Traigo un aperitivo de berenjena que me encanta hacer. No implica nada de trabajo en la cocina ¡Y está riquísimo! Se trata de berenjena asada, con sal, aceite, mató o requesón y miel. En ese orden en que os lo he mencionado, en pocos minutos lo tendrás listo y sin ensuciar nada la cocina.

Se trata de un entrante o picoteo ideal para saciar el hambre con un contraste de dulce y salado que sorprende mucho. Lo importante para que salga bien es solamente:

  1. Usa berenjenas y requesón o mató de calidad, pues es lo único que hay en la receta, y lo importante es que sean frescos, ricos y sabrosos.
  2. Mejor hacer un corte de la berenjena con mandolina: en un minuto la tienes cortada (¡por eso es tan rápido preparar este aperitivo!), y es la forma de obtener láminas regulares y una cocción homogénea.

Bandeja de porcelana Revol y tabla de madera de acacia Zassenhaus

Ingredientes

  • Una berenjena
  • Mató o requesón
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Miel o sirope de arce

Preparación

  1. Cortas la berenjena en rodajas finas con una mandolina de cocina.
  2. Disponlas en la bandeja de horno y ásalas unos minutos en función grill (en nada la tienes listas, no les pierdas ojo porque en 10 minutos las tendrás a punto, más aún si utilizas función aire). A media cocción en el horno, echa sal y aceite.
  3. Cuando está hecha la berenjena, la dispones en una bandeja (yo uso mucho esta blanca de porcelana Revol).
  4. Reparte por encima el mató o requesón.
  5. Echa algo más de sal, aceite y un chorro de miel o jarabe de arce en modo de zig zag, pasando por encima de todo trozo de berenjena y miel.

Notas

  • Cuando es época, usa berenjena blanca. Es deliciosa.
  • No escatimes en sal, el contraste con el sabor dulzón de la miel es la gracia de la receta.
  • Si no vas en modo super express, es ideal si dispones la berenjena con sal encima de un papel de cocina, para sacar el amargor de la berenjena.
  • Puedes hacer la receta con la deshidratadora WMF en lugar de usar el horno. ¡Quedan de lujo! (tienes que ir con algo más de previsión, pero no gasta tanta energía como el horno).
  • Deberás decidir, según tus gustos, si sirves la berenjena asada, pero un punto blanda, o si prefieres hacer chips de berenjena. En este caso, mejor que al cortar la berenjena en rodajas las cortes bien finitas.


Espero que os guste tanto como a nosotros. Es un aperitivo que hago muchísimo en verano, pero la verdad es que en días que el hambre aprieta y quiero servir un picoteo rápido y para quedar bien, lo preparo durante todo el año.


¿Os animáis a probar? Los que lo hagáis, espero que me contéis qué os ha parecido.

Claudia Ferrer

Comentarios

Claudia dijo:

¡Cómo me alegro, Mireia! Muchas gracias por escribirnos, en casa nos encanta hacer esta receta. Saludos y muy feliz año.

Mireia dijo:

Oh, qué gran idea! El contraste dulce salado queda maravilloso! Lo he hecho en dos tandas, una con rodajas más gruesas y tiernas y otra más crunchi y delgadas…. Han gustado ambas! Tal vez las más crunchi más, podían comerse con la mano como un picoteo, pero ambas opciones deliciosas. ¡Gracias!

Dejar un comentario