Pollo con verduras kung pao al estilo de Chinatown

Publicado el Oct 11, 2015. 1 comentario

Hoy Miriam, autora de El Invitado de Invierno, nos trae una receta de pollo con verduras, preparada en una sartén tradicional de hierro y buscando el atractivo de la receta en la forma de cortar las verduras: con la ayuda del spirelli, consigue estos espirales que hacen la receta original y nos recuerdan a los noodles también típicos de la cocina asiática. Con su toque picante, es una receta rica rica, que no puedes dejar de probar!

 

 

Hoy nos ponemos orientalizantes con esta deliciosa receta de salteado de pollo y verduras para la que nos hemos permitido hacer unas requetemonísimas espirales de calabacín. Este salteado kung pao es uno de esos platos de sabor agridulce y picante característico de ciertas zonas de China, pues lleva salsa de soja, vinagre de arroz y guindillas.

Esta receta está tomada de uno de mis webs favoritas, Serious Eats, en particular del señor J. Kenji López-Alt, un teórico de la buena cocina que escribe artículos interesantísimos. En inglés, sorry. Para el salteado rápido como si fuera en un wok he utilizado mi sartén de De Buyer, porque transmite el calor que se las pela.

El plato originario de Sichuan es bastante más picante que el que hemos preparado porque lleva toneladas de guindillas y pimienta de Sichuan; esta es la versión más suave y adaptada a los gustos norteamericanos que venden los restaurantes chinos take-away de Chinatown, en Nueva York. Así os podréis sentir como cuando nuestros amigos de Friends comían con sus palillos de esas cajitas tan características que salen en todas las series y películas estadounidenses. Y todos están flacos. Ay, la magia del celuloide.

 

receta con spirelli en sartén de buyer

Sartén de hierro Mineral B de De Buyer y platos cerámicos de Emile Henry Azul Pavot

 

 

Ingredientes (para 4 personas)

Para la salsa kung pao:

3 dientes de ajo
2 cdas. de jengibre fresco rallado
aceite suave (de girasol, por ejemplo)
240 ml de salsa de soja oscura
3 cdas. de azúcar
115 ml de vinagre de arroz
1 cda. de Maizena desleída en 2 cdas. de agua fría
guindillas majadas al gusto de cada cual

 

Para el pollo con verduras:

500 g de carne de pollo (pechuga o muslos deshuesados)
1 pimiento morrón
1 calabacín mediano
¼ de cebolleta
1 buen puñado de cacahuetes crudos

 

Elaboración

Empezamos por preparar la salsa: majamos el ajo y rallamos el jengibre fresco. Ponemos la Maizena en el agua para que se vaya hidratando. Desmenuzamos la guindilla, si la ponemos. Si no os gusta mucho el picante con poner una guindilla es suficiente.

Cubrimos el fondo de una sartén con una chispa de aceite suave y salteamos el majado de ajo y jengibre a fuego vivo. Cuando se empiecen a tostar los condimentos agregamos la salsa de soja y desglasamos.

Añadimos entonces el azúcar y el vinagre de arroz, mezclamos brevemente y calentamos a fuego medio hasta que hierva. Agregamos la Maizena y mezclamos vigorosamente porque empezarán a formarse grumos. Cocemos un par de minutos hasta que espese. Reservamos.

Cortamos la carne de pollo en dados no muy grandes y la ponemos en un bol a macerar con un par de cucharadas de la salsa, unos 20 minutos.

Cortamos el pimiento en cuadraditos y la cebolleta en tiras. Cortamos igualmente el calabacín en tiras largas con un espiralizador (si no tenemos espiralizador lo troceamos en tiras finas), como si fuera pasta larga. Ponemos el calabacín en un colador con algo de sal para que suelte agua y no nos agüe el plato final.

 

receta con spirelli

Espirilizador Spirelli 2.0., cuchillo de hierro carbono Pallarès y plato cerámico Emile Henry

 

 

Cubrimos con algo de aceite el fondo de una sartén de hierro o un wok y calentamos a fuego vivo. Salteamos el pollo hasta que cambie de color por fuera, pero sin que se haga por dentro. Lo retiramos.

Ponemos algo más de aceite y hacemos lo propio con el pimiento y la cebolleta, hasta que empiecen a estar doraditos. Añadimos entonces el calabacín, que tarda menos en ablandarse, y seguimos salteando hasta que las verduras estén un poco doraditas, pero crujientes. Agregamos también los cacahuetes para que se salteen.

Bajamos el fuego, devolvemos el pollo a la sartén y agregamos la salsa; mezclamos bien, apagamos el fuego y dejamos que se haga tapado un par de minutos con el calor residual. Veréis como el pollo y las verduras quedan en su punto. Buen provecho, queridos.

 





Comentarios

  • Publicado por amelita el Oct 12, 2015

    me gusta la comida asiatica intentare de imitarte. El aparato Spirelli 2.0 lo tienes en tu negocio? De ser afirmativo como debo hacer para que me lo ennvies gracias Amelita

¡Nos gustaría saber tu opinión!