Estos bollos de azafrán en forma de número 8 son unos bollos tradicionales de Suecia. Puede que los conozcas por Bollos de Santa Lucía, o que hayas escuchado alguna vez la palabra Lusskatter. Lo que es seguro es que son unos bollos de lo más aromáticos, y que me encantará si te animas a prepararlos.

Como hoy 13 de diciembre es el día de Santa Lucía, queríamos hacerles este pequeño homenaje y traeros la receta, pues son unos dulces deliciosos, perfectos todo el año pero que creo pueden acompañar muy bien los desayunos de domingos y, sin duda, la hora del café y té tras la comida de Navidad. De hecho, lo más popular y tradicional es comerlo en esta época del año.

Como os decía, se conocen por muchos nombres, también lussekatt, lussebulle, saffranskruse, dyvelkatter, etc., y en todos los casos hacen referencia a su forma, similar a una cola de gato.

Aparte de su forma y aroma, son característicos por ir acompañados, en cada hueco de los extremos, por una pasa que les aporta el toque final.

Para la receta requerirás de una bandeja para horno que coja temperatura y los cueza rápidamente. Para ello puedes optar por una bandeja perforada o por la bandeja para galletas y tartaletas antiadherente Le creuset, que ofrece un tamaño y cualidades ideales.

 

Receta de bollos de azafrán

Bandeja cuadrada plana antiadherente Le Creuset y taza tipo Mug Le Creuset

Ingredientes

  • 125 ml de leche entera
  • 50 g de mantequilla sin sal
  • 7 g de levadura de acción rápida
  • 0,5 g de azafrán
  • 60 g de queso quark
  • 90 g de azúcar de caña
  • Una pizca de sal
  • 250 g de harina con levadura
  • 1 huevo ligeramente batido
  • 24 uvas pasas

Preparación

  1. En un cazo, calienta un poco la leche y añade en ella la mantequilla para que se derrita.
  2. Deja que pierda temperatura y, seguidamente, añade la levadura. Remueve hasta que se disuelva.
  3. Tritura el azafrán con un mortero para que suelte su aroma y añádelo al líquido hasta que se disuelva (a falta de mortero, hazlo con una picadora).
  4. Una vez disuelto, añade el queso quark, el azúcar y la sal, y mézclalo bien.
  5. Añade la harina y amásalo todo hasta que ya no se pegue al cuenco o la mesa, en función de si estás amasando a mano o a máquina.
  6. Amasa durante unos diez minutos hasta obtener una masa suave y blanda (asegúrate de no añadir demasiada harina o de lo contrario los bollos quedarán muy secos).
  7. Deja reposar la masa en un bol, cubierto por un trapo húmedo durante unos 45 minutos.
  8. Una vez haya reposado, échala sobre una mesa enharinada y trabájala un poco antes de dividirla en doce trozos. Enrolla cada trozo hasta crear una especie de salchichas de 30 centímetros y forma los bollos con forma de “S”, girando uno de los extremos hacia el centro y luego repitiendo la operación en dirección contraria con la otra mitad de la tira.
  9. Ponlos en la bandeja de horno antiadherente engrasada y vuelve a dejar reposar la masa durante otros 45 minutos.
  10. Mientras, calienta el horno a 225ºC.
  11. Con cuidado, pinta los bollos con huevo ligeramente batido. Te puedes ayudar del mini pincel para repostería Le Creuset y pon una uva pasa en el centro de cada extremo de los bollos.
  12. Hornea en el centro del horno durante 7-10 minutos, hasta que estén dorados.

¡Feliz día de Santa Lucía!

Dejar un comentario