Mi opinión sobre la heladera Zoku

Publicado el Jun 24, 2015. 0 comentarios

Desde que llegó el buen tiempo que Beatriz, autora de To Be Gourmet, disfruta preparando deliciosos helados. También disfruta comiéndolos, porque los helados naturales y recién hechos en casa tienen muchas ventajas, empezando por lo buenos que están.

En vistas de que la mayoría quedan sorprendidos de saber que se pueden hacer polos en 7 minutos, y de su experiencia con la heladera Zoku, le pedí que nos diera su opinión y experiencia sobre ella, espero que os resulte de interés. 

 

Cuando vi por primera vez la heladera Zoku y los preciosos polos que aparecen en las fotografías de la caja, reconozco que pensé que seguramente a la hora de la verdad no saldrían así ni de lejos.

Pensaba en la cantidad de gadgets, o kits, o juguetes que en la publicidad prometen una cosa y luego a la hora de enfrentarte tú solo, en casa, a la tarea, no hay forma de reproducir aquello que se anuncia como algo fácil y asequible.

Así que cuando hice mi primer polo con Zoku, algo básico; una mezcla de zumo de limón y de naranja a rayas (aconsejan empezar por cosas sencillas para familiarizarse con el utensilio) no podía creer tener entre mis manos una cosa tan bonita hecha por mí, sin nada de práctica, y en menos de diez minutos.

La primera ventaja, y es algo muy importante cuando hablamos de un producto que va dirigido especialmente a los niños (aunque lo estamos disfrutando los mayores de lo lindo) es el hecho de ser algo cuyo resultado y fin es conseguir un alimento fresco y natural para ofrecer como merienda o tentempié.

Los polos Zoku se hacen fundamentalmente con zumos, yogures, leche, chocolate…. En materia de zumos es cierto que podemos recurrir a los industriales, pero dentro de éstos hay algunos más naturales, y por supuesto que lo ideal es hacerlos nosotros mismos en casa, triturando la fruta y en algunos casos añadiendo algo de agua para diluirla.

Kiwi, melón, manzana, plátano, cerezas, sandía, manzana… este verano nuestros hijos pueden cumplir el famoso “5 al día” sin nada de esfuerzo.

 

 



La heladera Zoku se presenta en tres tamaños: para tres polos, para dos o para un polo. Pero dentro de la caja hay palitos para hacer el doble de la capacidad (tras hacer una tirada de polos, puedes inmediatamente hacer otra tanda).

 

Cómo funciona la heladera Zoku

Lo único que tienes que tener presente, es que la heladera ha de estar al menos 24 horas dentro del congelador antes de ser utilizada. Y no debe preocuparte mucho el espacio, porque incluso la de mayor capacidad (tres polos; se pueden hacer seis) tiene un tamaño muy aceptable para que se pase de junio a septiembre en el congelador sin afectar demasiado a nuestra rutina. 

Para hacer los polos, basta con introducir los líquidos e ingredientes que hayas elegido en las cavidades de la heladera, donde también se coloca el palito, ¡y los sacas en forma de polo pasados unos pocos minutos! Para introducir los líquidos, puedes ayudarte de unos vasitos que vienen en el kit de los accesorios para Zoku.

Los polos los puedes hacer todos iguales o cada uno distinto. Con franjas, rellenos, con frutas estampadas….. Las instrucciones que te vienen con el producto son súper sencillas de seguir. Hasta nuestros propios hijos pueden hacer los polos solos, ya que la máquina no necesita electricidad de ningún tipo y es absolutamente inofensiva. Para entender cómo funciona, basta con saber que las cavidades de la heladera están tan frías, que la congelación es casi inmediata.

Si queremos estampar frutas, han de cortarse muy finamente y con una varita, que viene incluida, se dirigen hacia las paredes de la cavidad donde quedan adheridas con el frío. Las que mejor pegan son las más azucaradas, como la pera. Si nos cuesta que se adhieran, o por ejemplo estamos usando chocolate que es más complicado de pegar, la solución está en mojarlo en un líquido azucarado, como sirope, miel, agua con azúcar….etc.

Si queremos hacer un polo de un único color añadiremos el zumo, o yogur, o horchata, o preparado de una sola vez. En 7 minutos lo tenemos hecho y lo retiraremos con ayuda de un accesorio que viene incluido; una especie de pomo naranja que se ajusta al palito girando sobre él, y que nos ayuda a tirar del mismo.

 



Si nos apetece hacer un polo alternando varios sabores, añadiremos un líquido, esperaremos dos o 3 minutos a que solidifique, luego añadimos el otro, volvemos a esperar y así hasta completar el polo.

Además de estampar rodajas de frutas, se pueden pegar corazones o estrellitas de frutas duras como por ejemplo manzanas, queda genial.

Es aconsejable adquirir con la heladera Zoku el kit que lleva los vasos, que a la vez son medidores, la varita, los moldes para estrellas y corazones y una pipeta que sirve para hacer polos rellenos de otro sabor de una forma facilísima. En muy económico y es un complemento importante para poder sacar todo el partido posible a nuestra heladera Zoku.

Las posibilidades son casi infinitas, en sabores y en estética. Aunque hay algunas cosas que tenemos que tener en cuenta. Si el producto que queremos introducir es excesivamente azucarado (por ejemplo dulce de leche), no serán suficientes los 7 minutos en que normalmente se hace el polo, porque el exceso de azúcar impide la congelación. Al revés, un defecto de azúcar hace que el polo sea imposible de extraer, se congelará muy rápido y quedará tan duro que no lo podremos sacar.

Así cualquier líquido ha de ser azucarado, o tener grasa como la nata o los yogures. Algunas edulcorantes dificultan también un buen resultado, y lo mismo algunas bebidas con gas. Por eso lo mejor es comenzar con lo que es sencillo y evidente, y luego ir experimentando.

En cualquier caso, si en alguna ocasión encontramos dificultad para extraer los polos, es buena idea esperar un tiempo, la heladera pierde el frío, y se extrae bien. Ese tiempo no tiene por qué ser más de 15 ó 20 minutos y ésta circunstancia sería excepcional. Los polos Zoku normalmente desmoldan sin ninguna dificultad.


Mantenimiento y limpieza de la heladera

El mantenimiento de la heladera es sencillísimo, según se saca un polo se puede elaborar acto seguido otro en el hueco que ha dejado (ya hemos dicho que vienen palitos de sobra). Y cuando hayamos acabado, si no hay restos (que no tiene por qué haberlos), la podemos llevar de nuevo al congelador.

De vez en cuando la dejamos descongelar, la lavamos con un poco de agua y jabón de vajilla, la aclaramos y la secamos bien introduciendo papel de cocina, de modo que cuando la devolvamos al congelador esté libre de agua que se pudiera congelar afectando al modelado de los siguientes polos.

 

 

Encontrarás un par de recetas con la heladera Zoku en el post que publicamos hace unos días (aquí). También puedes encontrar la deliciosa receta de polo de cereza y coco que habéis visto en las fotos en este otro post. Pero la imaginación (¡sobre todo de los niños!) puede ser nuestra mayor fuente de recetas para la heladera y así elaborar nuevos polos, pero si no queremos ensayos y pruebas ¡Zoku tiene un libro lleno de ideas!

¡Nada más y nada menos que cuarenta formas de divertirse y disfrutar este verano tomando polos naturales y sanos! Comprar una heladera Zoku tiene un sinfín de ventajas como podéis ver.

 





¡Nos gustaría saber tu opinión!