla hasta integrar todo. Saca el molde que tenías en la nevera y vierte la mezcla dentro. Con ayuda de una espátula, alisa la mezcla y ponlo tapado en la nevera, como mínimo dos horas.
  10. Mientras, dispón los otros dos boles tapados en la nevera, para que no se resequen,
  11. Pasadas las 2 horas, coge la mezcla de nata y queso que tiene 1/3 del puré, añade 3 hojas de gelatina y mezcla hasta integrar. Retira el molde de la nevera, vierte encima de la primera capa (que ya habrá cuajado) la mezcla que acabas de preparar y deja de nuevo en la nevera.
  12. Pasadas 2 horas más, retira el bol que contiene la nata y queso crema sin arándanos, y mézclala con las 3 hojas de gelatina restantes. Retira el molde de la nevera y vierte la mezcla encima (ayúdate de una espátula de codo para igualar y definir unos laterales rectos, dado que te sobresaldrá del molde). Deja reposar en la nevera.

Presentación de la tarta

Una vez montada la tarta de queso de tres pisos, guárdala en la nevera toda la noche o al menos durante 4 horas.

Retira de la necera y prepara chocolate fondant para verterlo por la parte superior. Añade unos arándanos frescos por toda la superficie (casan a la perfección con el chocolate), y puedes espolvorear un poco de azúcar glas o disponer unas flores comestibles por encima.

    Notas

    • Opcionalmente, encima de la base de galletas y antes de añadir el relleno de tarta de queso, puedes hacer una capa de mermelada de arándanos o de fresas, será más jugosa y le aporta un dulzor especial. También puedes cubrir la base con chocolate derretido.
    • Personalmente, me gusta más la intensidad de color que vaya de la base hacia arriba (de oscuro a claro), pero puedes probar de invertirlo si quieres, aplicando primero el relleno sin arándanos abajo, y el de color más intenso arriba.
    • Para obtener una tarta alta, usa un molde más pequeño, de 18 cm. Pero puedes hacer una tarta más baja y manipulable con un molde de 22 o 24cm. Las capas serán más delgadas, pero verás que queda hermosa y deliciosa igualmente.
    • Si no encuentras arándanos frescos, pásate por la sección de congelados, seguramente los encontrarás allí en bolsa en las grandes superficies.

    Además, ¡Si prefieres hacer una tarta de tres pisos de fresas o frambuesas, ¡Puedes seguir la misma fórmula!

    ¿Te animas a probarla? ¿Qué me dices, la harás con arándanos o con fresas o frambuesas?

    ¡Espero que la disfrutes!

    Dejar un comentario