Mi opinión sobre la paellera de hierro Carbone Plus de Buyer

Publicado el Sep 02, 2015. 3 comentarios

Creo que tener una paellera de calidad, con un buen reparto del calor, se aprecia sobretodo cuando se ha probado. Agradezco mucho que hoy Beatriz, autora de To Be Gourmet, nos hable de su experiencia con la Paellera Carbone Plus de Buyer, una mejor paellera, como las de toda la vida y que para toda la vida estará en nuestra cocina; y es una alegría ver las ideas que nos da para sacarle el máximo provecho, más allá de preparar en ella la típica paella.

 

Me gusta seguir yendo a comer a casa de mi madre y que me prepare mis platos favoritos de siempre. Dejarme querer y mimar mientras pueda, sobre todo en la mesa, es uno de los placeres de los que aún tengo la suerte de disfrutar. En otras ocasiones soy yo la que invito a mis padres a comer a casa, me hace ilusión y a ellos mucha más.

He heredado el talento de mi madre para la cocina y ella se siente seguro orgullosa de ello, sobre todo en estos tiempos que corren en que las prisas y la dinámica de vida actual hacen que sean muchos quienes deban renunciar al placer de cocinar.

Cuando me presenté en la mesa con un rico arroz de verduras en la Paellera de hierro Carbone plus de Buyer, teníais que ver su cara de asombro. “Pero si es de las de toda la vida!. De dónde ha salido?”. Al asombro sucedió de inmediato una sonrisa y después, comenzó a contarme cómo debo usarla, como hay que guardarla, aprovechando para darme lecciones que como buena madre le sigue gustando…

En efecto, esta paellera de Buyer es de esos utensilios de cocina de la abuela que ya no son tan comunes en nuestros hogares y que son verdaderos tesoros.

 

Receta de Fideuà de gambas y setas, en la paellera Carbone Plue de Buyer

 

 

Está fabricada artesanalmente con hierro natural sin recubrimientos. De ella destacaría sobretodo la robustez que muestra: es una paellera con un grosor de paredes importante, nada que ver con la mayoría de paelleras de hierro (y también las que no lo son...) que hay en el mercado, lo que le proporciona un reparto del calor muy bueno y una resistencia a la deformación muy elevada.

Este tipo de paellera, y otros elementos de hierro mineral como los que fabrica De Buyer, son utilizados por profesionales y restaurantes de alta cocina de todo el mundo y es un verdadero lujo poder tenernos en nuestra casa. Por eso no dudé en hacerme con una pieza. Es una maravilla ver el chup chup y las burbujitas entre el arroz cuando se está haciendo y luego llevarla a la mesa y servir allí mismo a cada comensal su ración, como hacen en los restaurantes de buenas paellas, resulta un plus que siempre es muy aplaudido por los invitados.

Podemos elegir entre varios tamaños según las necesidades. Desde 50cm de diámetro con capacidad para 12 raciones que sería la más grande, a la de 24cm que es para dos. Para mí lo ideal es tener la de 8 raciones, para arroces o fideuás que tiene un diámetro de 40 pero de 30 en la base lo que nos permite, dada su magnífica conducción del calor, utilizarla en una cocina con un fuego o placa de un diámetro algo menor, sin precisar los típicos aros de paella con bombona de gas. Se pueden usar también si tenéis inducción.

Dejadme decir que la pequeña de dos raciones es una monada, y es muy versátil porque puede servir efectivamente para un arroz para dos personas; un arroz caldoso con bogavante para una cena romántica… O ser utilizada para preparar un risotto para cuatro, que por ser más contundente se sirve menos cantidad en cada plato.

Además, esta paellera de estética vintage es ideal para servir muchas otras cosas. Una gambas al ajillo, unas setas, o unos pimientos asados del Piquillo. También la he utilizado parar freír patatas. Estos recipientes de hierro resisten temperaturas muy altas que es como a mí me gusta terminar de hacerlas. Y es que primero las cocino a menor temperatura y luego les doy un golpe de calor, con el fuego bien fuerte, para que queden crujientes por fuera.

Pero para lo que la ha sido todo un descubrimiento este verano, es para preparar las “piparras” o guindillas, muy típicas ya desde finales de la primavera en el País Vasco y cuya fritura es un arte y la clave para que estén en su punto justo, ni demasiado crudas, ni que se nos quemen, verdes, pero blanditas y no aceitosas.
En éste asunto la paellera de hierro de Buyer, o también una sartén de esta misma casa, son el instrumento ideal para obtener el resultado buscado. Se precisa un fuego medio de intensidad constante, cosa que es muy fácil de controlar con estos recipientes.

Una vez la piel comience a dorarse levemente en algunas de ellas, las saco con una espumadera, las coloco provisionalmente sobre un plato y tras retirar el aceite de la paellera y pasar un papel absolvente para dejarla seca, vuelvo a colocar dentro las guindillas y les añado escamas de sal. Así presentadas quedan de lujo, y además conservan mejor su temperatura mientras se van comiendo colocadas en el centro de la mesa. Porque esta paellera no es para dejarla en la cocina, al contrario, es para tenerla a la vista y disfrutarla también al comer.

 

Cuidados y mantenimiento

Antes de usarla por primera vez hay que “curarla” es decir, prepararla para el primer uso. En el caso de la Carbone Plus, que no lleva una capa natural de cera de abeja, la curación debe seguir dos pasos muy sencillos: el primero es proporcionarle esa protección natural, que conseguirás poniendo abundante cantidad de peladura de patata en la paellera, cubrirla con agua y poner a ebullición durante 15 minutos. Pasado este tiempo, retiras la peladura y pasas un papel de cocina, y haces el segundo paso de la curación: basta con poner un hilo de aceite en la sartén de forma que cubra toda su superficie y calentarlo durante unos minutos; la dejamos enfriar y retiramos el aceite con un poco de papel de cocina, y ya está lista para ser utilizada. 

Debo decir que hacer la curación completa no es imprescindible, pero sí es recomendable. Aunque hay muchas personas que solo hacen el segundo paso de la curación, que toma unos pocos minutos, y la paellera les funciona estupendamente. 

También debemos tener en cuenta que si se tratara de la paellera Mineral B, no hace falta hacer la primera parte de la curación pues la cera de abeja ya le aporta el componente orgánico que le daría la peladura de patata.

La paellera de hierro Carbone plus de Buyer no necesita ningún mantenimiento especial para que dure tanto que la lleguen incluso a heredar nuestros hijos. Basta con lavarla a mano con agua caliente y jabón como hacemos con cualquier otra sartén o paellera, y lógicamente y al ser de hierro, secarla para que no aparezca el óxido. En cualquier caso si nos despistamos y ésto sucede, con frotarla de nuevo con un estropajo normal es suficiente para eliminarlo. 

Mi madre enseguida me contó que ella la dejaba untada de aceite y cubierta con un papel de periódico. Lo segundo no lo sé, pero lo primero es conveniente si se va a tardar en volver a usar. Entonces retiramos el aceite con un papel absorbente y listo.

Como recipiente para cocinar es uno de mis favoritos, y estoy segura de que me haré con más piezas de hierro de Buyer porque, creedme, el sabor de las cosas es diferente no sabría explicar por qué. Su calidad es indiscutible; los alimentos no se pegan, a diferencia de otras paelleras no se curvan con el tiempo, y además al mantener el calor de forma tan eficiente se ahorra energía; según para qué cosas apago antes el fuego y continúo con el calor residual.

Con el uso, la paellera se va tornando más oscura, su tonalidad cambia y para mi gusto se va volviendo cada vez más bonita. Más auténtica. Una joya que no puedo más que recomendar.

 





Comentarios

  • Publicado por Mariana el Aug 28, 2016

    Hola! una consulta, luego de sacar el oxido, hay que curarla nuevamente? Hay algun otro truco para el oxido?

    gracias!

  • Publicado por Claudia el Sep 08, 2015

    Muchas gracias Laura! Sí es una opinión muy útil la que nos ha dado Beatriz, y me alegro de que estés contenta con tus sartenes. Sin duda es una gran marca!!
    Saludos, y gracias por escribirnos!
    Claudia

  • Publicado por Laura Soria el Sep 02, 2015

    Hola Beatriz:
    Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión sobre esta paellera/sartén. Yo me hice con la de 28 cm, para empezar a probarla y no puedo estar más contenta con el resultado. para mí, el secreto de ese sabor diferente, “de antes”, está en la magnífica transmisión y conservación del calor que tiene la pieza. El proceso de caramelización, los “socarrats”, o la reacción de Maillard, se realiza de manera intensa y homogénea. Yo la utilizo para todo en la cocina, desde sofritos y verduras hasta carnes y pescados. Así mismo, el hecho de que se caliente toda la superficie por igual, incluso en las paredes, favorece la evaporación rápida del agua en la elaboración de arroces. Esto es una carácterística fundamental en la realización de estas recetas.
    Sin duda, seguiré comprando más piezas de esta marca porque me tiene enamorada.
    Muchas gracias por este post, Beatriz. Me ha parecido muy interesante, sobretodo, la explicación de la curación previa al uso.

¡Nos gustaría saber tu opinión!