Mermelada de higos

Publicado el Sep 25, 2015. 2 comentarios

Estas dos últimas semanas hemos estado hablando de las mermeladas caseras, aportando consejos y trucos para su preparación y correcta conservación (puedes ver los posts aquí). ¿Qué mejor propuesta para hoy que una receta para hacer tu propia mermelada? Nos la propone Patri, del blog Sabores&Momentos, es de higos y es ideal para combinar con salados o para disfrutar de su delicioso sabor untada en pan. ¡A disfrutar!

 

cocotte Le Creuset

En la foto, cuchillo de acero carbono de Pallarès, tabla de madera de olivo de Bérard y cocotte redonda Le Creuset

 

Ayyy que casi no llego con esta receta, la temporada de higos está a punto de acabar, pero estoy segura de que en muchos mercados aún los encontráis, al menos yo aquí aún los veo en los supermercados y en los mercados de "pagés" a los que me gusta ir para encontrar la fruta y verdura de temporada con el mejor sabor. Lo bueno es que en realidad, con medio kilo de higos, ya te da para un par de botes de aproximadamente 200ml de mermelada. Y es un fondo de despensa maravilloso para sorprender a los nuestros servida con una buena tabla de quesos, con unas tostas de queso fresco o requesón o incluso para acompañar alguna ensalada y aportarle ese dulzor que nos da ese toque tan especial.

A mi me encanta preparar mis mermeladas en mi cocotte de Le Creuset, pues esa cocción lenta y el calor repartido gracias al hierro colado, hacen que los sabores se intensifiquen y nuestra mermelada tome una consistencia más densa que es como en casa nos gusta. He probado otras maneras y siempre quedan más líquidas y menos concentradas, con lo cual yo sigo fiel a mi maravillosa olla de la que no me desprendo y a la que cada vez doy más usos.

En cuanto a las cantidades de azúcar, nunca en mis mermeladas pongo los porcentajes habituales entre fruta y azúcar, siempre añado bastante menos azúcar y es que en casa no nos gustan excesivamente dulces, aunque para ello debéis tener en cuenta que de esta manera se reduce el tiempo de conservación de la mermelada una vez abierto el frasco…..tengo que reconoceros que en casa ese no es un problema, pues una vez abierto vuela!!!

Yo hoy os traigo una receta sencilla, rápida y fácil. Es un básico de de despensa pero reconozco que como siempre digo: imaginación al poder!! Podéis añadirle especias -canela, clavo, hierbas frescas… E incluso podéis jugar con algún toque de licor. Eso ya lo dejo a vuestra elección.

Vamos con la receta, y espero que os guste!



Ingredientes

800g de higos (preferiblemente negros por su dulzor)
250g de azúcar moreno (podéis utilizar azúcar blanco o incluso mitad y mitad)
Zumo de 1 limón pequeño
Piel de medio limón sin la parte blanca

 

 En la foto, cuchillo de acero carbono de Pallarès y tabla de madera de olivo de Bérard


Preparación

Comenzamos limpiando bien los higos, retirando los tallos y pelando solo aquellos que tengan la piel muy dañada o demasiado gruesa. Troceamos y vamos añadiendo a nuestra cocotte junto con el azúcar, la piel y el zumo de limón. A mi siempre me gusta dejarlos macerar al menos una hora o dos, pues los sabores se intensifican y la pectina del limón actúa como espesante para conseguir esa textura espesita que tanto me gusta en las mermeladas.

Una vez transcurrido el tiempo de maceración, ponemos a fuego lento la cocotte y dejamos cocer unos 20-25 minutos. Pensad que para esta cantidad ese tiempo es suficiente aunque aún os parezca que no ha espesado todo lo que debería, pues al enfriarse aún espesará bastante más.

Retiramos del fuego y sacamos ya el trocito de piel de limón. Si sois de los que os molestan los tropezones es ahora cuando deberíais triturar. En casa nos gustan los trocitos, por lo que mi mermelada no está triturada.

Tendremos ya preparados nuestros botes de cristal (los de la tienda de kitchen Craft -aquí- cierran herméticamente y viene en un conjunto completo) previamente esterilizados e iremos rellenando con la mermelada hasta un dedo por debajo del borde. Si vamos a querer guardarlos en despensa, sencillamente realizaremos el vacío tapando bien nuestros botes y dejándolos enfriar vueltos del revés.

No olvidéis escribir la fecha de envasado y guardarlos en la despensa preservados de la humedad y de la luz.





Comentarios

  • Publicado por Claudia el Sep 27, 2015

    Muchas gracias Maria Carmen por compartir tu experiencia! Un saludo! Claudia

  • Publicado por Maria carmen cervera el Sep 25, 2015

    A mi despues de ponerlos en el bote me gusta volverlos a hervir asi dura más la mermelada

¡Nos gustaría saber tu opinión!