Mi opinión sobre los utensilios de cocina Rösle

Publicado el Jul 21, 2015. 0 comentarios

A menudo me quedo sorprendida cuando, hablando con los clientes, veo que no conocen la marca Rösle. En mi opinión es uno de los mejores fabricantes de utensilios de acero inoxidable del mundo, tanto a nivel doméstico como profesional, y es sin duda una marca a tener muy presente a la hora de equipar una cocina.

No quiero extenderme hablando de la empresa, pero si me gustaría comentar que es un fabricante alemán con una larguísima tradición (desde 1888) con un gran énfasis en la calidad y la funcionalidad. De hecho, el punto que más destaca de su filosofía es el de “crear utensilios que mantengan su valor, lejos de hacer cosas que respondan a tendencias de corta duración”.

 

 

 

 

Esta filosofía marca realmente la diferencia entre Rösle y otros fabricantes de pequeños utensilios. Uno de los aspectos más importantes que diferencia Rösle del resto es la sensación que produce tener y usar cualquiera de sus productos: transmite robustez y calidad en las manos, y en el momento de usarlo te das cuenta de su nivel de funcionalidad y la precisión con la que trabaja.

Con todo esto, puedes pensar que seguro que es una marca cara. Pero no es así, los precios de sus utensilios son muy asequibles, y si bien es cierto que tienes que pagar un poco más que con marcas más económicas, la diferencia en precio está más que justificada. Además, Rösle ofrece garantía de 10 años en sus utensilios, lo que te garantiza que podrás amortizar la inversión usando un producto de calidad durante muchos años.

El surtido que tiene Rösle en muy amplio, y en la tienda tenemos muchos de ellos. Pero hay varios que me gustaría destacar por encima de los otros, y que ahora os detallo.

El primero y que sin duda es mi aliado número uno en la cocina son las pinzas finas de Rösle. La precisión con la que trabajas con estas pinzas, y la consistencia que tienen, las convierten en un imprescindible para girar la carne o marisco que tienes en la parrilla, girar el pollo en el horno, o incluso servir queso o embutidos en la mesa. La seguridad con que coges la carne, no es comparable a ninguna otra pinza!
Las mismas pinzas están en versión mini (de 18cm). Éstas las recomiendo para servir en la mesa, decorar los platos o incluso para los cubitos -¡Son bonitas, elegantes y prácticas!

 

 

Otro utensilio que se usa muy a menudo son los peladores: el pelador ovalado, para todo tipo de pieles duras, y el pelador largo, con sus dientes estriadas o doble-hoja, es un imprescindible y te servirá para tomates, kiwis, manzanas y todo tipo de pieles más finas, resbaladizas o frutas más tiernas. Los peladores Rösle, todo el mundo que los ha probado lo confirma, son sin duda los mejores del mercado.

También es muy práctico, y más en esta época del año, el cortador de tomate y mozzarella. Es casi imposible cortar tomate de manera uniforme sin este rallador. Permite preparar unas ensaladas con una presentación fantástica sin ningún esfuerzo.

Otro pequeño gran utensilio es el cascanueces, que destaca por dos cosas: la primera, que no tienes que ejercer ninguna fuerza, tiene un funcionamiento excelente y la segunda, que gracias a la fuerza que aplica, es igualmente valido para el marisco.

Otros utensilios que te acabarán de convencer del saber-hacer de la marca:

- ¡El abrelatas de Rösle! Me gustaría poder hacerte una demostración, y entenderías la diferencia entre este y cualquier otro: abre la lata de forma segura, sin ningún esfuerzo y una vez abierta la lata parece que siga cerrada gracias a la precisión del corte. No queda ninguna rebaba, es formidable.

- El soplete, muy seguro, fácil de usar y con la potencia de los profesionales.

 

 

 

- El exprimidor manual: pequeño, práctico y, sobretodo, destacaría la facilidad de limpieza –al contrario que los eléctricos, tiene sólo 2 piezas, la parte donde exprimes y el vaso donde va a parar el zumo. Ambas piezas son de acero inoxidable, y vas tan rápido a quitar la pulpa y meterlos en el lavaplatos o a pasarle agua, que deja de darte pereza prepararte el zumo. Tiene una pega, eso sí, y es que es manual y eso no lo puedes olvidar: al contrario que con los eléctricos, eres tú quién debe ejercer la fuerza y el gesto de girar, pero a mí me compensa por la facilidad a la hora de limpiarlo. Además al ser fabricado enteramente en acero inoxidable, siempre está como nuevo (los de plástico van perdiendo color y acaban hechos unos zorros).

 

Y finalmente, se acabó eso de buscar una olla en el armario para meter dentro el colador para poder guardarlo!¿Te suena la historia, verdad? Uno de los utensilios que me ha ayudado a ganar más espacio en la cocina es el colador plegable de Rösle y que ha sido todo un éxito, porque ciertamente soluciona el problema eterno de los coladores: el espacio que ocupan. 

 

Te he hablado de los utensilios Rösle que a mí me tienen más enamorada, o de los que más me hablan los clientes. Pero te animo a ver los que tenemos o los que más curiosidad te generan aquí. Si tienes cualquier duda o quieres compartir tu experiencia con los utensilios Rösle, esperamos tu comentario!





¡Nos gustaría saber tu opinión!